La Creación

El Antiguo Testamento: Manual para el maestro, 2001


Objetivo

Que los miembros de la clase sientan agradecimiento de que Dios haya creado todo para nuestro beneficio y de que hayamos sido creados a Su imagen.

Preparación

  1. 1.

    Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras en la Perla de Gran Precio, y ore al respecto:

    1. a.

      Moisés 1:27–42. Moisés recibe una visión de las creaciones de Dios y se le manda escribir un relato de la creación de la tierra.

    2. b.

      Moisés 2:1–25; 3:1–14. Moisés aprende que Dios es el Creador de todas las cosas.

    3. c.

      Moisés 2:26–31; 3:7, 15–25. Moisés aprende que el hombre y la mujer fueron creados a imagen de Dios.

  2. 2.

    Lectura complementaria: Abraham 4–5; Génesis 1–2.

  3. 3.

    Si va a utilizar la segunda actividad para despertar la atención, lleve a la clase masa de arcilla para modelar (de la que utilizan los niños para hacer figuras) o tiza.

  4. 4.

    Si lo cree conveniente y tiene a su disposición los siguientes materiales audiovisuales, utilice alguno de ellos como parte de la lección:

    1. a.

      “A la imagen de Dios”, un segmento de tres minutos de duración de las Presentaciones en video sobre el Antiguo Testamento (53224 002).

    2. b.

      La lámina La Creación: los seres vivientes (62483; Las bellas artes del Evangelio 100).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar la atención

Si lo desea, utilice una de las actividades siguientes (o una de su preferencia) para comenzar la lección. Escoja la actividad que sea más apropiada para su clase.

1. Pida a los miembros que piensen en qué clase de información le darían a un niño menor de seis años al contestarle preguntas como las siguientes: ¿Cómo se mantiene un avión en el aire? ¿Cómo marcha la televisión? ¿Cómo crece una planta? La mayoría de nosotros tendríamos en cuenta la comprensión que tiene un niño pequeño y le explicaríamos sólo los conceptos generales, sin entrar en detalles hasta que fuera más grande.

• ¿En qué forma son esos ejemplos parecidos a las revelaciones del Señor acerca de la Creación? (El Señor sólo ha revelado la parte de la verdad eterna que nuestra mente terrenal puede comprender y que necesitamos para obtener la salvación.)

Esta lección tratará las verdades que el Señor ha revelado acerca de la Creación.

2. Pida a un voluntario de la clase que haga un animal pequeño con la arcilla para modelar o que con tiza dibuje uno en la pizarra (concédale uno o dos minutos). Después diga que aún cuando podamos crear el modelo de un ser viviente, solamente Dios puede dar vida. En esta lección se analizará el grandioso milagro de la creación que Dios hizo de la tierra y de todo lo que vive en ella.

Análisis de las Escrituras y conceptos para poner en práctica

Al enseñar los siguientes pasajes de las Escrituras, analice la forma en que se podrían poner en práctica en el diario vivir. Aliente a los miembros de la clase a relatar experiencias que se relacionen con los principios de las Escrituras.

1. Moisés recibe una visión de las creaciones de Dios

Enseñe y analice Moisés 1:27–42.

• ¿Quién escribió el relato de la Creación que se encuentra en Génesis? (Véase Moisés 1:40; 2:1.) ¿Por qué escribió Moisés este relato? (Véase Moisés 1:40–41.) Del pasaje de Moisés 1:27–39, ¿qué aprendemos sobre el poder de Dios? ¿Qué aprendemos del amor que Dios tiene por Sus hijos?

• ¿Qué diferencias hay entre los relatos de la Creación que se encuentran en Génesis, en Moisés y en Abraham? (Abraham y Moisés vieron la organización de esta tierra en una visión y luego registraron sus visiones. En cada una de ellas se encuentran detalles algo diferentes. Por otra parte, el relato registrado en Génesis lo escribió originalmente Moisés, pero parte de su plenitud se perdió. Esa plenitud se restauró en el libro de Moisés.)

2. Moisés aprende que Dios creó todas las cosas.

Enseñe Moisés 2:1–25 y 3:1–14, y analícelo con la clase.

