“Obedecieron… con exactitud toda orden”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Ayudar a los miembros de la clase a ver que el Señor les fortalecerá si siguen el ejemplo de los valientes guerreros jóvenes de Helamán.

Preparación

  1. 1.

    Lea los pasajes de las Escrituras que se mencionan a continuación y medite y ore al respecto:

    1. a.

      Alma 53:10–19; 56:1–8. Dos mil valientes ammonitas jóvenes hacen convenio de pelear por la libertad de los nefitas. Piden a Helamán que sea su líder.

    2. b.

      Alma 56:9–58:41. Fieles a las enseñanzas de sus madres, los jóvenes guerreros ejercen la fe en Dios y pelean con valentía. Se les unen otros 60 jóvenes ammonitas. Cada uno de los 2.060 guerreros jóvenes es herido, pero ninguno muere.

  2. 2.

    Si está disponible la lámina de Los dos mil guerreros jóvenes (62060; Las bellas artes del Evangelio, 313), prepárese para usarla durante la lección.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Muestre la lámina de los guerreros jóvenes. Lea en voz alta Alma 57:25–26, y deténgase después de la palabra muertos en el versículo 26.

Señale que en las batallas entre los nefitas y los lamanitas, seguramente hubo otros guerreros nefitas cuyas vidas fueron milagrosamente preservadas; sin embargo, también hubo muchos nefitas justos que murieron (Alma 56:10–11; 57:36). El ejército de los guerreros jóvenes de Helamán es el único ejército militar mencionado en el Libro de Mormón en el cual ni un solo soldado murió en la batalla.

Diga a los miembros de la clase que nosotros, al igual que los jóvenes guerreros de Helamán, formamos parte de un gran ejército. Después lea la siguiente declaración del presidente Ezra Taft Benson. Explique que aunque la declaración estaba dirigida a los poseedores del Sacerdocio Aarónico, se aplica a todos los miembros de la Iglesia.

“…ustedes han nacido en esta época para un propósito sagrado y glorioso. No es por coincidencia que se les haya reservado para venir a la tierra en ésta, la última dispensación del cumplimiento de los tiempos. El nacimiento de ustedes en esta época en particular ha sido preordenado en las eternidades.

“Ustedes son las huestes reales del Señor en los últimos días…

“En las batallas espirituales que están luchando, los veo como los hijos de Helamán de estos días. Recuerden bien la narración del Libro de Mormón con respecto a los dos mil soldados jóvenes de Helamán” (véase “Para la ‘juventud bendita’ ”, Liahona, julio de 1986, pág. 40).

• ¿Qué significa ser “las huestes reales del Señor”? (Véase Efesios 6:11–18; 1 Pedro 2:9; D. y C. 138:55–56.) ¿Cuáles son las “batallas espirituales que [estamos] luchando” como parte del ejército del Señor?

Explique que en esta lección se analizarán los principios y las características que permitieron que los 2.060 guerreros ammonitas recibieran tanta fortaleza del Señor. A medida que vivamos de acuerdo con esos principios y desarrollemos esas características, aumentará nuestra fuerza espiritual; seremos más eficaces como siervos en “las huestes reales del Señor”.

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. Dos mil valientes ammonitas jóvenes hacen convenio de pelear por la libertad de los nefitas.

Lean y analicen los versículos de Alma 53:10–19; 56:1–8 que usted haya seleccionado. Antes de hablar de este relato, pida a los miembros de la clase que repasen brevemente el convenio de paz que hicieron los ammonitas (los anti- nefi-lehitas) en el momento de su conversión (Alma 24:15–18; 53:10–11).

• Los nefitas habían prometido proteger a los ammonitas de los lamanitas (Alma 27:22–24; 53:12). ¿Qué quisieron hacer los ammonitas cuando vieron las aflicciones de los nefitas? (Véase Alma 53:13.) ¿Por qué persuadió Helamán al pueblo a no quebrantar su convenio? (Véase Alma 53:14–15; 56:8.) ¿Qué nos enseña esto acerca de guardar nuestros convenios?

• ¿Qué hicieron los hijos de los ammonitas para ayudar a los nefitas? (Véase Alma 53:16.) ¿Cómo demostraron los jóvenes ammonitas la fuerza de su determinación para ayudar a los nefitas? (Véase Alma 53:17. Hicieron un convenio y estaban decididos a guardarlo “en toda ocasión”. Escriba en la pizarra Efectuar convenios sagrados y guardarlos.)

