Jesucristo es el Buen Pastor

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que todas las personas son importantes para Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Lucas 15:1–7 y Juan 10:1–18.

  2. 2.

    Pegue la figura 2-44, La oveja perdida, sobre un papel grueso; luego córtela en pedazos para formar un rompecabezas, asegurándose de que la oveja quede entera en una sola pieza. (Guarde las piezas del rompecabezas para que se puedan seguir usando en el futuro.) Antes de comenzar la clase, esconda la pieza del rompecabezas que contiene la oveja completa en algún lugar del salón de clases donde no se pueda encontrar fácilmente.

  3. 3.

    Utilizando el molde que se encuentra al final de la lección, copie o dibuje tantas ovejitas como niños tenga en su clase, incluyendo una para usted, y escriba en la figura el nombre de cada uno.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      La lámina 2-43, Un pastor.

  5. 5.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que les dio la semana anterior. Si lo desea, puede pedir a los niños que le informen de sus experiencias al tratar de ser pacificadores en sus hogares.

Los pastores cuidan de sus ovejas

Actividad para despertar el interés

Muestre la lámina 2-43, Un pastor.

• ¿Quién es este hombre?

Explique que el hombre que se ve en la lámina es un pastor como los que vivían en la época en que Jesucristo estaba en la tierra.

• ¿Cómo está vestido?

Señale la capa del pastor. Explique que esta capa está hecha de piel de oveja o de lana para protegerlo del calor del desierto y del frío de la noche. También se cubre la cabeza para protegerse del sol. El pastor lleva un envase de agua y un palo llamado cayado o bastón.

• ¿Qué hace el pastor?

Explique que el pastor cuida de las ovejas. Las ovejas conocen la voz del pastor y lo siguen al lugar que él les indique. Explique que el pastor no dirige al rebaño desde atrás, sino que camina enfrente y muestra el camino. Conduce a las ovejas a los pastizales donde pueden pastorear y también las lleva hacia donde hay agua. Al caer la noche, el pastor lleva a las ovejas al redil o corral, que es un lugar rodeado por paredes o una verja, o una cueva donde las ovejas están a salvo de los lobos u otros animales salvajes, así como de los ladrones. El pastor hace guardia a la entrada del corral y protege a sus preciosas ovejitas; también las cuenta para estar seguro de que no haya perdido a ninguna.

Todas las ovejas son importantes para el pastor

Relato

Explique que todos los pastores, ya sea en los tiempos de Jesús o en la actualidad, cuidan a sus ovejas y las protegen. Cuente el siguiente relato con sus propias palabras:

Carlos y Roberto vivían en una granja; su familia tenía un criadero de ovejas y los dos niños tenían su propio rebañito. Ellos cuidaban bien a sus ovejas; eran buenos pastores.

Una noche hubo una gran tormenta y el viento hizo caer la cerca del corral donde se encontraban las ovejas de Carlos y Roberto. Un trueno espantó a las ovejas y todas salieron corriendo del corral.

Al llegar la mañana, los niños salieron para atender a las ovejas, pero no las pudieron encontrar. Se preocuparon mucho y decidieron seguir las huellas que habían dejado las ovejas en la tierra húmeda. Después de un rato, encontraron a casi todas las ovejas, pero les faltaba una.

• ¿Qué creen que Carlos y Roberto hicieron?

Llevaron a las ovejas de regreso al corral y salieron a buscar a la oveja perdida. Pronto se dieron cuenta de que un par de huellas iba en otra dirección y decidieron seguirlo hasta que al fin encontraron a la oveja. Tenía la pata atascada en un pozo y estaba cansada y débil. Con cuidado llevaron a la oveja de regreso a la casa y Roberto la sostuvo mientras Carlos le curaba las heridas de la pata. Carlos y Roberto se sintieron muy felices por haber encontrado a todas sus ovejas.

• ¿Por qué Carlos y Roberto siguieron buscando a la oveja perdida después de haber encontrado a las demás?

Actividad con el rompecabezas

Coloque el rompecabezas sobre la mesa o el piso y pida a los niños que armen las piezas que usted ha preparado.

Una vez que hayan terminado, se darán cuenta de que falta una pieza. Señale que la pieza que falta tiene el dibujo de una oveja.

• ¿Qué hace un buen pastor si se da cuenta de que una de sus ovejas se ha perdido?

Relato de las Escrituras

Sostenga la Biblia en alto y diga a los niños que en la Biblia, Jesucristo nos dice lo que un buen pastor hace cuando se le pierde una oveja. Explíqueles que cuando Jesús estaba en la tierra, a menudo enseñaba a la gente por medio de relatos. Uno de esos relatos se trataba de un pastor y su oveja perdida. Lea en voz alta Lucas 15:4.

• ¿Qué dice la Biblia que un buen pastor debe hacer?

