Puedo santificar el día de reposo

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño sienta un mayor deseo de santificar el día de reposo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Éxodo 20:8–11 y Mateo 12:10–13. Consulte también Principios del evangelio (31110 002), capítulo 24.

  2. 2.

    Calque o copie la hoja de calendario que se encuentra al final de la lección. Pinte de color rojo todos los días domingo. Si lo desea, puede agregarle las fechas según el mes en curso.

  3. 3.

    Prepare la siguiente tira de palabras:

    “Acuérdate del día de reposo para santificarlo.”

  4. 4.

    Calque o copie las dos hojas de actividades para el día de reposo (que se encuentran al final de la lección). Haga tantas copias como niños haya en la clase. Para los niños más pequeños, recorte las hojas siguiendo las líneas de puntos. Para los niños mayores, lleve algunas tijeras para que puedan cortarlas ellos mismos.

  5. 5.

    Haga arreglos para cantar o recitar con los niños la letra de “El sábado” (Canciones para los niños, pág. 105).

  6. 6.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Lápices de cera.

    3. c.

      Una engrapadora o algún otro medio de armar cuadernillos de papel.

    4. d.

      La lámina 2-58, Jesús sana al hombre de la mano seca.

  7. 7.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana pasada.

El domingo es un día especial

Actividad para despertar el interés

Muestre la hoja de calendario y explique que muestra todos los días del mes. Brevemente hablen del propósito de los almanaques.

• ¿Qué tiene de particular esta hoja de calendario?

• ¿Qué día está pintado de color rojo?

• ¿Por qué es éste un día especial? (Porque es el día de reposo.)

Presentación por el maestro

Diga a los niños que desde la formación del mundo, se apartó un día de la semana para aprender acerca de nuestro Padre Celestial y Jesucristo y pensar en Ellos y para hacer bien a los demás. A este día se le llama el día de reposo.

• ¿Qué día de la semana es el día de reposo?

Pasaje de las Escrituras y tira de palabras

Lea en voz alta Éxodo 20:8 y muestre la tira de palabras. Ayude a los niños a repetir este pasaje de las Escrituras al unísono y dígales que éste es un mandamiento.

Explique que santificar el día de reposo significa que hacemos cosas que nos recuerdan a nuestro Padre Celestial y Jesucristo, como ir a la Iglesia, leer las Escrituras y hacer otras cosas reverentes.

Podemos santificar el día de reposo

Análisis

Hable con los niños de las actividades que son adecuadas para el día de reposo. Pregúnteles qué han hecho hoy para santificar el día de reposo. Ayúdeles a comprender que ir a la Iglesia, cantar, dar discursos en las reuniones, aprender acerca de las enseñanzas de Jesús y participar de la Santa Cena son algunas de las cosas que podemos hacer para santificar el día de reposo.

Explique que, de ser posible, no deberíamos trabajar en domingo ni hacer cosas que no nos permitan pensar en nuestro Padre Celestial y Jesucristo.

Actividad

Describa algunas de las actividades en las que los niños podrían participar. Pídales que sonrían si la actividad es algo que deberíamos hacer en el día de reposo. Utilice los ejemplos que se dan a continuación u otros que sean más adecuados para los niños de su clase.

  • Ir a la Iglesia.

  • Limpiar la casa.

  • Visitar a familiares.

  • Salir de compras.

  • Ir al cine.

  • Leer las Escrituras o algún otro buen libro.

  • Orar.

  • Mirar o jugar algún deporte.

  • Escribir cartas.

  • Salir a caminar.

  • Jugar juegos relacionados con las Escrituras.

  • Visitar a una persona enferma.

Jesucristo santificaba el día de reposo

Diga a los niños que no siempre es fácil saber si una actividad es apropiada para el día de reposo. La mejor manera de saber qué hacer es seguir el ejemplo de Jesucristo.

Relato de las Escrituras

Muestre la lámina 2–58, Jesús sana al hombre de la mano seca, y relate la historia que se encuentra en Mateo 12:10–13.

Explique que los fariseos eran personas que no querían a Jesucristo ni estaban de acuerdo con lo que hacía. Ellos trataban de hacerlo decir cosas que estaban mal o en contra de la ley. Le preguntaron si estaba mal sanar en el día de reposo. Ellos querían que Él dijera que estaba mal.

Diga a los niños que Jesús señaló que si a los fariseos se les caía un cordero en un pozo durante el día de reposo, ellos lo sacaban. Dado que las personas son más importantes que los corderos, ayudar a la gente es apropiado para el día de reposo. Lea en voz alta la segunda parte de Mateo 12:12 (desde donde dice Por consiguiente).

