El salir con jóvenes del sexo opuesto

"El salir con jóvenes del sexo opuesto," Para la Fortaleza de la Juventud: Cumplir nuestro deber a Dios, (2001)


En las culturas en las que el salir con jóvenes del sexo opuesto o el noviazgo son aceptables, eso te servirá para desarrollar amistades duraderas y, con el tiempo, encontrar una pareja eterna. Sal únicamente con personas que tengan normas elevadas y en cuya compañía puedas mantener las tuyas. El joven y la señorita que salen juntos tienen la responsabilidad de ayudarse mutuamentea mantener sus normas y a proteger el honor y la virtud mutua. Debes honrar la santidad del sacerdocio y del ser mujer.

No salgas con jóvenes del sexo opuesto hasta que tengas por lo menos dieciséis años de edad. El empezar a salir antes de eso puede llevar a la inmoralidad, a limitar el número de otras personas jóvenes a las que podrías conocer, y a privarte de experiencias que te ayuden a elegir una pareja eterna.

No todos los adolescentes necesitan salir con jóvenes del sexo opuesto ni desean hacerlo. Muchos no salen durante sus años de adolescencia porque aún no tienen interés en hacerlo, no tienen oportunidades de hacerlo, o simplemente desean demorar el tener una relación seria. No obstante, puedes y debes desarrollar buenas amistades a toda edad.

Cuando empieces a salir, hazlo en grupo o con varias parejas; evita salir con frecuencia con la misma persona. Asegúrate de que tus padres conozcan a la persona con la que vayas a salir. Sería aconsejable invitar a esa persona a participar en actividades con tu familia. Planifica salidas en pareja que sean positivas y económicas, y que contribuyan a que ustedes se conozcan mutuamente. Haz cosas que te servirán a ti y a tu pareja a mantener su dignidad y a permanecer cerca del Espíritu del Señor.

2 Corintios 6:14