Deberes del sacerdocio

Cumplir Mi Deber a Dios: Para poseedores del Sacerdocio Aarónico


El Señor ha dicho que todo poseedor del sacerdocio debe “…[aprender]… su deber” y “obrar con toda diligencia” (véase D. y C. 107:99). Esta sección te ayudará a aprender y a cumplir tus deberes como diácono, los cuales se explican en Doctrina y Convenios 20:57, 59; 84:111. Tus deberes se organizan en tres grupos:

  • Administrar las ordenanzas del sacerdocio

    Los diáconos reparten la Santa Cena.

  • Prestar servicio a los demás

    Los diáconos ayudan al obispo a “…administrar… las cosas temporales” (D. y C. 107:68). Eso podría incluir recoger las ofrendas de ayuno, cuidar a los pobres y necesitados, cuidar el centro de reuniones y los jardines, servir de mensajero del obispo en las reuniones de la Iglesia y cumplir otras asignaciones que recibas del presidente del quórum.

  • Invitar a todos a venir a Cristo

    Los diáconos tienen que “…velar por la iglesia y… ser sus ministros residentes” (D. y C. 84:111). Tienen que “…amonestar, exponer, exhortar, enseñar e invitar a todos a venir a Cristo” (D. y C. 20:59). Eso incluye ser un buen ejemplo, hermanar a los miembros del quórum y a otras personas, informar a los miembros sobre las reuniones de la Iglesia, discursar en las reuniones, compartir el Evangelio y dar testimonio.

Administra las ordenanzas del sacerdocio

“Y siempre procuraréis hacer esto, tal como yo lo he hecho, así como he partido pan y lo he bendecido y os lo he dado” (3 Nefi 18:6).

Aprende

  • Lee Doctrina y Convenios 20:76–79. ¿Qué representan el pan y el agua de la Santa Cena? Lee Lucas 22:19–20 y 3 Nefi 18:1–11. ¿A quién representas al repartir la Santa Cena?

  • Hazles a tus padres o a los líderes del quórum las preguntas siguientes y escribe sus respuestas:

    1. ¿Qué significa para ustedes la ordenanza de la Santa Cena?

    2. ¿Qué puedo hacer yo como diácono para ayudarles a tener una experiencia edificante con la Santa Cena?

  • Después de conversar con tu quórum, escribe en la siguiente página lo que harás para repartir la Santa Cena de manera tal que demuestre reverencia hacia el Salvador y Su expiación, y que motive a los demás a hacer lo mismo. También escribe lo que harás para tener una experiencia más edificante al participar de la Santa Cena.

Actúa

Las cosas que haré para demostrar reverencia al repartir la Santa Cena y para motivar a los demás a hacer lo mismo:

Lo que haré para tener una experiencia más edificante al participar de la Santa Cena:

Comparte

  • Después de seguir tu plan, conversa con los miembros de tu quórum sobre la forma en que tus experiencias con la Santa Cena te han servido para ser más reverente.

Al elaborar tu plan, ten en cuenta cosas como tu modo de vestir, tus pensamientos y el comportamiento que demuestras antes y durante la ordenanza.

Presta servicio a los demás

“…cuando os halláis al servicio de vuestros semejantes, sólo estáis al servicio de vuestro Dios” (Mosíah 2:17).

Aprende

  • Escribe lo que aprendas sobre el servicio a los demás de los siguientes pasajes de las Escrituras: Santiago 1:27, Mosíah 2:17 y Mosíah 18:8–10. Habla con uno de tus padres o con un líder de quórum acerca de la relación que existe entre el ser poseedor del sacerdocio y el servicio a los demás.

  • Intercambia ideas con los miembros del quórum en cuanto a las oportunidades que tienen de prestar servicio a los demás (pide al obispo o a los líderes de quórum que te den ideas). Como poseedor del Sacerdocio Aarónico tú prestas servicio a los demás al ayudar al obispo o al presidente de rama a “…administrar… las cosas temporales” (D. y C. 107:68). Eso podría incluir cuidar a los pobres y necesitados, limpiar el centro de reuniones y los jardines, recoger las ofrendas de ayuno y cumplir las asignaciones que recibas del presidente del quórum. También podría incluir proyectos de servicio que tú decidas realizar por tu cuenta.

  • Haz una lista de cosas concretas que tu quórum hará para prestar servicio. También planea varias cosas que harás por tu cuenta para prestar servicio, incluso el servicio a los integrantes de tu familia.

Actúa

El plan de mi quórum para prestar servicio:

Mi plan personal para prestar servicio:

Comparte

  • Comparte con uno de tus padres o con los miembros de tu quórum algunas experiencias que hayas tenido al prestar servicio a otras personas. Por ejemplo, podrías hablar de la forma en que el prestar servicio ha influido en ti y en las personas a las que hayas servido.

Invita a tus padres a prestar servicio contigo; ésa es una buena manera de estrechar tus lazos con ellos y mejorar la calidad del servicio que prestes.

Invita a todos a venir a Cristo

“…sé ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza” (1 Timoteo 4:12).

Aprende

  • Lee Doctrina y Convenios 20:59. ¿Qué significa para ti la frase “venir a Cristo”? Comparte tus ideas y sentimientos con un líder de quórum o con tus padres, y pregúntales qué significa esa frase para ellos.

  • Fíjate en el contraste que existe entre el relato misional de Ammón (Alma 17–19) y el de Coriantón (Alma 39:1–11). ¿Qué influencia tuvo la forma de actuar de ellos en las personas a las que enseñaron? Considera cómo puedes dar un buen ejemplo que contribuya a que las personas vengan a Cristo.

  • Piensa en familiares y en amigos a los que podrías invitar a venir a Cristo. Anota sus nombres y lo que harás para ayudarles (por ejemplo: invitarlos a una actividad de la Iglesia, o darles un ejemplar del Libro de Mormón o una revista de la Iglesia).

Actúa

Maneras en que daré un buen ejemplo a los demás:

Nombres de las personas que ayudaré a venir a Cristo y cómo lo haré:

Comparte

  • Escribe en un diario o en una libreta las experiencias que tengas al invitar a otras personas a venir a Cristo. También escribe las maneras en las que creas que podrías llegar a ser un mejor misionero. Considera la idea de compartir tus experiencias con los demás.

Puedes ser misionero mucho tiempo antes de ser llamado a prestar servicio en una misión de tiempo completo. Piensa en la forma en que puedes serlo en el hogar, en la escuela y con tus amigos.

Repaso

Hacia el final de tus años de diácono, conversa con tus padres o con un líder del sacerdocio sobre las experiencias que hayas tenido al seguir tu plan de administrar las ordenanzas del sacerdocio, de prestar servicio a los demás y de invitar a todos a venir a Cristo. Analiza la forma en que hayas bendecido a los demás mediante el servicio en el sacerdocio. Comenta cómo tus experiencias te ayudan para llegar a ser un fiel siervo en el sacerdocio.

Mi firma

Fecha

Firma de uno de los padres o de un líder

Fecha