La bendición patriarcal

Sacerdocio Aarónico, Manual 3, 1995


Objetivo

Que los jóvenes comprendan la naturaleza y el propósito de la bendición patriarcal.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con espíritu de oración Génesis 25:19–34; 26:34–35; 49:8–12, 22–26; 2 Nefi 4:5–9 y Doctrina y Convenios 107:39, 53–57.

  2. 2.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Los libros canónicos (cada joven debe tener los suyos propios).

    2. b.

      Lápices para marcar las Escrituras.

  3. 3.

    Consiga una carta para mostrarla a los jóvenes.

  4. 4.

    Optativo: Invite al patriarca de la estaca para que hable a los jóvenes acerca de la declaración de linaje y la distinción que existe entre los patriarcas naturales y los patriarcas ordenados.

Sugerencia para el desarrollo de la lección

¿Qué es una bendición patriarcal?

Lección práctica

Exhiba la carta.

• ¿Les gustaría recibir una carta personal del Señor?

• ¿Qué les gustaría que el Señor les dijera en esa carta?

Los jóvenes podrían mencionar que apreciarían que el Señor les aconsejara acerca de sus problemas o les informara en cuanto a lo que les sucederá en el futuro. Dedique sólo unos pocos minutos a esta actividad.

• ¿Quiénes de ustedes han recibido su bendición patriarcal?

Cita

Pida a los jóvenes que presten atención en cuanto a lo que una bendición patriarcal contiene al leerles la declaración hecha en 1957 por el presidente David O. McKay y sus consejeros (Stephen L. Richards y J. Reuben Clark, hijo):

“Estas bendiciones patriarcales contienen una proclamación inspirada del linaje de la persona que la recibe, y también, cuando lo indica el Espíritu, una declaración inspirada y profética de la vida de esa persona, junto con las bendiciones, advertencias y amonestaciones que el patriarca se sienta inspirado a darle” (citado por Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 558).

Análisis en la pizarra

• ¿Qué contienen las bendiciones patriarcales?

Anote en la pizarra las respuestas de los jóvenes, las cuales podrían incluir:

  1. 1.

    Una proclamación o declaración del linaje de quien la recibe.

  2. 2.

    Una declaración profética de nuestra misión en la vida.

  3. 3.

    Admoniciones o advertencias.

  4. 4.

    Palabras de consuelo, orientación y protección.

Pasaje de las Escrituras y análisis

• ¿Quién puede llamar y ordenar a un patriarca?

• ¿Quién es el patriarca de nuestra estaca (o distrito)?

Para encontrar una respuesta, pida a uno de los jóvenes que lea en voz alta Doctrina y Convenios 107:39. Explique que los patriarcas son llamados evangelistas y que deben ser ordenados bajo la dirección de un Apóstol. El profeta, que es el Apóstol mayor en la tierra, ha conferido a los presidentes de estaca la autoridad para ordenar patriarcas.

Cita

Pida a uno de los jóvenes que lea la definición dada por José Smith de lo que es el evangelista:

“El evangelista es un patriarca, el mayor de edad de la sangre de José o de la descendencia de Abraham. Dondequiera que la Iglesia de Cristo se halle establecida sobre la tierra, allí debe haber un patriarca para el beneficio de la posteridad de los santos, tal como fue con Jacob cuando dio su bendición patriarcal a sus hijos” (Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 179–80).

Pasajes de las Escrituras y análisis

Pida a uno de los jóvenes que lea en voz alta Doctrina y Convenios 107:53–57. Explique que, antes de morir, Adán deseaba conferir su última bendición sobre su posteridad.

• ¿Por qué deseaba Adán dar una bendición a sus descendientes?

Lean y analicen 2 Nefi 4:5–9.

Explique a los jóvenes que el Señor puede revelarnos el futuro para nuestro beneficio. El Señor conocía el corazón de Lamán y de Lemuel, y sabía lo que habrían de escoger. Pudo predecir que, por causa de ellos, su posteridad finalmente se desviaría. Entonces ofreció a esa posteridad una esperanza para el futuro porque, con el tiempo, rechazarían las enseñanzas falsas de sus padres, las cuales se habían transmitido desde la época de Lamán y Lemuel, y de nuevo volverían a creer.

Pida a los jóvenes que analicen las otras bendiciones mencionadas. Indíqueles que se da a los patriarcas el don de profetizar a fin de que, bajo la inspiración del Espíritu Santo, puedan dar tales bendiciones.

