“Fructificar en la tierra de mi aflicción”

El Antiguo Testamento: Manual para el maestro, 2001


Objetivo

Que los miembros de la clase comprendan que si somos fieles y obedientes, Dios consagrará nuestras aflicciones para nuestro provecho.

Preparación

  1. 1.

    Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras y ore al respecto:

    1. a.

      Génesis 40–41. En la cárcel, José interpreta correctamente los sueños de los sirvientes de Faraón. Tiempo después interpreta los sueños de Faraón acerca del ganado y del trigo. A José se le hace gobernante en todo Egipto, bajo el mando de Faraón, y prepara al pueblo para el hambre que habría de sobrevenir.

    2. b.

      Génesis 42–45. Jacob envía dos veces a sus hijos a Egipto a comprar grano. José se da a conocer a sus hermanos, los perdona, y reina entre todos una gran alegría.

  2. 2.

    Lectura complementaria: 2 Nefi 2:2; Doctrina y Convenios 64:8–11; 122:5–9.

  3. 3.

    Si lo desea, pida a uno de los miembros de la clase que se prepare para dar un breve resumen de Génesis 42–43.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar la atención

Si lo desea, utilice la actividad siguiente (o una de su preferencia) para comenzar la lección.

Pida a los miembros de la clase que hagan la cuenta de que han muerto y se encuentran en el mundo de los espíritus pensando en las experiencias que han vivido en la vida terrenal. Explique que va a hacerles cuatro preguntas que les harán pensar en cómo ha influido la adversidad en la vida de ellos. Una vez que haya hecho las cuatro preguntas, pida a los miembros de la clase que hagan comentarios sobre las preguntas que prefieran.

• ¿Cuáles son algunas de las pruebas que han enfrentado en su vida terrenal?

• ¿Qué lecciones han aprendido de las pruebas que han pasado en la vida?

• Si pudieran vivirla nuevamente, ¿qué cambiarían sobre la forma en que enfrentaron esas pruebas?

• ¿Cómo podrían haber sacado más ventaja de las experiencias de la vida?

Explique que esta lección es acerca de José, el hijo de Jacob, y sobre lo fiel y obediente que fue aun durante las pruebas más grandes.

Análisis de las Escrituras y conceptos para poner en práctica

Al enseñar los siguientes pasajes de las Escrituras, analice la forma en que se podrían poner en práctica en el diario vivir. Aliente a los miembros de la clase a relatar experiencias que se relacionen con los principios de las Escrituras.

1. José interpreta los sueños del copero, del panadero y de Faraón. Faraón hace a José gobernante sobre todo Egipto.

Enseñe Génesis 40–41 y analícelo con la clase.

Pida a los miembros de la clase que mencionen algunas de las pruebas que pasó José durante su juventud (Génesis 37; 39), con el fin de repasar la lección anterior. Si lo desea, anote en la pizarra las respuestas que den. Entre ellas, pueden mencionarse:

  1. a.

    Sus hermanos lo aborrecieron (Génesis 37:4).

  2. b.

    Sus hermanos conspiraron para matarlo, pero luego lo vendieron como esclavo (Génesis 37:18–28).

  3. c.

    Lo pusieron injustamente en la cárcel, por haberse negado a cometer una maldad (Génesis 39:20).

• ¿Como reaccionó José ante sus pruebas? ¿En qué forma bendijo el Señor a José por su integridad, aun en los momentos difíciles?

• También pusieron en la cárcel donde estaba José al copero (mayordomo) y al panadero de Faraón; y ambos tuvieron sueños que no comprendieron. Cuando José interpretó el sueño del copero, ¿que le pidió a cambio? (Véase Génesis 40:14–15.) ¿Qué sucedió cuando el copero fue puesto en libertad? (Véase Génesis 40:21, 23.) ¿Por qué fue ese hecho otra prueba para José? (Véase Génesis 41:1, 14. Él tuvo que permanecer dos años más en la cárcel.)

• Finalmente, ¿por qué fue puesto José en libertad? (Véase Génesis 41:1, 8–15.) ¿Qué respondió José a Faraón cuando éste mencionó que había oído decir que él podía interpretar sueños? (Véase Génesis 41:16.) ¿En qué forma podríamos darle al Señor un reconocimiento adecuado por nuestros talentos y nuestros dones? (Podemos utilizarlos para glorificar a Dios y bendecir a los demás y no para nuestra propia gloria.)

