“Mañana vengo al mundo”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Ayudar a los miembros de la clase a comprender la necesidad de perseverar con fe en los momentos de pruebas y de tentaciones.

Preparación

Lea los pasajes de las Escrituras que se mencionan a continuación y medite y ore al respecto:

  1. a.

    3 Nefi 1:1–22. A pesar de las señales y los milagros que hay por toda la tierra, los incrédulos afirman que ya pasó el tiempo de la venida del Salvador. Los inicuos tienen planeado matar a los creyentes. Aparecen las señales del nacimiento del Salvador y justifican a los que han perseverado con fe.

  2. b.

    3 Nefi 2–4. Aumenta la iniquidad en la tierra. Los ladrones de Gadiantón se vuelven más poderosos y salen a luchar contra los nefitas; éstos se arrepienten de su iniquidad y el Señor los ayuda a derrotar a los ladrones de Gadiantón.

  3. c.

    3 Nefi 5–7. Los nefitas abandonan sus pecados y viven en rectitud, pero con la prosperidad surge en la Iglesia el orgullo y la disensión. Al poco tiempo la gente vive “en un estado de terrible iniquidad”. Nefi predica el arrepentimiento y la fe en Cristo, y algunas personas se convierten.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Comparta con los miembros de la clase la siguiente fábula que relató el élder George A. Smith, quien fue miembro del Quórum de los Doce Apóstoles:

“Un hombre que viajaba por el país llegó a una gran ciudad, una ciudad muy rica y maravillosa; contemplándola, dijo al guía que le acompañaba: ‘Debe de ser un pueblo muy digno, porque no veo más que un pequeño diablo en esta ciudad tan grande’.

“Y el guía le contestó: ‘Señor, usted no entiende. Esta ciudad se ha entregado tanto a la iniquidad… que sólo se necesita un diablo para subyugarlos a todos’.

“Viajando más adelante, al llegar a un escarpado sendero vio a un hombre anciano que trataba de subir por la ladera de una colina, y que estaba rodeado de siete diablos de gran tamaño y aspecto rudo y tosco.

“ ‘¡Vaya, vaya!’, dijo el viajero, ‘éste debe de ser un hombre muy inicuo! ¡Fíjese en cuántos diablos tiene a su alrededor!’

“ ‘éste’, contestó el guía, ‘es el único hombre justo de la comarca; le rodean siete de los diablos más grandes que tratan de desviarlo de su camino, pero no pueden lograrlo’” (véase “La oposición a la obra de Dios”, Liahona, febrero de 1982, págs. 117–118).

Explique que al esforzarnos por guardar fielmente los mandamientos, enfrentaremos oposición. En la lección de hoy se analiza la oposición que enfrentaron los creyentes entre los nefitas. Algunas personas perseveraron a pesar de la oposición, mientras que otras recibieron grandes bendiciones y sin embargo rápidamente “[se apartaron] de su rectitud” (3 Nefi 7:8). De estos capítulos podemos aprender la importancia de seguir fieles a pesar de las pruebas y las tentaciones.

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. Las señales del nacimiento del Salvador justifican a los que han perseverado con fe.

Lean y analicen los versículos de 3 Nefi 1:1–22 que usted haya seleccionado. Explique que los acontecimientos de este capítulo ocurrieron cinco años después de que Samuel profetizó el nacimiento de Jesús. Samuel había dicho: “…han de pasar cinco años más y, he aquí, entonces viene el Hijo de Dios” (Helamán 14:2). Si lo desea, repase brevemente las profecías de Samuel en cuanto a las señales que acompañarían el nacimiento de Jesús (Helamán 14:2–7).

• Mientras esperaban el cumplimiento de las profecías de Samuel, “las personas que creían empezaron a apesadumbrarse en gran manera” (3 Nefi 1:7). ¿Cuáles fueron algunos de los motivos de su pesar? (Véase 3 Nefi 1:5–9.)

  1. a.

    Algunos incrédulos dijeron que había pasado el tiempo del cumplimiento de las profecías y que la fe de los creyentes era en vano (3 Nefi 1:5–6).

  2. b.

    Los incrédulos hicieron “un gran alboroto por toda la tierra” (3 Nefi 1:7).

  3. c.

    Se fijó un día en el cual se daría muerte a todos los creyentes (3 Nefi 1:9).

