Al compartir puedo hacer felices a los demás

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que los niños comprendan que podemos hacer felices a los demás si compartimos con ellos.

Preparación

  1. 1.

    Con espíritu de oración estudie Marcos 6:30–44 y Juan 6:1–13.

  2. 2.

    Prepare algo dulce para convidar a los niños. Si el domingo que usted debe dar esta clase fuera de ayuno, elija algo para darles que no sea comida y adapte la lección de acuerdo con ello.

  3. 3.

    Haga los arreglos necesarios para cantar “Sonrisas” (Canciones para los niños, pág. 128) y “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82 ). La letra de estas canciones se encuentra al final del manual.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Varios artículos que se pueden compartir, tales como una pelota, un libro o una naranja. Coloque estos objetos en una bolsa de papel o de tela.

    3. c.

      Utilice las láminas siguientes: 2–47, La alimentación de los cinco mil (62143); 2–48, El salto de la cuerda (62523); 2–49, Jovencitos compartiendo una galleta; 2–50, Niños compartiendo juguetes.

  5. 5.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencia para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que les dio la semana pasada.

Podemos compartir

Actividad para despertar el interés

Uno por uno, muestre los objetos que haya traído en la bolsa de papel o de tela y hable de ellos empleando las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántas personas podrían disfrutar de este(a) (nombre el objeto) si sólo yo lo uso?

  • ¿Cuántas personas podrían disfrutarlo si lo comparto con otras personas?

  • ¿Cómo puedo compartirlo?

Análisis

Después de haber analizado estas preguntas con los niños, pregúnteles:

• ¿Tienen ustedes algo que pueden compartir con otras personas? ¿Cómo podrían compartirlo?

Anime a los niños a nombrar algunos objetos específicos y que digan con quién y cómo los pueden compartir.

Comente que también podemos compartir nuestro tiempo, habilidades (talentos) y el evangelio, si es que los niños no los mencionaron antes.

• ¿Cómo podemos compartir nuestro tiempo?

• ¿Cómo podemos compartir nuestras habilidades o talentos?

• ¿Cómo podemos compartir el evangelio?

Jesucristo nos enseñó a compartir con los demás

Relato de las Escrituras y análisis

Muestre la Biblia y explique que contiene la historia de un jovencito que compartió lo suyo y ayudó a Jesucristo y a muchas personas más. Cuente la historia que se encuentra en Juan 6:1–13 (véase también Marcos 6:30–44). Muestre la lámina 2–47, La alimentación de los cinco mil, en el momento adecuado.

• ¿Cuántos panes y pescados tenía el jovencito? (Véase Juan 6:9.)

• ¿Cuántas personas creen ustedes que pueden alimentarse con dos pescados y cinco panes?

• ¿A cuántas personas alimentó Jesús? (Véase Juan 6:10.)

Ayude a los niños a comprender que se trataba de mucha gente. Compare la gente que fue alimentada con algún grupo de unas cinco mil personas que resulte más familiar para los niños (por ejemplo: “Jesús alimentó a tantas personas como viven en este pueblo” o “Jesús alimentó a tantas personas como caben en el estadio local”).

Explique que el jovencito pudo haber usado esa comida para sí mismo, pero debido a que estuvo dispuesto a compartir, el Salvador llevó a cabo un milagro que ayudó a miles de personas.

• ¿Cómo creen que la gente se sintió cuando el jovencito compartió la comida con ellos?

• ¿Cómo creen que se sintió el jovencito que compartió la comida con la demás gente?

Canción

Canten o reciten la letra de la tercera estrofa de “El arroyito da”.

Recuerde a los niños que Jesús compartió muchas cosas con nosotros y que Él desea que nosotros compartamos con otras personas también.

Cuando compartimos, nosotros somos felices y los demás también

Análisis de las láminas

Indique a los niños que así como el jovencito encontró una manera de compartir, también nosotros podemos encontrar muchas maneras de compartir lo que tenemos con otras personas y de hacerlas felices. Muestre las láminas de los niños que están compartiendo (2-48, 2-49 y 2-50), una por una, y haga las siguientes preguntas a medida que muestra las láminas.

• ¿Qué están haciendo los niños de la lámina?

• ¿Qué están compartiendo?

