Obedeceré las leyes

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada uno de los niños comprenda la importancia de obedecer las leyes de la tierra.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Mateo 22:15–22 y el Artículo de Fe 12.

  2. 2.

    Prepare suficiente masa de sal para que cada niño tenga un trozo. La receta se encuentra en la página 45. (Si no dispone de masa de sal, lleve lápices de cera y papel para los niños.)

  3. 3.

    En una hoja de papel, haga una lista de casos que tengan que ver con leyes y reglas que ellos conozcan. Prepare por lo menos tantos casos como niños haya en la clase y numérelos. Puede utilizar los que se sugieren a continuación o crear otros que sean más adecuados para los niños de su clase:

    • Se te hace tarde para llegar a la escuela y si cruzas la calle a la mitad de la cuadra en lugar de hacerlo en el cruce para peatones, podrás llegar a tiempo. ¿Qué harás si obedeces la ley?

    • Sales de compras con tu papá y le pides que te compre dulces, pero él dice que no. Mientras él está ocupado pagando lo que ha comprado, te das cuenta de que muy fácilmente puedes ponerte un dulce en el bolsillo sin que nadie te vea. ¿Qué harás si obedeces la ley?

    • Sacas a tu perro a caminar con una cadena. Cuando llegas al parque y deseas quedarte a jugar, ves un cartel que dice “No se permiten perros”. No ves a ningún adulto, así que podrías atar al perro a un árbol mientras juegas. ¿Qué harás si obedeces la ley?

    • Vas a cruzar la calle en una esquina donde hay semáforos. Está la luz roja encendida, lo que significa que debes esperar, pero no ves venir ningún auto ni hay ninguna otra persona cerca. ¿Qué harás si obedeces la ley?

    • Estás en la biblioteca y encuentras un libro que deseas sacar, pero olvidaste tu tarjeta de la biblioteca en la casa. La bibliotecaria no está en el escritorio y no te verá si te llevas el libro. ¿Qué harás si obedeces la ley?

  4. 4.

    Prepare la misma cantidad de hojitas de papel como casos haya preparado, numérelos y colóquelos en un recipiente.

  5. 5.

    Haga una insignia de papel para cada niño que diga:

  6. 6.

    Haga una tira de palabras que diga:

    Creemos en obedecer la ley.

  7. 7.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una moneda (con la imagen de algún líder del país, de ser posible).

    3. c.

      Alfileres, cinta adhesiva, estambre o lana para ponerles las insignias a los niños.

    4. d.

      La lámina 2-53, Dad al César.

  8. 8.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana pasada.

Las leyes y las reglas son para nuestro beneficio

Actividad para despertar el interés

Entregue a cada niño un trozo de masa de sal y pídales que le den la forma de algún animal de granja. Si no fuera posible utilizar la masa de sal o si esta actividad fuera demasiado difícil para los niños de su clase, entrégueles lápices de cera y papel para que dibujen un animal de granja. Haga los ajustes que sean necesarios.

Exponga todos los animales en la mesa o en el piso. Explique que los granjeros deben cuidar muy bien a sus animales, alimentarlos y protegerlos. Si los animales se alejan, se pueden lastimar o perder.

• ¿Qué podríamos hacer para que los animales no se alejen? (Hacer una verja o cerca.)

Haga una tira larga con la masa y colóquela alrededor del grupo de animales para simular una verja o cerca. Explique que las verjas o cercas son muy útiles porque sirven para proteger a los animales. (Deje los animales a la vista durante el resto de la lección. Al finalizar, permita que los niños se los lleven a casa.)

Explíqueles que nosotros también tenemos algo para protegernos y se llaman leyes y reglas. Éstas son como verjas o cercas porque nos impiden hacer cosas peligrosas o cosas que nos pudieran hacer infelices a nosotros o a los demás. Cuando obedecemos las reglas y las leyes, nos protegen y somos felices.

Análisis

Escoja un juego sencillo que los niños de su clase conozcan, tal como ta-te-ti (gato). Pida a los niños que le digan las reglas del juego y que hablen de lo que sucedería si usted tratara de jugarlo sin obedecer las reglas. Ayude a los niños a darse cuenta de lo importantes que son las reglas para que todos puedan divertirse al jugar.

• ¿Qué otras clases de reglas conocen además de las del juego?

• ¿Qué reglas tienen en su casa?

Pida a cada niño que le diga una regla que tiene en su familia, tal como guardar los juguetes después de jugar. A medida que los niños mencionan las reglas, pregunte:

• ¿Cómo les ayuda esta regla?

