Digamos siempre la verdad

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño sienta un mayor deseo de decir siempre la verdad, aun cuando no sea fácil hacerlo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Marcos 14:53–65 y el décimotercer Artículo de Fe. Consulte también Principios del evangelio (31110 002), capítulo 31.

  2. 2.

    Haga arreglos para cantar o recitar con los niños la letra de “Para mostrar que escojo lo correcto” (se canta con la melodía de “Si te sientes feliz”, Canciones para los niños, pág. 125).

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una botella que los niños puedan hacer girar, tal como la de una soda (gaseosa, refresco).

    3. c.

      El cartel HLJ (véase la lección 1).

    4. d.

      La lámina 2-56, El juicio de Jesús.

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que les dio la semana pasada.

Podemos decir la verdad

Actividad para despertar el interés

Cuente el siguiente relato con sus propias palabras:

Un día, Ana María fue a pescar con su abuelo; pasó un día muy bonito y se sentía especialmente feliz porque había pescado.

Cuando Ana María llegó de regreso a casa, fue a ver a su amigo Daniel. Él la invitó a pasar y la llevó a la cocina, donde le mostró el pescado que él había atrapado. El pescado de Daniel era mucho más grande que el de Ana María.

Ana María se sentía feliz por su amigo Daniel, pero desilusionada a la vez porque su pescado era más chico. Ella no quería que Daniel supiera lo mal que se sentía, de modo que le dijo que ella había ido a pescar con su abuelo y que había atrapado un pez tan grande que ella y el abuelo tuvieron que utilizar una red. Ana María le dijo a Daniel que su pescado era mucho más grande que el de él.

Análisis

• ¿Qué fue lo que hizo mal Ana María?

• ¿Qué debía haber hecho?

Explique que el decir la verdad es una parte de ser honrados. Cuando decimos la verdad, contamos las cosas de la misma manera que sucedieron.

• ¿Por qué es importante decir la verdad?

Si lo desea, puede pedir a los niños que cuenten alguna experiencia que hayan tenido de cuando hayan dicho la verdad.

Artículo de Fe

Recuérdeles que los Artículos de Fe son declaraciones de lo que los miembros de la Iglesia creen. Dígales que una parte del décimotercer Artículo de Fe dice: “Creemos en ser honrados, verídicos … “ Pídales que repitan esa frase.

Jesucristo siempre dijo la verdad

Relato de las Escrituras

Muestre la lámina 2-56, El juicio de Jesús, y déjela a la vista hasta el final de la lección. Diga a los niños que Jesucristo siempre dijo la verdad y cuénteles la historia que se encuentra en Marcos 14:53–65.

Explíqueles que los soldados llevaron a Jesús a la casa del sumo sacerdote judío. Allí los líderes judíos le hicieron muchas preguntas. Lea en voz alta, en Marcos 14:61, una de las preguntas que le hicieron: “¿Eres tú el Cristo?”

Explique que Jesús sabía que si decía que Él era el Cristo, el Hijo especial de nuestro Padre Celestial, los líderes no lo dejarían ir. Lea en voz alta, en Marcos 14:62, lo que Jesús le contestó al sumo sacerdote: “Y Jesús le dijo: Yo soy”. Dígales que Jesús siempre dijo la verdad, aun cuando Su vida estaba en peligro.

Explique que Jesús quiere que digamos la verdad siempre, aun cuando es difícil hacerlo.

Cartel HLJ

Señale el cartel HLJ y pida a los niños que repitan las palabras que están escritas en el cartel. Luego, pida a los niños que repitan después de usted: “Seguiré a Jesucristo y diré la verdad”.

Canción

Ayude a los niños a cantar o recitar la letra de “Para mostrar que escojo lo correcto”.

Lo correcto haré, y la verdad diré.
Lo correcto haré, y la verdad diré.
Mis palabras cuidaré; a Jesucristo seguiré.
Lo correcto haré, y la verdad diré.

