Ya decidí seguir a Jesucristo

Primaria 2: Haz lo Justo A, 1995


Objetivo

Que cada niño comprenda que en la vida preterrenal vivimos con nuestro Padre Celestial y con Jesucristo y que en ese entonces tomamos la decisión de seguirles.

Preparación

  1. 1.

    Con la ayuda de la oración, estudie los siguientes pasajes de las Escrituras: Job 38:7, Moisés 4:1–4, Abraham 3:24–28, y el primer Artículo de Fe. Vea también Principios del evangelio (31110 002), capítulo 3.

  2. 2.

    Prepárese para tararear y cantar la primera estrofa de “Soy un hijo de Dios” (Canciones para los niños, pág. 2). La letra de esta canción se encuentra al final del manual.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Una Biblia y la Perla de Gran Precio.

    2. b.

      El cartel HLJ (véase lección 1)

    3. c.

      La lámina 2-3, Jesús el Cristo (Las bellas artes del evangelio 240; 62572 002); la lámina 2-4, La vida preterrenal.

  4. 4.

    Haga los arreglos para las actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Pregunte a los niños cómo les fue con la asignación que recibieron la semana anterior.

Somos hijos de Dios

Actividad para despertar el interés

Diga a los niños que usted va a tararear una canción. Pídales que escuchen con atención y que le digan el nombre de esa canción una vez que usted haya terminado. Tararee “Soy un hijo de Dios”.

• ¿Cuál es el nombre de la canción?

• ¿Qué dice la canción que es cada uno de ustedes?

Pida a los niños que canten la primera estrofa de la canción.

Repaso

Recuérdeles a los niños que en la lección anterior hablaron sobre el lugar donde vivíamos antes de venir a la tierra.

• ¿Dónde vivíamos antes de venir a la tierra?

• ¿Con quiénes vivíamos en el cielo?

• ¿Por qué somos todos hermanos y hermanas? (Todos somos hijos e hijas de nuestro Padre Celestial.)

Cuando estábamos en el cielo, tomamos una decisión importante

Presentación por el maestro

Diga a los niños que van a aprender algo muy especial que sucedió antes de que naciéramos en esta tierra, mientras vivíamos con nuestro Padre Celestial.

Muestre la lámina 2-4, La vida preterrenal, y explíqueles que representa la idea de un artista de cómo es la vida preterrenal. Explíqueles que en el cielo todos éramos espíritus y que hablábamos y caminábamos con nuestro Padre Celestial. Pida a los niños que piensen cómo habrá sido vivir con nuestro Padre Celestial. Ayúdeles a comprender lo maravilloso que era poder verlo y estar con Él.

Explíqueles que mientras estábamos en los cielos, nuestro Padre Celestial nos llamó a todos a una gran reunión. Todos los hijos de nuestro Padre Celestial estábamos allí presentes, porque Él quería hablarnos.

Explíqueles que nuestro Padre Celestial nos dijo que deberíamos alejarnos de Él por algún tiempo para obtener un cuerpo físico y para aprender a escoger lo correcto. Nuestro Padre Celestial nos dijo que Él proporcionaría un lugar para que pudiéramos hacer estas cosas.

• ¿A dónde quería nuestro Padre Celestial que fuéramos? (A la tierra.)

Nuestro Padre Celestial nos dijo que cuando llegáramos a la tierra, no recordaríamos nuestra vida junto a Él y que necesitaríamos que nos enseñaran lo que debíamos hacer para vivir con Él otra vez cuando se terminara nuestro tiempo en la tierra. Nuestro Padre Celestial prometió enviar a alguien para que nos ayudara.

Análisis

• ¿Qué sienten al saber que nuestro Padre Celestial nos amó tanto que envió a alguien para ayudarnos a regresar al cielo y vivir con Él?

Explíqueles que cuando nuestro Padre Celestial nos dijo que Él iba a enviarnos a alguien para que nos enseñara, nosotros gritamos de regocijo (véase Job 38:7).

Muestre la lámina 2-3, Jesús el Cristo.