Pida a un joven que lea Génesis 49:8–12 (la bendición a Judá), y luego los versículos 22–26 (la bendición a José). Explique entonces que Judá y José, dos de los hijos de Israel, recibieron bendiciones de gran importancia. Pida a los jóvenes que identifiquen en cada una de esas bendiciones un detalle importante que haya afectado a todo el mundo.

• ¿Cómo manifiestan estas bendiciones la inspiración que recibió Jacob para estos dos hijos suyos?

Resuma en la pizarra cómo es que se cumplieron las bendiciones dadas a José y a Judá. Ayude a los jóvenes para que comprendan que Cristo vino de los descendientes de Judá y que de los descendientes de José vino Lehi, cuyo viaje cumplió la profecía concerniente a la rama “cuyos vástagos se extienden sobre el muro” cuando con su familia cruzó el océano ( o “muro”) para llegar a la tierra prometida.

• ¿Qué efecto han tenido actualmente en nosotros estas dos bendiciones?

Cita

Pida a los jóvenes que consideren la explicación dada por el élder Bruce R. McConkie en cuanto a nuestra relación con Jacob o Israel:

“Casi todos los miembros de la Iglesia son descendientes literales de Jacob, quien dio bendiciones patriarcales a sus doce hijos, haciéndoles conocer lo que les sucedería, tanto a ellos como a su posteridad… Como herederos de las bendiciones de Jacob, es el privilegio del remanente congregado de Jacob recibir sus propias bendiciones patriarcales y, mediante la fe, ser bendecidos tal como lo fueron los antiguos” (Mormon Doctrine, 2da. edición [Salt Lake City: Bookcraft, 1966], pág. 558).

Presentación por el asesor

Explique a los jóvenes que todo miembro digno de la Iglesia puede recibir una bendición personal inspirada del Señor por medio de un patriarca. Esta bendición incluirá una declaración inspirada en cuanto a su linaje, como así también bendiciones y admoniciones personales.

Los patriarcas nos bendicen

Visitante o análisis a cargo del quórum Usted podría, como una actividad optativa, pedir que el patriarca de la estaca explique a los jóvenes la diferencia que existe entre las bendiciones que confieren los patriarcas ordenados y las que da un padre como patriarca de su propia familia.

Análisis y presentación por el asesor

• ¿Cuáles son las dos clases de patriarcas en la Iglesia que pueden dar bendiciones? (Un padre da bendiciones como tal y un patriarca ordenado da bendiciones denominadas patriarcales.)

Explique a los jóvenes que todo poseedor del sacerdocio que establece el convenio del matrimonio celestial se convierte en el patriarca de su propia familia. Sin embargo, las bendiciones que como tal pueden dar son diferentes de las que dan los patriarcas ordenados.

Momento para compartir experiencias personales Conceda a los jóvenes unos momentos para que compartan con la clase algunos ejemplos de bendiciones que ellos mismos u otros en su hogar hayan recibido. Señale cómo pueden usarse estas bendiciones para sanar a los enfermos, disipar temores, darnos algunas promesas cuando debemos alejarnos de nuestro hogar o ayudarnos a solucionar problemas.

El cumplimiento de las bendiciones requieren nuestra fidelidad

Presentación por el asesor

Explique a los jóvenes que, antiguamente, bajo el orden patriarcal ciertos derechos, privilegios, poderes y bendiciones, llamados en conjunto los derechos de la primogenitura, se transmitían del padre a su hijo primogénito.

Pasaje de las Escrituras y análisis en la pizarra

Pida a los jóvenes que sigan en silencio su lectura de Génesis 25:19–34 y 26:34–35. Sugiérales que escuchen para determinar cuáles son las respuestas a la pregunta:

• ¿Qué hizo Esaú para demostrar que menospreciaba su primogenitura?

Anote en la pizarra las respuestas de los jóvenes. Incluya las siguientes:

  1. 1.

    Vendió su primogenitura o bendición por un plato de comida.(Note el simbolismo de vender nuestra primogenitura en el reino de Dios a cambio de los placeres del momento.)

  2. 2.

    Contrajo matrimonio fuera de su religión.

  3. 3.

    Causó, con su indiferencia, la tristeza de sus padres.

