Aprendamos del señor por medio de los símbolos

Investidos de lo Alto: Seminario de Preparación para el Templo,, 2003


“…Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos…”(2 Nefi 28:30).

Objetivo

Ayudar a los miembros de la clase a comprender y apreciar el uso de los símbolos en el templo.

Preparación

  1. 1.

    Lleve a la clase una bandera de su país, o una foto o lámina de la bandera.

  2. 2.

    Pida a un alumno que resuma el relato de cómo respondió una de las Autoridades Generales a una pregunta en cuanto a los gárments del templo. El relato se encuentra en las páginas 23–24 y 26 del cuadernillo Cómo prepararse para entrar en el santo templo.

Nota al maestro: Las ordenanzas y los convenios del templo son sagrados y sólo pueden comentarse dentro del templo. Por lo tanto, los comentarios deben limitarse a las explicaciones indicadas en este manual.

Presentación de la lección

Pida a alguien que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los miembros de la clase si tienen alguna pregunta. Tome el tiempo que sea necesario para contestar las preguntas lo mejor que pueda y según le guíe el Espíritu del Señor. Tenga presente que hay ciertos aspectos de la obra del templo de los que no se debe hablar fuera del mismo.

Los símbolos son importantes en nuestro diario vivir

Explique que los símbolos se usan constantemente en nuestro diario vivir. Dibuje en la pizarra los símbolos que se encuentran a continuación u otros más apropiados. Pida a los presentes que describan lo que significa cada símbolo.

symbols

Muestre la bandera de su país o una lámina de ella, y pida a los alumnos que describan lo que la bandera significa para ellos.

• ¿Cuáles son otras cosas o acciones que demuestran patriotismo? (Una canción, un uniforme, una prenda de vestir especial, un día festivo, una celebración.)

Indique que estos símbolos representan patriotismo.

• ¿Cuáles son los símbolos del amor y el respeto? (Un obsequio o un anillo, un beso o un abrazo, la forma de un corazón.)

• ¿Tienen los símbolos el mismo significado para toda la gente? ¿Por qué, o por qué no?

• ¿Por qué usamos símbolos?

Permita que los miembros de la clase expresen sus ideas, que podrían ser las siguientes:

  1. 1.

    Los símbolos pueden ayudarnos a recordar cosas importantes.

  2. 2.

    Los símbolos pueden enseñarnos verdades abstractas que serían difíciles de entender de otra manera.

  3. 3.

    Los símbolos pueden representar sentimientos.

  4. 4.

    Los símbolos pueden enseñar principios distintos a cada uno según la disposición de aprendizaje personal de cada cual.

Explique que cuando los símbolos se repiten constantemente, aprendemos a entenderlos mejor.

Jesucristo y sus profetas emplearon símbolos

Explique que cuando el Salvador enseñaba, constantemente usaba símbolos.

• ¿En qué ocasiones enseñó el Señor por medio de símbolos?

Los miembros de la clase podrán mencionar, por ejemplo, la oveja perdida (véase Mateo 18:12–14), el grano de mostaza (véase Mateo 13:31–32) o la perla de gran precio (véase Mateo 13:45–46).

• ¿Por qué el Salvador usaba símbolos cuando enseñaba?

Deje que los miembros de la clase expresen sus opiniones. Después repase la siguiente declaración:

“El Señor mismo, el Maestro de maestros, instruyó a Sus discípulos enseñándoles constantemente con parábolas, una forma verbal de representar simbólicamente las cosas que de otro modo podrían ser difíciles de comprender. Hablaba de las experiencias comunes tomadas de la vida de sus discípulos y les hablaba de gallinas y polluelos, de aves, de flores, de zorras, de árboles, de ladrones, de bandidos, de las puestas de sol, de hombres ricos y hombres pobres… Habló de la semilla de mostaza y de la perla. Deseaba enseñar a quienes le escuchaban, y por esa razón les hablaba de cosas sencillas en un sentido simbólico. Ninguna de esas cosas es ni misteriosa ni desconocida, y todas ellas son simbólicas” (Cómo prepararse para entrar en el santo templo, pág. 10).