• ¿Quién es Él?

Explique que Jesucristo vivió en los cielos con nosotros y que es el Primogénito de los hijos espirituales de nuestro Padre Celestial.

Artículo de Fe

Explique a los niños que nosotros, como Iglesia, tenemos ciertas declaraciones que llamamos Artículos de Fe. Éstos dicen en qué creemos. Ayúdeles a memorizar la primera parte del primer Artículo de Fe: “Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo”.

Diga a los niños que Dios, el Eterno Padre es otro nombre de nuestro Padre Celestial.

Relato de las Escrituras y análisis

Diga a los niños que nuestro Padre Celestial preguntó a quién debía enviar para ayudarnos. Busquen en la Perla de Gran Precio, en Abraham 3:27, y lean en voz alta lo que Jesús respondió: “Heme aquí; envíame”. Jesús dijo que haría todo lo que nuestro Padre Celestial deseara para ayudarnos. Lean en voz alta la última parte de Moisés 4:2 (a partir de Padre). Jesús también dijo que le daría toda la gloria a nuestro Padre Celestial. Explique brevemente el significado de la palabra gloria.

• ¿Cómo podemos saber que Jesús amaba a nuestro Padre Celestial? (Él estaba dispuesto a hacer lo que el Padre quería que hiciera.)

• ¿A quién más ama Jesucristo? (A nosotros.)

Recalque el amor de Jesús por nuestro Padre Celestial repasando con los niños lo que estaba dispuesto a hacer.

Jesucristo estaba dispuesto a:

  • Venir a la tierra para ayudarnos.

  • Testificar de nuestro Padre Celestial.

  • Enseñarnos la manera correcta de vivir y ser felices.

  • Enseñarnos lo que debemos hacer para poder volver a vivir con nuestro Padre Celestial.

  • Dar Su vida por nosotros.

Explique a los niños que había otro hijo espiritual llamado Lucifer que quería venir a la tierra para ayudarnos. Él le dijo a nuestro Padre Celestial que vendría a la tierra y nos obligaría a todos a escoger lo correcto. Lucifer no nos permitiría escoger y quería que nuestro Padre Celestial le diera todo el honor y la gloria a él.

Lean en voz alta la decisión que tomó nuestro Padre Celestial; se encuentra en Abraham 3:27: “Enviaré al primero”.

• ¿A quién eligió nuestro Padre Celestial para que le ayudara?

Explique a los niños que cuando Lucifer se enteró de que no había sido elegido, se enojó muchísimo, no aceptó el plan de nuestro Padre Celestial y provocó una gran guerra en el cielo. No fue una guerra con armas y bombas, sino una guerra que consistió en hablar a los otros espíritus y tratar de convencerlos para que lo siguieran. Lucifer logró convencer a algunos de nuestros hermanos y hermanas espirituales de que sus ideas malvadas eran buenas, y ellos escogieron seguir a Lucifer.

Diga a los niños que a Lucifer también se le conoce como Satanás o el diablo.

Análisis

• ¿A quién decidieron seguir ustedes, a Jesús o a Satanás?

Pida que se pongan de pie los niños que escogieron seguir a Jesucristo. Explíqueles que todos ellos escogieron seguir a Jesucristo; por lo tanto, todos deben ponerse de pie.

Dígales que sabemos que escogimos seguir a Jesucristo porque estamos aquí en la tierra. A los espíritus que siguieron a Satanás no se les permitió nacer en la tierra y obtener cuerpos de carne y huesos.

Diga a los niños lo feliz que es usted por haber escogido seguir a Jesús. Dígales lo orgullosa que está de ellos porque también escogieron seguir a Jesús y no a Satanás. Alabe a los niños por haber escogido lo correcto.

Deseamos continuar siguiendo a Jesucristo

Presentación por el maestro

Recálqueles a los niños que ellos no fueron forzados a seguir a Jesús, sino que tuvieron la oportunidad de escoger. Ellos pudieron haber seguido a Satanás, pero decidieron escoger lo correcto.

