Debo ser honrado

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que los alumnos sientan el deseo de ser honrados en todo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Éxodo 20:15–16; Alma 53:16–22; 56:44–57; Artículos de Fe, 13. Vea también Principios del Evangelio (31110), capítulo 31.

  2. 2.

    Con una tira de papel o de tela, haga una banda (vincha) para ponerle en la cabeza a cada niño; escriba en ella Quiero ser honrado.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia y un Libro de Mormón.

    2. b.

      Un botón u otro objeto pequeño.

    3. c.

      Las siguientes láminas: 1–13, “José Smith” (“Las bellas artes del Evangelio” 400; 62449); 1–65, “Los dos mil jóvenes guerreros” (“Las bellas artes del Evangelio” 313; 62050).

  4. 4.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Llame a uno de los niños para que pase al frente. Junte las manos sosteniendo en ellas el botón u otro objeto pequeño que haya llevado a la clase. Diga a los alumnos que junten las manos igual que usted y, uno por uno, vaya pasando sus manos entre las de ellos, dejando caer el botón en las manos de uno de los niños; dígales que continúen con las manos juntas, como si tuvieran en ellas el botón. Mientras va haciéndolo, diga: “Botón, botón, ¿quién tiene el botón?” El niño que haya pasado al frente debe tratar de averiguar quién lo tiene, preguntando a sus compañeros, uno por uno: “(Nombre del niño), ¿tienes el botón?” Dígales que deben contestar la verdad, ya sea “No, no lo tengo”, o “Sí, lo tengo”.

Repita el juego varias veces dando la oportunidad a los demás niños para que uno pase al frente y otro tenga el botón. Felicítelos por haber sido honrados.

Nuestro Padre Celestial y Jesucristo quieren que seamos honrados

Muéstreles la lámina 1–13, de José Smith, y dígales que el profeta José Smith escribió “Creemos en ser honrados” en el Artículo de Fe 13. Hágalos repetir esas palabras hasta que las aprendan de memoria.

• ¿Qué quiere decir “ser honrado”?

Explíqueles que entre las cosas que hay que hacer para ser honrado están decir siempre la verdad, no tomar nunca cosas que pertenezcan a otra persona y tratar bien a los demás.

Muéstreles la Biblia y dígales que Moisés llevó a su pueblo los Diez Mandamientos (véase Éxodo 20), y que el Padre Celestial y Jesús le dieron a Moisés dos mandamientos sobre la honradez: “No hurtarás” y “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio”. Léales Éxodo 20:15–16.

• ¿Qué es robar?

Explíqueles que “hurtar” es lo mismo que robar y que hablar falso testimonio es decir mentiras sobre alguien.

Repítales las palabras del siguiente verso (Presentación de los niños en la reunión sacramental para 1987):

Es mi lema ser honrado, ser verídico y leal,
dar ejemplo cada día de la honradez total.
Desde niño amaré el bien y lo defenderé;
mi palabra cumpliré y siempre la verdad diré.

Actividad

Diga a los niños que les va a mencionar algunas acciones y que deben ponerse de pie si la acción es honrada y sentarse si la acción no es honrada. Utilice los ejemplos que se dan a continuación u otros que se le ocurran a usted.

  • Llevarse un dulce cuando mamá les haya dicho que no lo hagan.

  • Decir la verdad sobre algo que hayan hecho.

  • Tomar algo que no les pertenezca sin pedirlo.

  • Reconocer que han hecho algo que estaba mal.

  • Echarle la culpa a otro de algo malo que ustedes hayan hecho.

  • Encontrar dinero o algo que pertenezca a otra persona y devolverlo a su dueño.

Pídales que cuenten a la clase algo honrado que hayan hecho.

  • ¿Cómo se sienten cuando son honrados?

  • ¿Cómo se sienten cuando no son honrados?

  • ¿Por qué tenemos miedo a veces de ser honrados? (Porque quizás recibamos un castigo o causemos tristeza a otra persona.)

Ayúdeles a comprender que nos sentimos mucho más tranquilos y felices si somos honrados, aun cuando a veces sea difícil serlo.

Cuando somos honrados, recibimos bendiciones

Relato

Muéstreles la lámina 1–65, de los dos mil jóvenes soldados, y cuénteles la historia de los dos mil guerreros valientes, que se encuentra en Alma 53:16–22 y 56:44–57 haciendo hincapié en Alma 53:20–21; explíqueles que una de las razones por las que esos jóvenes eran tan sobresalientes es que eran honrados. Léales la primera parte del versículo 21, donde dice “eran hombres verídicos”, y dígales que ser verídico quiere decir ser honrado. Por ser honrados, estos jóvenes fueron protegidos en la batalla y fueron bendecidos por su honradez, fe y valor. Nosotros también recibiremos bendiciones si somos honrados.

