“Dios se proveerá de cordero”

El Antiguo Testamento: Guía de estudio para el miembro de la clase, 2001


Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras:

  1. a.

    Abraham 1:1, 5–20. Siendo Abraham joven, lo persiguen los sacerdotes falsos de Faraón que tratan de sacrificarlo, pero Jehová lo salva.

  2. b.

    Génesis 15–17; 21. Ya entrado en años, a Abraham se le promete descendencia (15:1–6). Sarai (Sara) le da a Agar como esposa a Abraham; y ésta da a luz a Ismael (16:1–16). Dios habla nuevamente de Su pacto con Abraham y le promete que será padre de muchas naciones (17:1–14). Se le anuncia el nacimiento de Isaac, por medio de quien el pacto continuaría (17:16–22). Sara da a luz a Isaac (21:1–12).

  3. c.

    Génesis 22. Dios ordena a Abraham que sacrifique a Isaac (22:1–2). Abraham se prepara para sacrificar a Isaac, pero Dios proporciona un carnero para que sea sacrificado en lugar del muchacho (22:3–19).

Nota: En Génesis 17, dice que el Señor cambió el nombre de Abram a Abraham y el de Sarai a Sara (véanse los versículos 5 y 15). Los nombres Abraham y Sara se utilizan a lo largo de toda esta sección.

• ¿De qué manera reaccionó Abraham ante el mandato de Dios de sacrificar a Isaac? (Véase Génesis 22:2–3.) ¿Cómo reaccionó Isaac ante esa situación? (Véase Génesis 22:3–10.) Por este ejemplo de Abraham y de Isaac, ¿qué aprendemos acerca de la fe y de la obediencia? (Véase Hebreos 11:17–19; Santiago 2:21–23.)

• La buena disposición de Abraham para sacrificar a Isaac fue una semejanza de la buena disposición de nuestro Padre Celestial para sacrificar a Su Hijo Unigénito (Jacob 4:5; Génesis 22:8, 13). ¿Qué semejanzas hay entre la experiencia que tuvo Abraham y la de nuestro Padre Celestial? ¿Cuál es la diferencia más grande?

Lectura complementaria: Hebreos 11:8–19; Santiago 2:21–23; Jacob 4:5; Doctrina y Convenios 132:34–36.