La gloria de Sión será una defensa

El Antiguo Testamento: Manual para el maestro, 2001


Objetivo

Instar a los miembros de la clase a permanecer en lugares santos a fin de evitar las maldades del mundo y animarlos a que se fortalezcan al emular la disposición de Isaías para prestar servicio.

Preparación

  1. 1.

    Estudie los pasajes de Isaías 1–6 que se analizan en la lección, y ore al respecto.

  2. 2.

    Lectura complementaria: 2 Nefi 11.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar la atención

Si lo desea, utilice la actividad siguiente (u otra de su preferencia) para comenzar la lección.

Explique a la clase que muchas veces el Señor repite la misma idea una y otra vez en las Escrituras. Escriba en la pizarra las referencias siguientes y diga a los miembros de la clase que se fijen en esos versículos para ver qué consejo nos ha dado el Señor a fin de que soportemos las pruebas de los últimos días.

  • Doctrina y Convenios 45:32

  • Doctrina y Convenios 87:8

  • Doctrina y Convenios 101:22

Escriba en la pizarra: “Permaneced en lugares santos y no seáis movidos”.

• ¿Qué quiere decir esa frase? (Entre las respuestas, quizás mencionen que seamos dignos en todo momento, que con frecuencia tengamos el deseo de estar en lugares santos, que optemos por no ir a ningún lugar indigno, que tengamos confianza en que Dios nos guiará y que defendamos la verdad y la santidad.)

Explique a los miembros de la clase que con esta lección comprenderán por qué nos ha mandado el Señor permanecer en lugares santos y cuáles son esos lugares.

Análisis de las Escrituras y conceptos para poner en práctica

Al enseñar los siguientes pasajes de las Escrituras, analice con la clase la forma en que se podrían poner en práctica en el diario vivir. Aliente a los miembros de la clase a relatar experiencias que se relacionen con los principios de las Escrituras.

“…grandes son las palabras de Isaías”, proclamó el Salvador cuando mandó a los nefitas que escudriñaran las profecías de Isaías (3 Nefi 23:1). Estas profecías se citan con más frecuencia en el Nuevo Testamento, en el Libro de Mormón y en Doctrina y Convenios que las palabras de cualquier otro Profeta. Él profetizó muchas cosas sobre la misión terrenal del Salvador, sobre la destrucción que acarrearía sobre sí la iniquidad de Israel y sobre la misión y el destino del Israel de los últimos días.

1. Isaías describe la condición del mundo en los últimos días.

• Muchas de las amonestaciones y profecías de Isaías se aplican tanto a la época de él, un período de gran iniquidad, como a la nuestra. ¿Se observan en el mundo de hoy las condiciones que se describen en los versículos citados a continuación? (Si lo desea, escriba las referencias en la pizarra y pida a los miembros de la clase que las busquen.)

  1. a.

    Isaías 1:3–5 (la rebelión contra el Señor).

  2. b.

    Isaías 1:11–15 (las ceremonias religiosas que no tienen significado ni son movidas por la fe).

  3. c.

    Isaías 2:7–8 (la devoción a las cosas mundanas y al poder militar en lugar de la adoración del Señor; nótese que los caballos y los carros se utilizaban para la guerra en tiempos antiguos).

  4. d.

    Isaías 2:11–12 (la altivez y la soberbia, o sea, el orgullo).

  5. e.

    Isaías 3:5 (la opresión de los semejantes y la falta de respeto hacia los ancianos).

  6. f.

    Isaías 3:9 (el no avergonzarse del pecado).

  7. g.

    Isaías 3:14–15 (el aprovecharse de los pobres y el no cuidar de ellos).

  8. h.

    Isaías 3:16–24 (el destacar la hermosura física a costa de la rectitud y el buen carácter).

  9. i.

    Isaías 5:8 (la codicia de tener cada vez más posesiones materiales).

  10. j.

    Isaías 5:11–12 (la búsqueda constante de los placeres mundanos en lugar de buscar al Señor y Su obra).

  11. k.

    Isaías 5:20 (la tergiversación de los valores, llamando a lo bueno malo y a lo malo bueno).

  12. l.

