No olvidemos decir “gracias”

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño se acuerde de agradecerles a otras personas sus gestos de amor y bondad.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Lucas 17:11–19 y Doctrina y Convenios 78:19.

  2. 2.

    Prepare una tarjeta de agradecimiento como la que aparece a continuación:

    thank you note
  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia y un ejemplar de Doctrina y Convenios.

    2. b.

      Lápices regulares o de cera y papel para cada niño.

    3. c.

      Pizarra, tiza y borrador.

    4. d.

      La lámina 2-45, Los diez leprosos (Las bellas artes del evangelio 221; 62150 002).

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Nota para el maestro: Esté atento durante la presentación de la lección para aprovechar toda oportunidad que se le presente para decir “gracias” a los niños.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana pasada.

Una palabra especial

Actividad para despertar el interés

Diga a los niños que hay una palabra muy especial que desea compartir con ellos. Todas las personas utilizan esta palabra, pero no con la suficiente frecuencia. Susurre al oído de uno de los niños la palabra gracias y pídale que haga lo mismo con el niño que esté a su lado, y así sucesivamente. Pida al último niño que haya recibido el mensaje que se ponga de pie y repita la palabra a la clase.

• ¿Cuándo decimos “gracias”?

Explíqueles que a todos nos gusta que otras personas sean amables con nosotros, pero a veces olvidamos expresar nuestro agradecimiento.

Relato de las Escrituras

Muestre la lámina 2-45, Los diez leprosos, y pida a los niños que le cuenten lo que recuerdan de la lección anterior acerca de esta lámina. Si lo desea, puede pedir que los niños representen la historia de los diez leprosos (véase Lucas 17:11–19).

Haciendo referencia a la lámina, señale al leproso que está expresando su agradecimiento a Jesucristo.

• ¿Por qué volvió este hombre a donde estaba Jesús?

• ¿Qué hicieron los demás hombres?

Recuerde a los niños que Jesús sanó a todos los leprosos, pero que solamente uno de ellos se acordó de darle las gracias. Jesús debe de haberse sentido feliz porque un hombre le dio las gracias, pero al mismo tiempo triste porque los demás no lo hicieron.

Análisis

• ¿Cuáles son algunas de las cosas por las que debemos dar gracias a nuestro Padre Celestial y a Jesucristo?

• ¿A quién más debemos dar gracias? (A nuestras familias, maestros, amigos y a todos los que hacen algo por nosotros.)

Podemos dar las gracias a otras personas

Relato y análisis

Relate la siguiente historia con sus propias palabras, ilustrándola con algunos dibujos sencillos en la pizarra (tales como una caña de pescar, un pez y una torta [un pastel]):

A Carlos le gustaba acampar y pescar, y en especial le gustaba pasar casi todos los sábados pescando en un río cercano; pero un día, su padre murió y muchas cosas cambiaron en su vida. Una de esas cosas era que ya nadie podía llevarlo a pescar.

Carlos se sentía triste y solo. El hermano Pérez, su maestro de la Primaria, se dio cuenta de lo triste que se sentía y deseaba hacerlo feliz; por lo tanto, invitó a Carlos a ir a pescar.

Carlos se sintió muy feliz de poder ir a pescar otra vez, así que se preparó y esperó que el hermano Pérez pasara a buscarlo. Ambos pasaron un día hermoso en el río y pescaron bastante. Esa noche, Carlos y su familia cenaron pescado.

Carlos quería agradecerle al hermano Pérez por haberlo llevado a pescar.

• ¿Qué podía hacer Carlos para darle las gracias?

Cuando los niños hayan respondido, agradézcales sus respuestas y luego cuénteles lo que Carlos decidió hacer:

Carlos decidió que para agradecerle al hermano Pérez, iba a hacerle algo especial. Le ayudó a su mamá a preparar una torta (un pastel) y al día siguiente la llevó a la casa del hermano Pérez. Cuando le entregó la torta, le dijo: “Gracias por llevarme a pescar”.

• ¿Cómo piensan que se sintió el hermano Pérez cuando Carlos le dio la torta (el pastel)?

• ¿Cómo piensan que se sintió Carlos?

Pasaje de las Escrituras

Lea en voz alta Doctrina y Convenios 78:19. Explique que este pasaje dice que si somos agradecidos, nos sentiremos felices.

• ¿Cómo se sienten cuando le dicen “gracias” a alguien?

• ¿Cómo se sienten cuando alguien les dice “gracias” a ustedes?

Participación de los niños

Pida a los niños que le cuenten de alguna vez en que alguien les haya agradecido algo que hicieron y que expliquen cómo se sintieron. Si lo desea, puede contar alguna experiencia personal.

Podemos decir “gracias” de muchas formas

Relato

Cuente el siguiente relato con sus propias palabras:

La hermana Morales era maestra de la Primaria; le gustaba muchísimo enseñar y quería mucho a los niños; además, trataba siempre de llevar bien preparada su lección para los domingos. Ella amaba a nuestro Padre Celestial y a Jesucristo y a menudo testificaba a los niños acerca del gran amor que Jesús siente por cada uno de ellos. Ella demostraba amor y prestaba mucha atención a los niños de su clase; siempre se acordaba de sus cumpleaños y de otras fechas especiales.