• ¿Quién creó la tierra? (Véase Moisés 1:32; 2:1; véase también Juan 1:1–3, 14; Hebreos 1:1–2; Mosíah 3:8; D. y C. 14:9.) ¿Por qué es importante para nosotros saber quién es el Creador?

• ¿Qué ha revelado Dios acerca del propósito de la Creación? (Véase Moisés 1:39; Abraham 3:24–25; véase también 1 Nefi 17:36; 2 Nefi 2:11–15. El propósito de la Creación es proporcionar un lugar adonde los hijos espirituales de nuestro Padre Celestial puedan venir para obtener un cuerpo físico y ser probados para saber si le obedecen cuando están lejos de Su presencia. Quienes se mantengan fieles recibirán la vida eterna. Si lo desea, destaque que aun cuando en el libro de Génesis se encuentra un relato de la Creación, sus propósitos e importancia sólo se explican en la revelación de los últimos días.)

• ¿Cómo nos prepara la vida terrenal para recibir la vida eterna? (Entre las respuestas se podrían encontrar las siguientes: Recibimos un cuerpo físico, aprendemos a utilizar nuestro albedrío, obtenemos conocimiento, tenemos familia, recibimos ordenanzas y hacemos convenios.)

• ¿Qué dijo Dios acerca del resultado de la Creación? (Véase Moisés 2:4, 10, 12, 18, 21, 25, 31; 3:2. Durante el breve relato de la Creación, Dios declaró ocho veces que Su obra era buena.) ¿Cuáles de las creaciones de Dios son especialmente hermosas para ustedes? ¿De qué forma nos beneficiaría el prestar más atención diariamente a las cosas bellas de la Creación?

• ¿Se creó la tierra de la nada? (Véase Abraham 3:24; 4:1.)

El profeta José Smith dijo: “…la palabra crear vino del término hebreo baurau, que no significa crear de la nada, sino manifestar, dar forma, organizar, así como un hombre organiza los materiales y construye un barco. De manera que podemos deducir que Dios tenía a su disposición los materiales para organizar el mundo de todo aquel caos, es decir materia caótica” (Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 433–434).

• ¿En qué forma influye el relato de la Creación en sus sentimientos hacia nuestro Padre Celestial y Jesucristo? ¿Cómo nos dan las creaciones testimonio de Dios? (Véase Moisés 6:63; Alma 30:44.) ¿De qué manera podemos demostrar agradecimiento por el don de la Creación?

3. Moisés aprende que el hombre y la mujer fueron creados a imagen de Dios.

Enseñe Moisés 2:26–31; 3:7, 15–25, y analícelo con la clase.

• ¿A imagen de quién hemos sido creados? (Véase Moisés 2:26–27.)

La Primera Presidencia dijo: “Todos los hombres y las mujeres fueron creados a la semejanza del Padre y la Madre universales, y son literalmente hijos e hijas de Dioses” (citado en El Antiguo Testamento, Manual para el alumno Génesis—2 Samuel [32489 002], pág. 10).

• ¿Cómo bendice nuestra vida el conocimiento de que hemos sido creados a imagen de Dios? ¿De qué manera influye en la relación que tenemos con las demás personas?

• ¿Qué nos enseñan las palabras de Enoc, registradas en Moisés 7:30, acerca de la preocupación individual que Dios siente por cada uno de nosotros? ¿Qué nos enseñan acerca de nuestro Padre Celestial y de Jesucristo?

• ¿Qué quiso decir el Señor cuando explicó que tendríamos dominio sobre Sus creaciones en esta tierra? (Véase Moisés 2:26. Es necesario que respetemos la tierra y cuidemos de las creaciones de Dios.) ¿Qué podemos hacer para cumplir mejor con nuestra responsabilidad de tener dominio sobre las creaciones?

Conclusión

Testifique sobre la veracidad de los principios que ha enseñado e invite a los miembros de la clase a decir qué piensan acerca de la Creación.

Otro concepto didáctico

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilícelo como parte de ésta.

El tiempo que duró la Creación

No se sabe el tiempo que se necesitó para la Creación. El término día que se utiliza en las Escrituras para el relato de la Creación no representa un período de veinticuatro horas. La palabra hebrea yom se puede traducir como “día”, “tiempo” o “período”. El apóstol Pedro dijo que “para con el Señor un día es como mil años y mil años como un día” (2 Pedro 3:8; véase también Abraham 3:4).