“Enseñaban… con poder y autoridad de Dios”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Inspirar en los miembros de la clase el deseo de compartir el Evangelio y ministrar a los demás y de ese modo seguir el ejemplo de los hijos de Mosíah.

Preparación

  1. 1.

    Lea los pasajes de las Escrituras que se mencionan a continuación y medite y ore al respecto:

    1. a.

      Alma 17:1–18. Los hijos de Mosíah predican el Evangelio a los lamanitas.

    2. b.

      Alma 17:19–39; 18; 19. Ammón sirve y enseña al rey Lamoni. El rey, la reina y muchos de los lamanitas se convierten.

    3. c.

      Alma 20–22. Guiado por el Espíritu, Ammón libera a sus hermanos de la prisión. El padre de Lamoni se convierte.

  2. 2.

    Pida a un miembro de la clase que se prepare para dar un resumen de Alma 17:19–39. Pídale que dé un informe de los acontecimientos ocurridos en el relato y no de la doctrina ni de la aplicación personal del mismo, lo cual se analizará después de que él o ella presente su informe en la clase.

  3. 3.

    Si está disponible la lámina Ammón defiende los rebaños del rey Lamoni (62535; Las bellas artes del Evangelio, 310), prepárese para usarla.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Escriba en la pizarra estas palabras: Saber, Sentir, Hacer.

• ¿Cómo podrían relacionarse estas palabras con la obra misional?

El élder Carlos E. Asay relató la siguiente experiencia:

“No hace mucho, escuché el testimonio de un nuevo converso, un joven en quien el Espíritu obviamente había influido. Entre otras cosas, indicó que era su gran deseo compartir el evangelio restaurado con su familia y amigos. Con lágrimas en los ojos y voz temblorosa, dijo:

“ ‘Quiero que sepan lo que yo sé;

“ ‘quiero que sientan lo que yo siento;

“ ‘quiero que hagan lo que yo he hecho’.

Hay un espíritu misional, un espíritu que nos insta a que vivamos fuera de nosotros mismos y nos preocupemos por el bienestar de los demás. Y cualquiera que en alguna ocasión haya cumplido una misión honorable, ayudado en la conversión de un amigo, sostenido a un hijo en el campo de la misión o disfrutado de una relación cercana con los misioneros, testificará de su realidad” (“El espíritu de la obra misional”, Liahona, febrero de 1977, pág. 17).

Explique que después de su conversión, los hijos de Mosíah sintieron un gran deseo de compartir el Evangelio con los demás. Las experiencias que tuvieron nos brindan algunos de los mejores ejemplos de servicio misional de las Escrituras. Esta lección trata de la forma en que pudieron llegar a ser instrumentos en las manos de Dios para llevar a los lamanitas a un conocimiento de la verdad.

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. Los hijos de Mosíah predican el Evangelio a los lamanitas.

Explique que cuando Alma viajaba a Manti, se encontró con los hijos del rey Mosíah, quienes regresaban de cumplir una misión de catorce años entre los lamanitas. En Alma 17–26 se encuentra el registro de las experiencias que tuvieron los hijos de Mosíah y de su enseñanza en la misión. Lean y analicen Alma 17:1–18.

• ¿Por qué fueron los hijos de Mosíah maestros tan poderosos y eficaces? (Véase Alma 17:2–4. Escriba en la pizarra el encabezamiento Claves para tener éxito en la obra misional, y abajo del encabezamiento escriba estudio, ayuno y oración.) ¿Qué efecto tienen la dignidad y la preparación personal en nuestra habilidad para ser instrumentos eficaces del Señor? ¿En qué forma han visto ustedes que ha sido bendecido un misionero o alguien más debido a su preparación personal?

• ¿Qué sacrificios hicieron los hijos de Mosíah a fin de llevar a cabo su obra misional? (Véase Alma 17:5–6.) ¿Por qué estuvieron dispuestos a hacerlo? (Véase Alma 17:9, 16; véase también Mosíah 28:1–3. En la pizarra escriba Amar a Dios y a los demás.) ¿Cómo podemos llegar a tener amor e interés por los demás como lo demostraron los hijos de Mosíah?

• Los hijos de Mosíah fueron a predicar a “un pueblo… empedernido y feroz” (Alma 17:14). ¿Qué consuelo y consejo les dio el Señor para ayudarles a prepararse para su misión? (Véase Alma 17:10–11.) ¿Cómo se sintieron los hijos de Mosíah después de recibir el consuelo y la guía del Señor? (Véase Alma 17:12.) ¿Cómo pueden ayudarnos estos versículos cuando enfrentemos dificultades en nuestros llamamientos?

