La Santa Cena me hace pensar en Jesús

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que los niños aprendan que deben pensar en Jesús mientras toman la Santa Cena.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Lucas 22:19–20 y 3 Nefi 18:1–11. Vea también Principios del Evangelio (31110), capítulo 23.

  2. 2.

    Después de obtener la aprobación de la presidenta de la Primaria, pídale al obispo o presidente de rama que haga los arreglos para que uno de los jóvenes del quórum de presbíteros visite la clase unos minutos al comenzar esta lección. Luego, pídale al joven que se prepare para explicar a los niños sus responsabilidad es de administrar la Santa Cena y qué piensa acerca de esa ordenanza tan sagrada.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia y un Libro de Mormón.

    2. b.

      Láminas sobre acontecimientos de la vida de Jesús, como las siguientes: 1–16, “La Navidad” (“Las bellas artes del Evangelio” 201; 62495); 1–17, “El niño Jesús en el Templo” (“Las bellas artes del Evangelio” 205; 62500); 1–19, “Jesús y los niños” (“Las bellas artes del Evangelio” 216; 62467); 1–43, “Jesús sana a un ciego” (“Las bellas artes del Evangelio” 213; 62145); y cualquier otra que le resulte de utilidad para la clase.

    3. c.

      Las siguientes láminas: 1–3, “Jesús el Cristo” (“Las bellas artes del Evangelio” 240; 62572); 1–8, del momento de repartir la Santa Cena (62021); 1–44, “Jesús enseña en el hemisferio occidental” (“Las bellas artes del Evangelio” 316; 62380); 1–70, “La Última Cena” (“Las bellas artes del Evangelio” 225; 62174).

  4. 4.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Muéstreles la lámina 1–8, del momento de repartir la Santa Cena, y dígales que la reunión del domingo, cuando nos reunimos todas las familias en la capilla, se llama reunión sacramental.

• ¿Por qué llamamos a esa reunión la reunión sacramental?

Presente a la clase al presbítero que haya ido para hablar; luego, déle tiempo para que les diga en qué consiste la responsabilidad del Sacerdocio Aarónico con respecto a la Santa Cena; pídale que les diga lo que siente en cuanto a su propia función en esa sagrada ordenanza. Después que termine, déle las gracias por haber ido y dígale que puede volver a su clase.

Jesús nos dejó la Santa Cena para que lo recordemos

Muestre a los alumnos la lámina 1–3, de Jesucristo, y dígales otra vez que Él es el Hijo de nuestro Padre Celestial. Explíqueles que, por lo mucho que Él nos ama, vino a la tierra para ser nuestro Salvador; además, sanó a los enfermos, enseñó el Evangelio y demostró con Su vida cuál es la manera en que nosotros debemos vivir.

Relato

Muéstreles la lámina 1–70, de la Última Cena, y cuénteles la historia que se halla en Lucas 22:19–20. Léales la última frase del versículo 19, que dice: “Haced esto en memoria de mí”, y explíqueles que Jesús mandó a Sus Apóstoles que se reunieran todas las semanas en el día de reposo y tomaran la Santa Cena para recordarlo.

Muéstreles la lámina 1–44, de Jesús enseñando en el continente americano, y dígales que cuando Él visitó a los nefitas, también les mandó reunirse y tomar la Santa Cena para recordarlo (véase 3 Nefi 18:1–11).

• ¿De quién debían acordarse los Apóstoles al tomar la Santa Cena?

• ¿A quién debían recordar los nefitas al tomar la Santa Cena?

• ¿En quién debemos pensar nosotros cuando tomamos la Santa Cena?

• ¿Cuándo tomamos la Santa Cena?

Actividad

Haga con los niños el siguiente verso acompañado de movimientos:

Contento de ir a la Iglesia

Vine a la Iglesia y estoy contento (formar la torre de una iglesia juntando las puntas de los dos dedos índices);
vine a escuchar (poner la mano ahuecada junto a la oreja)
y a orar (cruzar los brazos y agachar la cabeza).
A aprender de Jesús que está en el cielo (señalar hacia arriba)
y a saber que Él siempre me va a amar (cruzar los brazos sobre el pecho como abrazándose).

Relatos

Muéstreles las láminas de la vida de Jesús, una por una. Si los niños reconocen lo que aparece en la lámina, déjelos que lo cuenten según lo recuerden. Si no saben a qué se refiere, cuénteselo brevemente. Dé participación a todos los que quieran hablar sobre las láminas.

• ¿En qué historias de la vida de Jesús les gusta pensar durante la Santa Cena?

Deje que ellos cuenten algunas que sepan en las que quieran pensar al tomar la Santa Cena. Si no recuerdan ninguna, dígales algunas de las cosas que hizo Jesús en las que usted piense durante esa ordenanza.