    Isaías 5:21 (el confiar en uno mismo en vez de confiar en Dios). m.Isaías 5:24 (el desprecio hacia los mandamientos y la palabra de Dios).

• ¿En qué forma vemos cumplirse esas profecías en la actualidad? (Véase “Otros conceptos didácticos”, donde se analizan con más detalle algunas de estas profecías.)

2. Isaías aconseja a los fieles que permanezcan en lugares santos.

• ¿Qué lugares nos ofrecen protección de las condiciones mundanas que describe Isaías? ¿Cuáles son los tres lugares santos que se mencionan en Isaías 4:5–6 [véase también 2 Nefi 14:5–6]?

  1. a.

    “Toda… morada del monte de Sión” (los hogares).

  2. b.

    “Los lugares de… convocaciones”, de asambleas (las estacas, los barrios y las ramas; véase también D. y C. 115:5–6).

  3. c.

    “Un abrigo”, o sea, un tabernáculo (el templo).

• ¿Cómo puede un hogar ser un lugar santo que ofrezca refugio de la maldad del mundo? ¿Cómo pueden ser las estacas, los barrios y las ramas lugares santos y de refugio? ¿Cómo puede serlo un templo? Estos tres lugares santos que se han mencionado, ¿en qué sentido han sido para ustedes una defensa de las iniquidades del mundo?

Si lo desea, debajo de “Permaneced en lugares santos…”, que ha escrito en la pizarra, escriba: 1. Los hogares; 2. Las estacas, los barrios, las ramas; y, 3. Los templos. Debajo de cada uno anote los comentarios de los miembros de la clase.

• ¿Qué expresiones de Isaías 4:5–6 describen la forma en que esos lugares santos nos protegerán?

  1. a.

    “Para sombra contra el calor del día”

  2. b.

    “Para refugio”

  3. c.

    “Para… escondedero [protección] contra el turbión y contra el aguacero”

• Muchos de los escritos de Isaías también se citan en el Libro de Mormón. Pida a los miembros de la clase que lean 2 Nefi 14:5 y que busquen las palabras que se agregaron a Isaías 4:5. (Se agregaron las palabras “de Sión”.) ¿En qué forma nos sirven estas palabras para comprender mejor este versículo?

• ¿Qué profecía sobre los templos de los últimos días se encuentran en Isaías 2:2–3? (Que mucha gente vendrá a la casa de Dios, que es el templo, con el deseo de aprender sobre Sus mandamientos y de andar por Sus sendas.) ¿Por qué habrá descrito Isaías el templo como el “monte de Jehová”? (Los Profetas de la antigüedad iban muchas veces a los montes a fin de comunicarse con el Señor y de recibir Sus consejos; allí Él les daba revelaciones. En la actualidad, nosotros podemos tener experiencias similares en el templo.)

3. Isaías describe el recogimiento de Israel en los últimos días.

En Isaías 5:26–29, el Profeta describe el recogimiento de Israel en los últimos días. El pendón que se alza es La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; “silbar” es llamar o convocar y representa la invitación que se extiende a las naciones de la tierra de congregarse en la Iglesia; el recogimiento será rápido y potente.

• ¿De qué modo se cumple en la actualidad la profecía de que las naciones se congregarían en la Iglesia? (Los misioneros van por todo el mundo para enseñar el Evangelio y congregar a la gente en donde está la verdad.) ¿Qué puede hacer cada uno de nosotros para contribuir al cumplimiento de esa profecía?

4. Isaías respondió con buena disposición al llamamiento de Profeta.

El Señor llamó a Isaías para ser Profeta por medio de una visión en la cual se le mostró en Su gloria. Esta visión se describe en el capítulo 6 de Isaías.

• ¿Cómo describió Isaías la gloria del Señor? (Véase Isaías 6:1–4.) ¿Cómo reaccionó al ver al Señor? (Véase Isaías 6:5. Él se sintió indigno de estar en la presencia de Jehová.) ¿Qué hizo el Señor para demostrarle simbólicamente que era limpio ante Él? (Véase Isaías 6:6–7.) ¿Cómo respondió Isaías cuando el Señor lo llamó para ser Profeta? (Véase Isaías 6:8.)

