Puedo hacer muchas cosas

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que los niños entiendan que, por ser hijos de nuestro Padre Celestial, podemos hacer muchas cosas buenas.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, 1 Samuel 17.

  2. 2.

    Hable con los padres de cada uno de sus alumnos para que le digan una de las cosas que el niño sepa hacer bien o que esté aprendiendo a hacer.

  3. 3.

    Prepare trozos de papel con instrucciones de algo sencillo para hacer, como por ejemplo, golpear las manos, contar hasta tres, caminar alrededor del cuarto, saltar (brincar), hacer un círculo (en la pizarra o en un papel), pararse sobre un pie, cruzar los brazos o señalar algo de un color determinado; tenga por lo menos un trozo de papel por alumno. Si hay algún alumno que tenga una incapacidad física, asegúrese de incluir algo que ese niño pueda hacer.

  4. 4.

    Escriba en trozos separados de papel los nombres de los alumnos.

  5. 5.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una “caña de pescar” (optativo; vea la lección 11).

    3. c.

      Un recipiente para los papeles con los nombres.

    4. d.

      Las siguientes láminas: 1–5, de una familia con un bebé (62307); 1–10, de la oración familiar (62275); 1–38, de unos niños jugando a la pelota; 1–50, de un niño terminando de vestirse; 1–51, de una familia que trabaja junta (62313); 1–52, de David cuando mata a Goliat (“Las bellas artes del Evangelio” 112; 62073).

  6. 6.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Nota al maestro: Si en su clase hay algún niño con una incapacidad física, tenga en cuenta no herir sus sentimientos; haga hincapié en todo lo que el niño pueda hacer y no en su incapacidad.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Coloque en el suelo el recipiente en el que tendrá ya doblados los trozos de papel con los nombres de los niños. Llame a un niño al frente para que, con la caña de pescar o con la mano, saque del recipiente un papel; llame al niño cuyo nombre aparezca en el papel para que se ponga de pie a su lado, y luego diga a la clase algo que ese niño sepa hacer bien o esté aprendiendo a hacer. Repita esta actividad hasta haber dicho algo de cada uno de los niños. Felicítelos por lo que pueden hacer y por lo que estén aprendiendo.

Nuestro cuerpo puede hacer muchas cosas

Canción

Cante con los niños “Soy un hijo de Dios” (Canciones para los niños, pág. 2; Himnos, Nº 196).

Soy un hijo de Dios;
Él me envió aquí.
Me ha dado un hogar
y padres buenos para mí.
Guíenme; enséñenme
la senda a seguir
para que algún día yo
con Él pueda vivir.

• ¿Quién es el Padre del espíritu de ustedes?

• ¿Quién los mandó aquí, a la tierra, para tener un cuerpo?

Repase con los niños el concepto de que nuestro Padre Celestial hizo el plan de que viniéramos a la tierra para tener un cuerpo. Dígales que Él quiere que aprendamos a hacer muchas cosas buenas con nuestro cuerpo y que lo utilicemos siempre para lo bueno a fin de llegar a ser como Él es.

• ¿Qué pueden hacer ustedes con las manos? ¿Y con los pies? Y qué hacen con la boca? ¿Y con los ojos?

Muéstreles la lámina 1–5, de la familia con un bebé.

• ¿Qué creen ustedes que pueda hacer este bebé?

Hágales las siguientes preguntas u otras similares para recalcar cuántas cosas han aprendido hacer desde que eran pequeñitos.

• ¿Puede un bebé chiquito caminar?

• ¿Puede un bebé hablar?

• ¿Puede un bebé comer solo?

• ¿Puede un bebé vestirse solo?

• ¿Puede un bebé cantar una canción?

• ¿Puede un bebé andar en un triciclo?

Explíqueles que, como están creciendo, están aprendiendo continuamente cosas nuevas. Muéstreles las láminas 1–10, 1–38, 1–50 y 1–51, una por una; llame a uno para que sostenga la lámina, mientras los demás dicen qué hacen las personas que ven en ella; después que contesten, elógielos por reconocer las cosas que puede hacer nuestro cuerpo.

Actividad

Dé a cada alumno la oportunidad de elegir un papel con la instrucción escrita; léalo en voz alta y dígale que haga lo que dice en el papel; siga hasta que todos hayan participado.

• ¿Qué están aprendiendo a hacer ahora?

• ¿Qué cosas les gustaría aprender a hacer cuando sean más grandes?

Dígales que usted siente agradecimiento hacia nuestro Padre Celestial porque tenemos un cuerpo con el que podemos hacer tantas cosas.

Nuestro Padre Celestial puede ayudarnos a hacer algunas cosas

Hágales notar que a veces se nos pide que hagamos cosas que son muy difíciles.

• ¿Qué han tratado de hacer que les haya resultado difícil?

• ¿Quién nos puede ayudar a aprender esas cosas? (Los padres, los hermanos, los maestros, etc.)

• ¿A quién podemos pedir ayuda en la oración cuando tenemos algo difícil para hacer? (A nuestro Padre Celestial.)

Dígales que Jesucristo también nos ayuda a hacer lo que sea difícil.

Relato

Muéstreles la lámina 1–52, de David cuando mató a Goliat, y cuénteles con palabras sencillas el relato de David y Goliat, que se encuentra en 1 Samuel 17. Explíqueles que Jesús le ayudó a David a hacer algo que era muy difícil.

• ¿Quién tenía asustados a los del ejército israelita? (Véase 1 Samuel 17:4–8.)

• ¿En quién confió David para que le ayudara? (Véase 1 Samuel 17:37.)

Testimonio

Exprese la gratitud que usted siente hacia el Padre Celestial por haberle dado un cuerpo con el que puede hacer muchas cosas. Inste a los niños a pedir al Padre Celestial que les ayude a utilizar el cuerpo que Él les dio para hacer cosas buenas.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante la lección.

  1. 1.

    Cante con los niños “Qué divertido es” (Canciones para los niños, pág. 129), haciendo los movimientos apropiados. Utilice otras acciones que se presten a la música de la canción.

  2. 2.

    Prepare hojas de papel, una para cada alumno, en las que haya escrito Puedo hacer muchas cosas, y déselas a los niños diciéndoles que dibujen una o dos de las cosas que pueden hacer.

  3. 3.

    Ayude a los niños a elegir algo que puedan hacer en su casa para ser útiles a su familia, como poner la mesa, barrer, dar de comer al perro, al gato o a las gallinas, etc. Al terminar la clase, recuérdeles que deben decir inmediatamente a sus padres lo que piensen hacer, así ellos pueden hacerles recordar.

  4. 4.

    Repita con la clase alguna de las actividades que se sugieren en las lecciones 16 a 20 y que le parezcan apropiadas para esta lección.

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Haga a los niños ponerse de pie para cantar los siguientes versos con la música de “Éste era un mono” (Canciones para los niños, pág. 121). Emplee movimientos de agacharse para la primera estrofa y de estirarse para la segunda.

    Una vez yo era un bebito,
    un bebito muy chiquitito.
    Pero alto, alto voy a ser,
    y grande, muy grande he de crecer.

    Deje que los niños comenten las cosas que han aprendido a hacer desde que eran bebés.

  2. 2.

    Demuestre un movimiento, como por ejemplo, saltar, golpear las manos o mover la cabeza de lado a lado; pregunte a los niños qué está haciendo usted y dígales que ellos también lo hagan. Dé a cada alumno la oportunidad de demostrar algún movimiento para que los demás digan lo que es y luego lo imiten.