Ven, sígueme

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño sienta un mayor deseo de seguir a Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Mateo 4:18–22, Lucas 5:1–11 y Juan 14:15; 15:17.

  2. 2.

    Recorte en papel tres pares de huellas de zapato grandes y escriba en ellas lo siguiente:

    1. a.

      Ven / Sígueme

    2. b.

      Guardad / Mis mandamientos

    3. c.

      Que os améis / Unos a otros

    footsteps
  3. 3.

    Prepárese para cantar o repetir la letra de la primera estrofa de “Venid a mí” (Himnos, Nº 61).

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      El cartel HLJ (véase la lección 1).

    3. c.

      Dos hojas de papel y un lápiz para cada uno de los niños.

    4. d.

      La lámina 2-23, Un niño sigue las huellas de su padre; la lámina 2-24, El llamamiento de los pescadores (Las bellas artes del evangelio 209; 62496 002).

  5. 5.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación de la semana anterior.

Jesucristo desea que le sigamos

Actividad para despertar el interés

Diga a los niños que van a jugar a “Seguir al líder”. Pídales que formen una hilera a un lado del salón de clase. El primer niño de la hilera corre, brinca, salta con un pie o hace alguna otra acción atravesando el salón de clase. El resto de los niños sigue al primero haciendo lo mismo que éste. Luego el primer niño va al final de la hilera y el segundo pasa a ser el líder. Continúe jugando hasta que todos hayan sido el líder una vez.

Dígales que durante esta lección aprenderán más acerca de cómo seguir a Jesucristo.

Relato

Muestre la lámina 2-23, Un niño sigue las huellas de su padre, y relate la siguiente historia con sus propias palabras (si los niños no están familiarizados con la nieve, puede adaptar la historia a su propio clima y medio ambiente): Omar salió para ayudar a su papá a juntar leña para encender el fuego. Era invierno y la nieve estaba muy profunda. Juntaron tanta como podían llevar en los brazos y emprendieron el camino de regreso a casa. Para Omar era muy difícil caminar en la nieve tan profunda con su carga tan pesada. Su papá le dijo que pisara las huellas que él iba dejando, y así le fue mucho más fácil caminar en la nieve.

• ¿Por qué decidió Omar seguir las huellas de su padre?

• ¿Por qué creen que era más fácil para Omar caminar en la nieve si seguía las huellas que dejaba su padre?

Relato de las Escrituras

Muestre la lámina 2-24, El llamamiento de los pescadores. Relate la historia que se encuentra en Mateo 4:18–22 y Lucas 5:1–11. Explique que cuando Jesucristo estuvo en la tierra, llamó a algunos hombres a ser Sus discípulos, o sea, ayudantes.

Al contar la historia, en el momento que corresponda, lea en voz alta Mateo 4:19. Explique que “os haré pescadores de hombres” significa que Jesús quería que esos hombres enseñaran a la gente.

• ¿Por qué siguieron esos hombres a Jesús?

• ¿Qué harían ustedes si Jesús les pidiera que le siguieran y fueran Sus discípulos?

Análisis

Compare la historia del llamamiento de los discípulos con la de Omar y su padre. De la misma manera que el padre le dijo a Omar que le siguiera, Jesús nos pide a todos nosotros que le sigamos. El padre de Omar sabía que sería más fácil para Omar caminar si seguía sus huellas. El Salvador sabe que nuestra vida será más fácil y seremos más felices si le seguimos.

• ¿Qué significa seguir a Cristo?

• ¿Por qué es más fácil la vida si seguimos a Jesús?

Canción

Canten o repitan la letra de la primera estrofa de “Venid a mí”. Si es necesario, explique el significado de las palabras que los niños no conozcan.

“Venid a mí”, mandó Jesús.
Andemos en divina luz;
sólo así, por Su poder,
uno con Dios podemos ser.

Una de las maneras de seguir a Jesús es tratar de ser como Él y obedecer Sus mandamientos. Cuando aprendemos Sus principios y mandamientos y hacemos lo que Él nos pide, estamos siguiendo Sus pasos.

Actividad con las huellas

Muestre las dos huellas en las cuales escribió previamente “Ven” y “Sígueme”. Lea con los niños lo que dicen las huellas y pídales que lo repitan.