• Al aceptar el llamamiento, Isaías empleó las mismas palabras que el Salvador cuando aceptó la responsabilidad de llevar a cabo el plan de nuestro Padre Celestial para la salvación de Sus hijos (Abraham 3:27). ¿En qué situaciones tendremos quizás que contestar al Señor con palabras similares? (Entre las respuestas, tal vez se mencionen el llamamiento a cumplir una misión, los llamamientos para prestar servicio en la Iglesia y el soportar con paciencia las tribulaciones que se nos impongan.)

• Muchos de los capítulos del libro de Isaías están también en el Libro de Mormón, incluso los capítulos del 2 al 6. ¿Qué razones mencionó Nefi para incluir los escritos de Isaías en sus anales? (Véase 2 Nefi 11:8.)

• ¿Qué mensajes de estos capítulos de Isaías les causan regocijo? ¿Cuáles les parecen más importantes para aplicarlos a ustedes mismos?

Conclusión

Las palabras de Isaías nos enseñan mucho sobre los últimos días. Al estudiar sus consejos, aprendemos que debemos permanecer en lugares santos y evitar las iniquidades del mundo; si seguimos su ejemplo, seremos siervos mejor dispuestos de nuestro Padre Celestial.

Otro concepto didáctico

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilícelo como parte de la lección.

Otros detalles para analizar las profecías de Isaías en los capítulos 1–6

Cómo lograr que nuestras prácticas religiosas sean aceptables para el Señor

• De acuerdo con lo que dice en Isaías 1:11, 16–17, ¿por qué no le resultaban aceptables al Señor los sacrificios de los israelitas? (A pesar de que ellos trataban de ser religiosos en apariencia, su corazón estaba lejos de Dios.

Véase también Mateo 5:23–24; Moroni 7:6–9.) ¿Por qué tratan algunas personas de ser religiosas en apariencia aun cuando su corazón esté alejado de Dios? ¿Por qué ofende al Señor esa hipocresía?

Las bendiciones del perdón

• Isaías ofrece estas dos hermosas imágenes que nos hacen comprender mejor cuán plenamente perdona el Señor a los que se arrepientan: “…si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). ¿De qué forma nos ayudan estas imágenes cuando hemos pecado y nos sentimos alejados del Señor? (Véase también D. y C. 58:42.)

El evitar la apariencia mundana

• El élder Joseph Fielding Smith dijo que la profecía de Isaías 3:16–24 se refiere a los miembros de la Iglesia en la actualidad y que “se aplica tanto al hombre como a la mujer” (Answers to Gospel Questions, comp. por Joseph Fielding Smith, Jr., 5 tomos, 1957–1966, 5:174). ¿En qué forma podría nuestra manera de vestir influir en nuestro bienestar espiritual? ¿Cómo lo refleja? ¿Qué quiere decir vestir con modestia? ¿Qué riesgos corremos si nos preocupamos demasiado por la vestimenta y la apariencia? (Véase Alma 31:27–28.)

¿Cómo podemos enseñar a los niños a evitar la apariencia mundana?

Llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo

• ¿Por qué perdió Israel la capacidad de distinguir entre el bien y el mal? (Véase Isaías 5:20.) En la actualidad, ¿qué ejemplos tenemos de la gente que llama a lo malo bueno y a lo bueno malo? ¿Qué debemos hacer para asegurarnos de reconocer la diferencia entre lo bueno y lo malo? (Véase 2 Nefi 32:5; D. y C. 45:57.)

Ser “sabios en sus propios ojos”

• ¿Qué quiso decir Isaías cuando amonestó a la gente a no ser “sabios en sus propios ojos, y… prudentes delante de sí mismos” (Isaías 5:21)? ¿Cuál es la causa de ese problema? ¿Por qué es peligroso? ¿Cómo podemos protegernos de él?

“Todavía su mano está extendida”

• ¿Qué mensaje recalcó Isaías en Isaías 5:25; 9:12, 17, 21; y 10:4? ¿Qué importancia tiene ese mensaje? ¿En qué experiencias han llegado ustedes a comprender la verdad de esas palabras?