Debemos ser reverentes durante la Santa Cena

Actividad

Enséñeles el siguiente verso con los movimientos que se indican:

Cruzo los brazos (cruzar los brazos),
bajo la cabeza (inclinar la cabeza)
y muy callado me quedo (decir esta línea en voz muy baja);
mientras bendicen
la Santa Cena,
a Jesús recuerdo.

Explíqueles que, como Jesús nos dio la Santa Cena para que lo recordemos, es importante que pensemos en Él y ayudemos a los demás a pensar en Él durante la ordenanza; la forma de hacerlo es ser reverentes mientras reparten la Santa Cena.

Actividad

Dígale al oído a uno de los niños una de las siguientes frases y pídale que la repita en voz alta a la clase. Continúe, hasta dar participación a todos los alumnos.

  1. 1.

    Nos preparamos para la Santa Cena cantando un himno que nos haga pensar en Jesús.

  2. 2.

    Escuchamos con atención mientras dicen la oración para bendecir el pan.

  3. 3.

    Cuando nos sirven el pan, tomamos sólo un pedacito.

  4. 4.

    Escuchamos con atención mientras dicen la oración para bendecir el agua.

  5. 5.

    Tomamos el agua con reverencia y ponemos el vasito en la bandeja otra vez.

  6. 6.

    No jugamos nunca con el pan ni con los vasitos de la Santa Cena.

Explíqueles que al hacer esas cosas demostramos que somos reverentes al tomar la Santa Cena.

• ¿Cómo somos reverentes durante la Santa Cena?

Actividad

Dígales que presten atención a lo que usted les va a decir y que se pongan de pie si lo que usted dice es algo que deban hacer o en lo que deban pensar durante la Santa Cena, o se sienten si es algo que no deban hacer o en lo que no deban pensar en esos momentos. Utilice las frases que aparecen a continuación u otras.

  • Escuchar con atención las oraciones de la Santa Cena.

  • Recordar que nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos aman.

  • Pensar en ir de picnic.

  • Recordar que Jesús sanó a los enfermos.

  • Hablar con su hermanito o hermanita.

  • Estar en continuo movimiento.

  • Pensar en Jesús cuando bendecía a los niños.

Testimonio

Exprese su testimonio sobre la Santa Cena y su gratitud por tener ese sacramento que nos hace recordar a Jesucristo y lo que Él hizo por nosotros. Dígales que siente un agradecimiento especial cuando todos son reverentes porque eso le permite concentrar sus pensamientos en Jesús.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante la lección.

  1. 1.

    Antes de la clase, prepare hojas en las que haya escrito Debo pensar en Jesús durante la Santa Cena; tenga una para cada alumno. Entrégueselas y dígales que hagan un dibujo de sí mismos tomando la Santa Cena.

  2. 2.

    Lleve a la clase bandejas de la Santa Cena vacías, las del pan y las del agua. Deje que los niños las miren y las tengan en la mano. Pídales que digan lo que pasa cuando se bendice y se reparte la Santa Cena. 3. Haga que los niños representen algunas de las historias de la vida de Jesús que más les gusten.

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Explíqueles con sencillez lo que es la Santa Cena. Muéstreles la lámina de Jesucristo y dígales que el domingo hay un momento en la reunión sacramental en que recordamos a Jesús de una manera especial, que es cuando comemos un trocito de pan y tomamos un vasito de agua. Explíqueles también que la Santa Cena nos hace pensar en lo mucho que Jesús nos quiere y en cuántas cosas hizo Él por nosotros para que seamos felices.

  2. 2.

    Cante o repita la letra de la canción “Dime la historia de Cristo” (Canciones para los niños, pág. 36); o de “Cristo me manda que brille” (Canciones para los niños, pág. 38).

  3. 3.

    Dirija a los niñitos para que hagan los movimientos correspondientes al siguiente verso, mientras usted les dice las palabras:

    La Creación

    Jesús mandó al sol brillar (hacer con los brazos un círculo encima de la cabeza),
    y a la lluvia caer (con las manos abiertas delante del cuerpo, agitar los dedos).
    Jesús mandó a los pájaros cantar (abrir y cerrar los dedos y el pulgar imitando un pico)
    y a las flores crecer (ahuecar las manos con las palmas hacia arriba);
    y así ha de ser, así ha de ser (cruzar los brazos y asentir con la cabeza).
    (Johnie B. Wood, Sing, Look, Do, Action Songs for Children, ed. por Dorothy M. Peterson. Cincinnati: Standard Publishing Co., 1965.)

    Hágales recordar que Jesús nos ha dado muchas cosas para que seamos felices y recalque que durante la Santa Cena debemos demostrarle agradecimiento pensando en Él.