• A pesar de estos desafíos a su fe, ¿qué hicieron los creyentes? (Véase 3 Nefi 1:8.) ¿Qué podemos hacer para seguir firmes cuando se ponga a prueba nuestra fe?

• Cuando Nefi vio la iniquidad de los incrédulos, oró para suplicar al Señor por su pueblo (3 Nefi 1:10–11). ¿Qué mensaje le fue revelado a Nefi después de orar todo el día por su pueblo? (Véase 3 Nefi 1:12–14. Si lo desea, pida a un miembro de la clase que lea en voz alta estos versículos.) ¿Cómo se cumplieron las profecías de Samuel? (Véase 3 Nefi 1:15–21.) ¿En qué forma les sirve este relato para fortalecer su fe en Jesucristo?

2. Los ladrones de Gadiantón salen a luchar contra los nefitas.

Analicen 3 Nefi 2–4. Pida a varios miembros de la clase que lean en voz alta los versículos que usted haya seleccionado.

• ¿En qué forma intentó Satanás apartar a la gente de su creencia en el Salvador y en Su nacimiento? (Véase 3 Nefi 1:22; 2:1–3. Señale que Satanás gradualmente se fue apoderando del corazón de la gente, y al poco tiempo comenzaron “a olvidarse de aquellas señales y prodigios”.) ¿Cuáles de esas tácticas han visto que utilice el adversario en la actualidad? ¿Qué podemos hacer para recordar y preservar nuestras experiencias espirituales?

• A medida que empezó a aumentar la iniquidad del pueblo, ¿qué peligros enfrentaban? (Véase 3 Nefi 2:11–13, 17–19.) ¿Qué tipo de conducta y actitudes amenazan nuestra seguridad en la actualidad?

• En el decimosexto año después del nacimiento de Cristo, Laconeo, gobernador y juez superior de los nefitas, recibió una epístola de Giddiani, el caudillo de los ladrones de Gadiantón (3 Nefi 3:1). ¿Qué le pedía Giddiani a Laconeo? (Véase 3 Nefi 3:6–8.)

• Cuando los ladrones de Gadiantón dieron a conocer su intención de destruir a los nefitas, el pueblo comenzó inmediatamente a prepararse para protegerse, bajo la dirección de Laconeo y Gidgiddoni. ¿Qué podemos aprender de sus hechos que pueda ayudar a protegernos en los momentos de tentación y de temor? (Pida a los miembros que lean 3 Nefi 3:12–26 para buscar las respuestas a esta pregunta. Haga un resumen en la pizarra de las respuestas de los miembros de la clase. A continuación figuran algunas respuestas con preguntas que le servirán para fomentar el análisis.)

  1. a.

    “Laconeo, el gobernador, era un hombre justo, y no se amedrentó” (3 Nefi 3:12). ¿Cómo podría el temor hacer que alguien cediera a la tentación? ¿Cómo puede la rectitud personal ayudarnos a ser valientes al enfrentar la tentación o la aflicción?

  2. b.

    Laconeo dijo al pueblo que “suplicara fuerza al Señor” (3 Nefi 3:12). ¿Por qué es importante que oremos para pedir fuerza para enfrentar las tentaciones o los problemas?

  3. c.

    Laconeo hizo que el pueblo “se [juntase]” (3 Nefi 3:13, 22). ¿Por qué era importante que los nefitas se reunieran en un lugar para defenderse? (Véase 3 Nefi 4:3–4.) ¿En qué forma puede nuestra asociación con otros miembros de la Iglesia incrementar nuestra capacidad para resistir las fuerzas del mal? (Véase Moroni 6:4–6.)

  4. d.

    “Hizo que se construyesen fortificaciones” y colocó guardias alrededor (3 Nefi 3:14). ¿Cómo podemos fortalecernos y protegernos de la tentación?

  5. e.

    Los nefitas “se esforzaron… por obrar de acuerdo con las palabras de Laconeo” (3 Nefi 3:16). ¿De qué modo somos bendecidos cuando seguimos a líderes inspirados?

  6. f.

    “Se arrepintieron de todos sus pecados” (3 Nefi 3:25). ¿De qué manera nos ayuda el arrepentimiento a recibir mayor fuerza del Señor?

