“Si perezco, que perezca”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras:

  1. a.

    Daniel 1. Daniel y sus amigos rehúsan comer la comida del rey Nabucodonosor (1:1–16). El Señor los bendice con buena salud y sabiduría (1:17–21).

  2. b.

    Daniel 3. Sadrac, Mesac y Abed-nego rehúsan adorar al ídolo del rey Nabucodonosor (3:1–12). Éste los echa dentro de un horno de fuego ardiendo y el Señor los salva de la muerte (3:13–30).

  3. c.

    Daniel 6. Los hombres del rey Darío le persuaden a firmar un edicto que promulgaba que por el término de treinta días todas las peticiones se debían dirigir únicamente a él, y no a otro hombre ni a Dios (6:1–9). A pesar del edicto del rey, Daniel ora a Dios (6:10–13). Como castigo por su desobediencia, es echado en el foso de los leones (6:14–17); el Señor envía a un ángel para protegerlo (6:18–23).

  4. d.

    Ester 3–5; 7–8. Mardoqueo, primo de Ester, se niega a inclinarse ante Amán (3:1–4). Amán persuade al rey Asuero a promulgar un decreto para matar a todos los judíos del reino (3:5–14). Ester se entera del plan que tiene Amán de dar muerte a su pueblo y, poniendo en peligro la vida, va a pedirle ayuda al rey Asuero (4:1–17). El rey accede a la invitación de Ester de asistir con Amán a un banquete (5:1–8). Durante el mismo, Ester revela el complot de Amán de matar a los judíos (7:1–6). El rey manda ahorcar a Amán (7:7–10), honra a Mardoqueo y le concede a Ester la anulación del edicto (8:1–17).

Daniel fue llevado cautivo de Jerusalén a Babilonia cuando todavía era un niño. A él y a otros destacados jóvenes hebreos, entre los cuales se encontraban sus amigos Sadrac, Mesac y Abed-nego, se les brindó instrucción en la corte del rey Nabucodonosor.

Ester era una mujer judía que vivió poco después de la época de Daniel. A la muerte de sus padres, la crió su primo Mardoqueo. Ester era muy hermosa y Asuero, el rey de Persia y de Media, quedó tan prendado de su hermosura que se casó con ella y la hizo reina.

• ¿Qué propusieron Daniel y sus amigos cuando les dieron la comida y el vino del rey? (Véase Daniel 1:8–14.) ¿En qué se parecen las bendiciones que ellos recibieron a las promesas que el Señor nos ha hecho si obedecemos la Palabra de Sabiduría? (Véase Daniel 1:15, 17, 20; D. y C. 89:18–20.)

• ¿Qué sucedió cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron echados en el horno? (Véase Daniel 3:21–27.) ¿Quién estuvo en el horno con ellos? (Véase Daniel 3:25; véase también el versículo 28.) ¿Cómo nos ayuda el Salvador cuando nos acercamos a Él durante nuestras tribulaciones?

• ¿Qué problemas enfrentamos en la actualidad para los que se necesita una valentía semejante a la de Ester? ¿Qué bendiciones recibiremos si nos esforzamos por hacer lo correcto aun cuando las consecuencias que enfrentemos sean difíciles?

Lectura complementaria: Ester 1–2; 6; 9–10.