Recuerde a los niños que si una actividad es algo que Jesús haría, como ayudar o ser amable con los demás, es apropiada para el día de reposo.

Santificar el día de reposo requiere preparación

Análisis

Recalque que para santificar el día de reposo, debemos hacer ciertas cosas con anticipación para estar preparados.

• ¿Qué cosas tienen que hacer ustedes y sus familias para estar preparados para el día de reposo? (Algunas respuestas podrían ser lavar y planchar la ropa que nos vamos a poner para ir a la Iglesia, limpiar la casa, preparar la comida del domingo y preparar las Escrituras y todo lo que necesitemos llevar a la Iglesia.)

• ¿Cuándo deberíamos hacer estas cosas?

Canción

Canten o reciten la letra de “El sábado”. Ayude a los niños a hacer la mímica de las acciones que se mencionan en la canción. (Si en la región donde usted vive el día de reposo se celebra en otro día que no sea el domingo, cambie las palabras sábado, domingo y lunes por los días que correspondan.)

Todo el sábado procuramos
quedar listos para el domingo.
Debemos toda la casa limpiar
para no trabajar hasta el lunes.
Hay que lavar y planchar también
y acabar con los otros quehaceres.
Luego un baño todos nos damos al fin
para ir a la Iglesia el domingo.

Aliente a los niños a prepararse la próxima semana para que estén listos para santificar el día de reposo.

Resumen

Actividad

Entregue a cada uno de los niños una copia de la hoja de actividades para el domingo. Ayude a los niños a leer con usted el título de las hojas: “Mi libro dominical” y a recortar las hojas si usted no lo hizo de antemano.

Lea las siguientes frases que describen actividades apropiadas para el día de reposo y ayude a los niños a escoger la ilustración que corresponde con cada actividad.

  • En el día de reposo vamos a la Iglesia para adorar a nuestro Padre Celestial y aprender acerca de Él.

  • El día de reposo es el día para estudiar el evangelio con nuestra familia; podemos leer las Escrituras y otros buenos libros.

  • El día de reposo es un día de oración; oramos en la Iglesia, con nuestra familia y en forma individual.

  • En el día de reposo podemos cantar himnos y escuchar buena música.

  • En el día de reposo podemos escribir en nuestro diario personal, escribir cartas o hacer dibujos para nuestros familiares, amigos y misioneros.

  • El día de reposo es un día apropiado para visitar a nuestros familiares o a personas que estén enfermas o que vivan solas.

Dé a los niños los lápices de cera para que coloreen los dibujos. Pídales que en la página que aparece en blanco hagan un dibujo de algo que vayan a hacer para santificar el día de reposo.

Ayude a los niños a atar o engrapar las páginas de sus libros.

Testimonio

Comparta su testimonio de la importancia de santificar el día de reposo. Si lo desea, mencione una o dos cosas que a usted le gusta hacer en el día de reposo y explique cómo se siente cuando hace esas cosas. Haga hincapié en el hecho de que el día de reposo debe ser un día en que nos sentimos felices al pensar en nuestro Padre Celestial y Jesucristo y aprender de Ellos.

Aliente a los niños a mostrar los libros a su familia y compartir con ellos lo que aprendieron el día de hoy. Sugiérales que guarden los libros en un lugar donde pueda recordarles que deben santificar el día de reposo.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Sugiérale que pida a nuestro Padre Celestial que ayude a todos los niños de la clase a santificar el día de reposo.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Reciten la letra de la primera estrofa de “A la Iglesia voy”. Pida a los niños que se pongan de pie para hacer los movimientos que se indican:

    Qué gozo y alegría siento si a la Iglesia voy. (Poner las manos sobre el corazón y sonreír.)
    Un quieto son oigo al entrar, (Poner la mano detrás de la oreja.)
    y quedo voy a mi lugar. (Caminar en puntas de pie y poner el dedo en los labios.)
    Por bellas cosas que apreciar (Dar la mano a la persona de al lado.)
    si a la Iglesia voy. (Sentarse.)
  2. 2.

    Dibuje en la pizarra un par de ojos, un par de orejas, una boca y dos manos. Pregunte a los niños qué pueden hacer cada una de estas partes del cuerpo para santificar el día de reposo.

    Ejemplos:

    Ojos: Leer las Escrituras, mirar a los discursantes y a los maestros en la Iglesia.
    Orejas: Escuchar música o relatos edificantes, escuchar la lección de la Primaria.
    Boca: Cantar los himnos o las canciones de la Primaria, decir cosas agradables a los miembros de la familia y amigos.
    Manos: Hacer un dibujo para los miembros de la familia que vivan lejos, escribir en el diario.
  3. 3.

    Ayude a los niños a aprender de memoria Éxodo 20:8: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”.