Explique que los profetas y apóstoles frecuentemente utilizaban símbolos para enseñar acerca de Cristo y de Su sacrificio expiatorio. La expiación de Jesucristo es el fundamento del Evangelio y de todas las bendiciones que recibimos, y hace que la salvación sea posible. Por este motivo, la mayoría de los símbolos que se encuentran en las Escrituras nos enseñan acerca del Salvador y de Su sacrificio expiatorio.

Pida a los miembros de la clase que lean Moisés 6:63.

• ¿Qué cosas hay en la tierra que dan testimonio del Salvador?

Pida que los integrantes de la clase lean Alma 13:16.

• ¿De qué forma las ordenanzas del sacerdocio testifican del Salvador?

Indique que antes de que el Salvador efectuara la Expiación, el pueblo del convenio del Señor ofrecía sacrificios de animales como símbolo del sacrificio expiatorio de Él (véase Moisés 5:4–8), pero esa práctica llegó a su fin con la muerte y resurrección del Salvador. En cambio, el Señor ahora nos manda que le ofrezcamos “como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito” (3 Nefi 9:20), y las ordenanzas del sacerdocio nos siguen ayudando a recordar el sacrificio expiatorio del Salvador. El élder Russell M. Nelson enseñó lo siguiente:

“…Hay ordenanzas esenciales en el Evangelio que simbolizan la Expiación. El bautismo por inmersión es simbólico de la muerte, sepultura y resurrección del Redentor. El participar de la Santa Cena renueva los convenios bautismales y también renueva nuestro recuerdo del cuerpo quebrantado del Salvador y la sangre que derramó por nosotros. Las ordenanzas del templo simbolizan nuestra reconciliación con el Señor y sellan a las familias para siempre” (“La Expiación”, Russell M. Nelson, Liahona, enero de 1997, pág. 39).

Los símbolos nos enseñan la verdad si somos espiritualmente sensibles

Explique que cuando el Salvador vivió en la tierra, Sus discípulos le preguntaron por qué enseñaba por medio de parábolas. Las parábolas son relatos que enseñan verdades importantes, que con frecuencia utilizan lenguaje de tipo simbólico. Pida a los alumnos que lean Mateo 13:10–12 para saber lo que dijo el Salvador.

• ¿Qué quiso decir el Salvador con esas palabras?

Explique que el Señor revela la verdad a quienes están preparados espiritualmente para comprenderla. Los que reciban la verdad con fe y obediencia recibirán más verdad. Los que no estén espiritualmente preparados y que no acepten la verdad, o la reciban con un corazón dudoso, perderán paulatinamente la verdad que poseen.

Las historias y los relatos que contienen símbolos presentan la verdad de tal modo que quienes están espiritualmente preparados entienden su significado, mientras que quienes no lo están, no lo entienden.

En la época del Salvador algunas personas entendieron el significado del mensaje de sus parábolas, pero otras no. Hoy ocurre lo mismo ya que existen diversos niveles de comprensión espiritual entre los miembros de la Iglesia que viven con rectitud.

Pida a los miembros de la clase que lean 2 Nefi 28:30 y Doctrina y Convenios 42:49–50.

• ¿Qué nos enseñan estos pasajes de las Escrituras en cuanto a cómo aprendemos la verdad de Dios?

Explique que todos podemos desarrollar un nivel de espiritualidad que nos permita entender el significado de los símbolos utilizados en el Evangelio, en las Escrituras y, especialmente, en el templo.

Las enseñanzas simbólicas más sagradas se reciben en el templo

Explique que las enseñanzas simbólicas más sagradas de la tierra se aprenden en el templo. De una manera simbólica, las enseñanzas y los ritos del templo nos llevan por un viaje ascendente hacia la vida eterna, finalizando con una entrada simbólica en la presencia de Dios. Los personajes que se representan, el lugar, la ropa que usamos, las señas dadas, y todos los acontecimientos que se desarrollan en el templo son simbólicos. Si los símbolos se comprenden, servirán para que cada persona reconozca la verdad y crezca espiritualmente.

