La resurrección de Jesucristo (para la Pascua)

Primaria 1: Soy un Hijo de Dios, 1994


Objetivo

Que todos los niños entiendan que Jesucristo resucitó.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Lucas 23:33–24:12, 36–40, 51. Vea también Principios del Evangelio (31110), capítulo 12.

  2. 2.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Las siguientes láminas: 1–3, “Jesús el Cristo” (“Las bellas artes del Evangelio” 240; 62572); 1–16, “La Navidad” (Las bellas artes del Evangelio 201; 62495); 1–55, “El Sermón del Monte” (“Las bellas artes del Evangelio” 212; 62166); 1–59, “La Crucifixión” (“Las bellas artes del Evangelio” 230; 62505); 1–72, “Jesús ora en Getsemaní” (“Las bellas artes del Evangelio” 227; 62175); 1–73, “La sepultura de Jesús” (“Las bellas artes del Evangelio” 231; 62180); 1–74, “Jesús muestra Sus heridas” (“Las bellas artes del Evangelio” 234; 62503).

  3. 3.

    Haga los preparativos para las Actividades Complementarias que desee llevar a cabo.

Actividades de aprendizaje

Pida a un alumno que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Tenga en la mano la lámina 1–3, de Jesucristo, sin que los niños vean lo que es. Dígales que van a hablar de alguien que es muy importante y que usted les va a decir algunas cosas de esa persona para ver si pueden adivinar de quién se trata. Después, déjelos que adivinen.

  1. 1.

    Esa persona nos quiere mucho a todos.

  2. 2.

    Hace mucho tiempo vivió en la tierra y organizó Su Iglesia.

  3. 3.

    Nos enseñó cómo debemos vivir para ser felices.

  4. 4.

    Bendijo a las personas y les enseñó a ser buenas y cariñosas.

Después que los niños adivinen que la persona es Jesús (ayúdeles, si es necesario), muéstreles la lámina.

Jesús nos ama

Hágales recordar que Jesús es el Hijo de nuestro Padre Celestial y que el Padre lo mandó a la tierra con un propósito importante.

Relato

Muéstreles la lámina 1–16, del Nacimiento y cuénteles brevemente el nacimiento de Jesús; si lo desea, deje que ellos intervengan en el relato con lo que sepan. Dígales que Jesús era un niñito muy especial.

Muéstreles la lámina 1–55, del Sermón del Monte, y explíqueles que Jesús, después que creció, organizó Su Iglesia y enseñó a las personas cómo debían vivir y a amarse los unos a los otros.

Canción

Haga que los niños se pongan de pie y canten o repitan la letra de la canción “Ama a todos, dijo el Señor” (Canciones para los niños, pág. 39), haciendo los movimientos que se indican:

Ama a todos con bondad (abrir los brazos extendiéndolos a los lados del cuerpo), dijo el Señor (mover la cabeza de arriba abajo en señal de asentimiento), pues si a otros amas tú (ponerse las manos sobre el corazón), te darán su amor (ponerse las manos en los hombros, como abrazándose). Muéstreles la lámina 1–72, de Jesús orando en Getsemaní.

• ¿Qué está haciendo Jesús?

Explíqueles que antes de morir, Jesús fue a un lugar llamado Getsemaní para orar. Allí, sufrió por nuestros pecados, para que podamos arrepentirnos y recibir el perdón de todo lo malo que hagamos. Él era la única persona que tenía el poder de hacer eso. Jesús lo hizo por lo mucho que nos ama.

Jesús resucitó

Explíqueles que mucha gente que vivió durante el tiempo en que Jesús estuvo en la tierra lo quería mucho, pero que algunas personas no lo querían porque no creían que Jesús era el Hijo de nuestro Padre Celestial.