• ¿Cómo creen que se sienten al compartir con otras personas?

Participación de los niños

Permita que los niños hablen acerca de alguna ocasión en que hayan compartido algo y de cómo se sintieron al hacerlo.

Señale que cuando compartimos algo con los demás, no sólo ayudamos a otras personas a ser felices, sino que esto nos hace felices también a nosotros.

Felicite a los niños si han demostrado el deseo de compartir; después analice los sentimientos buenos que todos podemos tener al compartir. Haga hincapié en que cuando compartimos, nos sentimos felices.

Relato

Cuente la historia de un niño que era feliz y que hizo felices a otras personas porque le gustaba compartir. Si lo desea, puede usar el siguiente relato:

David tenía una caja nueva de lápices de cera y estaba iluminando un hermoso dibujo cuando su mamá entró en la habitación con la hermanita. La mamá le pidió a David que compartiera los lápices con Alicia y le ayudara a iluminar, pero David no quería. Alicia no sabía colorear bien y a David le preocupaba que su hermanita le fuera a romper alguno de sus lápices de cera, de manera que le dio un color que no le gustaba.

Poco después, David quiso usar el lápiz de cera que le había prestado a Alicia, así que trató de quitárselo, pero Alicia empezó a llorar. David se puso triste por hacer llorar a su hermanita, pues se dio cuenta de que a Alicia también le gustaba pintar. David miró sus lápices y vio que había suficientes para los dos, así que dejó que Alicia escogiera los colores que deseaba y ella se contentó y empezó a iluminar su papel. David también se sintió feliz. (Adaptdo de Marjorie A. Parker, “Inside the Lines”, Friends, feb. de 1993, págs. 28–29.)

• ¿Por qué se puso contenta Alicia?

• ¿Por qué se puso contento David?

Resumen

Actividad

Muestre los caramelos o dulces que haya llevado a la clase.

• ¿Cómo se sentirían si me comiera estos dulces yo solo(a)?

• ¿Qué desearía Jesús que yo hiciera con estos dulces?

Divida los dulces entre dos de los niños y pregúnteles:

• ¿Qué desearía Jesús que ustedes hicieran con sus dulces?

Pida a los dos niños que repartan los dulces entre todos los miembros de la clase. Diga a la clase lo que siente usted cuando comparte algo con otras personas y cómo se sentiría de no haber compartido los dulces con ellos.

Pida a los dos niños que compartieron los dulces con la clase que expliquen cómo se sintieron al hacerlo; después, pida a los demás niños que digan cómo se sintieron cuando los dos niños compartieron con ellos.

Testimonio

Comparta su testimonio acerca de la felicidad que sentimos al compartir. Puede relatar alguna experiencia en que se haya sentido feliz al compartir.

Inste a los niños a compartir algo con alguien esta semana.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Recuérdele pedir a nuestro Padre Celestial que ayude a los niños a estar dispuestos a compartir.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para maestro”.

  1. 1.

    Diga a los niños que en la Iglesia tenemos un Artículo de Fe que dice que creemos en ser benevolentes. El ser benevolente significa que compartimos con otras personas y hacemos actos de bondad que muestren nuestro amor por ellos. Ayude a los niños a memorizar partes del Artículo de Fe número trece: “Creemos en ser … benevolentes”.

  2. 2.

    Lleve un poco de masa de sal para los niños y pídales que hagan alguna figurita de algo que les guste compartir con sus amigos o con los miembros de su familia (la receta para la masa está en la pág. 45).

  3. 3.

    Muestre un recipiente con lápices regulares o de cera. Explique que usted tiene un solo recipiente con lápices, pero que desea que todos los niños dibujen. Dé el recipiente a uno de los niños.

    • ¿Qué puede hacer (nombre del niño) con los lápices para que todos puedan dibujar?

    Dé a cada uno de los niños una hoja de papel y permita que compartan los lápices y se dibujen a sí mismos compartiendo con otros.

  4. 4.

    Pida a los niños que imiten alguna actividad de los misioneros (llamar a puertas, leer las Escrituras, enseñar el evangelio u otras cosas que los misioneros hacen).

    • ¿Qué comparten los misioneros?

    • ¿Cómo creen que se sienten los misioneros cuando comparten el evangelio con otras personas?