Después que cada niño haya dicho una de las reglas de su familia, señale que también hay reglas en otros lugares además del hogar.

• ¿Qué reglas hay en la escuela? ¿Y en la Primaria?

• ¿Cómo les ayudan a ustedes estas reglas?

El país en que vivimos también tiene leyes

Relato y análisis

Explique a los niños que así como tenemos reglas en nuestro hogar, en la escuela y en la Primaria, también tenemos reglas en nuestra ciudad y país. Estas reglas se llaman leyes y nos protegen y nos benefician si las obedecemos. Relate la historia de un niño que aprendió que las leyes del país nos benefician y nos protegen si las obedecemos. Si lo desea, puede utilizar la historia que se encuentra a continuación:

Benjamín siempre había deseado tener un perrito; por eso se sintió muy contento y feliz cuando recibió uno como regalo el día que celebraba su cumpleaños. Él le dio el nombre de Cacho. Benjamín y Cacho se divertían mucho juntos.

La ciudad donde vivía Benjamín tenía una ley que decía que todos los perros debían estar atados a una cadena o en un lugar que estuviera protegido o alambrado. Un día Benjamín iba a jugar a la casa de un amigo y decidió llevar a su perrito. Buscó la cadena de Cacho, pero no la pudo encontrar, pero ya que su amigo vivía a unas cuantas casas de la suya, decidió llevarse al perrito sin la cadena.

Mientras caminaban hacia la casa de su amigo, Cacho vio un gato del otro lado de la calle, y antes que Benjamín se diera cuenta, Cacho corrió para cruzar la calle y lo atropelló un automóvil.

Con los ojos llenos de lágrimas, Benjamín tomó al perro en sus brazos y lo llevó a su casa. Su mamá lo llevó al veterinario, quien le curó la pata que tenía quebrada.

Al regresar a casa, la mamá le dijo a Benjamín que el auto podía haber matado a Cacho. Benjamín se dio cuenta de que si hubiera obedecido la ley y hubiera llevado al perro con la cadena, no le habría pasado nada. Comprendió que la ley existía para protegerlos a él y al perro, y decidió no volver a desobedecer esa ley.

• ¿Por qué piensan que la ciudad tenía una ley que hacía que la gente llevara a los perros con cadena?

• ¿Cómo pudo haberse evitado el accidente de Cacho?

• ¿Por qué tenemos leyes y reglas que debemos seguir?

Análisis

Explique que las leyes se hicieron para protegernos y ayudarnos. Pida a los niños que nombren algunas de las leyes básicas que existen en la zona donde usted vive. Analice cada una de ellas y para qué fue decretada. Ayude a los niños a entender cómo nos beneficia cada ley.

Si lo desea, podría utilizar algunas de las siguientes ideas si son pertinentes al lugar donde vive.

Leyes de tránsito

• Detener el auto ante todos los carteles de alto (o pare). Esto nos ayudará a evitar accidentes.

• Obedecer los límites de velocidad. Éstos se han establecido para que haya menos peligro y para poder frenar más rápidamente en casos de emergencia.

Leyes relacionadas con los animales domésticos

• Mantener los animalitos atados con una cadena cuando estén fuera de la casa. La cadena protege a los animales de lastimaduras (como el perro de Benjamín) y evita que los animales causen daños a la propiedad ajena.

• Hay leyes en contra de la crueldad hacia los animales. Esta clase de ley protege a los animalitos de las personas que pudieran hacerles daño o maltratarlos.

Leyes relacionadas con la propiedad privada

• No robar. Si tomamos cosas que le pertenecen a otro, nadie se sentirá feliz.

• No tirar basura. Si todos tiran basura en las calles, nuestra ciudad o pueblo se verá feo y descuidado. Nuestros padres tendrán que pagar (impuestos) para que alguien limpie.

Jesucristo quiere que obedezcamos las leyes de nuestro país

Análisis

• ¿Qué son los impuestos?

Explique que el impuesto es dinero que pagamos a nuestro estado o país para ayudar a pagar las cosas que nos benefician a todos, tales como policías, bomberos, caminos y escuelas. Analice con los niños brevemente cómo sería no tener estas cosas. Explique que hay leyes para los impuestos para asegurar que todos ayuden a pagar estas cosas.

Relato de las Escrituras

Explique que en la época de Jesucristo, la gente también tenía que pagar impuestos. Muestre la lámina 2-53, Dad al César, y cuente el relato que se encuentra en Mateo 22:15–22.

Explique que la gente le preguntó a Jesús si debía pagar tributo al gobernador de su país. Tributo es dinero, como el de los impuestos.