  7. g.

    “Se fortalecieron con armadura” (3 Nefi 3:26). ¿Qué armadura se nos ha aconsejado que nos pongamos? (Véase D. y C. 27:15–18.) ¿Por qué se nos enseña que debemos ponernos toda la armadura de Dios? ¿Cómo podemos llevar puesta esa armadura todos los días?

• ¿Cuál fue el resultado de esos preparativos cuando los ladrones de Gadiantón atacaron a los nefitas? (Véase 3 Nefi 4:11–13, 16–29.) ¿De qué modo se regocijaron los nefitas después de su victoria? (Véase 3 Nefi 4:30–33.) ¿En qué forma podemos demostrar nuestra gratitud al Señor por protegernos y bendecirnos?

3. Los nefitas viven en rectitud y prosperan, pero surgen el orgullo y las disensiones.

Lean y analicen los versículos de 3 Nefi 5–7 que usted haya seleccionado. Explique que los nefitas derrotaron a los ladrones de Gadiantón en el año veintiuno después del nacimiento de Cristo. En trece años más, el Salvador visitaría a los nefitas y les ministraría.

• Durante varios años después de la derrota de los ladrones de Gadiantón, los nefitas disfrutaron de gran paz y prosperidad (3 Nefi 5:1–26; 6:1–9). ¿Qué ocurrió que interrumpió la paz que disfrutaban? (Véase 3 Nefi 6:10–15. Si lo desea, repase brevemente el ciclo del orgullo que se analizó en la lección 34.)

• Conforme el pueblo continuó en su iniquidad, llegaron profetas para llamarles al arrepentimiento, pero el pueblo los rechazó y los mató (3 Nefi 6:17–23). Las combinaciones secretas aumentaron y al poco tiempo el pueblo quedó dividido en tribus (3 Nefi 6:27–30; 7:1–5). ¿Qué hizo Nefi como respuesta a esa iniquidad? (Véase 3 Nefi 7:15–19.) ¿Cuál fue el resultado de su obra? (Véase 3 Nefi 7:21–26.)

Escriba en la pizarra las fechas que figuran a continuación. Asigne a varios miembros de la clase que lean en voz alta los pasajes correspondientes. Después de leer cada uno de los pasajes, pida a los miembros de la clase que describan la condición espiritual del pueblo.

21–26 d. de J. C.

3 Nefi 5:1–3 (El pueblo sirvió a Dios “con toda diligencia”.)

26–27 d. de J. C.

3 Nefi 6:4–5 (Hubo gran orden y prosperidad.)

28 d. de J. C.

3 Nefi 6:9 (Hubo paz continua.)

29 d. de J. C.

3 Nefi 6:10–16 (Hubo disputas, orgullo y jactancia.)

30 d. de J. C.

3 Nefi 6:17–18 (“Se hallaban en un estado de terrible iniquidad.”)

31 d. de J. C.

3 Nefi 7:21 (Unas cuantas personas se convirtieron al Señor.)

32–33 d. de J. C.

3 Nefi 7:23 (Nefi continuó proclamando el arrepentimiento.)

• ¿Qué bendiciones podría haber disfrutado todo el pueblo si hubiera permanecido fiel? (Véase 3 Nefi 10:18–19. La parte más justa del pueblo se salvó durante la destrucción que acompañó la crucifixión del Salvador. Recibieron grandes bendiciones cuando el Salvador les visitó después de Su resurrección. La parte más inicua del pueblo fue destruida. Estos acontecimientos se analizarán en la próxima lección.)

Conclusión

Explique que nosotros también esperamos la venida del Salvador, y mientras esperamos, Satanás tratará de llevarnos a la iniquidad como lo hizo con los nefitas. Si nos preparamos como lo hicieron las personas de la época de Laconeo, y si perseveramos en rectitud, seremos dignos de recibir todo lo que el Señor desea otorgarnos.

De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.

Sugerencia adicional para la enseñanza

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilice uno o más de estos conceptos como parte de la lección.

“Soy discípulo de Jesucristo” (3 Nefi 5:13).

Pida a un miembro de la clase que lea en voz alta 3 Nefi 5:13. Explique que este versículo contiene las palabras del profeta Mormón.

• ¿Qué significa ser discípulo de Jesucristo en nuestros días?