Honra a tu padre y a tu madre

Preparación para la Exaltación, 1999


Objetivo

Inspirar a los miembros de la clase para que honren a sus padres viviendo dignamente y expresándoles agradecimiento.

Preparación

  1. 1.

    Con espíritu de oración estudie Éxodo 20:12; 1 Samuel 1–4; y 3 Juan 1:4.

  2. 2.

    Si dispone de Presentaciónes en video sobre el Antiguo Testamento, prepárese a mostrar a la clase el segmento de 3 minutos titulado “La fe de Ana”.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Sobres, papel y un lápiz o un bolígrafo para cada miembro de la clase (vea la actividad en la página 276).

    2. b.

      La lámina “El Señor llama al pequeño Samuel” (62498; Las bellas artes del Evangelio 111).

    3. c.

      Los libros canónicos y un lápiz de marcar Escrituras para cada miembro de la clase. Continúe exhortándoles a traer cada semana sus propios libros canónicos a la clase.

Nota para el maestro: El amor de los padres por sus hijos y el de los hijos por sus padres es una de las influencias positivas más fuertes del mundo. Mucha gente se siente motivada a vivir vidas buenas debido al amor que tiene por sus padres. Ayude a que los miembros de la clase entiendan que la vida puede traerles honor o vergüenza, no solamente a ellos mismos, sino también a sus padres. Ayúdeles a que se comprometan a honrar a sus padres de la manera más demostrativa: viviendo en forma digna y manifestándoles agradecimiento.

Tenga especial cuidado por los sentimientos de los miembros de la clase que sean huérfanos de padre o madre. Ayúdeles a comprender la importancia de honrar a sus padres aunque ya no puedan expresárselo personalmente.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Nuestros padres se preocupan por nosotros

Representación dramática y análisis

Escoja a una pareja entre los miembros de la clase para que representen a los padres y a una joven para que represente a la hija. Sin que se hayan preparado anteriormente, pídales que actúen de acuerdo con la siguiente escena.

Algunas de las jóvenes más populares de su escuela han invitado a la hija para que concurra a una fiesta. Planean ir a ver una película que los críticos han recomendado como muy buena. Sin embargo, los padres están muy preocupados porque dicha película contiene un lenguaje ofensivo, violencia e inmoralidades. Los padres siempre le han enseñado a su hija que debe evitar estas cosas, pero ella no quiere perder la oportunidad de hacerse amiga de aquellas jóvenes tan populares.

Nota para el maestro

En procura de ayuda para la representación dramática, vea La Enseñanza: El llamamiento más importante, páginas 156–157.

Permita que los tres participantes actúen sin interferencia. Después de la representación dramática, haga a toda la clase las siguientes preguntas:

• ¿Cómo habrían encarado ustedes la situación en lugar de la hija? ¿Cómo lo habrían hecho en lugar de los padres?

• ¿Por qué creen ustedes que los padres se preocupan por lo que hacen sus hijos?

Relato

Relate la siguiente historia:

Cierta vez, Abraham Lincoln, que llegó a ser el decimosexto Presidente de los Estados Unidos, se encontraba viajando en una diligencia en compañía de un coronel del ejército, quien era del estado de Kentucky. “Después de haber recorrido varios kilómetros, el coronel sacó de su bolsillo una botella de whiskey y le dijo: ‘Señor Lincoln, ¿le gustaría beber conmigo?’

“El señor Lincoln le contestó: ‘No, coronel, gracias. Yo nunca bebo whiskey’.

“Siguieron su camino algunos kilómetros más, conversando amenamente, cuando el caballero de Kentucky buscó en su bolsillo, sacó algunos cigarros y dijo: ‘Ahora, señor Lincoln, si no bebe conmigo, ¿le gustaría fumar conmigo?…’

“Y el señor Lincoln le respondió: ‘Estimado coronel, usted es un compañero de viaje tan fino y agradable que tal vez debería fumar con usted. Sin embargo, antes de hacerlo, permítame relatarle una pequeña historia –una experiencia que tuve cuando era niño’. Y ésta fue la historia:

“‘Un día, cuando yo tenía nueve años de edad, mi madre me llamó al lado de su cama. Estaba enferma, muy enferma, y me dijo: “Abraham, el doctor dice que estoy muy grave y que no me voy a recuperar. Quiero que me prometas antes de que me vaya que nunca fumarás ni beberás whiskey mientras vivas”. Y yo le prometí a mi madre que nunca lo haría, y hasta este momento, coronel, sigo cumpliendo mi promesa. ¿Me recomendaría que rompiera la promesa que hice a mi querida madre y fumara con usted?’…

“‘No, señor Lincoln, no haría eso por nada del mundo. Ésa fue una de las mejores promesas que usted ha hecho, y yo daría mil dólares hoy día por haber podido hacer una promesa tal a mi madre y cumplirla como usted lo ha hecho’”. (“Abraham Lincoln Keeps His Promise”, A Story to Tell, compilación de la Mesa General de la Asociación Primaria y de la Escuela Dominical [1945], págs. 256–257).

