Celebramos la resurrección de Jesucristo (Pascua de Resurreción)

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que celebramos la Pascua de Resurrección porque Jesucristo resucitó.

Preparación

  1. 1.

    Estudie con la ayuda de la oración Mateo 27:57–66; 28:1–8; Marcos 15:16–20, 40–47; 16:1–11; Lucas 23:44–46; y Juan 20:1–18.

  2. 2.

    Prepárese para cantar o repetir con los niños la letra de “¿Vivió Jesús una vez más?” (Canciones para los niños, pág. 45).

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia.

    2. b.

      Una bolsa o caja pequeña.

    3. c.

      Las siguientes figuras para recortar que se incluyen en el manual: 2-5, escena de la Crucifixión; 2-6, envuelven el cuerpo de Jesús; 2-7, el sepulcro; 2-8, piedra grande; 2-9, los guardias; 2-10, el ángel; 2-11, mujeres con especias aromáticas; 2-12, Jesús resucitado. Acomode las figuras para recortar una sobre la otra en el orden en que serán presentadas al relatar la historia de la primera Pascua de Resurreción.

    4. d.

      La lámina 2-65, Jesucristo resucitado (Las bellas artes del evangelio 239; 62187 002).

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que les dio la semana pasada.

Jesucristo resucitó en la primera Pascua de Resurrección

Relato con recortes

Con sus propias palabras relate la historia de la primera Pascua de Resurrección (véase Mateo 27:57–66; 28:1–8; Marcos 15:16–20, 40–47; 16:1–11; Lucas 23:44–46; y Juan 20:1–18). Mientras usted relata la historia, permita que los niños tomen turnos sosteniendo las correspondientes figuras. Si los niños conocen la historia, permítales que le ayuden a relatarla.

Pídale a un niño que sostenga el recorte 2-5, escena de la Crucifixión.

Explique que la gente inicua que no quería a Jesucristo finalmente obtuvo permiso de sus gobernantes para matarlo. Éstos le dieron latigazos, se rieron de Él, lo ridiculizaron y lo llevaron a una colina en las afueras de la ciudad donde lo clavaron en una cruz.

Pídale al niño que baje la figura de la Crucifixión y pídale a otro niño que sostenga el recorte 2-6, envuelven el cuerpo de Jesús.

Señale que después de que Jesús murió, Sus amigos demostraron amor por Él encargándose de Su cuerpo. Con mucho cuidado lo bajaron de la cruz, lo envolvieron con lienzos limpios y lo llevaron a una especie de cueva pequeña cavada en la roca que se encontraba en la ladera de la colina. A esto le llamaban sepulcro.

Pídale al niño que baje la figura que muestra el cuerpo envuelto de Jesús y pídale a otro niño que sostenga el recorte 2-7, el sepulcro, y el recorte 2-8, piedra grande.

Continúe el relato explicando a los niños que los amigos de Jesús pusieron Su cuerpo en la tumba y colocaron una piedra grande para cubrir la entrada.

• ¿Cómo creen que los amigos de Jesús se sintieron esa noche?

Pídale a un niño que sostenga el recorte 2-9, los guardias.

Diga a los niños que más tarde los enemigos de Jesús colocaron guardias a la puerta de la tumba porque no creían que Él resucitara tal como lo había dicho, y pensaron que sus amigos sacarían de allí Su cuerpo para hacer creer a los demás que Él se había levantado de entre los muertos.

Pida a un niño que sostenga el recorte 2-10, el ángel.

Diga a los niños que en la mañana del tercer día, vino un ángel y quitó la piedra que estaba a la entrada de la tumba. Los guardias se asustaron mucho y cayeron al suelo como si estuvieran muertos.

Pida a los niños que quiten los recortes de los guardias y de la piedra grande, y pídale a otro niño que sostenga el recorte 2-11, mujeres con especias aromáticas.

Diga que esa misma mañana del día domingo, algunas mujeres que habían sido amigas de Jesús fueron a la tumba. Llevaban especias aromáticas para poner en el cuerpo de Jesús. Ésa era una costumbre que tenían en esa época por medio de la cual demostraban amor y respeto por la persona que había muerto.

Explique que las mujeres se preguntaban cómo iban a mover la piedra tan pesada que estaba a la entrada del sepulcro; pero al llegar, vieron que la piedra ya había sido quitada y que el cuerpo de Jesús había desaparecido. Cerca del sepulcro vieron a un ángel.

• ¿Cómo piensan que se sintieron las mujeres al ver que el cuerpo de Jesús no estaba en el sepulcro?

• ¿Cómo piensan que se sintieron cuando vieron al ángel?

Pasaje de las Escrituras

Lea en Mateo 28:5–6 lo que el ángel dijo a las mujeres.

Explique que el ángel también les dijo que fueran en seguida y anunciaran a los discípulos que Jesucristo había resucitado de entre los muertos (véase Mateo 28:7).

Diga a los niños que quiten todos los recortes y pídale a otro que sostenga en alto el recorte 2-12, Jesucristo resucitado.

Dígales a los niños que las mujeres fueron y dijeron a los demás discípulos lo que había sucedido; más tarde los discípulos también vieron a Jesús. Él vivía nuevamente.

• ¿Cómo piensan que se sintieron los discípulos cuando vieron que Jesús estaba vivo nuevamente?

Actividad de repaso

Coloque boca abajo, en el suelo o la mesa, todos los recortes. Permita que los niños tomen turnos para elegir una figura y relatar la parte de la historia de la resurrección de Jesús que se aplique a ella.

