“La escribiré en su corazón”

El Antiguo Testamento: Manual para el maestro, 2001


Objetivo

Animar a los miembros de la clase a participar en la gran obra de Dios en los últimos días y a llevar Su ley escrita en el corazón.

Preparación

  1. 1.

    Estudie Jeremías 16; 23; 29 y 31, y ore al respecto.

  2. 2.

    Lectura complementaria: Jeremías 3–9; 13; 30; 32:37–42; 33; 35.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Actividad para despertar la atención

Si lo desea, utilice la actividad siguiente (u otra de su preferencia) para comenzar la lección.

• Si hubieran podido presenciar uno de los acontecimientos o relatos del Antiguo Testamento, o participar en alguno, ¿cuál hubieran elegido? (Si lo desea, escriba las respuestas en la pizarra.)

• ¿Por qué desearían haber participado en ese suceso o haberlo presenciado?

• De los sucesos de la Iglesia en la actualidad, ¿cuáles se podrían comparar a algunos de los que ustedes han escogido?

Explique que Jeremías, aun cuando brindó pocos mensajes de esperanza a la gente de su época, previó una era de esperanza durante el recogimiento de Israel en los últimos días. Esta lección trata de las profecías de Jeremías sobre ese grandioso recogimiento de los últimos días en el que somos participantes en la actualidad.

Análisis de las Escrituras y conceptos para poner en práctica

Al enseñar los siguientes pasajes de las Escrituras, analice con la clase la forma en que se podrían poner en práctica en el diario vivir. Aliente a los miembros de la clase a relatar experiencias que se relacionen con los principios de las Escrituras.

1. Jeremías prevé en su época el recogimiento de Israel en los últimos días.

Si la historia del éxodo de Israel desde Egipto no se ha mencionado en la actividad para despertar la atención, explique a la clase que ése es uno de los acontecimientos más milagrosos del Antiguo Testamento; se menciona en el libro de Jeremías y en otros del Antiguo Testamento, así como también en el Libro de Mormón.

• ¿Qué pensaba Moisés sobre la importancia del Éxodo? (Véase Deuteronomio 4:32–35.) ¿Cómo habrá sido formar parte del éxodo de Israel desde Egipto?

• Muchas generaciones después, Jeremías vio visiones de un acontecimiento de los últimos días del cual el Señor dijo que sería tan grandioso como el Éxodo (Jeremías 16:14–16; 23:3–8). ¿Qué suceso se describe en Jeremías 16:15 y 23:3? (El recogimiento de Israel y el crecimiento de la Iglesia.) ¿Quiénes son los pastores que se mencionan en Jeremías 23:4? (Los líderes del sacerdocio y otros líderes de la Iglesia.) ¿Quién es el Rey del que se habla en Jeremías 23:5–6? (Jesucristo.)

¿Por qué se considerarán estos sucesos tan grandiosos como el Éxodo?

• El élder LeGrand Richards dijo que los pescadores y los cazadores que se mencionan en Jeremías 16:16 son misioneros de la Iglesia (en “Conference Report”, abril de 1971, pág. 143; o Ensign, junio de 1971, págs. 98–99). ¿Qué tienen en común los pescadores y los cazadores con los misioneros? (Véase Mateo 4:18–19.) ¿De qué modo podemos ser más eficaces como misioneros?

2. Dios escribirá Su ley en el corazón de la gente.

• Durante su larga jornada por el desierto, los hijos de Israel dependían de Moisés para recibir las revelaciones para ellos. ¿Qué gran anhelo de Moisés se menciona en Números 11:29? (Él deseaba que los del pueblo conocieran la ley de Jehová y aprendieran a escuchar ellos mismos al Espíritu.)

• Según lo que está escrito en Jeremías 31:31–34, ¿qué prometió hacer el Señor en los últimos días? (Véase también Ezequiel 11:17–20; 36:24–28; 2 Corintios 3:2–3.) ¿Qué significa tener la ley de Dios escrita en el corazón? ¿Qué debemos hacer para que eso suceda?

• El tener la ley de Dios escrita en el corazón, ¿de qué modo afectará nuestra forma de conducirnos? Si lo cree conveniente, analice con la clase cómo nos ayuda eso a obedecer ciertos mandamientos, como por ejemplo:

  1. a.

    Amar a nuestro prójimo.

  2. b.

    Honrar a nuestros padres.

  3. c.

    Ser moralmente limpios.

  4. d.

    Santificar el día de reposo.

  5. e.

    Elegir películas, programas de televisión, libros y revistas apropiados.