2. Ammón sirve y enseña al rey Lamoni, y muchas personas se convierten.

Pida al miembro de la clase previamente asignado que dé un resumen de los acontecimientos descritos en Alma 17:19–39. Después lean y analicen los versículos de Alma 17:19–39; 18; 19 que usted haya seleccionado. Si va a usar la lámina de Ammón defendiendo los rebaños del rey, muéstrela ahora.

• ¿Por qué a Ammón “se le llenó de gozo el corazón” cuando vio que los ladrones habían dispersado los rebaños del rey? (Véase Alma 17:29.) ¿Qué hizo Ammón para que esa experiencia se convirtiera en algo positivo? (Véase Alma 17:30–39.)

• ¿De qué manera reaccionó el rey cuando sus siervos le contaron acerca de la forma en que Ammón había defendido sus rebaños? (Véase Alma 18:2–5.) ¿Qué se encontraba haciendo Ammón cuando el rey preguntó dónde estaba? (Véase Alma 18:8–9. En la pizarra escriba Dar servicio y adquirir confianza.) ¿De qué modo ayudó esto a preparar al rey Lamoni para que se le enseñara? (Véase Alma 18:10–11.)

• ¿En qué forma se dirigieron los siervos del rey a Ammón cuando éste fue a ver al rey? (Véase Alma 18:13.) ¿De qué manera demostraron las palabras que Ammón dirigió al rey Lamoni que Ammón seguía siendo un humilde siervo? (Véase Alma 18:14–17.)

• ¿Por qué era importante que Ammón sirviera al rey antes de tratar de enseñarle? ¿En qué forma el servir a las demás personas y el establecer una relación de confianza con ellas nos puede ser de ayuda para presentarles el mensaje del Evangelio? ¿Cómo podemos servir a las personas a las que enseñamos?

• Cuando Ammón comenzó a enseñar al rey Lamoni, ¿en qué forma le ayudó a obtener conocimiento acerca de Dios y del cielo? (Véase Alma 18:24–33. Le enseñó de tal modo que el rey pudiera entender.) ¿Qué podemos hacer para seguir ese ejemplo al enseñar el Evangelio?

• Después de establecer cierto grado de entendimiento con el rey Lamoni, ¿qué doctrinas esenciales le enseñó Ammón? (Véase Alma 18:34–39. En la pizarra escriba Enseñar el plan de redención según las Escrituras.) ¿Por qué es el Libro de Mormón un recurso importante para enseñar esas verdades en nuestros días?

• ¿Qué hizo el rey Lamoni después de escuchar y creer las palabras de Ammón? (Véase Alma 18:40–41.) ¿Por qué es importante que las personas procuren el perdón cuando se les enseñen los principios del Evangelio? ¿Por qué es necesaria la oración en el proceso de la conversión?

• Después de orar, el rey Lamoni cayó a tierra. ¿De qué forma demostró la reina su fe cuando Lamoni parecía estar muerto? (Véase Alma 19:1–5, 8–9.)

• ¿Qué recalcó Lamoni cuando habló con la reina después de haberse convertido? (Véase Alma 19:12–13.)

• Después de hablar con la reina, Lamoni cayó de nuevo a tierra, al igual que la reina y todos los siervos con excepción de Abish (Alma 19:13, 15–16). ¿Quién era Abish? (Véase Alma 19:16–17. Al analizar la historia de Abish con los miembros de la clase, tal vez desee indicar la forma en que ella nos sirve de ejemplo de cómo podemos permanecer convertidos al Señor aun cuando las personas que nos rodeen no lo estén.) ¿Qué hizo Abish cuando comprendió lo que había sucedido? (Véase Alma 19:17.) ¿Cómo podemos reconocer y aprovechar mejor las oportunidades que se nos presenten de compartir el Evangelio?

• ¿Cuáles fueron algunas de las distintas reacciones de las personas que llegaron a la casa del rey? (Véase Alma 19:18–28.) ¿Cómo trató Abish de resolver la contención entre la gente? (Véase Alma 19:28–29.) Después de levantarse, ¿en qué forma demostraron el rey y la reina que se habían convertido? (Véase Alma 19:29–31, 33.)

• ¿Qué es lo que Mormón deseaba que aprendiéramos de las experiencias que Ammón tuvo con el rey Lamoni y su pueblo? (Véase Alma 19:36. Entre las respuestas se podría mencionar que el brazo del Señor “se extiende a todo pueblo que quiera arrepentirse y creer en su nombre”.)

3. Guiado por el Espíritu, Ammón libera a sus hermanos. El padre de Lamoni se convierte.

Lean y analicen los versículos de Alma 20–22 que usted haya seleccionado.