Coloque el cartel HLJ al frente del salón. Pida a un niño que coloque las huellas en el piso del otro lado del salón. (A medida que siga adelante con la lección, cada par de huellas se colocará en el piso, formando un caminito por el cual los niños puedan caminar hacia la lámina del Salvador que se encuentra en el cartel HLJ.)

Jesús desea que guardemos los mandamientos

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Explique que seguir a Jesucristo significa estar dispuestos a hacer lo que Él nos pide. Pídales que escuchen con atención mientras usted lee algo que Jesús nos pidió que hiciéramos.

Lea en voz alta Juan 14:15. Explique que éstas son las palabras de Jesús. Pida a los niños que repitan el pasaje con usted.

• ¿Qué dijo Jesucristo hiciéramos?

• ¿Qué significa guardar los mandamientos de Cristo?

Actividad con las huellas

Muestre las huellas en las que escribió “Guardad” y “Mis mandamientos” y pida a los niños que repitan la frase. Dígales que coloquen este par de huellas a una distancia corta del primer par. (Las huellas deben estar lo suficientemente cerca una de otra para que un niño pueda caminar en ellas.)

Análisis

Describa algunas situaciones en que los niños puedan escoger seguir a Jesucristo. Pídales que por turno le digan lo que harían en cada situación. Utilice los ejemplos que se encuentran a continuación o prepare otros similares que se apliquen mejor a su clase:

  1. 1.

    Si estuvieras jugando en la escuela y encontraras un monedero con dinero, ¿qué harías para seguir a Jesús?

  2. 2.

    Si estuvieras listo para ir a la cama, aunque quisieras dormirte inmediatamente, ¿qué harías antes de dormir para seguir a Jesús?

  3. 3.

    Tu mamá te pidió que cuidaras a tu hermanita para que ella no cruzara la calle y algunos de tus amigos vienen a invitarte a jugar con ellos. ¿Qué harás para seguir a Jesús?

  4. 4.

    Si un niño nuevo comenzara a asistir a tu escuela, y algunos de los demás niños se rieran de él, ¿qué harías para seguir a Jesús?

  5. 5.

    Si unos amigos te invitaran a acompañarlos a visitar a unos familiares, pero sabes que no volverán a tiempo para ir a la Iglesia, ¿qué harías para seguir a Jesús?

Invite a los niños a mencionar otras situaciones en las que podrían escoger seguir a Jesús. Haga hincapié en el hecho de que cuando hacemos lo que Jesús nos dice, estamos haciendo lo correcto.

Jesús desea que nos amemos unos a otros

Pasaje de las Escrituras

Para que los niños descubran otra manera de seguir los pasos de Jesús, lea en voz alta Juan 15:17. Dígales que éstas son las palabras de Jesús y pídales que repitan el versículo con usted.

• ¿A quién quiere Jesucristo que amemos? (A todos.)

Actividad con las huellas

Muestre el par de huellas que dice “Que os améis” y “Unos a otros”. Lea esta frase con los niños y pídales que la repitan. Luego pida a un niño que coloque este par de huellas al frente de las anteriores y a la misma distancia.

Relato

Cuente o lea la siguiente historia acerca de un jovencito llamado Heber que siguió los pasos de Jesucristo.

Heber temblaba de frío y se arropó con su abrigo gastado; muy pronto iba a ser su cumpleaños y todo lo que deseaba era uno nuevo que lo mantuviera abrigado. Sabía que si le pedía uno a su madre, ella se entristecería porque no tenía dinero para comprarle otro. El papá de Heber había fallecido cuando él era bebé, y su mamá trabajaba mucho todos los días para obtener el dinero que necesitaban. A menudo se quedaba levantada hasta muy tarde cosiendo ropa para otras personas.

El día del cumpleaños de Heber, su mamá le deseó felicidades y le regaló un hermoso abrigo que ella le había hecho. Heber no veía la hora de poder salir al frío y ver lo calentito que estaría con su nuevo abrigo.

Pocas semanas más tarde, Heber fue a hacer un mandado y vio a un niño que llevaba puesto solamente un suéter. Heber sabía el frío que estaría pasando el niño y, casi sin pensarlo, se quitó el abrigo y se lo dio al niño.

Cuando la mamá de Heber vio que llevaba puesto su abrigo viejo, le preguntó qué había pasado con el nuevo.