• ¿Cómo nos fortalecerá el Señor conforme hagamos convenios con él y los guardemos “en toda ocasión”?

El presidente Ezra Taft Benson dijo: “Los hombres y las mujeres que entreguen su vida a Dios descubrirán que él puede hacer mucho más de sus vidas que lo que ellos mismos pueden hacer. Les dará gozo, ampliará su visión, avivará su mente, fortalecerá sus músculos, elevará su espíritu, multiplicará sus bendiciones, aumentará sus oportunidades, confortará su alma, les dará amigos y paz. Quien pierda su vida al servicio de Dios encontrará la vida eterna” (The Teachings of Ezra Taft Benson, 1988, pág. 361; véase también “Venid a Cristo”, Liahona, julio de 1993, pág. 99).

• Los jóvenes ammonitas le pidieron a Helamán que fuera su líder (Alma 53:19; 56:1, 5). Helamán era profeta y sumo sacerdote en la Iglesia (Alma 37:1–2, 14; 46:6). ¿Por qué la decisión de seguir a un profeta aumentaría la eficacia de los jóvenes ammonitas en las batallas que librarían? ¿Qué tipo de líder podría debilitar a las personas en las batallas espirituales?

• ¿Cómo respondieron los jóvenes ammonitas a las órdenes que recibieron? (Véase Alma 57:21. Escriba en la pizarra Seguir al profeta “con exactitud”.) ¿Por qué es importante ser obedientes con exactitud a las enseñanzas del profeta del Señor? (Véase la cita que figura a continuación.) ¿Cuáles son algunas de las cosas específicas que debemos hacer en la actualidad para seguir al profeta “con exactitud”?

El presidente Harold B. Lee enseñó:

“El poder de Satanás aumentará; vemos la evidencia de ello a diestra y a siniestra…

“Ahora la única protección que tenemos como miembros de esta Iglesia es hacer exactamente lo que el Señor dijo a la Iglesia el día en que se organizó. Debemos aprender a hacer caso a las palabras y a los mandamientos que el Señor dará a través de su profeta ‘según los reciba… con toda fe y paciencia como si viniera de mi propia boca’ (D. y C. 21:4–5). Habrá algunas cosas que requieran paciencia y fe. Tal vez no les agrade lo que provenga de la autoridad de la Iglesia; quizás contradiga la opinión política o social que ustedes tengan; tal vez interfiera con su vida social; pero si escuchan estas cosas como si vinieran de la boca del Señor mismo, con paciencia y fe, la promesa es que ‘las puertas del infierno no prevalecerán contra vosotros; sí, y Dios el Señor dispersará los poderes de las tinieblas de ante vosotros, y hará sacudir los cielos para vuestro bien y para la gloria de su nombre’ (D. y C. 21:6)” (en Conference Report”, octubre de 1970, pág. 152; o Improvement Era, diciembre de 1970, pág. 126).

2. Los soldados jóvenes ejercen la fe en Dios y pelean con valentía.

Analicen Alma 56:9–58:41. Pida a varios miembros de la clase que lean en voz alta los versículos que usted haya seleccionado. Si va a usar la lámina de los guerreros jóvenes, muéstrela ahora.

• El primer ejército que enfrentaron los jóvenes ammonitas fue el más fuerte y el más numeroso de los ejércitos lamanitas (Alma 56:34–43). ¿Cuál fue la respuesta de los jóvenes guerreros cuando Helamán les preguntó si querían pelear contra ese ejército? (Véase Alma 56:44–47.) ¿De quién habían aprendido esos guerreros a tener tan grande fe y valor? (Véase Alma 56:47–48; véase también Alma 53:21; 57:21. Si enseña a un grupo de adultos, escriba en la pizarra Enseñar a los hijos a creer en Dios. Si enseña a un grupo de jóvenes, escriba Seguir las buenas enseñanzas de los padres.)

Si lo desea, a fin de recalcar la influencia que las madres pueden tener en los hijos, lea la siguiente declaración del presidente Spencer W. Kimball:

“…el ser una mujer justa durante estas etapas finales de la historia de la tierra, antes de la segunda venida del Salvador, es en verdad un llamamiento noble. La fortaleza e influencia actual de una mujer justa puede tener un valor muy superior al que tendría en tiempos más pacíficos. Se le ha colocado aquí para ayudar a enriquecer, proteger y salvaguardar el hogar, que es, sin lugar a dudas, la institución básica y más noble de la sociedad. Otras instituciones sociales pueden flaquear y hasta fracasar; pero la mujer justa puede ayudar a salvar el hogar, que puede llegar a ser el último y único refugio que algunos mortales conozcan en medio de la tempestad y la contienda” (The Teachings of Spencer W. Kimball, ed. Edward L. Kimball, 1982, págs. 326–327; véase también Liahona, febrero de 1979, págs. 142–143).