Relato

Muéstreles la lámina 1–59, de la Crucifixión. Explíqueles con palabras muy sencillas lo que se describe de la Crucifixión en Lucas 23:33–46. Dígales que la gente que no quería a Jesús fue muy cruel con Él. Los soldados le clavaron clavos en las manos y en los pies para colgarlo de la cruz, y lo dejaron allí hasta que murió. (Tenga mucho tacto para contar esta historia y para el verso con movimientos que hay más adelante. Quizás algunos niños sean muy sensibles y les impresione mucho la idea de que alguien haya herido y matado a Jesús.)

Explíqueles que cuando Jesús murió, Su espíritu salió del cuerpo y fue al cielo. Hágales recordar que cada uno de nosotros tiene un espíritu y que, aunque no se puede ver, es lo que nos hace vivir.

Muéstreles la lámina 1–73, de la sepultura de Jesús. Cuénteles que las personas que amaban a Jesús sacaron Su cuerpo de la cruz y lo envolvieron en lienzos; después, lo llevaron a un sepulcro (tumba) cavado en una roca y lo depositaron allí con mucho cuidado (véase Lucas 23:50–56).

Muéstreles la lámina 1–74, de Jesús mostrando Sus heridas. Explíqueles que a los tres días de morir, Jesús resucitó, lo que quiere decir que volvió a vivir. Cuando había muerto, Su espíritu había salido del cuerpo; cuando resucitó, Su espíritu volvió a entrar en el cuerpo. Jesús fue la primera persona que resucitó.

Dígales que hubo muchas personas que lo vieron después de haber resucitado (véase Lucas 24). Jesús mostró a Sus amigos Su cuerpo resucitado y les enseñó (véase Lucas 24:36); también dejó que lo tocaran, para que supieran que ese cuerpo era de carne y huesos (véase Lucas 24:39–40). Después de enseñar a la gente, Jesús volvió a vivir con nuestro Padre Celestial (véase Lucas 24:51).

• ¿Por qué quería Jesús que la gente lo tocara? (Véase Lucas 24:36–40.)

• ¿A dónde fue Jesús después que estuvo con la gente? (Véase Lucas 24:51.)

Explíqueles que el día en que Jesús resucitó fue la primera Pascua de Resurrección, y todos los años celebramos la Pascua para recordar que Jesucristo resucitó.

Actividad

Dirija a los alumnos para que se pongan de pie y hagan los movimientos que se indican.

Tres días después de Su muerte (levantar tres dedos de la mano)
Jesús vivió otra vez; tenía marcas de los clavos en las manos y en los pies (señalarse las palmas de las manos y los pies),
y una herida en el costado (señalarse un costado del cuerpo) que todos vieron también.
Vino a enseñar que debemos (levantar el dedo índice, como para indicar algo)
el Evangelio obedecer (cruzarse de brazos).
Y porque Él resucitó vamos a resucitar también (hacer movimiento de asentir con la cabeza).

Todos vamos a resucitar

Ayude a los alumnos a comprender lo que significa que Jesús haya vuelto a vivir. Dígales que Jesús está vivo y vive en el cielo, y que jamás volverá a morir; y explíqueles que Él hizo posible que todos resucitemos como Él. Dígales que eso quiere decir que, después de morir, todos volveremos a vivir.

• ¿Conocen ustedes a alguien que haya muerto?

Explíqueles que cuando alguien muere, su espíritu sigue vivo, y que algún día todos los que hayan muerto resucitarán, lo que quiere decir que su cuerpo y su espíritu se volverán a reunir, como los de Jesús. Si lo desea, acláreles que lo más probable es que no resucitemos, como Él, a los tres días, pero que todos resucitaremos en algún momento.

Hágales repetir la palabra resucitar varias veces y decir lo que significa.

Recalque lo maravilloso que es saber que todas las personas a las que conocemos y queremos —nuestros padres, hermanos, abuelos y amigos— resucitarán, o sea, que volverán a vivir. Haga hincapié en que todos volveremos a vivir después de morir y que Jesús fue quien hizo que esto sea posible.

Testimonio

Expréseles su testimonio del amor que Jesucristo tiene por todos nosotros, y dígales que por ese gran amor, Él sufrió y murió para poder resucitar a fin de que todos resucitemos también algún día.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades para llevar a cabo durante la lección.

