El ser buenos ciudadanos

Doctrina y Convenios y la historia de la Iglesia: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2000


Asignación de lectura: D. y C. 58:21–22, 26–28; 98:4–10; 134; Artículo de Fe Nº 12; Nuestro Legado, páginas 133–134.

Los líderes de la Iglesia nos han alentado a ser buenos ciudadanos y a fortalecer nuestras comunidades y nuestros países. Hay muchas maneras de ser buenos ciudadanos; entre ellas, se cuentan el participar en los procedimientos gubernamentales o políticos, el obedecer la ley y el prestar servicio en nuestras comunidades.

• ¿Cuáles son los propósitos de tener gobiernos civiles? (Véase D. y C. 134:1, 6–8, 11.) ¿Qué podemos hacer en calidad de ciudadanos para que se realicen esos propósitos de los gobiernos?

• ¿Cuál es nuestra responsabilidad con respecto a las leyes del país? (Véase D. y C. 58:21–22; 98:4–6; 134:5–6; Artículo de Fe Nº 12.) ¿Cómo pueden tanto los padres como los maestros y los líderes enseñar a los niños a obedecer las leyes del país?

• ¿Cómo debemos tratar a los funcionarios del estado, como por ejemplo a los agentes de policía, etc.? (Véase D. y C. 134:3, 6.) ¿Cómo podemos manifestar nuestro agradecimiento por el trabajo que realizan?

• Lea D. y C. 58:27. ¿Cómo podemos estar “anhelosamente consagrados” a causas buenas en la comunidad?

Cadena de pasajes de las Escrituras: El ser un ciudadano responsable

  • Mateo 22:21.

  • 1 Timoteo 2:1–2.

  • D. y C. 58:21–22.

  • D. y C. 134:1.

  • Artículo de Fe Nº 12.