Heber le explicó diciendo:

—Vi a un niño que lo necesitaba más que yo y se lo di.

Su mamá le preguntó:

—¿No podías haberle dado tu abrigo viejo?

Heber miró a su mamá, con la esperanza de que ella comprendiera, y vio que sus ojos se llenaron de lágrimas. Ella le dio un fuerte abrazo y le dijo:

—Por supuesto que tú no hubieras podido, Heber (véase Lucile C. Reading, “The Coat”, Children’s Friend, nov. de 1966, pág. 5).

•¿De qué manera siguió Heber a Jesucristo?

Explique que el niño del que habla esta historia es Heber J. Grant, quien cuando creció llegó a ser el séptimo Presidente de la Iglesia.

Análisis

Pida a los niños que piensen cómo pueden demostrar su amor por los demás. Las siguientes preguntas pueden darles algunas ideas:

• Si ven a alguien que se cae y se lastima, ¿qué pueden hacer?

• En la escuela, si un niño no tiene nada para comer a la hora del almuerzo, ¿qué pueden hacer?

Explique que el amor hacia los demás requiere más que sentimientos y palabras. Demostramos nuestro verdadero amor hacia los demás por medio de lo que hacemos. Invite a los niños a contar alguna experiencia que hayan tenido la semana pasada en la que hayan demostrado amor por los demás.

Haré lo justo y seguiré a Jesucristo

Actividad con las huellas

Dígales a los niños que, si lo desean, pueden caminar sobre las huellas de Jesús que han colocado sobre el piso del salón de clase y luego pararse a un lado de la ilustración de Jesucristo que está en el cartel HLJ. Pídales que digan una cosa que harán durante la semana para seguir a Jesús.

Recuérdeles que seguimos a Jesucristo cuando escogemos lo correcto. Señale el cartel HLJ y pida a los niños que digan: “Escogeré lo correcto”.

Resumen

Actividad

Entregue a todos los niños dos hojas de papel y un lápiz, y pídales que, utilizando el contorno de sus propios zapatos, dibujen un par de huellas. Cuando hayan finalizado, pídales que escriban en las dos hojas lo siguiente: “Seguiré a Jesucristo”. Ayúdeles si es necesario.

Testimonio

Dígales cómo el seguir a Jesucristo le ha hecho feliz. Testifique que si le seguimos, Jesucristo nos guiará para que podamos volver a vivir con nuestro Padre Celestial.

Anime a los niños a tratar siempre de seguir las huellas de Jesús. Sugiérales que les muestren las huellas a sus padres y que hablen de este tema con ellos.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Sugiérale que pida a nuestro Padre Celestial que ayude a los niños para que puedan seguir a Jesucristo y escoger lo correcto.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Explique a los niños que usted hará algún movimiento (como dar palmadas, asentir con la cabeza o marchar). Pídales que repitan la acción después de usted. Haga esto una vez y luego agregue otra acción, y haga que repitan ambas. Continúe agregando acciones, de a una por vez, viendo cuántas pueden los niños recordar y repetir en el orden correcto.

    Compare la actividad con el hecho de seguir al Salvador. Debemos tratar de seguir Su ejemplo no sólo en algunas cosas, sino en todo lo que hagamos.

  2. 2.

    Prepare una cadena de muñecas de papel para cada miembro de la clase. (Es posible que los niños más grandes quieran hacer sus propias muñecas.) Doble una hoja de papel en forma de acordeón. Dibuje una muñeca en el papel doblado como se ve en la lámina y recórtela. Haga una cadena para cada niño y escriba Que os améis unos a otros al pie de cada una. Explique que una de las cosas más importantes que Jesús nos pidió es que nos amemos unos a otros.

  3. 3.

    Canten o repitan la letra de “Yo trato de ser como Cristo” (Canciones para los niños, pág. 40), “Amad a otros” (Canciones para los niños, pág. 74) o “Siempre obedece los mandamientos” (Canciones para los niños, pág. 68). La letra de “Yo trato de ser como Cristo” y “Amad a otros” se encuentra al final del manual. La letra de “Siempre obedece los mandamientos” se encuentra a continuación.

    Siempre obedece los mandamientos

    Siempre obedece los mandamientos;
    tendrás gran consuelo y sentirás paz.
    Dios te promete Sus bendiciones
    si eres justo en tus acciones;
    Él te dará consuelo y paz.