“Entonces los reuniré”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Ayudar a los miembros de la clase a comprender la obra de los últimos días de congregar a Israel y de establecer Sión.

Preparación

  1. 1.

    Lea 3 Nefi 16, 20 y 21 y medite y ore al respecto. Estos capítulos contienen parte de las enseñanzas que dio el Salvador resucitado a los nefitas. En ellos, el Señor enseña y profetiza de la Restauración del Evangelio y del recogimiento de la casa de Israel en los últimos días.

  2. 2.

    Lectura complementaria: 3 Nefi 29–30; Mormón 5:9–24; Artículo de Fe Nº 10; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Gentiles”, pág. 83; “Israel”, págs. 101–102.

  3. 3.

    Antes de iniciar la clase, escriba en la pizarra las preguntas que figuran a continuación:

    • ¿Qué es la casa de Israel?

    • ¿Por qué fue esparcido Israel?

    • ¿Quiénes son los gentiles?

    • ¿Qué tienen que ver los gentiles con el esparcimiento y el recogimiento de Israel?

    • ¿Qué es el recogimiento de Israel?

    • ¿Qué señal se ha dado para indicar que el recogimiento de Israel en los últimos días ha comenzado?

    • Como miembros de la Iglesia, ¿cuáles son nuestras responsabilidades en cuanto al recogimiento de Israel?

  4. 4.

    Si va a utilizar la actividad para despertar interés, lleve a la clase algunos de los artículos que se mencionan a continuación, o todos ellos:

    1. a.

      Las láminas Jacob bendice a sus hijos (Las bellas artes del Evangelio, 122); José Smith (62449; Las bellas artes del Evangelio, 400) y El bautismo de un niño (62018) o El bautismo (Las bellas artes del Evangelio, 601).

    2. b.

      Un ejemplar del Libro de Mormón.

    3. c.

      Una plaqueta de identificación de misionero u otro objeto que represente la obra misional.

    4. d.

      Una fotografía de usted con su familia.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Muestre los objetos que llevó a la clase (véase “Preparación”, inciso 4). Explique que cada uno de estos objetos representa una parte importante de la lección de hoy. Pida a los miembros de la clase que recuerden estos objetos durante la lección y que busquen la forma en que éstos se relacionan con 3 Nefi 16, 20 y 21.

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. El Salvador profetiza el esparcimiento de la casa de Israel.

Dirija la atención de los miembros de la clase a la primera pregunta que aparece en la pizarra (véase “Preparación”, inciso 3):

• ¿Qué es la casa de Israel?

Explique que los títulos casa de Israel e Israel se refieren a los descendientes de Jacob, cuyo nombre se cambió a Israel. (Si utilizó la actividad para despertar interés, tal vez desee mostrar la lámina Jacob bendice a sus hijos, como parte de esta explicación). En las Escrituras se hace referencia a los miembros de la casa de Israel como “el pueblo del convenio del Señor” (1 Nefi 15:14) y como “los hijos del convenio” (3 Nefi 20:25–26). Los nefitas eran de la casa de Israel, siendo descendientes de José, hijo de Jacob (1 Nefi 5:14).

Explique que el Salvador enseñó acerca del esparcimiento de Israel, y después dirija la atención de los miembros de la clase a la segunda pregunta que aparece en la pizarra:

• ¿Por qué fue esparcido Israel?

Pida a un miembro de la clase que lea en voz alta 3 Nefi 16:4. Inste a los demás a seguir la lectura en silencio, buscando la respuesta a la pregunta. Al analizar la pregunta, asegúrese de que los miembros de la clase comprendan que los miembros de la casa de Israel fueron “[esparcidos] sobre la faz de la tierra a causa de su incredulidad”.

2. El Salvador profetiza el recogimiento espiritual de la casa de Israel.

Dirija la atención de los miembros de la clase a la tercera pregunta que aparece en la pizarra:

• ¿Quiénes son los gentiles?

Explique que en las Escrituras, el término gentiles se usa para designar a personas que no nacieron dentro de la casa de Israel o a naciones que no tienen el Evangelio. En los capítulos que se analizarán en esta lección, el término gentiles se refiere a las naciones que no tienen el Evangelio, aun cuando algunas personas dentro de esas naciones sean descendientes de Jacob (Guía para el Estudio de las Escrituras, “Gentiles”, pág. 83).