• ¿Qué soñó Faraón? (Véase Génesis 41:1–7; 17–24.) ¿Cuál fue la interpretación del sueño de Faraón? (Véase Génesis 41:25–32.) Después de darle la interpretación del sueño, ¿qué le sugirió José a Faraón que hiciera? (Véase Génesis 41:33–36; véase también el segundo de los “otros conceptos didácticos”.) ¿Qué hizo Faraón con respecto a la sugerencia que le hizo José de prepararse para cuando hubiera hambre? (Véase Génesis 41:37–43.)

2. José se da a conocer a sus hermanos y los perdona.

Enseñe Génesis 42–45 y analícelo con la clase. Si lo desea, pida al miembro de la clase que haya asignado de antemano, que dé un breve resumen de Génesis 42–43.

• ¿Por qué fueron a Egipto los hermanos de José la primera vez? (Véase Génesis 42:1–3.) ¿Por qué regresaron a Egipto la segunda vez? (Véase Génesis 42:33–34; 43:2.) ¿Por qué se sentía renuente Jacob a dejar que Benjamín fuera a Egipto con sus hermanos? (Véase Génesis 42:36, 38.) ¿Por qué accedió finalmente a que Benjamín fuera? (Véase Génesis 43:3–5, 11–14.)

• Al enviar a Benjamín a Egipto con sus hermanos, Jacob pensaba que perdería a otro hijo (Génesis 42:36). ¿Cómo convirtió el Señor en una bendición para Jacob lo que éste había considerado una tribulación?

• Cuando José era joven, tuvo un sueño que vaticinaba que sus hermanos se inclinarían finalmente ante él (Génesis 37:5–11.) ¿Cómo se cumplió ese sueño? (Véase Génesis 42:6; 43:26–28.) ¿Por qué ese cumplimiento, que los hermanos de José habían pensado que sería una gran prueba para ellos, se convirtió en una bendición?

• Habían pasado más de 20 años desde que sus hermanos habían vendido a José como esclavo, y todavía se sentían culpables por lo que habían hecho (Génesis 42:21.) ¿Por qué puede la culpabilidad ser una fuerza positiva en nuestra vida? ¿Por qué puede ser una fuerza negativa? ¿Qué efecto produce el arrepentimiento total en los sentimientos de culpa? (Véase Enós 1:4–6.)

• ¿De qué manera Judá, el hermano de José, demostró que se había convertido en una persona más bondadosa, desde la última vez que lo había visto? (Véase Génesis 44:18, 30–34. Recuerde a los miembros de la clase que había sido idea de Judá la de vender a José como esclavo.)

• ¿Por qué se sintieron preocupados los hermanos de José cuando éste les dijo quién era? (Véase Génesis 45:1–3.) ¿Cómo demostró José que había perdonado a sus hermanos? (Véase Génesis 45:4–11, 14–15.) ¿De qué manera elevó espiritualmente a sus hermanos el perdón de José?

• ¿Qué nos dice el mundo que hagamos cuando alguien nos ha hecho daño, como le sucedió a José con sus hermanos? ¿Qué nos dice el Señor que hagamos? (Véase D. y C. 64:8–11.) ¿En qué forma han recibido bendiciones cuando se han comportado amablemente con quienes les han tratado mal? ¿Qué podemos hacer para que nos sea más fácil perdonar?

• El haber estado José prisionero en Egipto, lo cual fue una verdadera prueba, ¿cómo se convirtió en una bendición para él, para su familia y para todo Egipto? (Véase Génesis 45:4–8.) ¿De qué manera podemos seguir el ejemplo de José cuando enfrentamos problemas y dificultades?

• En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo dijo a los romanos que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). ¿Cómo se ha hecho eso realidad en ustedes? Invite a los miembros de la clase a relatar experiencias personales en las que hechos que al principio parecían desagradables se convirtieron en una bendición.

Conclusión

Recuerde a la clase que José permaneció fiel a lo largo de sus muchas pruebas y que aun perdonó a sus hermanos por haberlo vendido como esclavo. Debido a su integridad, José recibió grandes bendiciones. Testifique que si somos fieles, Dios nos bendecirá haciendo que todo obre juntamente para nuestro bien.

Otros conceptos didácticos

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilice uno o más de estos conceptos como parte de la lección.