• Los jóvenes guerreros no dudaron del testimonio de sus madres (Alma 56:48). ¿Por qué es importante que los hijos conozcan la fuerza y la certeza del testimonio de sus padres? ¿De qué manera pueden los padres compartir su testimonio con los hijos?

• Durante una batalla difícil, muchos nefitas estaban “a punto de ceder” (Alma 57:20; véanse también los versículos 12–19). ¿Cómo reaccionaron los jóvenes ammonitas durante esa batalla? (Véase Alma 57:19–20. Escriba en la pizarra Ser “firmes e impávidos” aun cuando los demás cedan.)

• ¿Cuáles fueron los resultados de la fe y del valor de los jóvenes ammonitas? (Véase Alma 57:22–25; 58:31–33, 39.) ¿Cómo podemos permanecer “firmes e impávidos” aun cuando nuestros amigos, compañeros y otros estén “a punto de ceder”? ¿Cómo podemos fortalecer a los que estén “a punto de ceder”?

• ¿De qué manera fueron los jóvenes ammonitas “firmes e impávidos”? (Algunos ejemplos se encuentran en Alma 53:20–21; 57:26–27; 58:40.)

  1. a.

    “Eran… sumamente valientes en cuanto a intrepidez” (Alma 53:20).

  2. b.

    “En todo momento se mantenían fieles a cualquier cosa que les fuera confiada” (Alma 53:20).

  3. c.

    “Eran hombres verídicos y serios” (Alma 53:21).

  4. d.

    Tenían “extraordinaria fe en lo que se les había enseñado a creer” (Alma 57:26).

  5. e.

    Pusieron “su confianza en Dios continuamente” (Alma 57:27).

  6. f.

    Permanecieron “firmes en esa libertad con la que Dios los [había] hecho libres” (Alma 58:40).

  7. g.

    Eran “diligentes en acordarse del Señor su Dios de día en día” (Alma 58:40).

  8. h.

    Guardaban los “estatutos [de Dios] y sus juicios y sus mandamientos continuamente” (Alma 58:40).

  9. l.

    “Su fe [era] fuerte en las profecías” (Alma 58:40).

Haga hincapié en que los jóvenes ammonitas habían cultivado esas características en su juventud, antes de llegar a ser soldados. Si está enseñando a jóvenes, escriba en la pizarra Cultivar cualidades de rectitud en la juventud.

• En una batalla, los ejércitos nefitas dirigidos por Helamán, Gid y Teómner enfrentaron “un enemigo que era innumerable”, pero recibieron muy poca ayuda de la tierra de Zarahemla (Alma 58:1–9). ¿A qué fuente acudieron los nefitas en busca de fortaleza? (Véase Alma 58:10. Escriba en la pizarra Orar para pedir fortaleza y liberación.)

• ¿Cómo contestó el Señor las oraciones de los nefitas? (Véase Alma 58:11–12.) ¿De qué modo pueden tales respuestas a la oración ayudarnos a cobrar ánimo?

Conclusión

Lean la declaración del presidente Ezra Taft Benson que figura en la página 163. Con relación a esa declaración, repasen los principios que se escribieron en la pizarra.

De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.

Sugerencia adicional para la enseñanza

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilice este concepto como parte de la lección.

Enseñanzas de Alma 60–61

Analicen los capítulos 60 y 61 de Alma, los cuales contienen la carta que Moroni escribió a Pahorán, el gobernador de la tierra, y la respuesta de Pahorán. Estos capítulos encierran lecciones sobre los siguientes temas:

  1. a.

    Hacer uso de todos los medios que el Señor nos ha proporcionado (Alma 60:21).

  2. b.

    Limpiar “lo interior del vaso” (Alma 60:23).

  3. c.

    Estar “[obligados] según el convenio que [hemos] hecho de obedecer los mandamientos” (Alma 60:34).

  4. d.

    Buscar la gloria de Dios, y no “los honores del mundo” (Alma 60:36).

  5. e.

    No ofenderse (Alma 61:9).