Preparémonos para entrar en el santo templo

Investidos de lo Alto: Seminario de Preparación para el Templo,, 2003


“Y si mi pueblo me edifica una casa en el nombre del Señor, y no permite que entre en ella ninguna cosa inmunda para profanarla, mi gloria descansará sobre ella”(D. y C. 97:15).

Objetivo

Preparar a los alumnos para ser dignos de entrar en el templo.

Presentación de la lección

Pida a alguien que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los miembros de la clase si tienen alguna pregunta. Tome el tiempo que sea necesario para contestar las preguntas lo mejor que pueda y según le guíe el Espíritu del Señor. Tenga presente que hay ciertos aspectos de la obra del templo de los que no se debe hablar fuera del mismo.

Toda persona debe prepararse para ir al templo

Explique que cada persona es responsable de seguir el camino que le llevará a las bendiciones del templo.

Comente en forma breve las cinco ideas que se encuentran a continuación. Cada una presenta una manera en la que debemos prepararnos para entrar en el templo. Es buena idea anotar cada punto en la pizarra.

1. Toda persona debe ser digna.

Pida a los alumnos que lean Doctrina y Convenios 97:15–17.

• ¿Qué enseña este pasaje acerca de la importancia de ser digno al entrar en el templo?

El presidente Howard W. Hunter nos pidió que consideremos las “actitudes y el comportamiento correctos que el Señor nos indicó en el consejo que dio a los santos de Kirtland, por medio del profeta José Smith, cuando éstos se preparaban para edificar un templo”.

Este consejo se encuentra en Doctrina y Convenios 88:119. Pida a los miembros de la clase que lean este pasaje.

También pida a los alumnos que consideren la pregunta del presidente Hunter: “¿Deseamos tener la actitud y el comportamiento necesarios para obtener estas cosas en nuestra vida?” (“El símbolo supremo de ser miembros de la Iglesia”, Liahona, noviembre de 1994, pág. 4).

2. Toda persona debe ser humilde.

Toda persona que entre en el templo debe hacerlo con una actitud de humildad, con el deseo de ser instruida de lo alto.

• ¿Por qué es tan importante la humildad a la hora de servir y aprender en el templo?

Pida a los miembros de la clase que lean Doctrina y Convenios 136:32–33.

• ¿Qué nos enseña este pasaje acerca de la importancia de la humildad? ¿Cómo pueden aplicar este consejo cuando asistan al templo por primera vez?

3. Toda persona debe entender que para ganar la vida eterna es esencial recibir las ordenanzas y los convenios del templo.

“Organizaos; preparad todo lo que fuere necesario; y estableced una casa, sí, una casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción, una casa de gloria, una casa de orden, una casa de Dios”(D. y C. 88:119).

El presidente Harold B. Lee declaró: “Las ceremonias del templo están hechas por un Padre Celestial sabio, que las ha revelado a nosotros en estos últimos días. Tienen el propósito de guiarnos y protegernos a lo largo de nuestra vida, para que ustedes y yo no perdamos la oportunidad de merecer la exaltación en el reino celestial, donde Dios y Cristo viven” (“Enter a Holy Temple”, Improvement Era, junio de 1967, pág. 144).

El presidente Joseph Fielding Smith dijo: “Estas bendiciones nos aseguran, mediante nuestra fidelidad, la perla de gran precio que el Señor nos ha ofrecido, pues éstas son las más grandes bendiciones que podemos recibir en esta vida. Ingresar a la Iglesia es cosa maravillosa, pero uno no puede recibir exaltación hasta que haya hecho convenios en la casa del Señor y recibido las llaves y autoridades que son conferidas allí y que no pueden ser dadas en ningún otro lugar de la tierra hoy en día” (Doctrina de Salvación, tomo II, pág. 239).

4. Toda persona debe entender la importancia que tiene el uso del gárment del templo.

Explique que los que han participado en la ceremonia del templo son privilegiados porque pueden usar el gárment del santo sacerdocio. En una declaración a la Iglesia, la Primera Presidencia expresó lo siguiente:

“Los miembros de la Iglesia que han ido al templo han hecho un convenio de usar el gárment durante toda la vida. Eso significa que deben usarlo como ropa interior tanto de día como de noche…

“La regla básica es que el gárment se debe usar siempre y no se deben buscar ocasiones de sacárselo… Cuando haya que sacarse el gárment,…uno debe volver a ponérselo en cuanto le sea posible. “El principio de la decencia y la norma de cubrir el cuerpo de forma apropiada forman parte del convenio y deben ser una guía para la ropa que se use. Los miembros investidos de la Iglesia usan el gárment como un recordatorio de los sagrados convenios que han hecho con el Señor y también como una protección contra las tentaciones y las fuerzas del mal. El uso del gárment es una demostración externa de la determinación de seguir a nuestro Salvador” (carta de la Primera Presidencia, 10 de octubre de 1988).

5. Toda persona debe prepararse para adorar de una manera sagrada y personal.

Antes, durante, y después de las ceremonias del templo, hay oportunidades para que una persona medite y se acerque a nuestro Padre Celestial y a Jesucristo. Todos tenemos preguntas que necesitan respuestas, cargas que aliviar y problemas que resolver. Muchas personas han utilizado el templo como un lugar para apartarse del mundo y comunicarse con nuestro Padre Celestial. Otros han encontrado en el templo respuestas, paz, y gozo.

