Puedo perdonar

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que somos felices cuando perdonamos a los demás, tal como lo hizo Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Lucas 23:13–34 y Juan 18:12–14, 19–24; 19:1–5.

  2. 2.

    Haga arreglos para cantar o recitar con los niños la letra de la primera estrofa de “Saber perdonar” (Canciones para los niños, pág. 52).

  3. 3.

    Haga la siguiente tira de palabras:

    “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

  4. 4.

    Esté preparado para contar a los niños alguna experiencia personal en la que usted haya perdonado a alguien y expréseles cómo se sintió.

  5. 5.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      El cartel HLJ (véase la lección 1).

    3. c.

      Tiza, borrador y pizarra.

    4. d.

      La lámina 2-56, El juicio de Jesús; la lámina 2-61, La Crucifixión (Las bellas artes del evangelio 230, 62505 002).

  6. 6.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana anterior. Si lo desea, pídales un informe de las experiencias que hayan tenido al prestar servicio a los demás.

Podemos perdonar a los demás

Actividad para despertar el interés

Pida a los niños que presten atención mientras usted describe la siguiente situación (haga las adaptaciones necesarias para que sea adecuada para los niños de su clase):

Estás caminando con una gran cantidad de libros y papeles (u otros artículos) en los brazos. De pronto, alguien se tropieza contigo; tú te caes y tiras todo lo que traías en la mano. Tus libros y papeles se desparraman por todos lados.

• ¿Alguna vez les ha pasado algo semejante?

• ¿Cómo se sintieron?

Diga a los niños que les va a describir dos finales distintos para esta historia y que ellos deberán decidir cuál es el mejor.

Primer final

Estás enojado porque se te cayó todo lo que traías en las manos. Cuando la persona que se tropezó contigo te pide disculpas y te ofrece recoger los libros y los papeles, le dices: “¡No!” con mucho enojo y lo empujas. Deseas verlo mañana cargando un montón de cosas para tropezar con él y que se le caiga todo.

Segundo final

Estás enojado porque te caíste y se te cayeron todas las cosas. Cuando la persona que chocó contigo te pide disculpas y te ofrece ayudarte a recoger todas tus cosas, le dices: “Gracias”. Entre los dos recogen los libros y los papeles. Le dices a la persona que tú sabes que no fue su intención tropezar contigo y los dos se van felices.

• ¿Cuál es el mejor final para esta historia?

• ¿Por qué es el segundo final mejor que el primero?

• ¿Qué debemos hacer cuando alguien hace algo que no nos gusta o que nos hace enojar o sentirnos tristes? (Debemos perdonarlos.)

Presentación por el maestro

Explique que perdonar a alguien significa que debemos sentir amor y bondad por esa persona aun cuando haya hecho algo que nos lastimó o que nos hizo enojar. A veces significa que debemos cambiar nuestro enojo por sentimientos de bondad hacia esa persona. Cuando perdonamos a otros, no deseamos lastimarlos ni vengarnos sino que somos bondadosos con ellos aun si ellos no lo son con nosotros.

Jesucristo perdonó a los demás

Relato de las Escrituras

Muestre la Biblia y diga a los niños que les va a contar una historia que se encuentra en la Biblia que cuenta de cómo Jesucristo perdonó a quienes lo lastimaron. Relate la historia del juicio y la Crucifixión, tal como se encuentra en Lucas 23:13–34 y Juan 18:12–14, 19–24; 19:1–5.

Explique que después que Jesús y Sus Apóstoles cenaron juntos por última vez, Jesús fue al Jardín de Getsemaní para orar a nuestro Padre Celestial. Cuando terminó de orar, algunos soldados llegaron, lo ataron con cuerdas y lo llevaron al palacio del sacerdote principal para ser juzgado.

Muestre la lámina 2-56, El juicio de Jesús.

Explique que durante el juicio, los soldados le hicieron muchas cosas malas a Jesús. Le golpearon, le azotaron, le escupieron, le colocaron una corona de espinas en la cabeza y le gritaron cosas humillantes. Pero Jesús no se enojó.

Muestre la lámina 2-61, La Crucifixión.

Diga a los niños que después del juicio, los soldados llevaron a Jesús a una colina llamada Calvario y lo clavaron en la cruz.

Explique que Jesús no se enojó con los soldados por todo lo que le hicieron, sino que le pidió a nuestro Padre Celestial que los perdonara.

