“Seréis mi especial tesoro”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras:

  1. a.

    Éxodo 15:22–27; 16:1–31; 17:1–7. Los hijos de Israel murmuran porque tienen sed y hambre; el Señor les proporciona agua, maná y codornices.

  2. b.

    Éxodo 17:8–13; 18:13–26. Amalec ataca a Israel. Israel prevalece cuando Moisés alza las manos; pero cuando se cansa y las baja, prevalece Amalec. Aarón y Hur le sostienen las manos a Moisés e Israel gana la batalla (17:8–13). Moisés nombra jueces y delega en ellos autoridad (18:13–26).

  3. c.

    Éxodo 19–20. El Señor se reúne con Moisés en el monte de Sinaí y da los Diez Mandamientos a Israel.

  4. d.

    Éxodo 32–34. Moisés recibe las tablas de piedra que contienen instrucciones del Señor, pero las rompe cuando ve al pueblo adorar a un becerro de oro (31:18; 32:1–24). El Señor quita a Israel las ordenanzas del Sacerdocio de Melquisedec y da al pueblo una ley menor, la ley de Moisés (Traducción de José Smith, Éxodo 34:1–2). Moisés alisa nuevas tablas de piedra, pero éstas no contienen “las palabras del convenio sempiterno del santo sacerdocio” (Éxodo 34:1–5; Traducción de José Smith, Deuteronomio 10:2). El pueblo hace pacto de obedecer la ley de Moisés (34:10–35).

• ¿En qué forma representa el maná a Cristo? (Véase Juan 6:35.) ¿En qué se diferencia del maná el pan de vida de Cristo? (Véase Juan 6:48–51.) ¿Cómo podemos participar diariamente del pan de vida de Cristo?

• ¿Qué les prometió el Señor a los hijos de Israel si eran obedientes? (Véase Éxodo 19:3–6.) ¿De qué manera se aplican esas promesas a nosotros en la actualidad?

• ¿Por qué les dio el Señor la ley de Moisés a los hijos de Israel? (Véase Gálatas 3:23–24; Mosíah 13:29; Alma 25:15–16; D. y C. 84:19–27.) ¿De qué manera contribuiría esa ley a santificar a Israel y a llevarlo a Cristo? (Véase Mosíah 13:30; Alma 34:14–15.)

• ¿Cuándo se cumplió la ley de Moisés? (Véase 3 Nefi 15:4–10.) Ahora que el Señor no requiere más que se efectúen sacrificios de animales, lo cual era una parte importante de la ley de Moisés, ¿qué sacrificio nos pide que hagamos? (Véase 3 Nefi 9:19–22.) ¿Qué significa ofrecer un corazón quebrantado y un espíritu contrito?

Lectura complementaria: Salmos 78; 1 Corintios 10:1–11; Doctrina y Convenios 84:19–27.