“Les explicó todas las cosas”

El Libro de Mormón: Manual para el maestro, 1999


Objetivo

Ayudar a los miembros de la clase a sentir un deseo sincero de escudriñar las palabras de los profetas.

Preparación

  1. 1.

    Lea los pasajes de las Escrituras que se mencionan a continuación y medite y ore al respecto:

    1. a.

      3 Nefi 22; 23:1–5. El Salvador cita algunas de las profecías de Isaías acerca de la casa de Israel en los últimos días. Manda al pueblo escudriñar las palabras de Isaías y de otros profetas.

    2. b.

      3 Nefi 23:6–14; 24; 25. El Salvador manda al pueblo añadir a sus registros algunas de las palabras de Samuel el Lamanita y de Malaquías.

    3. c.

      3 Nefi 26. El Salvador explica todas las cosas desde el principio hasta el momento en que vendrá en Su gloria.

  2. 2.

    Lectura complementaria: Isaías 54; Malaquías 3–4.

  3. 3.

    Si está disponible la lámina Cristo pide los anales (Las bellas artes del Evangelio, 323), prepárese para utilizarla durante la lección.

  4. 4.

    Si va a usar la actividad para despertar interés, pida a uno o a varios niños de la Primaria o a uno o a varios miembros de la clase que se preparen para cantar “Escudriñar, meditar y orar” (Canciones para los niños, Nº 66). También podría tocar una cinta que contenga esa canción, o podría pedir a un miembro de la clase que se prepare para leer la letra de la canción.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar interés

Si lo desea, utilice la siguiente actividad, o una de su preferencia, para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

Escriba en la pizarra las siguientes palabras: Escudriñar, Meditar, Orar.

Pida a las personas asignadas que lean o canten “Escudriñar, meditar y orar”. Pida a los miembros de la clase que presten mucha atención a la canción y que mediten en el mensaje que transmite y en la forma en que se relaciona con nuestro estudio de las Escrituras.

Cuando termine la canción, explique que en esta lección se ilustra la forma en que el Salvador utilizó las Escrituras para enseñar valiosas verdades. Si escudriñamos las Escrituras, si meditamos y oramos en cuanto a ellas, comprenderemos mejor esas verdades.

Análisis y aplicación de las Escrituras

Con la ayuda de la oración, seleccione los pasajes de las Escrituras, las preguntas y otros materiales de la lección que mejor satisfagan las necesidades de los miembros de la clase. Analicen la forma en que los pasajes seleccionados se aplican al diario vivir. Anime a los miembros de la clase a compartir experiencias que hayan tenido que se relacionen con los principios que se encuentran en las Escrituras.

1. El Salvador cita algunas de las profecías de Isaías acerca de la casa de Israel.

Analicen 3 Nefi 22; 23:1–5. Pida a varios miembros de la clase que lean en voz alta los versículos que usted haya seleccionado. Explique que el capítulo 22 es un registro en el que el Salvador cita un capítulo entero de las enseñanzas de Isaías (Isaías 54) concerniente a la gloria de Sión en los últimos días.

• Isaías exhortó a la casa de Israel: “Ensancha el sitio de tu tienda… alarga tus cuerdas, y haz más fuertes tus estacas” (3 Nefi 22:2). ¿Qué simbolizan la tienda y las estacas? (Véase la cita que figura a continuación.) ¿Qué significa “ensancha el sitio de tu tienda” y “haz más fuertes tus estacas”?

El presidente Ezra Taft Benson dijo:

“Los profetas compararon a la Sión de los últimos días con una gran tienda que cubriera toda la tierra y que estuviera sostenida por cuerdas atadas a estacas. En nuestra época, por supuesto, las estacas son organizaciones locales que se encuentran en todo el mundo. En la actualidad, se está congregando a Israel en todas las estacas de Sión…

“Las estacas son una defensa para los santos, tanto del enemigo visible como del invisible. Esa defensa consiste en la guía que se recibe por medio del sacerdocio y que fortalece el testimonio y fomenta la solidaridad familiar y la rectitud personal” (“ ‘Fortalece tus estacas’ ”, Liahona, agosto de 1991, págs. 3, 4).

• ¿Qué podemos hacer individualmente y como familias para asegurar que nuestras estacas sean un refugio y una defensa contra el mal?

• ¿Cómo describió Isaías la relación que existe entre el Señor y la casa de Israel? (Véase 3 Nefi 22:4–10. Describió al Señor como el Marido y a Israel como la esposa.) ¿Qué nos enseña esta descripción acerca de la devoción que el Señor tiene para con Su pueblo?

