Doy gracias por tener un hogar

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que los niños sientan gratitud por el hogar que tienen y el deseo de ayudar a cuidarlo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, 1 Nefi 2:2–6; 17:7–8 y 18:6, 23.

  2. 2.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un Libro de Mormón.

    2. b.

      Un recipiente con agua, un recipiente con tierra y una ramita. Si lo prefiere, consiga láminas de un lago, de un terreno y de un árbol.

    3. c.

      Papel y crayones o lápices de colores.

    4. d.

      Las siguientes láminas: 1–60, “Lehi y su gente llegan a la tierra prometida” (“Las bellas artes del Evangelio” 304; 62045); 1–61, “El éxodo de Nauvoo, de febrero a mayo de 1846” (“Las bellas artes del Evangelio” 410; 62493).

  3. 3.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Muestre a la clase el recipiente con agua (o la lámina) y pregúnteles qué animales o insectos viven en el agua; ayúdeles a mencionar todos los que puedan conocer. Muéstreles la tierra y pregúnteles qué animales e insectos viven en la tierra; haga lo mismo con la rama, preguntándoles cuáles viven en los árboles.

• ¿Qué creen que pasaría si ustedes tuvieran que vivir en el agua?

• ¿Y qué podría pasar si tuvieran que vivir en la copa de un árbol?

Hay muchas clases diferentes de casas

Explique a los niños que los animales y los insectos viven en diferentes clases de hogares, y que también las personas viven en diferentes tipos de hogares.

Relato

Muéstreles la lámina 1–60, de Lehi y su gente cuando llegaron a la tierra prometida y coloque a la vista el Libro de Mormón mientras les explica sobre los diversos tipos de casas en las que vivieron ellos (véase 1 Nefi 2:2–6, 17:7–8; y 18:6, 23). Dígales que Lehi y su familia tenían una casa cómoda en Jerusalén, pero que cuando el Señor les mandó salir de allí, se fueron, viajaron por el desierto y vivieron en tiendas. Después de muchos años, el Señor le mandó a Nefi, que era uno de los hijos de Lehi, que hiciera una nave. Entonces, Lehi y la familia vivieron en la nave, mientras viajaban por el mar hacia la tierra prometida, que era el lugar que el Padre Celestial y Jesucristo les habían preparado. Después de llegar a esa tierra, tuvieron que vivir en tiendas otra vez hasta que se hicieron casas más permanentes.

• ¿En qué tipos diferentes de viviendas tuvieron su hogar Lehi y su familia?

Relato

Muéstreles la lámina 1–61, del éxodo de Nauvoo. Cuénteles que los primeros miembros de la Iglesia levantaron una ciudad que se llamaba Nauvoo, y que trabajaron mucho para construir sus casas y un hermoso templo. Pero había personas en los alrededores que no gustaban de los miembros de la Iglesia y los echaron de allí. Los miembros se fueron llevándose sólo lo que les cupiera en una carreta con toldo; como esas carretas eran pequeñas, muchos niños tuvieron que dejar sus juguetes más queridos porque no había lugar para llevarlos. Algunas de esas personas tuvieron que vivir largo tiempo en las carretas o en tiendas.

• ¿Por qué sería muy difícil vivir en una carreta o en una tienda?

Actividad

Pida a los alumnos que se pongan de pie y diríjalos para que hagan el siguiente verso con movimientos:

Los niños pioneros conversaban al andar (mover los pies sin salir del lugar) y también les gustaba jugar y saltar (saltar sin salir del lugar). Al llegar la noche, las estrellas brillaban (abrir y cerrar los dedos) y en las carretas ellos dormían y soñaban (cerrar los ojos y recostar la cabeza en las manos juntas).

El hogar es un lugar donde nos aman

Explíqueles que el tipo de casa en que vivamos no tiene importancia. La casa puede ser grande o chiquita, vieja o nueva; puede ser un apartamento, una tienda de campaña o un bote. Lo importante es que esa casa sea un hogar donde los miembros de la familia se quieran mucho unos a otros. Hábleles de su hogar y de lo que usted hace para que en él reine el amor.

  • ¿Por qué les gusta estar en su casa?

  • ¿Cómo saben ustedes que su familia los quiere?

  • ¿Han pasado alguna noche fuera de su casa?

  • ¿Dónde durmieron?

  • ¿Qué sintieron al volver a su hogar?

Recuérdeles lo agradable que fue para ellos volver a estar en su propia casa y dormir en su cama.

Canción

Pida a los niños que se pongan de pie y escuchen, mientras usted les lee la letra de la canción “Hogar” (Children’s Songbook, pág. 192), que aparece a continuación. Dígales que cada vez que oigan la palabra “hogar” crucen los brazos, como abrazándose. Si lo desea, enséñeles el verso y haga que lo repitan con usted.

El hogar es donde está el corazón;
es tibio y lleno de amor.
Es al hogar donde quiero volver
a buscar protección y calor.
(© 1975 por Sonos Music, Orem, Utah. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.)