Representación

Diga a los niños que ahora van a hacer de cuenta que son pastores. Ellos deben jugar a que se ponen la capa, que llevan un cayado o bastón, etc. Luego, dígales que vayan en busca de la pieza perdida del rompecabezas que tiene el dibujo de la oveja. Cuando alguien la encuentre, elógielo y reúna a todos los niños para completar el rompecabezas.

• Pregunte a los niños cómo se sintieron al encontrar la pieza del rompecabezas.

Pasaje de las Escrituras

Cuénteles cómo se sintió el pastor de la parábola cuando encontró a su oveja, tal como se relata en Lucas 15:5–6. Compare lo que experimentaron los niños con lo que Jesús dijo acerca de lo que debía sentir y hacer un buen pastor.

Jesucristo es el Buen Pastor y nosotros somos Sus ovejas

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Lea en voz alta Juan 10:14.

• ¿Quién es el Buen Pastor en este pasaje de las Escrituras?

Ayude a los niños a comprender que Jesucristo es el que está hablando y que Él es el Buen Pastor.

• ¿Quiénes son las ovejas del rebaño del Pastor? (Explique que rebaño quiere decir un grupo de ovejas.)

Ayude a los niños a comprender que ellos son algunas de las ovejas del rebaño de Jesús. Aclare que el Salvador dijo que era como un pastor porque Él ama y se preocupa por cada uno de nosotros así como un pastor por sus ovejas. Quiere que todos estemos a salvo y seamos felices; y así como el pastor conoce a cada una de sus ovejas, Jesús nos conoce a cada uno de nosotros y todos somos importantes para Él.

Actividad

Muestre a los niños las ovejitas que preparó con los nombres de los niños. Sostenga una en alto y diga: “(Nombre del niño) es una ovejita del rebaño de Jesús”, y coloque la ovejita sobre la mesa. Continúe de esta manera hasta que haya mencionado el nombre de todos los niños, incluso usted mismo. Cuando lea el nombre de un niño que no esté presente, diga algo como: “(Nombre del niño) es una de las ovejitas del rebaño de Jesús. Jesús sabe que él no está en la Primaria hoy y quiere que todas sus ovejitas estén aquí”.

Después de esta actividad, recoja todas las ovejitas y pida a los niños que las cuenten todas juntos. Dígales que ése es el número de niños que deberían estar en la clase, o sea, el número de ovejitas que deberían estar en el rebaño. Compare el número de las ovejitas con el número de niños que estén presentes en la clase, y dígales que usted desea que todos asistan a la Primaria a menos que estén enfermos o fuera de la ciudad, porque desea ayudar a Jesús a cuidar de ellos y a enseñarles. Haga hincapié en lo importante que es para Jesús que todas sus ovejitas vayan a la Primaria.

Sugiera a los niños que sean pastores y encuentren a las ovejitas perdidas (los niños que no hayan asistido a la clase este día) y que les ayuden a volver a la Primaria.

Resumen

Testimonio

Dé su testimonio de que todo niño es importante ante los ojos de Jesucristo y que Él les ama y se interesa en cada uno de ellos.

Entregue a cada uno de los niños la ovejita con su nombre. Aliéntelos a llevar las ovejitas a casa y compartir lo que han aprendido acerca de los pastores y del Buen Pastor con sus familias.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Pida a los niños que escriban una nota o que hagan un dibujo para dar a algún niño que no haya venido a la Primaria. Podría decir algo como: “Hoy te extrañamos en la Primaria” o “Acompáñanos en la Primaria”.

  2. 2.

    Pídales que coloreen sus ovejitas o que les peguen algodón para que queden esponjadas.

  3. 3.

    Ayude a los niños a decir el verso “Cristo ama a los niños”.

    Cristo ama a todos, (Extender los brazos.)
    los pequeños y los bebés, (Mecer a un bebé en los brazos.)
    los altos y los bajos, (Usar la mano para indicar un niño pequeño y otro más alto.)
    a todos ama Él. (Formar con los brazos un círculo enfrente del cuerpo.)
    (De “Finger Fun for Little Folk” por Thea Cannon. © 1949 por Standard Publishing Company, Cincinnati, Ohio. Usado con permiso.)
  4. 4.

    Canten o repitan la letra de “Siento el amor de mi Salvador” (Canciones para los niños, pág. 42). La letra de esta canción se encuentra al final del manual.

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de la primera estrofa de “Ama el Pastor las ovejas” (Himnos, Nº 139).

    Ama el Pastor las ovejas, con un amor paternal.
    Ama el Pastor Su rebaño, con un amor sin igual.
    Ama el Pastor Sus corderos que descarriados están,
    y conmovidos los busca por dondequiera que van.
    Andan en yermos, errantes, tristes, cansados, sin Él.
    Sígueles pues el Maestro; vuélveles a Su redil.