Jesucristo es nuestro Salvador

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que debido a que Jesús resucitó, todos resucitaremos.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Mateo 27:45–66; 28:1–8; Lucas 24:13–46 y Juan 19:30; 20:11–18. Vea también Principios del evangelio (31110 002), capítulos 11 y 12.

  2. 2.

    Tome una hoja de papel del mismo tamaño de la lámina 2-65, Jesucristo resucitado (Las bellas artes del evangelio 239; 62187 002) y córtela en ocho pedazos. Numere las partes del uno al ocho y cubra la lámina tal como aparece en la figura, sujetando los trozos de papel con cinta adhesiva o sujetador de papeles.

    number grid
  3. 3.

    Haga arreglos para cantar o recitar con los niños la letra de “Himno de la Pascua de Resurrección” (Himnos, Nº 121), o lleve una grabación de esta canción.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Recorte 2–5, escena de la Crucifixión; recorte 2–6, envuelven el cuerpo de Jesús; recorte 2–7, el sepulcro; recorte 2–8, piedra grande; recorte 2–9, los guardias; recorte 2–10, el ángel; recorte 2–11, mujeres con especias aromáticas; recorte 2–12, Jesús resucitado. Coloque los recortes uno encima del otro en el orden en que los vaya a utilizar.

    3. c.

      La lámina 2–2, Familia con un bebé (62307); la lámina 2–35, Jesús y los niños (Las bellas artes del evangelio 216, 62467 002); la lámina 2–62, María y el Señor resucitado (Las bellas artes del evangelio 233, 62186 002); la lámina 2–63, En el camino a Emaús; la lámina 2–64, Jesús muestra Sus heridas (Las bellas artes del evangelio 234; 62503 002).

  5. 5.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana pasada.

Jesucristo hizo por nosotros algo que no podíamos hacer por nosotros mismos

Actividad para despertar el interés

Muestre la lámina 2-2, Familia con un bebé. Pida a los niños que piensen en el momento en que apenas llegaron a la tierra como bebés.

• ¿Qué hicieron nuestros padres (y otros miembros de la familia) por nosotros cuando éramos bebés que no podíamos hacer por nosotros mismos?

Ayude a los niños a pensar en lo que sus padres (y otros familiares) hayan hecho por ellos. Asegúrese de que cada niño tenga la oportunidad de decir por lo menos una cosa.

• ¿Qué hacen sus padres (u otros miembros de la familia) por ustedes ahora que no pueden hacer por sí mismos?

• ¿Por qué hacen esto por ustedes?

Explique que nuestros padres y otros miembros de la familia se sienten felices de hacer por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos porque nos aman y desean ayudarnos.

Análisis

Explique que alguien más nos ama mucho y estuvo dispuesto a hacer algo que no podíamos hacer por nosotros mismos.

Muestre la lámina 2-35, Jesucristo y los niños.

• ¿Quién es esa persona que nos ama?

Explique a los niños que antes de que viniéramos a esta tierra, Jesucristo ofreció ser nuestro Salvador. Esto significa que Él estaba dispuesto a morir y resucitar para que nosotros pudiéramos vivir otra vez con nuestro Padre Celestial. Jesús era la única persona que tenía el poder para hacerlo; no podíamos hacerlo por nosotros mismos.

• ¿Qué significa resucitar?

Explique que cuando morimos, nuestro espíritu se separa de nuestro cuerpo físico. Después de la muerte de Jesús, Su espíritu y Su cuerpo físico se volvieron a unir en la forma de un cuerpo resucitado que viviría para siempre. Debido a que Jesús murió y resucitó, nosotros resucitaremos también.

Jesucristo resucitó

Explique que la resurrección de Jesucristo, nuestro Salvador, fue un acontecimiento tan importante que cada año celebramos un día especial para recordar lo que pasó.

• ¿Cómo llamamos este día especial? (La Pascua de Resurrección.)

Recuerde a los niños que durante la época de la Pascua de Resurrección, ellos aprendieron acerca de la resurrección de Jesucristo.

Relato de las Escrituras con recortes

Cuente el relato de la crucifixión, el entierro y la resurrección de Jesucristo (véase Mateo 27:45, 57–66; 28:1–6; y Juan 19:30). Permita que los niños sostengan los recortes en el momento apropiado.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2–5, escena de la Crucifixión.

Explique que a Jesús lo pusieron en la cruz antes del mediodía; y al llegar el mediodía, el sol se escondió y hubo obscuridad sobre la tierra durante tres horas (véase Mateo 27:45). El dolor que Cristo sufrió fue mucho más de lo que nosotros podríamos tolerar. Él pudo haber escogido no sufrir ni morir, pero le había prometido a nuestro Padre Celestial que vendría a la tierra y que sufriría y moriría por nosotros.

Diga a los niños que la tierra se sacudió y tembló y quienes estaban mirando en la oscuridad escucharon a Jesús decir: “Consumado es” (Juan 19:30). Su sufrimiento había terminado y Él inclinó la cabeza y murió. Su espíritu se separó del cuerpo.

• Después de que fue crucificado Jesús, ¿cómo creen que se sintieron los amigos y los discípulos Él?