El élder Jeffrey R. Holland enseñó: “Las imágenes de Jehová como el esposo e Israel como la esposa es una de las metáforas más comúnmente usadas en las Escrituras, que utilizan el Señor y Sus profetas para describir la relación que existe entre Dios y los hijos del convenio… En ocasiones, Cristo se ha enojado justificadamente debido a la conducta del pueblo de Israel, pero siempre ha sido de manera breve y pasajera, tan sólo ‘un breve momento’.

La compasión y la misericordia siempre regresan y prevalecen de manera sumamente tranquilizadora. Las montañas y los cerros podrán desaparecer; las aguas de los grandes mares se podrán secar… pero la misericordia y la paz del Señor nunca les serán quitadas a Su pueblo del convenio. él ha hecho un juramento celestial de que no estará enojado con ellos para siempre” (Christ and the New Covenant, 1997, pág. 290).

• ¿De qué forma describió el Señor el lugar en donde sería recogida la casa de Israel en los últimos días? (Véase 3 Nefi 22:11–12; véase también Apocalipsis 21:18–21.) ¿Cuáles son las promesas que se han hecho a los que vivan en ese lugar? (Véase 3 Nefi 22:13–17.) ¿En qué forma pueden esas promesas fortalecer a los afligidos?

• Después de citar esas profecías, Jesús dijo al pueblo: “Debéis escudriñar estas cosas” (3 Nefi 23:1). ¿Qué significa escudriñar las Escrituras en lugar de simplemente leerlas?

El élder Henry B. Eyring dijo: “No sólo atesoramos la palabra de Dios por medio de la lectura de las Escrituras, sino también al estudiarlas. Quizás nos nutramos más al meditar unas cuantas palabras y al permitir que el Espíritu Santo las convierta en tesoros para nosotros que al leer en forma rápida y superficial capítulos enteros de las Escrituras” (“ ‘Apacienta mis corderos’ ”, Liahona, enero de 1998, pág. 99).

• ¿En qué forma han sido bendecidos ustedes al estudiar las Escrituras? (Si lo desea, pida a los miembros de la clase que compartan experiencias que hayan tenido en las que ciertos pasajes de las Escrituras les hayan brindado inspiración o conocimiento o hayan llegado a ser importantes para ellos por haber servido de respuestas a sus problemas personales.)

• ¿Por qué era importante que el pueblo registrara las palabras del Salvador? (Véase 3 Nefi 23:3–5.)

• El Salvador mandó al pueblo: “Escudriñad los profetas, porque muchos son los que testifican de estas cosas” (3 Nefi 23:5). ¿De qué testifican los profetas? ¿En qué forma les ha fortalecido a ustedes el testimonio de los profetas antiguos y de los actuales?

2. El Salvador manda al pueblo añadir escritos a sus registros.

Lean y analicen los versículos de 3 Nefi 23:6–14; 24; 25 que usted haya seleccionado. Explique que después de mandar al pueblo que escribiera lo que él les había enseñado, Jesús continuó enseñando al pueblo acerca de otras Escrituras. Si está disponible la lámina Cristo pide los anales, muéstrela ahora.

• Jesús mandó que los nefitas añadieran a sus registros una profecía que hizo Samuel el Lamanita, en la cual dijo que “muchos santos… se levantarían de entre los muertos, y aparecerían a muchos, y les ministrarían” (3 Nefi 23:6–13). ¿Por qué era importante ese registro en particular? (Entre las respuestas se podría mencionar que el cumplimiento de la profecía de Samuel daba testimonio de la realidad de la Resurrección.)

• Después de que Jesús dijo al pueblo que escribiera la profecía de Samuel, ¿qué les mandó hacer? (Véase 3 Nefi 23:14.) ¿Qué cosas específicas podemos hacer para enseñar las palabras del Salvador con mayor eficacia?

• Jesús también le mandó al pueblo escribir algunas de las palabras del profeta Malaquías (3 Nefi 24:1). ¿Por qué no se habían incluido esas palabras en los registros de los nefitas? (Las palabras de Malaquías, profeta del Antiguo Testamento, no se incluyeron en las planchas de bronce porque éste vivió casi 200 años después de que Lehi salió de Jerusalén. Véase Guía para el Estudio de las Escrituras, “Malaquías”, pág. 128).

• ¿Qué enseñanzas de Malaquías tienen especial importancia para nosotros? (Pida a varios miembros de la clase que lean 3 Nefi 24:1, 8–18 y 25:1–6 para buscar las respuestas a esa pregunta. Si lo desea, divida la clase en cuatro grupos y pídale a cada grupo que busque uno de los siguientes pasajes y que describa lo que Malaquías enseñó. Después analicen los pasajes de la manera indicada.)