El presidente Ezra Taft Benson enseñó lo siguiente: “El templo es un lugar en el que se reciben revelaciones personales. En momentos en que me he sentido abrumado por un problema, he ido a la Casa del Señor rogando en mi corazón que se disiparan mis dudas, y he recibido la respuesta en una forma muy clara” (“What I Hope You Will Teach Your Children about the Temple”, Ensign, agosto de 1985, pág. 8).

Explique que en el templo podemos dar los nombres de las personas que tengan necesidades especiales para que quienes asistan al templo unan su fe y oraciones a favor de dichas personas.

Preparaciones especiales al asistir al templo por primera vez

La información que se encuentra a continuación ayudará a cada persona que vaya al templo por primera vez a hacer los arreglos necesarios y a tener una experiencia edificante. Comente con los miembros de la clase la información que se aplique a sus circunstancias.

  1. 1.

    La recomendación para el templo. Obtengan una recomendación para el templo. Asegúrense de llevarla con ustedes al templo, ya que sólo pueden entrar los que tienen una recomendación vigente. Mientras continúen viviendo dignamente, la recomendación les permitirá entrar en cualquier templo de la Iglesia tan a menu- do como lo deseen durante los próximos dos años. Para renovar la recomendación, les entrevistará un miembro del obispado o el presidente de rama y un miembro de la presidencia de estaca o el presidente de misión.

  2. 2.

    Planear y establecer una fecha para la visita. Antes de ir al templo para recibir la investidura o para sellarse, llamen al templo para sacar una cita. Averigüen a qué hora deben llegar, cuánto tiempo tendrán que quedarse y qué necesitarán llevar. Si no hablan el idioma del templo que estén visitando, soliciten ayuda.

  3. 3.

    Planes de viaje. Si viven a una gran distancia del templo, deben considerar los detalles siguientes:

    • Hagan los arreglos de transportación, alojamiento y comidas por adelantado; si fuera posible, quizá les sería más conveniente viajar en grupo.

    • Si necesitan moneda extranjera, planeen con anticipación cambiar su dinero por el del país en donde se encuentre el templo.

    • Lleven dinero suficiente para cubrir todos los gastos. Quizás necesiten comprar más gárments, alquilar ropa del templo, y pagar viajes y alojamiento. (Haga notar que en muchos templos no se puede alquilar la ropa necesaria, así que la Primera Presidencia insta a todos los miembros a comprar su propia ropa para el templo.)

  4. 4.

    La vestimenta. Cuando visiten el templo, vístanse como para ir a una reunión dominical. Las hermanas no deben ir con pantalones.

  5. 5.

    Los acompañantes. Los que vayan al templo por primera vez pueden llevar un acompañante. Éste puede ser un familiar o un amigo del mismo sexo que haya estado previamente en el templo, o un obrero del templo. Los obreros del templo les ofrecerán ayuda y guía en todo momento.

  6. 6.

    Los sellamientos. Si planean realizar sellamientos por sus antepasados fallecidos, deben llevar consigo las hojas de registro de grupo familiar llenas. Si usted y su cónyuge se van a sellar o si van a sellarse con sus hijos, deben llevar su propia hoja de registro de grupo familiar. Si van a casarse, deben cumplir con todas las leyes locales y llevar una licencia legal de matrimonio válida en el lugar donde se efectuará el casamiento. Para obtener información más detallada en cuanto a las ordenanzas del templo que se administran para los vivos y los muertos lean detalladamente la Guía para los miembros sobre las obras del templo y de Historia Familiar (ordenanzas y convenios) (34697 002). También pueden comunicarse con el registrador del templo al que piensan asistir.

  7. 7.

    El cuidado de los niños. Si los niños van al templo para participar en una ceremonia de sellamiento, se les atenderá en el cuarto de espera de los niños hasta que llegue el momento de ir a la sala de sellamientos. A los niños se les proveerá de ropa blanca y cuando la ceremonia termine, ellos volverán al cuarto de espera y permanecerán allí hasta que ustedes vayan a buscarles. No se atiende a niños que no participen en un sellamiento.

  8. 8.

    Los gárments. Antes de entrar en el templo tendrán que comprar uno o dos pares de gárments. No se los pongan antes de ir al templo. Después que hayan participado de la ceremonia de la investidura y cuando se sientan cómodos de haber encontrado la talla y la tela adecuados, pueden comprar más gárments. Algunas personas prefieren lavar antes los primeros gárments que compraron, para asegurarse de que les sientan bien antes de comprar más. Los gárments del templo son fabricados por la Iglesia y se pueden comprar por medio de los servicios de distribución de la Iglesia.

    “Las ceremonias del templo fueron diseñadas por un Padre Celestial sabio… para que ustedes y yo no perdamos la oportunidad de merecer la exaltación en el reino celestial” (Presidente HaroldB. Lee).

  9. 9.

    La ropa del templo. La Primera Presidencia ha alentado a los miembros a comprarse y usar su propia ropa del templo. En algunos templos se puede alquilar la ropa por un bajo precio, pero se prefiere que los miembros tengan y cuiden su propia ropa del templo. El obispo o presidente de rama pueden informarles acerca de dónde se puede comprar este tipo de ropa.

Las hermanas pueden llevar su propio vestido de novia para el casamiento en el templo. El vestido debe ser blanco, de mangas largas, sin cola, la tela y el modelo no deben ser ostentosos ni debe tener adornos exagerados.

Conclusión

Comparta su testimonio sobre la naturaleza sagrada de la obra que se lleva a cabo en los templos, y exprese la felicidad que siente al ver a los miembros de la clase prepararse para entrar en el templo.

Invite a alguien a ofrecer la última oración.

Luego de esta lección, si fuera posible, los participantes y el instructor deben asistir juntos al templo.