Dirija la atención de los miembros de la clase a la cuarta pregunta que aparece en la pizarra: • ¿Qué tienen que ver los gentiles con el esparcimiento y el recogimiento de Israel?

Pida a un miembro de la clase que lea 3 Nefi 16:7–9 y 21:1–5. Inste a los demás a seguir la lectura en silencio, en busca de las respuestas a la pregunta.

Haga hincapié en la profecía del Salvador de que los gentiles tomarían parte en el esparcimiento de Israel. Recalque también la profecía de que sería a través de los gentiles que Israel finalmente recibiría el Evangelio restaurado y sería recogido.

Dirija la atención de los miembros de la clase a la quinta pregunta que aparece en la pizarra:

• ¿Qué es el recogimiento de Israel?

Pida a un miembro de la clase que lea 3 Nefi 16:4, 12; 20:10–13. Inste a los demás a seguir la lectura en silencio, en busca de las respuestas a la pregunta. Al analizar esta pregunta, asegúrese de que los miembros de la clase comprendan lo siguiente:

Israel es recogido cuando las personas obtienen un testimonio del Redentor y de Su Evangelio restaurado y se unen a Su Iglesia. (Si utilizó la actividad para despertar interés, tal vez desee mostrar la lámina El bautismo, como parte de esta explicación).

En los comienzos de la Iglesia restaurada, parte del recogimiento de Israel consistía en el mandamiento del Señor de que los miembros de Su Iglesia se unieran al grupo principal de los santos en Norteamérica, ya fuera en Misuri, en Illinois o en el Valle del Lago Salado. En el futuro, ocurrirá otro recogimiento temporal, cuando los miembros de la casa de Israel se congreguen en las tierras de su herencia (véase la sección 3 de esta lección). Sin embargo, el recogimiento que se está efectuando ahora es de naturaleza espiritual.

El presidente Spencer W. Kimball explicó: “La ‘congregación de Israel’ se lleva a cabo cuando la gente de otros países acepta el evangelio y permanece en sus lugares nativos. La congregación de Israel para los mexicanos, se encuentra en México; en Escandinavia, para los miembros de los países del norte; el lugar de congregación para los alemanes es Alemania; para los polinesios, las Islas Polinesias; para los brasileños, en Brasil; para los argentinos en Argentina” (“ ‘¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?’ ”, Liahona, agosto de 1975, pág. 32).

Dirija la atención de los miembros de la clase a la sexta pregunta que aparece en la pizarra:

• ¿Qué señal se ha dado para indicar que el recogimiento de Israel en los últimos días ha comenzado?

Pida a los miembros de la clase que lean 3 Nefi 21:2–7 y 29:1–2. Inste a los demás a seguir la lectura en silencio, en busca de la respuesta a la pregunta.

• ¿Cómo han llegado a los gentiles las “palabras” y las “obras” de los nefitas? (A través de la traducción del Libro de Mormón. Si usó la actividad para despertar interés, tal vez desee usar el ejemplar del Libro de Mormón como parte de este análisis.) ¿Cuáles son algunas de las funciones que desempeña el Libro de Mormón en el recogimiento de Israel? (Compare 3 Nefi 16:4, 12 y 20:10–13 con 1 Nefi 6:3–4 y con la portada del Libro de Mormón para ver algunos ejemplos. Haga hincapié en que el Libro de Mormón se escribió para enseñar en cuanto a los convenios del Señor y para convencer a todos los pueblos de que Jesús es el Cristo.)

• El Señor habló acerca de un siervo que ayudaría en la “obra grande y maravillosa” de sacar a luz el Libro de Mormón (3 Nefi 21:9–10). ¿Quién era ese siervo? (José Smith. Si usó la actividad para despertar interés, tal vez desee mostrar la lámina de José Smith como parte de este análisis.)

Si lo desea, haga notar que José Smith era un descendiente literal de Jacob (2 Nefi 3:3–8, 11–12) pero que vivía en una nación gentil. Por lo tanto, su obra de restaurar el Evangelio y de sacar a luz el Libro de Mormón fue parte del cumplimiento de la promesa que dio el Señor de que “la verdad [llegaría] a los gentiles” (3 Nefi 16:7).