1. El gran José de los últimos días

La Traducción de José Smith de Génesis 50:24–38 contiene profecías que José hizo referentes a uno de sus descendientes, el cual sería un “vidente escogido”. En 2 Nefi 3:5–15, el profeta Lehi, del Libro de Mormón, declara nuevamente esas profecías. El descendiente del que hablan esas profecías es el profeta José Smith.

Analicen cómo las siguientes profecías de José de Egipto se cumplieron en la vida de José Smith:

  1. a.

    Uno de los descendientes de José sería un “vidente escogido” (Traducción de José Smith, Génesis 50:26; 2 Nefi 3:6).

  2. b.

    Ese vidente sería muy estimado por los demás descendientes de José (Traducción de José Smith, Génesis 50:27; 2 Nefi 3:7).

  3. c.

    Les enseñaría los convenios que Dios había hecho con sus antepasados (Traducción de José Smith, Génesis 50:28; 2 Nefi 3:7).

  4. d.

    Obedecería a Dios (Traducción de José Smith, Génesis 50:28; 2 Nefi 3:8).

  5. e.

    Al igual que Moisés, sería un gran Profeta (Traducción de José Smith, Génesis 50:29; 2 Nefi 3:9).

  6. f.

    Él sería el medio por el cual saldría a luz una nueva Escritura (el Libro de Mormón) que corroboraría la Escritura ya existente (la Biblia) y la complementaría (Traducción de José Smith, Génesis 50:30–31; 2 Nefi 3:11–12).

  7. g.

    A pesar de que sería débil, el Señor lo haría fuerte (Traducción de José Smith, Génesis 50:32; 2 Nefi 3:13).

  8. h.

    Tanto él como su padre se llamarían José (Traducción de José Smith, Génesis 50:33; 2 Nefi 3:15).

2. La preparación para la época de hambre

• José aconsejó a Faraón que durante los siete años de abundancia preparara a Egipto para los siete años de hambre que le seguirían (Génesis 41:29–30, 34–36). ¿Qué nos han aconsejado los líderes de la Iglesia que hagamos para prepararnos para los tiempos de hambre o dificultad?

El élder L. Tom Perry enseñó:

“Así como es importante estar preparados espiritualmente, también lo es prepararnos para nuestras necesidades temporales… Durante años se nos ha exhortado a cumplir por lo menos cuatro requisitos a fin de prepararnos para lo que ha de venir.

“Primero, obtener una educación adecuada. Aprendan un oficio o profesión que les permita obtener un empleo estable con una remuneración suficiente para cuidar de ustedes mismos y de su familia…

“Segundo, vivan estrictamente dentro de sus ingresos y ahorren algo para los días de ‘las vacas flacas’. Acostúmbrense a la disciplina de presupuestar aquello con lo que el Señor les haya bendecido. En forma tan regular como el pago del diezmo, preparen como ahorro una cantidad destinada a necesidades futuras de la familia…

“Tercero, eviten las deudas excesivas. Las deudas necesarias deben asumirse sólo luego de mucha oración y consideración, y después de buscar el mejor asesoramiento. Necesitamos la disciplina para mantenernos dentro de nuestra capacidad de pago…

“Cuarto, adquieran y almacenen una reserva de alimentos y bienes esenciales. Compren ropa y tengan una cuenta de ahorro de forma tal que puedan contar con una reserva para tiempos de emergencia. Desde que tengo memoria, se nos ha enseñado que debemos prepararnos para el futuro y tener una reserva de un año de artículos de primera necesidad. Es muy posible que los años de abundancia nos hayan llevado casi universalmente a hacer caso omiso de este consejo. Creo que ha pasado el tiempo de no tener en cuenta esta admonición; con los acontecimientos cotidianos actuales, es hora de darle seria consideración” (“Si estáis preparados, no temeréis”, Liahona, enero de 1996, págs. 40–41).

• Durante la época de hambre, “de toda la tierra venían a Egipto para comprar a José” comida, porque era el único país que se había preparado para la época de hambre (Génesis 41:54–57). ¿Por qué el estar preparados nos proporciona la oportunidad de prestar servicio a los demás?

3. Los hijos de José

• Después que Faraón lo hizo gobernador de Egipto, José contrajo matrimonio con una mujer llamada Asenat, y tuvieron dos hijos (Génesis 41:45, 50). ¿Qué nombres les pusieron José y Asenat a sus hijos? (Véase Génesis 41:51–52.) ¿Por qué eran apropiados esos nombres para los hijos de José? (Quizás deba explicar a la clase que Manasés significa “olvidar” y Efraín “fructificar”).