“Un vidente… llega a ser un gran beneficio para sus semejantes”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Instar a los miembros de la clase a seguir el consejo de los líderes de la Iglesia, en especial aquellos a quienes el Señor ha llamado como profetas, videntes y reveladores.

Preparación

  1. 1.

    Lea los pasajes de las Escrituras que se mencionan a continuación y medite y ore al respecto:

    1. a.

      Mosíah 7–8. Ammón dirige una expedición para averiguar qué había sucedido al pueblo que años atrás había partido de Zarahemla para regresar a la tierra de Nefi. Ammón y sus hermanos encuentran a Limhi y a su pueblo. Ammón enseña al pueblo de Limhi, recibe un registro del pueblo y se entera de veinticuatro planchas jareditas que el pueblo había descubierto. Explica que Mosíah, quien es vidente, puede traducir los grabados de las planchas.

    2. b.

      Mosíah 9–10. Parte del registro de Zeniff, el abuelo de Limhi, relata una breve historia de la forma en que su pueblo llegó a la tierra de Nefi. También relata cómo el Señor les fortaleció en sus guerras contra los lamanitas.

    3. c.

      Mosíah 11. Noé, el hijo de Zeniff, gobierna con iniquidad. A pesar de las amonestaciones del profeta Abinadí, el pueblo se ciega a la iniquidad de Noé y sus sacerdotes.

  2. 2.

    Lectura complementaria: Guía para el Estudio de las Escrituras, “Vidente”, pág. 210; “Urim y Tumim”, pág. 207.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Dibuje en la pizarra el siguiente diagrama:

lands of Nephi and Zarahemla

Explique que a fin de entender estos tratos del Señor con Su pueblo que se hallan registrados en el libro de Mosíah, nos es útil comprender los acontecimientos que se describen en 2 Nefi 5, en el libro de Omni y en los capítulos 7 y 9 de Mosíah. Diga a los miembros de la clase que usará el diagrama de la pizarra para relatar brevemente esos acontecimientos. Lea la información que aparece a continuación o utilice sus propias palabras para expresarla (los números corresponden a los números del diagrama):

  1. 1.

    Después de la muerte de Lehi, el Señor mandó a los seguidores de Nefi que se separaran de los seguidores de Lamán. Los nefitas se establecieron en una tierra a la que pusieron por nombre la tierra de Nefi (2 Nefi 5:5–8). Posteriormente también se le conoció como “la tierra de Lehi-Nefi” (Mosíah 7:1).

  2. 2.

    Aproximadamente cuatrocientos años más tarde, los nefitas eran dirigidos por un rey que se llamaba Mosíah. El Señor mandó a Mosíah que huyera de la tierra de Nefi con “cuantos quisieran escuchar la voz del Señor”. Mosíah y su pueblo descubrieron a un grupo de personas llamado el pueblo de Zarahemla. Los dos grupos se unieron y tomaron el nombre de nefitas. Mosíah fue nombrado rey (Omni 1:12–19).

  3. 3.

    Un grupo de nefitas partió de la tierra de Zarahemla para recuperar parte de la tierra de Nefi (Omni 1:27). Allí obtuvieron tierra bajo el liderazgo de un hombre llamado Zeniff, quien llegó a ser su rey (Mosíah 9:1–7).

  4. 4.

    Unos 79 años después, el rey Mosíah II, nieto del primer rey Mosíah, “tuvo deseos de saber de la gente que fue a morar a la tierra de Lehi-Nefi”. Permitió que un hombre llamado Ammón dirigiera una expedición con ese fin (nótese que este Ammón no es el hijo de Mosíah que posteriormente predicó el Evangelio entre los lamanitas). Ammón y sus hermanos encontraron al rey Limhi y a su pueblo. Limhi era el nieto de Zeniff (Mosíah 7:1–11).

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. Ammón y sus hermanos encuentran a Limhi y a su pueblo. Ammón enseña a Limhi la importancia de un vidente.

Lean y analicen los versículos de Mosíah 7–8 que usted haya seleccionado. En el inciso 4 de la actividad para despertar interés se encuentra una explicación de Mosíah 7:1–11.

