Doy gracias por la comida y la ropa

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que los niños aprendan a expresar agradecimiento por la comida y la ropa que tienen.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Génesis 1:11–12 y 1 Reyes 17:8–16.

  2. 2.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una fruta o verdura que tenga semillas.

    3. c.

      Una bolsita de granos o cualquier objeto blando.

    4. d.

      Los siguientes figuras recortadas: 1–5, de unos peces; 1–7, de un cerdito; 1–8, de una oveja; 1–9, de una vaca; 1–22, de una gallina con pollitos (hay figuras similares en Primary Visual Aids—Cutouts set 4 [Ayudas visuales de la Primaria: Figuras para recortar, paquete 4]); o consiga láminas de los animales que proveen alimento y material para ropa en su localidad.

    5. e.

      Las siguientes láminas: 1–15, de la oración para bendecir los alimentos; 1–50, de un niño vistiéndose.

  3. 3.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Déles las siguientes instrucciones, llenando el espacio en blanco con el nombre de alimentos que se acostumbre comer para el desayuno en su localidad:

  • A los que les guste tomar —————— para el desayuno, levanten una mano.

  • A los que les guste comer —————— para el desayuno, levanten la otra mano.

  • A los que les guste comer —————— para el desayuno, pónganse de pie.

Continúe mencionando alimentos y diferentes acciones hasta que haya nombrado algo que le guste a cada niño. Luego, dígales: “Los que estén agradecidos a nuestro Padre Celestial por los alimentos que Él les da, siéntense y crucen los brazos.

Utilizamos plantas y animales para alimentarnos

• ¿Qué otras cosas les gusta comer?

• ¿De dónde sacamos los alimentos que comemos?

• ¿Quién creó las plantas y los animales que nos proveen alimento?

Hábleles de algunos de los alimentos que se consumen en su localidad y de dónde provienen; dígales que muchos provienen de plantas.

Corte la fruta o saque las semillas del vegetal que haya llevado y muéstrelas a la clase.

• ¿Qué es esto? (Señale las semillas.)

• ¿Por qué las plantas tienen semillas?

Explíqueles que, de acuerdo con el plan de nuestro Padre Celestial, las plantas deben tener semillas para que éstas crezcan y produzcan más plantas, y tengamos así más alimentos (véase Génesis 1:11–12); y que cuando la planta crece, se forman más semillas en ella.

Actividad

Dirija a los alumnos en el siguiente verso con movimientos:

Las semillitas

Muy hondo plantadas las semillitas (agacharse y tocar el suelo con las manos).
están en la tierra bien dormiditas (colocar una mano sobre la otra, con las palmas juntas).
El sol redondo que con su luz brilla (formar un círculo con los brazos sobre la cabeza),
la mansa lluvia que moja las semillas (mover los dedos mientras se van bajando las manos),
la brisa que sopla al atardecer (agitar los brazos por encima de la cabeza),
todo las despierta y las hace crecer (mover rápidamente los dedos mientras se van levantando desde el suelo).

• ¿Han ayudado alguna vez a plantar semillas?

• ¿Qué plantaron?

• ¿Qué alimentos sacamos de las plantas?

Guíe a los niños para que mencionen varios tipos de frutas, verduras y granos. Explíqueles que el pan y el cereal provienen de granos. Hábleles de la gratitud que usted siente hacia el Padre Celestial por haber puesto en la tierra las semillas que producen frutas, verduras y granos.

Muestre las semillas otra vez.

• ¿Qué necesitan estas semillas para crecer?

Relato

Cuénteles el relato de Elías y la viuda de Sarepta, que se encuentra en 1 Reyes 17:8–16; hágales comprender que la gente no tenía suficiente alimento porque no había llovido durante mucho tiempo, y que sin el agua de la lluvia las plantas no crecían.

• ¿Qué sentirían si no tuvieran nada que comer?

• ¿Qué bendición recibió la viuda por haber compartido con Elías lo poco que le quedaba de alimento? (Véase 1 Reyes 17:15–16.)

Explíqueles que no todo lo que comemos proviene de las plantas.

• ¿De dónde se saca la leche?

• ¿De dónde se sacan los huevos?

• ¿De dónde se saca la carne?

Explíqueles que algunos alimentos que ingerimos provienen de los animales; muéstreles los recortes o las láminas que correspondan con la conversación y hable con ellos sobre los animales que proveen alimento en la localidad donde viven.

Utilizamos las plantas y los animales para la ropa y el calzado que usamos

Hágales notar que los alimentos no son lo único que nos proveen los animales y las plantas. Muéstreles la lámina 1–50, del niño que está terminando de vestirse.

• ¿Qué está haciendo este niño?

• ¿Qué se ponen ustedes cuando se visten?