Pasaje de las Escrituras y tira de palabras

Pida a los niños que presten atención a lo que dijo Jesús justo antes de morir. Lea en voz alta la primera frase de Lucas 23:34.

Muestre la tira de palabras y déjela a la vista durante el resto del período de la clase. Ayude a los niños a repetir con usted lo que dijo Jesús.

Recalque que a pesar de que los soldados fueron malos con Jesús, Él los perdonó y le pidió a nuestro Padre Celestial que también lo hiciera.

El perdonar a los demás nos trae felicidad

Presentación por el maestro

Recuerde a los niños que cuando somos seguidores de Jesucristo, tratamos de hacer lo que Él haría. Jesús perdonó a los que fueron crueles con él; por lo tanto, nosotros también debemos perdonar a quienes se portan mal con nosotros.

Canción

Canten o reciten la letra de la primera estrofa de “Saber perdonar”. Pida a los niños que presten atención a la letra. Recalque que la letra está escrita como si fuera una oración para ayudarnos a comprender lo importante que es perdonar a los demás.

Hazme, oh Padre, saber perdonar al que me ofende o se burla de mí. Oh, buen Señor, hazme vivir cerca, más cerca, de ti.

Pida a los niños que se pongan de pie y canten o repitan la letra de la canción con usted. Aliéntelos a pensar en el mensaje de la letra mientras cantan.

Relato y análisis

Cuente la siguiente historia acerca de un niño que sabía perdonar:

La mamá de Antonio le pidió que recogiera todas las hojas y las ramitas que habían caído de los árboles y plantas del jardín. Antonio trabajó mucho hasta que finalmente logró juntar todas las hojas y las ramitas y formar un gran montón. En ese momento llegó Ricardo corriendo hacia las hojas amontonadas y las pateó de manera que se desparramaron por todos lados. Todo el trabajo de Antonio se desbarató en unos pocos segundos.

• ¿Cómo creen que se sintió Antonio?

El hermano de Antonio vio lo que había hecho Ricardo y pensó que Antonio debía correr tras él y darle una paliza por desparramar las hojas y las ramas.

• ¿Qué podía hacer Antonio?

Ayude a los niños a pensar en algunas sugerencias y luego termine de contar la historia:

Antonio decidió correr tras Ricardo, pero en lugar de darle una paliza, le preguntó si tenía algo que hacer ese día. Ricardo dijo que sí.

Antonio se ofreció para ayudarle con su trabajo si Ricardo le ayudaba a juntar las hojas otra vez. Ricardo estuvo de acuerdo y los dos se divirtieron mucho trabajando juntos.

Análisis

Explique que si perdonamos a los demás y los tratamos con bondad, tal como Antonio trató a Ricardo, nos sentiremos felices. Si no perdonamos, nos seguiremos sintiendo tristes o enojados en lugar de sentirnos felices. Para sentirnos felices, debemos perdonar a los demás.

Describa algunas situaciones y analice cada una con los niños para saber si el niño a quien se describe perdonó. Si dicho niño no perdonó, pregúnteles qué podría hacer para perdonar y sentirse feliz.

Utilice las siguientes situaciones u otras similares:

  1. 1.

    Alicia acababa de hacer un hermoso dibujo y su hermanito vino con un lápiz de cera y lo llenó de garabatos. Alicia se enojó mucho y le pegó a su hermanito en la mano.

    • ¿Creen que Alicia perdonó?

    • ¿Cómo piensan que se sintió?

    • ¿Qué podría hacer Alicia para perdonar a su hermanito?

  2. 2.

    Estando en el patio de la escuela, Teresita se acercó a Susana, la empujó y se fue riéndose. Al día siguiente, Teresita se cayó del columpio y se lastimó la rodilla. Susana corrió para ayudarla.

    • ¿Creen que Susana perdonó?

    • ¿Cómo creen que Susana se sintió?

  3. 3.

    Cuando Carlos estaba esperando para tomar agua del bebedero, el niño de adelante se dio vuelta y le tiró agua, mojándole la cara, pero él solamente se dio la vuelta y se alejó sin decir una palabra. Al día siguiente, cuando Carlos estaba tomando agua, el mismo niño pasó a su lado. Carlos pudo haberle tirado agua, pero no lo hizo.

    • ¿Creen que Carlos perdonó?

    • ¿Cómo piensan que se sintió Carlos?

