La diversión y los medios de comunicación

"La diversión y los medios de comunicación," Para la Fortaleza de la Juventud: Cumplir nuestro deber a Dios, (2001)


Cualquier cosa que leas, que escuches o que veas tiene un efecto en ti; por lo tanto, elige únicamente el entretenimiento y los medios de comunicación que te edifiquen. La diversión sana te ayudará a tener buenos pensamientos y a tomar decisiones correctas; permitirá que te diviertas sin privarte del Espíritu del Señor.

Aunque hay mucho entretenimiento bueno, algunas diversiones te pueden alejar del que vivas con rectitud. A menudo hay material ofensivo en algunos sitios web, conciertos, películas, música, videocasetes, DVDs, libros, revistas, películas y otros medios de comunicación. Satanás se vale de ese tipo de entretenimiento para engañarte al hacer que lo que es incorrecto y malo parezca normal y emocionante.

No asistas a ningún entretenimiento que sea vulgar, inmoral, violento ni pornográfico, ni lo mires ni participes en él de ninguna forma. No participes en entretenimiento que represente en cualquier forma la inmoralidad o el comportamiento violento como algo aceptable.

La pornografía en todas sus formas es especialmente peligrosa y adictiva. Lo que podría comenzar como algo para satisfacer la curiosidad, se puede convertir en un hábito destructivo que controle tu vida; te puede llevar a la transgresión sexual e incluso al comportamiento criminal. La pornografía es un veneno que debilita tu autodominio, que cambia tu modo de ver a las personas, que hace que pierdas la guía del Espíritu y que incluso puede afectar tu habilidad para tener una relación normal con tu futuro cónyuge. Si llegas a toparte con la pornografía, aléjate de ella de inmediato.

Los actos de violencia que se presentan en los medios de comunicación muchas veces dan un aire seductor a la conducta maliciosa; esos actos ofenden al Espíritu y te hacen menos capaz de responder a los demás de manera sensible y comprensiva, ya que no son compatibles con el mensaje del Salvador de amarse unos a otros.

Ten el valor de salir del cine o de una fiesta donde se muestren videos, de apagar la computadora o la televisión, de cambiar la estación de radio o de dejar de lado una revista si lo que se esté presentando no reúne las normas de tu Padre Celestial. Hazlo incluso si otros no lo hacen. Haz saber a tus amistades y familiares que te propones guardar las normas de Dios. Tú posees el don del Espíritu Santo, el cual te brindará fortaleza y te ayudará a tomar decisiones correctas.

Moroni 7:12–19