• Pida a un miembro de la clase que lea en voz alta 3 Nefi 16:11–12. ¿Qué prometió hacer el Señor después de que la plenitud del Evangelio fuera restaurada por medio de los gentiles? (Prometió recordar el convenio que había hecho con la casa de Israel.)

• El convenio que el Señor prometió recordar era el convenio de Abraham (3 Nefi 20:25, 27, 29; 21:4; Mormón 5:20). ¿Cuáles son las bendiciones y las responsabilidades del convenio de Abraham? (Véase Génesis 17:1–8; Abraham 2:6, 9–11.)

• ¿Qué les sucederá a los gentiles que se arrepientan y se vuelvan a Dios? (Véase 2 Nefi 30:2; 3 Nefi 16:13; 21:6, 22. Todas las personas que se arrepientan y vengan al Señor mediante el bautismo serán contadas entre Su pueblo del convenio.)

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: “Toda persona que acepta el evangelio llega a ser de la casa de Israel. En otras palabras, se convierten en miembros del linaje escogido, o en hijos de Abraham por conducto de Isaac y de Jacob a quienes se hicieron las promesas. La gran mayoría de aquellos que se hacen miembros de la Iglesia son descendientes literales de Abraham por conducto de Efraín, hijo de José. Aquellos que no son descendientes literales de Abraham e Israel deben llegar a serlo, y cuando son bautizados y confirmados, son injertados en el árbol y tienen derecho a todas las facultades y privilegios de herederos” (Doctrina de Salvación, recop. por Bruce R. McConkie, 3 tomos, 1954–1956, tomo III, pág. 232).

Pida a un miembro de la clase que lea la séptima pregunta que aparece en la pizarra:

• Como miembros de la Iglesia, ¿cuáles son nuestras responsabilidades en cuanto al recogimiento de Israel?

Dé a los miembros de la clase la oportunidad de contestar la pregunta. Si lo desea, haga la pregunta que figura a continuación para fomentar el análisis. Si usó la actividad para despertar interés, tal vez desee mostrar la fotografía familiar y la plaqueta de identificación de misionero (u otro objeto) durante este análisis.

• La misión de la Iglesia es invitar a todos a venir a Cristo, y podemos lograrla al proclamar el Evangelio, redimir a los muertos y perfeccionar a los santos. ¿En qué forma contribuye la misión de la Iglesia al recogimiento de Israel?

3. El Salvador profetiza el recogimiento temporal de la casa de Israel.

• Pida a un miembro de la clase que lea en voz alta 3 Nefi 16:16 y 20:14. De acuerdo con estos versículos, ¿qué promesa específica extendió el Señor a los nefitas? (Se les darían las tierras de las Américas como herencia. Véase también 2 Nefi 1:5–7.) ¿Qué responsabilidades acompañan a esta promesa? (Véase Enós 1:10; Éter 2:8–9.)

• Pida a varios miembros de la clase que se turnen para leer los versículos de 3 Nefi 21:22–29. De acuerdo con estos versículos, ¿qué sucederá en esta tierra de herencia en los últimos días? (Se edificará una ciudad llamada la Nueva Jerusalén.)

Haga notar que la ciudad original de Jerusalén también será restaurada (3 Nefi 20:29–34). Se dará esa tierra a los judíos como herencia.

• El Salvador dijo que recogería a Su pueblo y que establecería Sión de nuevo entre ellos (3 Nefi 21:1). Aunque la palabra Sión a menudo se refiere a lugares específicos, también es una condición del corazón y de la mente. ¿Cómo se ha descrito a Sión en las Escrituras? (Algunos ejemplos se encuentran en D. y C. 97:21 y Moisés 7:18–19.) ¿En qué forma podemos comenzar hoy mismo a establecer Sión en nuestro hogar, en nuestro barrio y en nuestra estaca?

Conclusión

Recuerde a los miembros de la clase que, en los últimos días, el título casa de Israel abarca a todos los que se arrepienten, siguen a Jesucristo y se bautizan en Su Iglesia. Anime a los miembros de la clase a vivir de tal manera que sean dignos de formar parte del pueblo del convenio del Señor. De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.