“Cualquiera que venga, yo lo recibiré”

El Libro de Mormón: Guía de estudio para el miembro de la clase, 1999


El profeta Samuel había profetizado en cuanto a las señales de la crucifixión del Salvador. Lea sus profecías en Helamán 14:20–27; después estudie 3 Nefi 8–9 para buscar el cumplimiento de esas profecías.

• ¿Qué invitación extendió el Señor a aquellos que habían sobrevivido la destrucción? (Véase 3 Nefi 9:13–14. Nótese que los derivados de la palabra venir aparecen tres veces en el versículo 14.) ¿Qué puede hacer usted para aceptar esa invitación?

• Los de la multitud se adelantaron “uno por uno” hasta donde estaba el Salvador (3 Nefi 11:15; véase también 3 Nefi 17:25, donde dice que había 2.500 personas en la multitud.) ¿Qué aprende de este ejemplo en cuanto al amor del Salvador?

• Jesús enseñó que no debía “[haber] disputas” entre el pueblo (3 Nefi 11:22, 28). ¿Por qué es peligrosa la contención tocante a las doctrinas del Evangelio? (Véase 3 Nefi 11:29; D. y C. 10:62–63.) ¿Cómo podemos estar unidos en la verdadera doctrina?

Sugerencia para el análisis en familia

Lean como familia 3 Nefi 11:1–17. Pida a los miembros de la familia que piensen en lo que habrían sentido si hubieran estado entre los nefitas cuando se apareció el Señor resucitado.