“La palabra está en Cristo para la salvación”

El Libro de Mormón: Guía de estudio para el miembro de la clase, 1999


• Alma comparó la palabra de Dios a una semilla (Alma 32:28). ¿Qué puede hacer usted para “[dar] lugar” para la palabra de Dios en su corazón (Alma 32:28)?

• Lea Alma 32:28–35. ¿Qué significa sentir que la palabra se hincha en nuestro pecho? ¿Cómo es que las Escrituras hinchan su alma, iluminan su entendimiento y ensanchan su mente? (Véase Alma 37:8–9.) ¿De qué manera ha sido deliciosa para usted la palabra de Dios?

• Después de escuchar el discurso de Alma, el pueblo quiso saber “de qué manera debían empezar a ejercitar su fe” (Alma 33:1). Como respuesta, Alma citó las enseñanzas de los profetas Zenós, Zenoc y Moisés en cuanto a Jesucristo. ¿Cuál era el mensaje central de esas enseñanzas? (Véase Alma 33:3–22.)

Después de estudiar Alma 33:19–22, lea Números 21:4–9, Juan 3:1–16, 1 Nefi 17:41, Alma 37:46 y Helamán 8:13–15. Busque las formas en que la combinación de esos pasajes le da una perspectiva más amplia de la que podría obtener al leer cualquiera de ellos por sí solo.

Sugerencia para el análisis en familia

A fin de ayudar a los miembros de la familia a visualizar el mensaje de Alma acerca de nutrir la palabra de Dios en nuestro corazón (Alma 32:28–43), entregue a cada miembro de la familia una semilla y un envase pequeño con tierra. Pídales que siembren su semilla y que la nutran debidamente con agua y luz del sol. En el transcurso de las próximas semanas, observen cómo crecen las semillas.