Canten o reciten la letra unas cuantas veces hasta que los niños la aprendan.

Podemos decir la verdad aun cuando no sea fácil

Análisis

Aclare que no siempre es fácil decir la verdad. Algunas veces es más fácil decir algo que no es verdad o quedarnos callados.

• ¿Por qué no es fácil a veces decir la verdad? (Algunas respuestas podrían ser: porque no queremos hacer enojar a alguien o porque nos podrían castigar.)

Relato

Relate la historia de algún niño que no dijo la verdad y se lamentó de no haberlo hecho. Si lo desea, puede utilizar la siguiente historia:

Andrea rompió por accidente las tijeras de costura de su mamá. Las escondió en un cajón para que su madre no supiera quién las había roto. La mamá de Andrea buscaba sus tijeras y les preguntaba a todos si las habían visto. Andrea le dijo que no las había visto.

Andrea se sintió muy mal después de decirlo. Sabía que no debía jugar con las tijeras, y ahora había cometido el segundo error al mentir. Se sentía muy mal.

Esa noche, cuando Andrea se arrodilló junto a los demás para la oración familiar, en seguida cerró los ojos porque no quería mirar a su mamá. Cuando su papá estaba diciendo la oración, Andrea le escuchó decir: “Danos el valor de hacer lo correcto, para que tengamos una conciencia limpia y seamos siempre felices”. Andrea se dio cuenta de que para sentirse feliz otra vez, debía decirle a su mamá la verdad.

Andrea llevó las tijeras rotas a su mamá y le dijo la verdad. Estaba arrepentida de haber roto las tijeras y por haber mentido, y deseaba hacer lo correcto. (Adaptado de Margery Cannon, “A Miss and a Mistake”, Children’s Friend, marzo de 1962, pág. 14.)

Análisis

• ¿Dijo Andrea la verdad la primera vez que su mamá le preguntó por las tijeras?

• ¿Cómo se sintió Andrea cuando no dijo la verdad?

• ¿Cómo piensan que se sintió después de decirle la verdad a su mamá?

• ¿Le fue fácil a Andrea decir la verdad?

Explique que a pesar de que le fue difícil decir la verdad porque tenía miedo de ser castigada por romper las tijeras, Andrea se sintió feliz después de decir la verdad.

Juego

Juegue con los niños “Di la verdad”. Para ello, arregle las sillas en un círculo y coloque una botella en el piso en el centro del círculo, en forma horizontal. Explique que usted hará girar la botella. Cuando ésta se detenga, señalará a uno de los niños, a quien se le hará una pregunta relacionada con decir la verdad. Si la botella señala al mismo niño por segunda vez, entonces habrá que hacerla girar otra vez.

Utilice los siguientes casos y preguntas para el juego u otros que sean adecuados para los niños de su clase (si la clase es muy grande, necesitará agregar más casos):

  1. 1.

    Estás jugando en tu casa y rompes una lámpara sin querer.

    • ¿Qué deberías hacer?

  2. 2.

    Tu papá te pide que corras a la tienda a comprar algo que él necesita y te dice que no te detengas a jugar en el camino. Al pasar por la casa de tu vecina, ella te da unas cartas para que se las pongas en el correo. En el camino de regreso a tu casa, te detienes para ver la bicicleta de un amigo. Repentinamente te acuerdas que tu papá te está esperando y te apuras. Tu papá está enojado y tienes ganas de decirle que te tardaste porque fuiste a despachar las cartas de la vecina.

    • ¿Qué deberías decir?

  3. 3.

    Ves un plato de galletas sobre la mesa y se ven tan ricas que tomas una para ti y una para tu hermano. Cuando tu mamá viene para llevarle las galletas a una amiga, ve a tu hermano comiendo la galleta y comienza a regañarlo.

    • ¿Qué deberías hacer?

  4. 4.

    Le quitas un juguete a tu hermanita y ella se pone a llorar. Cuando escuchas que tu abuela se acerca, en seguida se lo das de regreso, pero tu hermanita no deja de llorar. La abuelita te pregunta por qué tu hermanita está llorando.