Muestre la moneda que haya llevado. Explique que Jesús le pidió a la gente que le mostraran una moneda. Él les mostró que la moneda tenía la cara de César, quien era el líder del país. (Si la moneda que llevó tiene la cara de algún líder de su país, hágalo notar.) Lea en voz alta en Mateo 22:21 lo que Jesucristo le dijo a la gente (comenzando con Y les dijo). Explique que Jesús dijo que la gente debía obedecer las leyes del país y las leyes de nuestro Padre Celestial. Jesús les enseñó que era muy importante obedecer las leyes del país.

Creemos en obedecer las leyes

Tira de palabras

Lea en voz alta lo que dice en la tira de palabras. Diga a los niños que ésta es parte del duodécimo Artículo de Fe, o sea, una de las declaraciones de creencias de la Iglesia.

Pida a los niños que repitan la frase varias veces todos juntos.

Juego

Coloque la lista de casos y la canasta con los números sobre la mesa o en el piso. Diga a la clase que van a jugar a “Obedece la ley”; luego siéntese cómodamente y espere uno o dos minutos. Si nadie responde, pregúnteles:

• ¿Por qué no están jugando? (Nadie conoce las reglas.)

Si los niños trataron de adivinar lo que había que hacer, poniendo tal vez los números en orden, felicítelos por intentar y pregúnteles:

  • ¿Están jugando a “Obedece la ley”?

  • ¿Por qué no lo están haciendo?

Señale que las reglas y leyes nos dan guía y dirección. Explique las reglas del juego:

  1. 1.

    Sacar un número de la canasta (o recipiente).

  2. 2.

    Tomar turnos en forma ordenada, comenzando con el número uno.

  3. 3.

    Ponerse de pie cuando le toque el turno.

  4. 4.

    Entregar el número al maestro, y cuando éste lea la pregunta, contestarla sin preguntar a otros.

  5. 5.

    Permanecer sentado en silencio antes y después de tomar su turno.

Pida a cada niño que saque un número del recipiente o canasta para comenzar a jugar.

Lea a cada niño el caso que corresponda con su número.

Cuando todos hayan respondido, déles las insignias. Felicítelos por sus buenas ideas y respuestas.

Resumen

Participación de los niños

Pregunte a los niños qué van a decir a los miembros de su familia acerca de las insignias. A medida que le respondan, haga hincapié en la importancia de obedecer las leyes para poder vivir juntos en armonía.

Testimonio

Testifique que las leyes se crearon para nuestro beneficio. Si lo desea, podría compartir alguna experiencia personal en la que se haya sentido agradecido por obedecer la ley. Recuérdeles que deben obedecer las leyes de nuestro Padre Celestial y las del país.

Aliente a los niños a escoger una ley para obedecer durante la semana.

Pida a un niño que ofrezca la última oración y sugiérale que le pida a nuestro Padre Celestial que nos ayude a recordar y a obedecer las leyes.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Ayude a los niños a aprenderse de memoria el duodécimo Artículo de Fe: “Creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley”. Explique las palabras que los niños no conozcan.

    Con los niños más pequeños, trate de que memoricen la parte del Artículo de Fe que escribió en las insignias: “Creemos en obedecer la ley”.

  2. 2.

    Pida a los niños que piensen en cinco reglas que pueda tener una familia para vivir felices y protegidos. Pídales que levanten un dedo a medida que se dice cada regla. Una vez que se hayan mencionado cinco y los niños hayan levantado todos los dedos de la mano, en la pizarra trace alrededor de la mano de cada niño y escriba el nombre del niño en el dibujo correspondiente. Agradézcales su ayuda y aliénteles a recordar y obedecer las reglas que tengan sus familias.

  3. 3.

    Haga el siguiente juego con movimientos de las manos:

    Me detengo, (Poner ambas manos adelante del cuerpo con las palmas hacia afuera como si trataran de detener algo.)
    miro, (Ponga la mano encima de los ojos, como para obstruir el sol.)
    escucho; (Mano detrás de la oreja.)
    así, de seguro sé (Dedo índice hacia atrás y hacia adelante.)
    que yo (Señalarse a sí mismos.) actúo con prudencia
    esté en donde esté. (Abrir los brazos para indicar espacio.)
    Cuando vaya por la calle, (Caminar en el lugar.)
    en la esquina cruzaré. (Cruzar los brazos sobre el pecho.)
    Siempre miro, (Poner la mano arriba de los ojos como para tapar el sol.)
    luego pienso, (Dar golpecitos en la cabeza con el dedo índice.)
    y después uso los pies. (Caminar en el lugar.)

    Recuérdeles la importancia de obedecer las leyes de tránsito.