  1. a.

    3 Nefi 24:1; compárese con Malaquías 3:1. ¿Cuál es el mensajero enviado para preparar el camino para la segunda venida del Señor? (Véase D. y C. 45:9. El Evangelio restaurado, que incluye las llaves y los poderes que fueron restaurados por mensajeros celestiales.) ¿En qué forma se podría considerar a José Smith como un mensajero para la última dispensación?

  2. b.

    3 Nefi 24:8–12; compárese con Malaquías 3:8–12. ¿Qué bendiciones se prometen en estos versículos a los que pagan diezmos y ofrendas? ¿En qué forma han sido bendecidos ustedes al pagar sus diezmos y ofrendas?

  3. c.

    3 Nefi 24:13–18; compárese con Malaquías 3:13–18. ¿Por qué podrían algunas personas considerar que “en vano es servir a Dios”? (Véase 3 Nefi 24:14–15.) ¿Cómo podemos permanecer firmes en nuestra fe aun cuando parezca que la maldad prospera?

  4. d.

    3 Nefi 25:1–6; compárese con Malaquías 4:1–6. ¿Qué significa quedar sin raíz ni rama? (Consideren que las raíces son sus padres y antepasados y que las ramas son sus hijos y su posteridad. Para estar unidos a nuestras raíces y a nuestras ramas, debemos recibir las ordenanzas del templo.) ¿A quién dijo el Señor que enviaría antes de la Segunda Venida? ¿Cuándo y a dónde regresó Elías el profeta? (Véase D. y C. 110:13–16.) ¿Qué llaves restauró? (Las llaves del poder de sellamiento, que proporcionan el medio que nos permite unirnos con nuestros antepasados y con nuestra posteridad.)

3. El Salvador explica todas las cosas desde el principio.

Lean y analicen los versículos de 3 Nefi 26 que usted haya seleccionado.

• ¿Qué motivo dio el Salvador para enseñar a los nefitas las profecías de Malaquías? (Véase 3 Nefi 26:2.) ¿Qué enseñanzas de Malaquías han tenido valor especial para ustedes?

• ¿Qué enseñó el Salvador al pueblo después de hablar de las profecías de Malaquías? (Véase 3 Nefi 26:1, 3–5.) ¿Por qué debemos enseñar el Evangelio “desde el principio”, como lo hizo Jesús?

• En su registro, Mormón incluyó solamente “la menor parte” de lo que Jesús enseñó al pueblo (3 Nefi 26:8). ¿Cómo es que el contar solamente con esa pequeña porción pone a prueba nuestra fe? ¿Cómo podemos recibir “las cosas mayores”? (Véase 3 Nefi 26:9).

El presidente Spencer W. Kimball dijo: “A través de los años muchas personas me han preguntado: ‘¿Cuándo piensa usted que vayamos a recibir el resto de los registros del Libro de Mormón?’. Y yo les he dicho: ‘¿A cuántas personas de la congregación les gustaría leer la porción sellada de las planchas?’. Casi siempre el cien por ciento de las personas responden en forma positiva. Después pregunto a la misma congregación: ‘¿Cuántos de ustedes han leído la parte que se nos ha facilitado?’ Y hay muchos que no han leído el Libro de Mormón, la parte que no está sellada. A menudo buscamos lo espectacular, lo que no se puede obtener. He encontrado a muchas personas que desean vivir las leyes mayores cuando no viven las menores” (The Teachings of Spencer W. Kimball, ed. por Edward L. Kimball, 1982, págs. 531–532).

• Pida a un miembro de la clase que lea 3 Nefi 26:14, 16. ¿Qué nos indican esos versículos acerca del concepto que el Salvador tiene de los niños?

• ¿De qué manera se trataron unos a otros los nefitas que habían sido testigos de estos acontecimientos? (Véase 3 Nefi 26:19–21.) ¿Cómo podemos seguir su ejemplo en nuestro matrimonio, nuestra familia, nuestros barrios y nuestras estacas?

Conclusión

Explique que el Salvador nos demostró la importancia de las Escrituras cuando citó de ellas, cuando mandó que el pueblo las escudriñara y cuando añadió a ellas. Al escudriñar las Escrituras y al meditar y orar en cuanto a ellas, las comprenderemos con mayor profundidad y podremos enseñarlas con mayor eficacia a los demás.

De acuerdo con la inspiración del Espíritu, testifique de las verdades que se analizaron durante la lección.