“Fuera de mí no hay quien salve”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie Isaías 40–49.

• Repase Isaías 40:28–31; 42:16; 43:1–4; 44:21–23 y 49:14–16. Al leer cada uno de estos pasajes, busque las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué atributo del Salvador se menciona en este pasaje? ¿En qué forma el conocer ese atributo aumenta nuestra fe en el Salvador?

• En las Escrituras se utiliza muchas veces el término Babilonia como símbolo de la iniquidad del mundo. ¿Cuáles son las consecuencias del procurar las vías del mundo? (Véase Isaías 47:1, 5, 7–11.) ¿Qué ha prometido el Señor a quienes le busquen a Él en lugar de seguir al mundo? (Véase Isaías 48:17–18.)

• Muchas de las profecías de Isaías 49 se aplican tanto a la obra del Salvador como a la obra de Sus siervos. ¿Qué enseña lo que dice en Isaías 49:1–6 sobre nuestras responsabilidades en los postreros días?