Recalque el hecho de que las acciones de Esaú demostraron que no era digno de recibir las bendiciones de la primogenitura.

Presentación por el asesor

Cuando Jacob recibió su bendición patriarcal, también recibió la bendición de la primogenitura que por lo general le corresponde al hijo mayor de la familia, aunque era sólo unas horas menor que Esaú. Como resultado de ello, Jacob pasó a ser el principal heredero de las tierras y riquezas de su padre. Asimismo, mediante esas bendiciones, pasó a ser el patriarca y líder espiritual de la familia.

• ¿Por qué, creen ustedes, rechazó Esaú la bendición de su primogenitura? (Quizás no creyó realmente que era algo importante y prefirió las cosas temporales antes que las espirituales.)

Análisis en la pizarra

• ¿Qué otras bendiciones de largo alcance recibió Jacob que Esaú perdió?

Ayude a los jóvenes para que comprendan que:

  1. 1.

    Jacob pasó a ser Israel, el padre de la gran familia a través de la cual se recibirían las bendiciones de Abraham.

  2. 2.

    Por medio de su linaje, todas las naciones de la tierra habrían de ser bendecidas.

  3. 3.

    A través de su linaje nacería el Salvador.

  4. 4.

    Mediante su linaje, Israel se congregaría en la tierra desde todo el mundo.

• ¿En qué manera algunos jóvenes en nuestros días “venden su primogenitura”?

Destaque cuáles son las similitudes entre las bendiciones patriarcales y la bendición de la primogenitura. Ambas confieren promesas basadas en la fidelidad de la persona y también ambas pueden perderse a causa de la negligencia.

• ¿Qué podría ser el equivalente moderno del “guisado de lentejas”, algo de naturaleza mundana, por lo que algunos pierden su primogenitura?

• ¿Cuáles serían algunas maneras en que una persona podría en la actualidad perder o rechazar las bendiciones de su primogenitura?

Resuma en la pizarra las respuestas de los jóvenes, las cuales deberían incluir las siguientes:

  • Incumplimiento de la Palabra de Sabiduría.

  • La inmoralidad.

  • El afán de las riquezas o el nivel social.

  • El egoísmo.

  • La deshonestidad.

  • La indiferencia hacia el evangelio.

  • El casamiento fuera del convenio.

  • La inclinación por lo mundano.

Conclusión

Presentación por el asesor

Explique a los jóvenes que los poseedores del Sacerdocio Aarónico pueden recibir sus bendiciones patriarcales cuando ellos mismos, sus padres y el obispo consideren que están preparados para ello. A fin de recibir su bendición patriarcal, todo joven debe hacer lo siguiente:

  1. 1.

    Hacer una cita con el obispo para recibir de él una recomendación por escrito que habrá de presentar al patriarca de la estaca.

  2. 2.

    Su entrevista con el obispo se enfocará en su dignidad y su debida preparación para recibir la bendición patriarcal.

  3. 3.

    Ponerse en contacto con el patriarca de la estaca a fin de concertar con él una cita para recibir su bendición. Es importante preguntar al patriarca qué considera necesario para prepararse para la bendición. El patriarca podría sugerirle que ayune, ore y estudie algunos pasajes específicos de las Escrituras antes de recibir la bendición.

• Después de que el joven haya recibido la bendición patriarcal, ¿qué debe hacer con ella?

Explíqueles que una bendición patriarcal es como un conjunto de Escrituras especiales para cada persona. Será necesario que se estudie constantemente para poder comprender bien su mensaje. Recuérdeles que la bendición patriarcal de cada uno es completamente personal y no debe distribuirse para que otros la lean; que deben comentar acerca de su contenido solamente con sus amigos íntimos y sus familiares, si así se los indica el Espíritu. Sugiérales asimismo que deben procurar obtener bendiciones personales de sus propios padres, en especial cuando sientan la necesidad de ello. Además, deben esforzarse por vivir dignamente para merecer sus bendiciones. (Hágales notar que el patriarca hará una copia de cada bendición que se conservará en los archivos oficiales de la Iglesia.)

Cometido

Exhorte a los jóvenes que no hayan obtenido todavía su bendición patriarcal a que se preparen para ser dignos de recibirla. Asimismo, exhorte a quienes ya la hayan recibido a que la lean con frecuencia y procuren obtener de ella las respuestas para solucionar sus problemas particulares.