Debemos ayudar a nuestra familia a cuidar del hogar

Explique a los niños que, para que nuestra casa sea un hogar agradable, debemos cuidarla, y que cada uno de los miembros de la familia debe contribuir a mantenerla limpia y ordenada.

Actividad

Diríjalos para que hagan los movimientos correspondientes a tareas que pueden realizar para ayudar a mantener su casa limpia y ordenada; por ejemplo, levantar y guardar los juguetes, barrer, doblar y guardar su ropa, etc.

Pida a los niños que pasen al frente, uno por uno, y se paren junto a usted. Descríbale a cada uno una situación diferente que le ofrezca la oportunidad de ayudar en su casa, y pregúntele qué haría en ese caso. Utilice los ejemplos que están a continuación o cree algunos que se adapten a las circunstancias en que vivan los alumnos:

  • Derramas accidentalmente un vaso de agua en el suelo, ¿qué debes hacer?

  • Has jugado toda la tarde y tus juguetes están todos desparramados cuando tu mamá te llama a comer, ¿qué debes hacer con los juguetes?

  • Tu mamá tiene prisa porque ya es tarde para la comida y todavía no se ha puesto la mesa, ¿qué puedes hacer para ayudar a tu mamá?

  • Tu ropa está lavada y doblada, ¿qué deberías hacer con ella?

  • Has estado jugando afuera y tienes los zapatos cubiertos de barro. ¿Qué debes hacer antes de entrar en tu casa?

  • Tu cama está toda revuelta cuando te levantas de mañana. ¿Qué debes hacer con ella?

Anime a los niños a comentar lo que hacen en su casa para ayudar a mantenerla limpia y ordenada. Hábleles de lo que usted hace para mantener la suya en buen estado de limpieza y orden.

Actividad

Prepare de antemano hojas de papel escribiendo en la parte superior Doy gracias por mi hogar. Dé una a cada alumno, junto con crayones o lápices de color, y dígales que dibujen algo que harán durante la semana siguiente en su casa para ayudar a los demás.

Testimonio

Expréseles sus sentimientos con respecto a su hogar y el agradecimiento que tiene hacia su Padre Celestial y Jesucristo por haberle bendecido con un hogar.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante lección.

  1. 1.

    Lleve a la clase algunos objetos comunes de la casa (por lo menos uno para cada niño de la clase); póngalos en una bolsa y deje que cada alumno elija uno y que diga qué se puede hacer con él para ayudar en la casa. Por ejemplo, un paño se utiliza para quitar el polvo de los muebles o para secar los platos; una cuchara, para poner la mesa para la comida; un juguete se recoge del suelo y se guarda al limpiar u ordenar el cuarto, etc.

  2. 2.

    Cante “Qué divertido es” (Canciones para los niños, pág. 129), cambiando “es cantar, es cantar, cantar, cantar” por “es ayudar, es ayudar, es ayudar”; o diga la letra empleando frases como “Qué divertido es poner la mesa”, “Qué divertido es hacer mi cama” o “Qué divertido es secar los platos”, haciendo al mismo tiempo los movimientos que correspondan a cada acción.

  3. 3.

    Prepare de antemano hojas de papel con la frase Mis manos ayudan, escrita en la parte superior. En la clase, haga en las hojas el trazado de las manos de cada alumno y déselas para llevar a la casa. Hable con ellos de lo que pueden hacer con sus manos para ayudar en el hogar.

  4. 4.

    Dirija a los niños en una dramatización de los pioneros. Dígales que hagan de cuenta que las sillas son las carretas cubiertas en que ellos viajaban; haga que las coloquen en círculo, como hacían los pioneros durante la noche para protegerse de posibles enemigos y de los animales salvajes. A continuación, que hagan la pantomima de hacer una fogata, cocinar, comer y, después de la comida, cantar y bailar un rato; luego, subir a las carretas (las sillas) para acostarse a dormir.

  5. 5.

    Lleve láminas de distintos tipos de casas, o dibújelas en la pizarra o en una hoja de papel. Hable con los alumnos sobre los materiales de los que está hecha cada una y cómo sería vivir en una casa así. Puede mostrarles una tienda de campaña, un iglú, un castillo, una cabaña y una casa sobre pilotes.

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Cante o repita la letra de la canción “Cuando ayudamos” (Canciones para los niños, pág. 108). Diríjalos para que hagan los movimientos de tareas que pueden hacer en su casa para ayudar a la familia.

  2. 2.

    Dirija a los niños para que hagan con los dedos los movimientos que corresponden al verso siguiente:

    Deditos atareados (levantar una mano con el puño cerrado),
    ¿quién me ayuda a obedecer hoy?
    Y los deditos contestan:
    “Yo voy”, “Yo voy”, “Yo voy”, “Yo voy”, “Yo voy” (con cada “Yo voy” levantar, uno a uno, los mismos dedos de las dos manos).