  1. 1.

    Analice brevemente algunas de las costumbres de la Pascua que les resulten familiares a los niños. Haga recalcar el hecho de que no obstante lo divertidas que sean algunas de esas costumbres, debemos tener siempre presente que la Pascua es para recordar el sacrificio y la muerte y resurrección de Jesús.

  2. 2.

    Lleve a la clase un guante y muéstrelo a los alumnos. Compare nuestro cuerpo físico con un guante dentro del cual se mete una mano, que representa al espíritu; muéstreles cómo la mano (el espíritu) hace mover el guante (el cuerpo); saque la mano de dentro del guante y dígales que así es la muerte del cuerpo, que cuando el cuerpo muere, el espíritu sale de él y se separan, y el cuerpo ya no se puede mover. Vuelva a poner la mano dentro del guante, y explíqueles que así es como resucitamos: el espíritu vuelve a entrar en el cuerpo y el cuerpo vuelve a vivir, pero entonces es inmortal, o sea, que no volverá a morir nunca. Haga hincapié en que todos resucitaremos gracias a que Jesucristo resucitó. 3. Haga copias, una para cada alumno, de la hoja titulada “Jesús es nuestro amigo”, que se halla al final de la lección 6, y entréguelas a los niños para que las coloreen.

  3. 4.

    Lleve a la clase una bolsita de granos u otro objeto blando. Juegue con los niños tirándoles la bolsita en la falda al mismo tiempo que les hace una de las preguntas que se hallan a continuación, u otras similares; ellos deben contestar la pregunta al tiempo que le devuelvan la bolsita. Continúe, hasta que todos hayan participado por lo menos una vez.

    • ¿Por qué celebramos la Pascua?

    • ¿Quién fue la primera persona que resucitó?

    • ¿Qué quiere decir resucitar?

    • ¿Dónde pusieron el cuerpo de Jesús después que Él murió?

    • Después que Jesús resucitó, ¿hubo muchas personas que lo vieron?

    • ¿Por qué hizo Jesús que lo tocaran después de resucitar?

    • Por haber resucitado Jesús, ¿quiénes van a resucitar?

  4. 5.

    Dirija a los niños para que canten o repitan la letra de la canción “¿Vivió Jesús una vez más?” (Canciones para los niños, pág. 45) o “Resucitó Jesús” (Canciones para los niños, pág. 44).

Otras actividades para los niños más pequeños

  1. 1.

    Después de repetir a los niñitos que Jesús fue puesto en una tumba cavada en la roca y cerrada con una piedra pesada, diríjalos para que hagan los movimientos que se indican, mientras usted les dice las palabras del siguiente verso:

    ¡Jesús resucitó!

    Aquí pusieron a Jesús (señalar un lugar imaginario),
    pero la piedra alguien quitó (imitar el movimiento de hacer rodar una piedra pesada).
    Inclínense y miren adentro (inclinarse y ponerse la mano como visera sobre los ojos simulando que miran).
    Él no está ahí. ¡Desapareció! (ponerse de pie otra vez).
    ¡Es que Jesús ya resucitó! (hacer movimiento de aplaudir sin hacer ruido).
    (Dana Eynon, en Bible Story Finger Plays and Action Rhymes. Cincinnati, Ohio: Standard Publishing Co., 1964, pág. 29).
  2. 2.

    Dígales que Jesús murió y resucitó en primavera. Explíqueles que la primavera es una época en la que hay vida nueva. Los árboles y las flores que se secaron en el invierno brotan de nuevo y hay muchos animalitos que nacen en esa estación del año. Deje que dibujen flores o animalitos. Muéstreles la lámina 1–3, de Jesucristo, y dígales que porque Jesús murió y resucitó (volvió a vivir), nosotros también volveremos a vivir después de morir.

  3. 3.

    Cante o repita la letra de la canción “Fiel amigo es Jesús” (Canciones para los niños, pág. 37). Hágales recordar otra vez que celebramos la Pascua para acordarnos de Jesús y Su resurrección.