Pida al niño que coloque en su lugar el recorte de la escena de la Crucifixión.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2–6, envuelven el cuerpo de Jesús.

Explique que los amigos y los discípulos bajaron el cuerpo de la cruz con mucho cuidado y lo envolvieron en lienzo fino con especias aromáticas, tal como era la costumbre de la época.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2–7, el sepulcro.

Explique que los amigos del Salvador colocaron el cuerpo en un sepulcro, que en esos tiempos era una habitación pequeña cavada en una roca grande, que servía para sepultar a los muertos.

Pida al niño que coloque en su lugar el recorte que muestra cuando a Jesús lo envolvían en lienzos.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2–8, piedra grande, y el recorte 2–9, los guardias.

Diga a los niños que una piedra grande se colocó en la entrada de la tumba, y que los guardias estaban vigilando al lado de la piedra.

• ¿Por qué se colocó la piedra y por qué estaban los guardias en la puerta de la tumba? (Véase Mateo 27:62–66.)

Explique que el cuerpo de Jesús estuvo en la tumba durante tres días y que, temprano por la mañana del tercero, el cual era domingo, la tierra volvió a temblar y a sacudirse (véase Mateo 28:1–2).

Pida a un niño que sostenga el recorte 2-10, el ángel.

Explique que un ángel bajó de los cielos y quitó la piedra que cubría la entrada de la tumba.

Pida al niño que coloque en su lugar el recorte de la piedra.

• ¿Qué les pasó a los guardias que vigilaban la tumba? (Véase Mateo 28:4.)

Pida al niño que coloque en su lugar el recorte de los guardias.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2-11, mujeres con especias aromáticas.

Explique que ese mismo domingo por la mañana, una seguidora de Jesús, María Magdalena, y otra mujer visitaron la tumba (véase Mateo 28:1). Ellas querían poner ungüentos y especias en el cuerpo de Jesús (que era una costumbre de la época). Cuando se acercaron a la tumba, vieron que la piedra que antes cubría la entrada se había quitado. La tumba estaba vacía; el cuerpo de Jesús no estaba allí.

Explique a los niños que las mujeres vieron un ángel que les dijo que no tuvieran miedo. Lea en voz alta en Mateo 28:5–6 lo que el ángel les dijo a las mujeres.

Pida a todos los niños que coloquen en su lugar los recortes y pida a un niño que sostenga el recorte 2–12, Jesús resucitado.

Explique que cuando el ángel dijo: “ha resucitado”, quería decir que el espíritu de Jesucristo se había reunido con Su cuerpo y que vivía otra vez.

Diga a los niños que los discípulos y los amigos de Jesús se pusieron muy felices al escuchar la noticia.

Canción

Pida al niño que continúe sosteniendo el recorte de Jesús resucitado mientras que usted canta o escuchan una grabación de la primera estrofa de “Himno de la Pascua de Resurrección”. Después pida al niño que coloque el recorte en su lugar.

¡Cristo ha resucitado!
Proclamad con voz triunfal.
Se unió al tercer día
con Su cuerpo inmortal.
Cristo libertad nos dio,
y la muerte conquistó.

Jesucristo se apareció a Sus discípulos y a María Magdalena

Análisis

Muestre la lámina 2-62, María y el Señor resucitado.

Explique que Jesucristo se apareció a algunos de Sus seguidores después de la resurrección. La primera persona fue María Magdalena (véase Juan 20:11–18), quien se encontraba llorando al lado de la tumba cuando Él se le acercó.

• ¿Cómo piensan que se sintió María al ver a Jesús y saber que Él había resucitado?

Relato de las Escrituras

Muestre la lámina 2-63, En el camino a Emaús, y relate la historia que se encuentra en Lucas 24:13–46.

Explique que los dos discípulos de Jesús no lo reconocieron cuando les empezó a hablar. Le contaron a Jesús todo lo que había pasado ese día en el sepulcro. Cuando Jesús se quedó a cenar con ellos, partió el pan, lo bendijo y lo dio a los discípulos. Fue entonces que ellos se dieron cuenta de quién era, y en ese momento Jesús desapareció de su vista.

• ¿Cómo creen que se sintieron los discípulos después de ver a Jesús?

• Si ustedes hubieran sido uno de los discípulos de Jesús y lo acabaran de ver, ¿qué habrían hecho?

Explique que los dos discípulos regresaron rápidamente a Jerusalén para comunicar lo ocurrido a los demás discípulos; y mientras lo hacían, Jesús se apareció entre ellos.

Lea en voz alta Lucas 24:36–37. Explique que los discípulos tenían miedo de ver a Jesús porque pensaban que era un espíritu.

Muestre la lámina 2-64, Jesús muestra Sus heridas.

Explique que Jesús quería que los discípulos le tocaran las heridas para que supieran que Él había resucitado. Lea en voz alta Lucas 24:39–40.

Diga a los niños que Jesucristo también les pidió algo de comer. Él comió para mostrar a los discípulos que Su cuerpo físico de carne y huesos se había unido con Su espíritu otra vez formando un cuerpo resucitado (véase Lucas 24:41–43).