La Pascua nos recuerda que todos resucitaremos

Pasaje de las Escrituras

Muestre la lámina 2-65, Jesucristo resucitado.

Explique que cuando Jesucristo murió, Su cuerpo espiritual dejó Su cuerpo físico y se fue al cielo. Después de tres días, el espíritu volvió al cuerpo y Su cuerpo físico volvió a la vida. A esto se le llama resucitar. Pida a los niños que repitan varias veces y en voz alta la palabra resucitar.

Dígales que Jesús fue el primero de los hijos de nuestro Padre Celestial que resucitó. Todos resucitaremos gracias a que Jesucristo resucitó. Quizás no resucitemos a los tres días de morir, como Él lo hizo, pero algún día todos resucitaremos.

Relato

Narre una historia acerca de un niño que se haya sentido feliz al pensar en Jesucristo y en Su resurrección. Si lo desea, relate la siguiente historia:

A Carina le gustaba mucho jugar cerca de la valla que separaba su casa de la del hermano Soto. Muchas veces, mientras él trabajaba en su jardín, Carina conversaba con él, y así llegaron a ser buenos amigos.

Un día la mamá de Carina le dijo que como el hermano Soto era ya muy viejito, había fallecido. Su cuerpo espiritual había dejado el cuerpo físico y su cuerpo físico ya no estaba vivo.

Carina sabía que extrañaría al hermano Soto, pero su mamá le habló de la historia de la Pascua de Resurrección. Entonces Carina recordó la historia de la resurrección de Jesús, y que Él había dicho que después de morir, todos resucitaríamos y volveríamos a vivir. Carina sabía que el hermano Soto también habría de resucitar y se sintió feliz de que Jesús hubiera hecho posible que nosotros también resucitáramos.

Análisis

Diga a los niños que el día en que Jesucristo resucitó lo llamamos la Pascua de Resurrección. En todo el mundo hay personas que aman a Jesús y celebran Su resurrección durante este tiempo.

• ¿Por qué nos sentimos felices en los días de Pascua? (Porque sabemos que tanto nosotros como nuestros seres queridos resucitaremos tal como lo hizo Jesús.)

• ¿Cuáles son algunas de las cosas que podemos hacer para recordar a Jesucristo y demostrar nuestra felicidad durante la Pascua? (En las respuestas se podría incluir: hablar en casa acerca de Jesús; cantar canciones acerca de Jesús con nuestra familia; tener un programa, una lección o cantar himnos especiales acerca de Jesucristo en la Iglesia.)

Resumen

Canción

Pida a los niños que se pongan de pie y con usted canten o reciten las palabras de “¿Vivió Jesús una vez más?” Ayúdelos a hacer las acciones que se sugieren.

¿Vivió Jesús una vez más (Manos hacia afuera con las palmas hacia arriba.)
cuando en la cruz murió?
Al tercer día en el jardín, (Levantar tres dedos.)
a María habló. (Poner las manos alrededor de la boca.)
¿A los que amaba visitó? (Poner las manos sobre el corazón.)
Él se dejó tocar. (Con los dedos de una mano tocar la palma de la otra.)
Con ellos Él también comió (Hacer como que comen.)
miel de un panal.
Tenía marcas de la cruz (Tocar las palmas.)
en las manos y en los pies. (Agacharse y tocar los pies.)
¿Vivió Jesús una vez más (Manos hacia afuera con las palmas hacia arriba.)
después que muerto fue?
¡Oh sí, Él vive, sí! (Mover la cabeza en forma afirmativa.)

Testimonio

Comparta su testimonio de la resurrección de Jesucristo. Explique a los niños cómo se siente al saber que algún día usted y sus seres queridos resucitarán.

Anime a los niños a hablar de la resurrección de Jesucristo con su familia.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro.”

  1. 1.

    Lea con los niños el relato con ilustraciones “La primera Pascua de Resurrección”, que se encuentra al final de la lección. En los lugares indicados, ayude a los niños a decir las palabras que las ilustraciones representan. Si es posible, haga una copia del relato para cada uno de los niños.

  2. 2.

    Lleve a la clase una fotografía de un familiar o amigo suyo que haya muerto, muéstresela a los niños y cuénteles algunas cosas que usted y esa persona hayan hecho y por qué usted la ama y admira. Expréseles cómo se siente al saber que algún día podrá ver a esa persona otra vez.

  3. 3.

    Dé a cada niño una hoja de papel titulada: Todos viviremos otra vez. Dé a los niños lápices de cera y pídales que dibujen a personas amadas que hayan muerto o que dibujen a su propia familia. Permítales mostrar sus dibujos al resto de la clase y hablar de ellos.

    Recuerde a los niños que debido a la resurrección de Jesucristo, todos resucitaremos después de morir. Tambien todos nuestros seres amados resucitarán algún día.

  4. 4.

    Comenten acerca de discapacidades mentales o físicas que conozcan o que hayan observado. Ayude a los niños a entender que cuando resucitemos, nuestros cuerpos serán perfectos (véase Alma 40:23). Nadie tendrá ninguna discapacidad; comente con ellos lo maravilloso que será.

  5. 5.

    Cante o repita con los niños la letra de “Resucitó Jesús” (Canciones para los niños, pág. 44).

    El Señor vive,
    ¡qué dicha es!
    Vive Jesús;
    vive otra vez.
    En esta Pascua
    cantamos loor:
    ¡Resucitó nuestro Señor;
    resucitó nuestro Señor!