• ¿Qué bendiciones recibieron los dos mil jóvenes guerreros por haber sido honrados? (Véase Alma 56:54–56.)

Actividad

Colóqueles las vinchas (bandas) en la cabeza a los niños y golpee las manos rítmicamente para que marchen alrededor de la sala de clase como si fueran los jóvenes guerreros; dígales que cuando usted deje de golpear las manos, deben detenerse; entonces, nombre a uno de los niños y pregúntele qué puede hacer para demostrar que es honrado (u honrada). Después que conteste, siga golpeando las manos y repita la actividad hasta que todos hayan tenido la oportunidad de dar una respuesta.

Testimonio

Expréseles su testimonio de que nuestro Padre Celestial y Jesús quieren que seamos honrados y de que seremos más felices si lo somos.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante la lección.

  1. 1.

    Con sus propias palabras, cuénteles el siguiente relato sobre Jacob Hamblin y su hijo:

    Jacob Hamblin fue uno de los primeros pioneros en llegar al sur del estado de Utah. Les cobró gran cariño a los indios que vivían en esa región y aprendió a hablar el idioma de ellos; los indígenas, a su vez, le tenían confianza. Un día, el hermano Hamblin mandó a su hijo con un caballo para que se lo cambiara a uno de los indios por unas mantas; el indio examinó con cuidado al animal y sacó un montón de mantas, pero el joven Hamblin le dijo: “No son suficientes”. El indio siguió agregando mantas hasta que el muchacho consideró que había recibido bastantes y se encaminó a su casa, muy orgulloso por el gran negocio que había hecho. Cuando su padre vio la cantidad de mantas que llevaba, se quedó muy disgustado, pues el caballo no valía tantas; por ese motivo, hizo que su hijo regresara a devolverle al indio la mitad de las mantas. Al verlo llegar, éste le dijo riendo: “Ya sabía que Jacob me las devolvería” (véase en A Story to Tell, el relato de Jacob Hamblin, hijo, contado a Louise Lee Udall. Salt Lake City: Deseret Book Company, 1945, págs. 359–360).

    Explíqueles que el indio sabía que Jacob Hamblin era un hombre honrado y le devolvería las mantas que el muchacho había llevado de más. Sabía que podía confiar en el hermano Hamblin, porque siempre era honrado. Dirija a los alumnos para que repitan o dramaticen este relato.

  2. 2.

    Cante o repita la letra de la canción “Pequeño niño fue Jesús” (Canciones para los niños, pág. 34).

  3. 3.

    Emplee títeres sencillos, hechos con una media o con una bolsita de papel, para dramatizar situaciones en las que alguien enfrente la decisión de ser o no ser honrado. Utilice los ejemplos que aparecen a continuación o cree usted algunos:

    • Rompes un plato y tu mamá te pregunta quién lo hizo.

    • Ayudas a recoger unas monedas que han caído y te sientes tentado a guardarte una en el bolsillo.

    • Te comes dos galletas después de que tu papá te dice que no comas. Tu padre te pregunta si te comiste las galletas.

    Haga que los niños se turnen para manejar los títeres y decir lo que deben hacer si se les presentan esas situaciones.

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Pregunte a los niños si hay un caballo en la sala de clase. Dígales que, aunque miraran con mucha atención, no podrían ver un caballo porque no lo hay y que no sería honrado decir que hay un caballo en la sala. Pregúnteles si ven __________ en la sala (mencione algún objeto que esté a la vista y cuyo nombre les sea familiar). Explíqueles que sería honrado decir que ese objeto sí está en la sala. Dígales que cuando dicen la verdad o hablan de algo real, son honrados.

  2. 2.

    Dígales que levanten las dos manos cuando usted les diga algo que es verdad y que bajen las manos cuando usted diga algo que no es verdad. Diga cosas sencillas pero obvias, como por ejemplo, “Tengo una flor roja en el pelo”, “Tengo puesto un vestido (una chaqueta)”, “Los pantalones de __________ (nombre a un niño) son azules”, “Ustedes están sentados en una silla”, etc.

  3. 3.

    Cante o repita la letra de la canción “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80).