Debido a que Jesús resucitó, nosotros también resucitaremos

Presentación por el maestro

Diga a los niños que Jesús, nuestro Salvador, prometió que todos volveremos a vivir después de la muerte. Todos resucitaremos como Jesús y tendremos un cuerpo resucitado como el de Él. Esto es posible debido al amor que Jesús tiene por nosotros.

Actividad

Muestre la lámina cubierta con los ocho trozos de papel. Explique que detrás de los papeles hay una lámina especial. Pida a los niños que se turnen para escoger los números del uno al ocho. Haga la pregunta correspondiente a cada número y permita que la clase responda (ayude a los niños según sea necesario). Después de que la clase conteste una pregunta, pida a un niño que quite el trozo de papel correspondiente para que se vea una parte de la lámina.

Utilice las siguientes preguntas para la actividad u otras similares:

  1. 1.

    ¿Quiénes resucitarán? (Todos.)

  2. 2.

    ¿Qué significa resucitar? (Volver a vivir, tener nuestro cuerpo y nuestro espíritu unidos después de la muerte.)

  3. 3.

    ¿Qué quiere decir que Jesucristo se levantó de entre los muertos? (Que resucitó.)

  4. 4.

    ¿Qué hizo Jesucristo después de haber resucitado? (Caminó, habló, comió, se apareció a María y a Sus discípulos y permitió que los discípulos palparan Sus manos y Sus pies.)

  5. 5.

    ¿Quién es nuestro Salvador? (Jesucristo.)

  6. 6.

    ¿A quiénes se apareció Jesucristo después de haber resucitado? (A María Magdalena y a muchos de Sus discípulos.)

  7. 7.

    ¿Vive Jesús ahora? (Sí, en el cielo con nuestro Padre Celestial.)

  8. 8.

    ¿Por qué estaba Jesús dispuesto a morir y a resucitar por nosotros? (Porque Él nos ama y desea que vivamos otra vez con Él y con nuestro Padre Celestial.)

Una vez que hayan quitado todos los papelitos que cubren la lámina, explique que ésta es una pintura de Jesucristo resucitado. Cuando veamos esta lámina, recordaremos que debido a que Jesucristo resucitó, todos resucitaremos.

Resumen

Testimonio

Exprese sus sentimientos acerca del amor que siente por Jesucristo y comparta su testimonio acerca de Él y de Su resurrección. Recuérdeles que la proclamación “ha resucitado” es una buena noticia para todos.

Pida a un niño que ofrezca la última oración. Sugiérale que agradezca a nuestro Padre Celestial el haber enviado a Su Hijo, Jesucristo, quien hizo posible que volviéramos a vivir después de la muerte.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Repase la lección de la mano y el guante de la lección 3 (véase la página 13). Continúe la analogía explicando que morir es como quitarnos el guante de la mano. El cuerpo (como el guante) no se puede mover, pero el espíritu (como la mano) todavía tiene vida. En la resurrección, el espíritu y el cuerpo se reúnen y ambos tienen vida otra vez.

  2. 2.

    Pida a los niños que se pongan de pie y repitan juntos el tercer Artículo de Fe. Explique que debido a que Cristo murió y resucitó, también nosotros resucitaremos, y que si guardamos los mandamientos, algún día viviremos con Jesús y nuestro Padre Celestial otra vez. Si lo desea, podría ayudar a los niños a aprenderse de memoria este Artículo de Fe.

  3. 3.

    Canten o reciten la letra de “¿Vivió Jesús una vez más?” (Canciones para los niños, pág. 45). Ayude a los niños a hacer las acciones que se indican:

    ¿Vivió Jesús una vez más (Manos hacia afuera con las palmas hacia arriba.)
    cuando en la cruz murió?
    Al tercer día en el jardín, (Levantar tres dedos.)
    a María habló. (Poner las manos alrededor de la boca.)
    ¿A los que amaba visitó? (Poner las manos sobre el corazón.)
    Él se dejó tocar. (Con los dedos de una mano tocar la palma de la otra.)
    Con ellos Él también comió (Hacer como que comen.)
    miel de un panal.
    Tenía marcas de la cruz (Tocar las palmas.)
    en las manos y en los pies. (Agacharse y tocar los pies.).
    ¿Vivió Jesús una vez más (Manos hacia afuera con las palmas hacia arriba.)
    después que muerto fue?
    ¡Oh sí, Él vive, sí! (Mover la cabeza en forma afirmativa.)
  4. 4.

    Con la aprobación de la presidenta de la Primaria, invite a algún miembro del barrio o rama para que vaya a la clase y comparta su amor por el Salvador y testifique de la resurrección.

  5. 5.

    Pida a los niños que cierren los ojos y hagan de cuenta que son ciegos. Explique que cuando resucitemos, nadie será ciego ni discapacitado, sino que tendremos cuerpos perfectos. Todos podrán ver, oír y correr; nadie tendrá problemas físicos; nadie se enfermará. Pida a los niños que abran los ojos y hablen de lo maravilloso que será tener cuerpos saludables y perfectos.