• ¿Qué quiso hacer Lamoni después de que se estableció la Iglesia en su reino? (Véase Alma 20:1.) ¿Por qué es importante que los nuevos conversos expresen su testimonio a los demás? ¿Cómo podemos seguir teniendo ese entusiasmo?

• ¿En qué forma demostró la conversación que sostuvieron Lamoni y su padre la profundidad de la conversión de Lamoni? (Véase Alma 20:13–15.)

• ¿Qué fue lo que asombró al padre del rey Lamoni en cuanto a Ammón? (Véase Alma 20:26–27.) ¿Por qué son tan poderosos el amor y el testimonio para ablandar el corazón de una persona? (Pida a los miembros de la clase que compartan experiencias que hayan tenido en las que el amor y el testimonio de otras personas hayan ablandado su corazón o el de los miembros de su familia o sus amigos.)

Explique que en Alma 21 comienza el relato de Aarón, el hermano de Ammón, y de sus hermanos. Ellos predicaron el Evangelio a los amalekitas y a los amulonitas de Jerusalén, pero esos nefitas apóstatas tenían el corazón sumamente empedernido y rehusaron escuchar. Aarón y sus hermanos partieron y comenzaron a predicar en la tierra de Middoni, en donde fueron arrojados en la prisión y maltratados.

• ¿Qué hicieron Aarón y sus hermanos en cuanto se les libró de la cárcel y fueron alimentados y vestidos? (Véase Alma 21:14–15. Escriba en la pizarra Seguir adelante a pesar de la tribulación.) ¿Por qué es importante que continuemos con nuestras labores en el reino de Dios aun cuando enfrentemos sufrimiento y aflicciones?

• ¿Cómo supieron Aarón y sus hermanos a dónde debían ir a predicar el Evangelio? (Véase Alma 21:16.) ¿En qué forma fueron bendecidos ellos al ser guiados por el Espíritu? (Véase Alma 21:17.) ¿De qué modo han sido bendecidos ustedes por seguir los susurros del Espíritu?

• Aarón fue guiado por el Espíritu a la casa del padre del rey Lamoni (Alma 22:1). ¿De qué manera había ayudado el ejemplo de Ammón a preparar al rey Lamoni para que se le enseñara el Evangelio? (Véase Alma 22:2–3. En la pizarra escriba Ser un buen ejemplo.) ¿Qué casos han visto de la influencia para bien que ejercen los miembros de la Iglesia con su ejemplo?

• ¿En qué aspectos fue similar la enseñanza que Aarón impartió al padre de Lamoni y la que impartió Ammón a Lamoni? (Compárese Alma 18:24–39 y Alma 22:7–14.) ¿Qué dijo Aarón cuando el padre de Lamoni preguntó lo que debía hacer para obtener la esperanza de la redención? (Véase Alma 22:16. Enumere en la pizarra las respuestas de los miembros de la clase. Entre las respuestas se podrían mencionar las que figuran a continuación.)

  1. a.

    “Te postras ante Dios”.

  2. b.

    “Te arrepientes de todos tus pecados”.

  3. c.

    “Invocas con fe [el] nombre [de Dios]”.

• ¿Qué sacrificios estuvo dispuesto a hacer el rey a fin de conocer a Dios? (Véase Alma 22:15, 17–18.) ¿Qué podemos aprender del ejemplo del rey?

Al hacer referencia a Alma 22:15, 18, el presidente Ezra Taft Benson dijo: “Todos debemos abandonar nuestros pecados para que en verdad conozcamos a Cristo. Porque no le conocemos sino hasta cuando llegamos a ser como él. Hay algunos que, como aquel rey, deben orar hasta que ‘desarraiguen de sí ese espíritu inicuo’ a fin de que hallen el mismo gozo” (“¿Qué clase de hombres tenemos que ser?”, Liahona, enero de 1984, pág. 75).

• Al igual que su hijo Lamoni, el rey también fue dominado físicamente por el Espíritu. Una vez que se incorporó de nuevo, declaró su testimonio, y muchos se convirtieron como resultado de esa experiencia (Alma 22:18–26). ¿Qué hizo el rey después de su conversión que permitió que los misioneros llevaran a miles de personas al conocimiento del Señor? (Véase Alma 22:26; 23:1–6.) ¿Qué experiencias han tenido o de cuáles tienen conocimiento, en las que la conversión de una persona tuvo un efecto positivo en muchas otras?

Conclusión

Señale que la manera de realizar la obra misional en la actualidad es similar a la de Ammón y Aarón: Se insta a los misioneros a establecer relaciones de confianza, a seguir el Espíritu y a enseñar el plan de redención que se encuentra en las Escrituras.

De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.