Resumen

Actividad

de repaso Haga una lista de números del uno al ocho en la pizarra. Pida a los niños que por turno borren uno de los números y respondan a la pregunta de repaso que corresponde con ese número. Si tiene una clase muy numerosa, tal vez necesite preparar más preguntas.

  1. 1.

    ¿Qué significa perdonar a los demás?

  2. 2.

    ¿Cómo se portó Jesucristo con los soldados que lo colgaron en la cruz?

  3. 3.

    ¿Qué le pidió Jesucristo a nuestro Padre Celestial que hiciera por los soldados?

  4. 4.

    ¿Cómo creen que Antonio se sintió cuando Ricardo pateó el montón de hojas?

  5. 5.

    ¿De qué manera demostró Antonio que había perdonado a Ricardo?

  6. 6.

    ¿Cómo piensan que Antonio se sintió cuando perdonó a Ricardo?

  7. 7.

    ¿Cómo piensan que Ricardo se sintió cuando Antonio fue bondadoso con él en lugar de tratar de vengarse?

  8. 8.

    ¿Cómo nos sentiremos nosotros si perdonamos a quienes se hayan portado mal con nosotros?

Cartel y anillo HLJ Muestre el cartel HLJ. Pida a los niños que repitan las palabras que están escritas en el cartel. Ayude a los niños a comprender que cuando perdonamos a otras personas como lo hizo Jesús, estamos escogiendo lo correcto.

Pida a los niños que, si lo traen puesto, miren el anillo HLJ. Dígales que el anillo les ayudará a recordar que deben escoger lo correcto y perdonar a los demás.

Testimonio

Dé su testimonio de que podemos sentirnos felices cuando perdonamos a otros y los tratamos con bondad. Cuente alguna experiencia personal en la que haya escogido lo correcto y perdonado a alguien. Explique cómo se sintió hacia esa persona porque estuvo dispuesto a perdonarla.

Si el tiempo lo permite, pida a los niños que cuenten de alguna vez cuando hayan perdonado a alguien.

Aliente a los niños a hacer un esfuerzo mayor por perdonar a otras personas durante la semana. Sugiérales que hablen del perdón con sus familias.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Sugiérale que le pida a nuestro Padre Celestial que ayude a los niños a perdonar a los demás.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Lleve a la clase una bolsa grande y algunas piedras. Mencione que muchas veces, si alguien nos hace algo que no nos gusta, nos enojamos o tratamos de vengarnos. Mientras esté hablando, vaya poniendo las piedras en la bolsa, una por una.

    Una vez que la bolsa tenga unas cuantas piedras, pida a los niños que por turno la carguen. Pídales que aplaudan o que le den un abrazo a alguien mientras cargan la bolsa. Explique que el estar enojado con alguien por algo que nos haya hecho es como cargar una bolsa llena de piedras. Es una carga muy pesada.

    Pida a los niños que digan “Yo perdonaré” unas cuantas veces, mientras que usted saca algunas piedras de la bolsa. Luego pídales que carguen la bolsa otra vez. Explique que cuando perdonamos a los demás, ya no tenemos que llevar esa carga pesada. Cuando perdonamos, nos sentimos mucho más felices.

  2. 2.

    Canten o reciten la letra de “Hazlo conmigo” (Canciones para los niños, pág. 141). La letra de esta canción se encuentra al final del manual.

    Repita la canción varias veces, dando a los niños la oportunidad de escoger el movimiento que deseen hacer. Recuérdeles que cuando seguimos a alguien, hacemos lo mismo que la persona hace. Si deseamos ser seguidores de Jesucristo, debemos hacer lo que Él hace, incluso perdonar a los que se portan mal con nosotros.

  3. 3.

    Relate la historia de José y sus hermanos, tal como se encuentra en Génesis 37 y 41–45. Si lo desea, podría pedir a los niños que la representen. Hablen de cómo José perdonó a sus hermanos (véase Génesis 45:1–15).

  4. 4.

    Haga una copia para cada niño de la lámina que se encuentra al final de la lección. Déles lápices regulares o de cera y pídales que dibujen caras felices en los niños de la ilustración. Permítales colorearlas y pídales que las lleven a casa y las coloquen en algún lugar donde les recuerde que deben perdonar a los demás.

  5. 5.

    Pida a los niños que representen la historia de Antonio y las tres situaciones que se encuentran en la página (222) de la lección (para el primer caso, pídales que representen lo que Alicia podría hacer para perdonar a su hermano). Si lo desea, prepare casos similares que sean más adecuados para los niños de su clase y permítales representarlos.