Un domingo después de los servicios dominicales, alguien llamó a la puerta de la hermana Morales. Era Camila, una de las niñas de su clase, que le traía algo en un bello sobre rosa.

• ¿Pueden adivinar lo que había en el sobre?

Muestre la tarjeta de agradecimiento que usted preparó y léala a los niños.

• ¿Cómo creen que se sintió la hermana Morales al leer la nota?

Análisis

• ¿Cómo le dijo Camila “gracias” a su maestra?

• ¿De qué otra manera podemos expresar nuestro agradecimiento?

• ¿Quién hace cosas por ustedes?

A medida que los niños contesten la pregunta, escriba las respuestas en la pizarra. Una vez que todos hayan tenido la oportunidad de contestar, refiérase a la lista en la pizarra y pregúnteles por qué están agradecidos con cada una de las personas. Por ejemplo:

• ¿Cuáles son las cosas que pueden agradecerles a los miembros del obispado?

• ¿Cuáles son las cosas que pueden agradecerle a la directora de música de la Primaria, o a la pianista?

Actividad artística

Dé a los niños lápices regulares o de cera y papel para hacer tarjetas de agradecimiento. Escriba o ayúdeles a escribir Gracias en las tarjetas, y permita que las decoren con los lápices regulares o de cera.

Explíqueles que pueden entregarle esta tarjeta a alguien a quien quieran agradecer por haber sido amable con ellos. Recuérdeles que al mostrar agradecimiento, no sólo hacemos felices a los demás sino que también nos sentimos felices nosotros.

Resumen

Presentación por el maestro

Antes de finalizar la clase, dé las gracias a cada uno de los niños en particular por algo que haya hecho bien durante la Primaria. Sea sincero y específico. Podría agradecerle el:

  • Ser reverente durante la clase.

  • Prestar atención a la lección.

  • Ofrecer la primera oración.

  • Tratar bien a los demás niños.

  • Cantar durante los ejercicios de apertura.

  • Levantar la mano antes de hablar.

  • Contestar preguntas.

  • Estar sonriente durante la clase.

Testimonio

Exprese su gratitud por tener a cada uno de los niños en su clase. Recuérdeles la felicidad que pueden dar a una persona con un simple “gracias”.

Aliente a los niños a utilizar muchas veces la palabra “gracias” durante la semana con la familia y los amigos.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Pida a los niños que se pongan de pie y separen las sillas para poder caminar alrededor ellas.

    Ayúdeles a cantar o recitar la letra de la primera estrofa de “Dos ojos para ver”, utilizando las acciones que se indican:

    Tengo dos ojos, sí, señor;
    dos ojos para ver, (Señalar los ojos.)
    Tengo cabeza, hombros y pies (Señalar la cabeza, los hombros y los pies.)
    y puedo yo mucho hacer. (Caminar alrededor de la silla.)
    Tra, la, la, la.
    Dos ojos para ver. Dos ojos tengo, sí, señor,
    y puedo yo mucho hacer. (Sentarse, cruzar los brazos e inclinar la cabeza.)
  2. 2.

    Pase un hilo lo bastante largo para que todos los niños puedan sostenerlo, por un botón o un anillo, y haga un nudo para unir las puntas del hilo. Pida a los niños que se sienten en un círculo y que se tomen del hilo y cierren las manos. Dígales que hagan pasar el botón o anillo dando la vuelta al círculo hasta que usted diga “basta”. El niño que se quede con el botón o el anillo dice: “Estoy agradecido por (nombre de la persona) por (algo)”. Continúen jugando hasta que todos hayan tenido la oportunidad de responder.

  3. 3.

    Prepare una masa de sal para que los niños le den la forma de algo por lo cual estén agradecidos (la receta se encuentra en la página 45). Pídales que lleven lo que hayan creado a sus hogares y que lo coloquen cerca del lugar donde dicen sus oraciones para que se acuerden de darle gracias a nuestro Padre Celestial por Sus bendiciones.

  4. 4.

    Cuente la historia de los jareditas en sus barcos, como se encuentra en Éter 2:16–18 y 6:4–11. Para ilustrarla, puede utilizar dos recipientes, volteando uno hacia abajo y colocándolo encima del otro.

    Pida a los niños que se imaginen que el Señor les ha pedido a ellos y a sus familias que hagan barcos como los de los jareditas. Dígales que hagan de cuenta que han estado casi un año en el océano dentro de los barcos, que las olas los han echado de un lado a otro del mar y que algunas veces han estado totalmente sumergidos. Dígales que también hay muchos animales en los barcos.

    • ¿Cómo les gustaría hacer un viaje así?

    Lea en voz alta Éter 6:9 para saber lo que sintieron los jareditas. Ayude a los niños a comprender que aun cuando estamos pasando por dificultades, hay muchas cosas por las que podemos estar agradecidos. Por ejemplo, si estamos enfermos, podemos dar gracias por las personas que nos cuidan. Si buscamos en todo momento cosas que podemos agradecer, nos daremos cuenta de cuántas bendiciones tenemos.

  5. 5.

    Si es posible, durante la semana siguiente envíe a cada uno de los niños una notita de agradecimiento diciéndole que lo quiere y que aprecia lo mucho que contribuye a la clase.