• ¿Por qué tomó Limhi prisioneros a Ammón y a sus compañeros? (Véase Mosíah 7:8–11.) ¿Por qué se regocijó Limhi cuando supo quién era Ammón? (Véase Mosíah 7:12–15. Explique que más adelante en la lección hablarán de la forma en que el pueblo de Limhi quedó bajo servidumbre.) ¿Qué mensaje compartió Limhi con su pueblo después de hablar con Ammón? (Véase Mosíah 7:17–20, 29–33.) ¿Qué es lo que esto manifiesta en cuanto a las cualidades de liderazgo de Limhi?

• Limhi le dijo a Ammón que una vez había enviado a cuarenta y tres personas a buscar a sus hermanos en Zarahemla (Mosíah 8:7). ¿Qué fue lo que encontró ese grupo? (Véase Mosíah 8:8–11; véase también Éter 1:1–2. Encontraron los restos de la civilización jaredita. Los jareditas se habían establecido allí siglos antes de que llegaran los nefitas.)

• ¿Qué le suplicó Limhi a Ammón con respecto a las veinticuatro planchas de oro de los jareditas? (Véase Mosíah 8:11–12.) ¿Por qué le beneficiaría al pueblo de Limhi, y cómo nos puede beneficiar a nosotros, “saber la causa de [la] destrucción” de los jareditas?

• ¿Cómo respondió Ammón a la súplica de Limhi? (Véase Mosíah 8:13–14. Dijo que Mosíah, el rey de Zarahemla, era vidente y que podía traducir los registros.) ¿Cuáles son los demás títulos que Ammón relacionó con el título de vidente? (Véase Mosíah 8:16.) ¿A quiénes sostenemos en la actualidad como profetas, videntes y reveladores? (A los miembros de la Primera Presidencia y al Quórum de los Doce Apóstoles.)

• ¿Cuáles son las funciones de un vidente? (Véase Mosíah 8:13, 17–18.) ¿Cómo cumplen esas funciones los profetas, videntes y reveladores de los últimos días? (Véase la cita que figura a continuación. Si lo desea, también puede pedir a los miembros de la clase que analicen otros discursos de conferencias generales, proclamaciones o acontecimientos que muestren que los miembros de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce han actuado como videntes.) ¿De qué forma han sido “un gran beneficio” para ustedes los profetas, videntes y reveladores de los últimos días?

El élder Boyd K. Packer dijo:

“Las Escrituras se refieren a los profetas como atalayas en una torre que ven ‘al enemigo cuando todavía [está] lejos’… y que han visto ‘cosas que el ojo natural no percibe’ porque ‘el Señor ha levantado un vidente a su pueblo’.

“Hace [muchos años], las Autoridades Generales nos advirtieron en cuanto a la desintegración de la familia y nos dijeron que nos preparáramos… La Primera Presidencia instituyó la Noche de Hogar para la Familia… Se [han] proporcionado a los padres materiales excelentes para la enseñanza de sus hijos, con la promesa de que los fieles serán bendecidos.

“Aunque la doctrina y la organización, tal como han sido reveladas, permanecen inalterables, todas las dependencias de la Iglesia se han reorganizado en lo que respecta a su relación entre sí y con el hogar… todo el programa de estudios de la Iglesia se adaptó, basándose en las Escrituras… Se dedicaron varios años a la preparación de las nuevas ediciones de la Biblia (en inglés), del Libro de Mormón, de Doctrina y Convenios y de la Perla de Gran Precio…

“Podríamos imaginar lo que sería si apenas estuviéramos comenzando a responder a esta terrible y nueva definición mundana de la familia. Pero ese no es el caso. No estamos tanteando frenéticamente a nuestro alrededor, tratando de decidir lo que vamos a hacer, sino que sabemos muy bien qué hacer y qué enseñar…

“El curso que seguimos no lo hemos diseñado nosotros. El plan de salvación, el gran plan de felicidad, nos fue revelado, y los profetas y apóstoles continúan recibiendo revelaciones a medida que la Iglesia y sus miembros las van necesitando” (“El padre y la familia”, Liahona, julio de 1994, pág. 22).

2. El registro de Zeniff relata una breve historia de su pueblo.

Lean y analicen los versículos de Mosíah 9–10 que usted haya seleccionado. Explique que los capítulos del 9 al 22 del libro de Mosíah contienen una historia del pueblo que salió de Zarahemla para regresar a la tierra de Nefi. La historia comienza con el relato de Zeniff, el abuelo de Limhi.