    • ¿Qué deberías decir? 5. Tú y tus amigos están jugando a la pelota en frente de la casa del vecino. Tú pateas la pelota y le pega a una maceta que está al lado de la puerta y se rompe.

    • ¿Qué deberías hacer?

Resumen

Testimonio

Dé su testimonio de la importancia de siempre decir la verdad, aun cuando no sea fácil. Recuerde a los niños que Jesucristo siempre dijo la verdad y que desea que nosotros también hagamos lo mismo. Si lo desea, podría contarles alguna experiencia personal que haya tenido en la que se haya sentido feliz de decir la verdad aunque haya sido difícil para usted hacerlo.

Recuérdeles que deben siempre tratar de escoger lo correcto. Al decir la verdad, están escogiendo lo correcto.

Aliente a los niños a contar a sus familias lo que aprendieron hoy en la Primaria.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Sugiérale que pida a nuestro Padre Celestial que ayude a cada miembro de la clase a decir la verdad, aun cuando no sea fácil.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Canten o reciten la letra de “Muestra valor” (Canciones para los niños, pág. 80), o “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82). La letra de “Muestra valor” y “Escojamos lo correcto” se encuentran al final del manual. También pueden recitar la letra de “Es mi lema ser honrado”, que se encuentra a continuación:

    Es mi lema ser honrado

    Es mi lema ser honrado,
    ser verídico y leal,
    dar ejemplo cada día
    de la honradez total.
    Desde niño amaré el bien
    y lo defenderé;
    mi palabra cumpliré
    y siempre la verdad diré.
    Es mi lema ser honrado;
    ser verídico y leal.
    Dar ejemplo cada día
    de la honradez total.
  2. 2.

    Pida a un niño que pase al frente de la clase y que junte ambas manos enfrente. Amarre un trozo de hilo o lana (dejándolo bastante suelto) alrededor de las muñecas y sosténgalo bien. Explique que el hilo o la lana es como una mentirita. Pida al niño que saque las manos (sostenga usted muy suelto el hilo para que el niño pueda sacar las manos).

    Luego, ate las manos del niño unas doce veces y explique que una mentira puede llevar a muchas más a medida que tratamos de encubrirla. A menudo, cuando mentimos, terminamos diciendo más mentiras para que la gente no nos descubra. Cuando decimos muchas mentiras, es más difícil librarnos de ellas. Pida al niño que saque las manos ahora. Si lo logra, tal vez quiera hacerlo otra vez utilizando aún más hilo o lana. Explique que cuanto más mentimos, tanto más difícil se nos hace escoger lo correcto y decir la verdad.

    • ¿Cómo pueden librarse de estas mentiras?

    Utilice unas tijeras para cortar el hilo y liberar las manos del niño. Explique que para vivir libres de las mentiras, siempre debemos decir la verdad. Si ya hemos dicho una mentira, debemos arrepentirnos y decir la verdad a la persona a quien hayamos mentido. Cuando decimos la verdad, nos sentimos felices.

  3. 3.

    Prepare una copia para cada niño del “mensaje secreto” que se encuentra al final de la lección. Dé a cada niño una copia del mensaje y un lápiz. Explíqueles que este mensaje secreto contiene una de las enseñanzas de Jesucristo. Dígales que pueden descubrir lo que dice el mensaje si encuentran la letra que corresponde con cada símbolo y la escriben en el espacio debajo del símbolo. Escriba una letra como ejemplo y ayude a los niños según sea necesario.

    Pida a los niños que crucen los brazos y sonrían cuando hayan descubierto lo que dice el mensaje secreto. Cuando todos lo hayan descubierto, pídales que lean las palabras del mensaje con usted: “Di la verdad”.

  4. 4.

    Pida a los niños que representen algunos de los casos del juego “Digamos la verdad” que usó para la lección, demostrando su decisión correcta en cada caso.