“…todas las cosas tienen su semejanza, y se han creado y hecho todas las cosas para que den testimonio de mí; tanto las que son temporales, como las que son espirituales…” (Moisés 6:63).

Algunos de los símbolos son claros y su significado está a la vista. El templo es un símbolo en sí:

“…Si ustedes han visto de noche uno de los templos, totalmente iluminado, conocen la impresión que esa vista produce. La casa del Señor, bañada de luz, destacándose en medio de la obscuridad nocturna, viene a ser un símbolo del poder y la inspiración del Evangelio de Jesucristo, que se eleva como un faro en un mundo que se hunde cada vez más en la obscuridad espiritual” (Cómo prepararse para entrar en el santo templo, pág. 10).

La ropa del templo también tiene un significado simbólico. Cuando entramos en el templo, nos cambiamos la ropa de calle por la ropa blanca del templo, la cual simboliza pureza. El presidente James E. Faust ha dicho al respecto:

“El principio de que ‘Dios no hace acepción de personas’ [Hechos 10:34] es fundamental en la adoración que tiene lugar en el templo; entre sus sagrados muros no hay diferencias a causa de la profesión, la riqueza, la posición social, la raza y la educación; todos se visten de blanco, todos reciben las mismas enseñanzas, todos hacen los mismos convenios y promesas y todos reciben las mismas eternas y trascendentales bendiciones si son dignos de reclamarlas. Todos son iguales ante su Creador” (“La eternidad ante nosotros”, James E. Faust, Liahona, julio de 1997, pág. 21).

Explique que los miembros que reciben las ordenanzas del templo y hacen convenios con Dios usan gárment (ropa interior especial) por el resto de sus vidas. Lea la siguiente declaración:

“El gárment representa convenios sagrados; consolida la modestia y llega a ser una protección para quien lo usa… El gárment, que cubre el cuerpo, es un recordatorio [de los convenios del templo]. Para muchos miembros de la Iglesia, el gárment ha constituido una barrera de protección cuando el que lo lleva puesto se ha visto enfrentado a la tentación. Entre otras cosas, simboliza nuestro profundo respeto por las leyes de Dios, entre ellas la norma de moralidad” (Cómo prepararse para entrar en el santo templo, págs. 23, 26).

Pida al miembro de la clase asignado que resuma cómo una de las Autoridades Generales describió el propósito del gárment del templo (véase Cómo prepararse para entrar en el santo templo, págs. 23–24, 26).

Explique que casi todo aspecto de la ceremonia del templo es simbólico, lo cual significa que cada persona debe estar espiritualmente preparada para entender la naturaleza simbólica de la investidura del templo.

• ¿Qué puede impedir que una persona sea sensible al Espíritu cuando se encuentre en el templo?

Los presentes podrán mencionar cosas tales como las siguientes:

  1. 1.

    Puede que la persona no sea digna. Alguien que no se haya arrepentido sinceramente y no se haya preparado con oración y humildad para entrar en el templo no le encontrará sentido a los símbolos y el significado de éstos permanecerá oculto.

  2. 2.

    Puede que la persona carezca de fe. Alguien que no tenga fe en Jesucristo ni en la ceremonia del templo probablemente no reciba la inspiración necesaria del Espíritu Santo para entender la investidura del templo.

  3. 3.

    Puede que la persona se fije tanto en la forma en que se realizan las ceremonias que probablemente pase por alto las enseñanzas poderosas representadas por los símbolos.

• ¿Cómo podemos prepararnos para tener sensibilidad espiritual en el templo?

Conclusión

Señale que los que van al templo por primera vez pueden esperar aprender muchas cosas nuevas y sentir el poder del Espíritu del Señor. Anime a los miembros de la clase a prepararse espiritualmente para la experiencia que van a tener en el templo. Recuérdeles que todo lo que se presenta allí no se puede entender asistiendo sólo una vez. Deben regresar al templo tan a menudo como sea posible para continuar aprendiendo y para renovar sus sentimientos espirituales.

Invite a alguien a ofrecer la última oración.