  6. f.

    Vestirnos con modestia.

  7. g.

    Escuchar buena música.

• A José Smith se le preguntó una vez cómo podía dirigir con éxito a tanta gente, y él respondió: “Les enseño principios correctos y ellos se gobiernan a sí mismos” (citado por el élder Richard G. Scott, en “El poder de los principios correctos”, Liahona, julio de 1993, pág. 40). ¿En qué se relacionan esas palabras con el hecho de tener la ley de Dios escrita en el corazón?

• Jeremías profetizó que setenta años después que el pueblo de Judá fuera llevado cautivo a Babilonia volvería a su tierra y viviría nuevamente en armonía con Dios (Jeremías 29:10–14; el cumplimiento de esta profecía se analiza en la lección 47.) De acuerdo con lo que dice en Jeremías 29:12–14, ¿qué debemos hacer para acercarnos a Dios? Las palabras invocar, venir, orar y buscar, ¿qué indican con respecto a la actitud que debemos tener al esforzarnos por acercarnos a Dios? Pida a los miembros de la clase que cuenten experiencias que hayan tenido al tratar de acercarse más a Dios.

Conclusión

Exprese su testimonio de que vivimos en la época que Jeremías y muchos otros Profetas contemplaron con regocijo. Anime a los miembros de la clase a participar activamente en el recogimiento de Israel y a llevar la ley de Dios escrita en el corazón.

Otros conceptos didácticos

El siguiente material complementa las sugerencias para el desarrollo de la lección. Si lo desea, utilice uno o más de estos conceptos como parte de la lección.

1. El momento para arrepentirse es ahora

El Señor siempre extiende Su misericordia a los que se arrepienten; no obstante, a los que pospongan el arrepentimiento les será cada vez más difícil arrepentirse.

El presidente Joseph F. Smith enseñó lo siguiente: “…El hombre que lleva tras de sí maldades acumuladas que no se le han perdonado puede descubrir que se le cortó la retirada y que su condición en el mundo está desahuciada de toda esperanza; y aquel que irreflexivamente se priva de toda oportunidad de retroceder por no haber hecho caso de iniquidades pasadas es desafortunado en extremo. De modo que la práctica diaria de buscar misericordia y perdón divinos a lo largo de nuestro camino nos da el poder para escapar de las maldades…” (Doctrina del Evangelio, pág. 368.)

• ¿Qué enseñan los siguientes pasajes de las Escrituras sobre la importancia de escuchar la palabra del Señor y de arrepentirnos prontamente?

  • Jeremías 5:1–5, 21–25.

  • Jeremías 6:10–17.

  • Jeremías 7:23–28.

  • Jeremías 8:6–12, 20.

  • Jeremías 13:11, 23.

  • Jeremías 17:23.

2. Debemos escuchar las palabras de los Profetas

• Jeremías escribió muchas veces que la gente no había escuchado sus palabras (Jeremías 7:13; 25:3–4; 26:2–5; 32:33). ¿Qué palabras de los Profetas de los últimos días tendremos que obedecer quizás con mayor diligencia?

3. No debemos repetir los pecados de generaciones pasadas

• Jeremías amonestó a los judíos de su época diciéndoles que los pecados que cometían eran los mismos por los cuales generaciones anteriores habían recibido severos castigos (Jeremías 11:1–12). ¿Por qué no habría aprendido de los pecados de sus antepasados la generación de Jeremías, particularmente cuando el castigo de esos pecados había quedado tan claramente documentado? ¿En qué forma podemos nosotros aprovechar más plenamente las lecciones que nos han dejado las generaciones pasadas del pueblo del convenio de Dios?

4. La importancia de confiar en Dios

• En el pasaje de Jeremías 17:5–8, ¿qué comparación se hace entre la gente que confía en el hombre y la que confía en Dios? ¿Qué pruebas han tenido ustedes de la exactitud de esas comparaciones? ¿Cómo demostramos que tenemos confianza en Dios?

5. Los falsos profetas

• El rey Sedequías quería que los Profetas le dijeran lo que él deseaba oír; en consecuencia, muchos profetas falsos le prometieron que Jerusalén no caería (Jeremías 28:1–4; 37:19). En la actualidad hay muchos profetas falsos que aparecen “vestidos de ovejas” (Mateo 7:15). ¿Qué evidencia tenemos de que hoy en día hay entre nosotros falsos profetas? ¿Qué mensajes nos comunican algunos de esos profetas falsos? ¿Cómo podemos evitar que nos desvíen y aparten?