• Zeniff era miembro de un grupo de nefitas que deseaba recuperar de los lamanitas parte de la tierra de Nefi (Mosíah 9:1). ¿Cuál era la actitud de los lamanitas hacia los nefitas? (Véase Mosíah 10:11–17. Estaban enojados porque pensaban que Lamán y Lemuel, sus antepasados, habían sido ultrajados por sus hermanos. Debido a ello, enseñaron a sus hijos a odiar a los nefitas.) ¿De qué forma las tradiciones del pasado a veces incitan a la gente al odio? (Si lo desea, invite a los miembros de la clase a compartir ejemplos de situaciones similares en comunidades, en naciones o en el mundo.) ¿Por qué continúan esas tradiciones?

• ¿Qué podemos aprender de Zeniff en cuanto a superar los sentimientos de odio? (Véase Mosíah 9:1. Zeniff fue enviado como espía para averiguar cómo destruir a los lamanitas; sin embargo, cuando vio “lo bueno que había entre ellos”, ya no los quiso destruir.) ¿Qué podemos hacer para que en verdad veamos el bien en los demás?

• ¿Qué error cometió Zeniff al esforzarse por “heredar la tierra de sus padres”? (Véase Mosíah 7:21–22; 9:3.) ¿Cuáles fueron los resultados del exceso de celo de Zeniff? (Véase Mosíah 9:3–12; 10:18.) ¿Cuáles son algunos peligros de tener exceso de celo, aun en las causas buenas? ¿Cómo podemos demostrar celo en la obra del Señor sin excedernos?

• En su determinación por obtener una parte de la tierra de Nefi, Zeniff y su pueblo eran “tardos en [acordarse] del Señor [su] Dios” (Mosíah 9:3). ¿Qué fue lo que finalmente los hizo volverse al Señor? (Véase Mosíah 9:13–17.) ¿Cómo fueron bendecidos cuando recordaron al Señor y oraron para pedir su liberación? (Véase Mosíah 9:18; 10:19–21.) Como miembros de la Iglesia, hemos hecho un convenio de “[recordar] siempre” al Señor” (D. y C. 20:77, 79). ¿Cuáles son algunas de las cosas que nos ayudarán a guardar ese convenio?

3. Abinadí amonesta al pueblo, pero éste se ciega a la iniquidad de Noé.

Lean y analicen los versículos de Mosíah 11 que usted haya seleccionado.

• ¿Quién llegó a ser rey después de Zeniff? (Véase Mosíah 11:1.) ¿Qué clase de gobernante era Noé? (Véase Mosíah 11:1–19. Si lo desea, escriba en la pizarra algunas de las formas en que Noé “anduvo en pos de los deseos de su propio corazón” y “[cambió] los asuntos del reino”.)

• ¿Cómo influyó Noé en la vida de su pueblo? (Véase Mosíah 11:2, 5–7.) ¿En qué forma compartían Noé y su pueblo la responsabilidad de sus pecados?

• El Señor envió al profeta Abinadí para llamar a Noé y a su pueblo al arrepentimiento (Mosíah 11:20). ¿Qué advertencias dio el Señor a través de Abinadí? (Véase Mosíah 11:20–25. Si lo desea, hablen de la forma en que Abinadí cumplió su papel de vidente, tal como se analizó anteriormente en esta lección.)

• ¿Cómo respondieron Noé y su pueblo a las advertencias de Abinadí? (Véase Mosíah 11:26–28; véase también Mosíah 12:13–15.) ¿Por qué estaba enojada la gente con Abinadí y no con Noé, quien les había impuesto tributo para que lo sostuvieran en su iniquidad? (Véase Mosíah 11:7, 29.)

• ¿Por qué algunas personas de nuestros días rechazan a los siervos del Señor, como Abinadí, a favor de personas como Noé? ¿Por qué es importante reconocer a los profetas de Dios y seguirles? (Véase Mosíah 8:16–18; D. y C. 1:38; 84:36–38.)

Conclusión

Anime a los miembros de la clase a seguir el consejo de líderes justos, en especial el de aquellos a quienes el Señor ha llamado como profetas, videntes y reveladores.

De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.