Análisis

• ¿Por qué piensan que la madre de Lincoln le pidió que hiciera esa promesa?

• ¿Cuándo les ha ayudado a ustedes el consejo de sus padres a saber cómo actuar en determinadas ocasiones?

Recalque a los miembros de la clase que nuestros padres nos aman y desean lo mejor para nosotros. Pídales que piensen en cuanto al tiempo y el esfuerzo que se requiere para criar a un hijo o hija. Nuestros padres se han comprometido a ayudarnos para que vivamos una vida feliz y sana. Al tratar de guiarnos, nuestros padres desean ayudarnos a ser lo mejor que podamos llegar a ser y merecer la exaltación con nuestra familia.

Nuestro Padre Celestial quiere que honremos a nuestros padres

Análisis de pasajes de las Escrituras

Pida a los miembros de la clase que lean y marquen Éxodo 20:12.

• ¿Cómo se honra a una persona? (Las respuestas podrían incluir: mostrándole respecto, obedeciendo sus deseos, escuchándola, pidiéndole consejos y siguiendo su ejemplo.)

• ¿Cómo honró Abraham Lincoln a su madre?

Cita y análisis

Léales la siguiente declaración del presidente Gordon B. Hinckley:

“Sean fieles a sus padres y su legado. Lamentablemente hay algunos padres que cometen grandes injusticias con sus hijos, pero estos casos son relativamente pocos. Nadie está más interesado en el bienestar, la felicidad y el futuro de ustedes que sus padres. Ellos… una vez tuvieron la edad de ustedes, y sus problemas no fueron substancialmente diferentes de los de ustedes. Si a veces les imponen restricciones, es porque alcanzan a ver el peligro más adelante del camino. Escúchenles. Quizás no les agrade lo que ellos les pidan, pero serán mucho más felices si lo hacen” (“Seamos verídicos y fieles”, Liahona, julio de 1996, págs. 103–104).

• ¿Qué significa ser verídicos con sus padres?

• ¿Cómo puede el honrar a sus padres ayudarles a disfrutar mayores bendiciones y felicidad en su vida? (Nuestros padres pueden enseñarnos a tener éxito en cuanto a nuestros objetivos y a cómo recibir las bendiciones que ellos han recibido. Gracias a su propia experiencia, nuestros padres pueden también ayudarnos a evitar muchos de los errores que ellos mismos pueden haber cometido o que han visto a otros cometer.)

• ¿Cuales son algunas de las cosas que pueden hacer ustedes para honrar a sus padres? (Pida a un miembro de la clase que anote en la pizarra las respuestas de sus compañeros.)

Podemos honrar a nuestros padres viviendo con rectitud

Relatos de las Escrituras y presentación de video

Reláteles la historia de Samuel y la de Elí y sus hijos (1 Samuel 1–4). (Si va a mostrarles el segmento del video titulado “La fe de Ana”, hágalo antes de relatarles la historia de Samuel.) Pídales que escuchen en cuanto a las diversas formas en que la gente de estos relatos honraron o deshonraron a sus padres.

Samuel

Elcana vivía en Israel durante la época de los jueces. Ana, una de sus esposas, no tenía hijos. Cada año, cuando Elcana llevaba a su familia al tabernáculo, Ana oraba y le pedía a Dios que la bendijera con un hijo. Finalmente, le prometió al Señor que si la bendecía con un hijo, ella se lo entregaría para que dedicara la vida a Su servicio.

Al año siguiente, Ana tuvo un hijo al que llamó Samuel. Cuando Samuel era todavía un niño, su madre lo llevó al tabernáculo y le dijo que se quedara allí a vivir con el sacerdote Elí. Y Samuel creció en el tabernáculo.