Actividad

Dirija a los niños para que hagan la pantomima de ponerse ropa, tal como una camisa, un vestido, zapatos, un abrigo y una gorra.

• ¿Por qué tenemos que usar ropa? (Para cubrirnos el cuerpo y protegerlo; para que no nos dé frío.)

• ¿De qué está hecha la ropa que usamos?

Si los niños saben los nombres de los materiales, pregúnteles si saben de dónde salen esos materiales. Explíqueles que muchos de los materiales que se utilizan para hacer la ropa y el calzado provienen de plantas y animales; dígales qué plantas y animales producen los materiales para hacer la ropa más comúnmente usada en su localidad. Por ejemplo, el algodón y el lino son productos de una planta; la seda proviene de los gusanos de seda; la lana se saca de las ovejas y la mayor parte del cuero que se usa es de los animales vacunos.

Debemos estar agradecidos por tener alimentos y ropa

Actividad

Dígales que piensen en alguna comida que les guste mucho. Uno por uno, tíreles la bolsita de granos u objeto blando que haya llevado y pida a ese niño que nombre una comida por la que esté agradecido, y que después vuelva a tirarle a usted la bolsita. Antes de tirarla a otro niño, hable con ellos acerca de la procedencia del elemento principal del plato que el niño haya mencionado. Recuérdeles que toda planta y todo animal fue creado por Jesús, bajo la dirección del Padre Celestial.

Repita esta actividad, pidiéndoles que nombren una prenda de ropa en lugar de una comida.

Muéstreles la lámina 1–15, de la bendición de los alimentos.

• ¿A quién deberíamos agradecer la comida?

• ¿A quién deberíamos agradecer la ropa que tenemos?

• ¿Cómo le damos las gracias a nuestro Padre Celestial por todas esas cosas? (Una de las formas de hacerlo es mencionarlas en nuestras oraciones diarias.)

Testimonio

Exprese la gratitud que usted siente porque nuestro Padre Celestial y Jesucristo hicieron posible que tuviéramos ropa para ponernos y comida para alimentarnos.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante la lección.

  1. 1.

    Prepare para cada niño una hoja de papel dividida al medio por un línea y con la frase Doy las gracias por: escrita en la parte superior de la hoja; entregue una hoja a cada uno y dígales que de un lado de la línea dibujen una comida y del otro lado una prenda de ropa.

  2. 2.

    Diríjalos para que canten o repitan la letra de las dos primeras estrofas de “Demos gracias al Padre” (Canciones para los niños, pág. 15).

  3. 3.

    Dígales que hagan de cuenta que son semillitas. Para ello, que se agachen como si los hubieran plantado en la tierra; después, con el sol que brilla y la lluvia que moja las semillas, que se vayan levantando lentamente como plantitas que empiezan a brotar. Si quiere, puede pedir a dos niños que sean el sol y la lluvia y dejarlos que se turnen para esos papeles.

  4. 4.

    Lleve a la clase trozos de una fruta o verdura para que los niños la prueben. Descríbales la semilla y la planta o árbol del que salió la fruta o el vegetal. (No olvide averiguar con los padres si hay algún niño alérgico a lo que piense llevar a la clase.)

  5. 5.

    Describa algunos alimentos conocidos para los alumnos y déjelos adivinar de qué alimento se trata. Por ejemplo, para describir un huevo, podría decirles: “Este alimento es duro, tiene cáscara, es blanco o marrón (castaño, café) claro por fuera y se saca de un nido. ¿Qué es?” Repita la actividad todas las veces que quiera. Si lo desea, puede llevar a la clase una muestra de cada uno de los alimentos que vaya a describir.

  6. 6.

    Lleve a la clase prendas de ropa como suéteres, chaquetas, gorras, etc., para que los niños se las midan; mientras tanto, usted puede hablarles del agradecimiento que deben sentir por la ropa que tienen.

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Dirija a los niños para que canten o repitan la letra de la canción “Rondó de gracias” (Canciones para los niños, pág. 18).

  2. 2.

    Mientras usted les va diciendo las palabras que aparecen a continuación, que los niños hagan la pantomima de vestirse con las prendas que usted mencione.

    Niños, pónganse los pantalones, pónganse los pantalones,
    uno, dos y tres; pónganse los pantalones.
    Niñas, pónganse la falda (pollera), pónganse la falda (pollera),
    uno, dos y tres; pónganse la falda.
    Niños, pónganse la camisa, pónganse la camisa,
    uno, dos y tres; pónganse la camisa.
    Niños, pónganse las medias, pónganse las medias,
    uno, dos y tres; pónganse las medias.
    Niños, pónganse los zapatos, pónganse los zapatos,
    uno, dos y tres; pónganse los zapatos.
    Niños, ahora que están vestidos, ¡qué bien!,
    ahora que están vestidos podemos ir a jugar.