Una noche, cuando Samuel se preparaba a dormir, oyó una voz que lo llamaba. (Muestre la lámina de Samuel.) Él pensó que se trataba de Elí y, saltando de la cama, corrió a ver qué deseaba. Elí le dijo que él no lo había llamado y que debía volver a su cama. Esto sucedió tres veces. Finalmente, Elí se dio cuenta de que era el Señor quien estaba llamándolo a Samuel. Entonces le dijo a éste que la próxima vez que escuchara esa voz tenía que contestar: “Habla, Jehová, porque tu siervo oye”. Y así hizo Samuel. Fue entonces, en su juventud, que Samuel recibió la primera de muchas revelaciones que se le darían durante su vida. Y Samuel llegó a ser uno de los grandes profetas del Antiguo Testamento.

Los hijos de Elí

Elí era el sacerdote de Israel durante la niñez de Samuel. Al ir envejeciendo, sus dos hijos lo ayudaban para que fuera al tabernáculo y aunque también trabajaban allí, eran hombres inicuos. Les quitaban por la fuerza la mejor carne que los hombres traían al tabernáculo para ofrecer sacrificios a Dios. Eran inmorales con las mujeres jóvenes que venían a adorar al tabernáculo. La gente de Israel odiaba ir al tabernáculo a raíz de las cosas ofensivas que hacían los hijos de Elí, y aunque éste no aprobaba la conducta de sus hijos, no hacía nada por evitar que cometieran iniquidades en la casa de Dios.

Finalmente, el Señor profetizó que, debido a que Elí honraba más a sus hijos que a Dios, él y sus hijos morirían. No quedaría ningún sacerdote que fuera de la familia de Elí.

Poco después de esa profecía, se produjo una guerra. Los dos hijos de Elí perdieron la vida y los filisteos se llevaron el Arca del Convenio. Cuando se enteró de la muerte de sus hijos y de la pérdida del arca, Elí cayó de su silla. Era anciano y la caída le rompió el cuello y murió.

Análisis

• ¿Honró Samuel a sus padres?

• ¿Honraron a su padre los hijos de Elí?

• ¿Cómo honró Samuel a sus padres? (Guardando los mandamientos de Dios.)

• ¿Cómo creen que Ana y Elí se sentían en cuanto a la conducta de sus respectivos hijos?

Escriba en la pizarra Podemos honrar a nuestros padres viviendo con rectitud.

Para recalcarles cómo se sienten los padres cuando sus hijos los honran, pida a los miembros de la clase que lean 3 Juan 1:4.

Señale que, a veces, los padres suelen cometer errores. En tales casos, sus hijos todavía tienen que honrarlos siendo respetuosos con ellos, viviendo en forma recta y obedeciendo los mandamientos.

Podemos honrar a nuestros padres manifestándoles agradecimiento

Análisis y relato

Escriba en la pizarra Podemos honrar a nuestros padres manifestándoles agradecimiento.

• ¿Creen ustedes que sus padres necesitan sentir que los honran y los aprecian? ¿Por qué?

Reláteles la siguiente experiencia de cierto padre y su hijo: “Yo sufría mucho de depresión y no importaba cuánto me esforzaba por sobreponerme, me sentía muy apenado y exhausto. Mi hijo de 14 años de edad era para mí como una luz al otro extremo de un túnel. Durante aquellos días tenebrosos, cuando yo regresaba de mi trabajo a casa abrumado e irritable, solía encontrarlo tocando el piano. Siempre me saludaba con alegría, me abrazaba y me hacía algún comentario humorístico. Siempre parecía aliviar el peso de sobre mis hombros y me hacía sentir mejor.

“No hacía nada específico para manifestarme su aprecio, pero me daba a entender que me amaba, que apreciaba mucho que yo tratara de ser bueno y paciente y que él estaba dispuesto a confiar siempre en mí y a obedecerme. Y más importante todavía, siempre parecía hacer lo que era correcto. Eso no era fácil. A veces no era muy fácil llevarse bien conmigo. Pero como padre, yo necesitaba su confianza. Le agradezco a Dios que mi hijo estuviera siempre allí para amarme.

“Mi enfermedad ha sido curada ya. Pero agradezco que todavía haya unas pocas cosas en este mundo que ayudan a los padres a sentirse bien consigo mismos, como las expresiones de amor de un hijo o su decisión de hacer algo bueno y digno”.

• ¿Cómo el demostrarles nuestro agradecimiento puede ayudar a nuestros padres?

Cita

Pida a uno de los miembros de la clase que lea en voz alta la siguiente declaración del presidente Spencer W. Kimball:

“No hay tesoro material que para los padres pueda compararse en valor, como una expresión simple y sincera de agradecimiento. No hay nada que podamos darles que sea de mayor valor que el que cada uno de sus hijos viva una vida recta” (The Teachings of Spencer W. Kimball, ed. Edward L. Kimball [1982], pág. 348; véase también “Honra a tu padre y a tu madre”, Liahona, julio de 1991, pág. 17).

Actividad

Entregue a cada miembro de la clase un sobre, una hoja de papel y un lápiz o un bolígrafo. Pídales entonces que escriban una carta a uno de sus padres o a ambos (o tutores, si fuera el caso) expresándole(s) su amor y agradecimiento. Dependiendo de las circunstancias, quizás sea necesario que entregue a cada miembro de la clase más de un sobre. (Quizás prefiera emplear la primera actividad complementaria en vez de ésta.)

Una vez que hayan terminado la tarea, pídales que escriban los nombres y las direcciones correspondientes en los sobres y los cierren. Asegúreles de que solamente los padres (o tutores) leerán las cartas. Recoja los sobres y envíelos por correo o entrégueselos a las personas que corresponda.

Testimonio

Testifique en cuanto a la importancia de honrar a nuestros padres y a las bendiciones que podemos recibir como resultado de ello. Si fuere apropiado, comparta con la clase alguna experiencia personal que le haya enseñado a usted cuán importante es que honremos a nuestros padres.

Exhorte a los miembros de la clase a considerar las consecuencias de sus propios actos y cómo su conducta habrá de afectar a sus padres. Aliénteles a que demuestren agradecimiento por sus padres y también a pensar, cuando consideren alguna acción en particular, “¿Estoy haciendo todo lo posible por honrar a mis padres?”

Actividades complementarias

Quizás desee emplear una o varias de las siguientes actividades durante la lección.

  1. 1.

    Quizás prefiera usted emplear esta actividad en lugar de pedirle a los miembros de la clase que escriban cartas a sus padres (o tutores) en esta lección. Dé a cada miembro de la clase una copia del certificado “Premio a los Padres” que se encuentra en la página siguiente. Pídales que lo completen y lo lleven a casa para dárselo a sus padres. (Dicho certificado ha sido redactado de manera que pueda servir para uno de los padres o para ambos.)

  2. 2.

    Ayude a los miembros de la clase a preparar un plan para la Noche en Honor a los Padres, con la participación de sus hermanos y hermanas y otros miembros de la familia. (Esta Noche en Honor de los Padres podría realizarse en combinación con la Noche de Hogar o en cualquier otra ocasión que sea conveniente para todos los miembros de la familia.)

    Los miembros de la clase podrían emplear una o varias de las siguientes ideas (o sus propias ideas) al planear la Noche en Honor de los Padres:

    • Supongan que están nominando a sus padres como “Padres Nacionales del Año” y mencionen las razones por las cuales merecen el premio (el Premio a los Padres podría entregárseles en tal oportunidad).

    • Preparen un programa de talentos y presenten a sus padres como invitados de honor en el teatro familiar.

    • Planeen y lleven a cabo un proyecto de quehaceres domésticos en honor de sus padres.

    • Presenten una noche de “Felices Añoranzas” y relátenles a sus padres algunos de sus recuerdos más apreciados.

  3. 3.

    Pida a los miembros de la clase que se respondan a sí mismos las siguientes preguntas:

    ¿Honro yo a mis padres?

    1. 1.

      ¿Soy respetuoso en la manera en que trato a mis padres? ¿Lo soy al escoger las palabras y el tono de voz cuando les hablo? ¿Qué les cuento a mis amigos sobre ellos?

    2. 2.

      ¿Los honro mediante la forma en que vivo? ¿Soy digno de confianza? ¿Doy yo el buen ejemplo?

    3. 3.

      ¿Ayudo a mis padres antes de que me lo pidan? ¿Hago lo mejor que puedo al trabajar?

    4. 4.

      ¿Estoy agradecido por lo que han hecho por mí? ¿Les expreso mi gratitud? ¿Perdono los errores que cometen? ¿Doy muestras de que me preocupo por ellos?

    5. 5.

      ¿Estoy honrando a mis padres tratando de vivir como buen cristiano? ¿Soy honrado? ¿Soy puro? ¿Estoy realmente tratando de ser como Jesucristo?