Dígales que lo mismo sucede aquí en la tierra. Satanás todavía está tratando de que lo sigamos a él. Nuestro Padre Celestial quiere que sigamos a Jesús, porque es lo que nos permitirá volver a vivir con nuestro Padre Celestial y Jesús y ser felices. Aun así, no estamos obligados a seguir a Jesús, sino que tenemos la libertad de hacer lo que Jesús quiere que hagamos, o hacer lo que Satanás desea.

Cartel HLJ

Muestre el cartel HLJ y señale la imagen de Jesucristo, pidiendo a los niños que le digan quién es Él. Lea el mensaje señalando las palabras y pida a los niños que repitan con usted “Haré lo justo”

Análisis

Permita que los niños respondan a las siguientes preguntas (u otras que usted haya preparado) sobre lo que harían para seguir a Jesús:

  • Si deciden seguir a Jesús, ¿qué harían o dirían si en forma accidental lastimaran a una persona?

  • Demuéstrenme la forma en que ustedes actuarán en esta clase si deciden seguir a Jesús. (Trate de que los niños demuestren: permanecer sentados en silencio, prestar atención y no perturbar a otros niños de la clase.)

  • Si deciden seguir a Jesús, ¿qué dirían o harían si alguien les diera un regalo o les hiciera un favor?

  • Si deciden seguir a Jesús, ¿cómo tratarán a una persona que se porte mal con ustedes?

Haga referencia una vez más al cartel HLJ y diga a los niños que repitan las palabras escritas en el cartel.

Resumen

Testimonio

Comparta su testimonio de que antes de venir a la tierra, todos tuvimos que tomar una decisión. Testifique que usted sabe que ellos decidieron seguir a Jesucristo y que volverán a vivir con nuestro Padre Celestial si hacen lo que Jesús nos ha enseñado.

Explíqueles que cada semana en la Primaria ellos aprenderán algo que Jesucristo quiere que hagamos.

Aliente a los niños para que cuando oren, den gracias a nuestro Padre Celestial por enviar a Jesús a la tierra para ser nuestro Salvador. Sugiérales que pidan a nuestro Padre Celestial que les ayude a tomar las decisiones correctas para que de esa manera puedan volver a vivir con Él y Jesús otra vez algún día.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija de entre las siguientes actividades aquellas que sean de mayor beneficio para los niños de su clase. Puede utilizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para mayor información, vea la sección “El período de la clase” en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Pida a los niños que observen sus anillos HLJ. Si no traen el anillo puesto, podría atarles un trocito de hilo al dedo como si fuera un anillo. Dígales que sus anillos les recordarán que ellos escogieron seguir a Jesús y que deben continuar escogiendo lo correcto.

  2. 2.

    Canten o repitan la letra de la primera estrofa de “Viví en los cielos” (Canciones para los niños, pág. 148):

    Yo en los cielos viví y amé, cierto es,
    a las personas que ahora conozco, traté.
    y nuestro Padre un plan presentó con bondad
    para salvarnos con Él en la eternidad.

    Después de cantar, haga preguntas, como las que se encuentran a continuación, sobre lo que dice la canción (repita la canción según sea necesario para ayudar a los niños a responder):

    • ¿Dónde dice la canción que vivieron ustedes? ¿Cuándo vivieron allí?

    • ¿Con quién vivieron allí?

    • ¿Qué hizo nuestro Padre Celestial cuando estábamos con Él en los cielos?

    • ¿De qué se trataba el plan?

    Cante la segunda estrofa de la canción y haga preguntas similares:

    Dios requería que un hijo capaz de amar
    diera Su vida y a todos quisiera salvar.
    “Quiero la gloria” insistió Lucifer con maldad;
    dijo Jesús: “Padre, hágase tú voluntad”.
    (© 1987 por Janeen Jacobs Brady. Usado con permiso.)
  3. 3.

    Pida a los niños que hagan dibujos de cómo piensan que es el cielo.

  4. 4.

    Canten o reciten la letra de “Mandó a Su Hijo” (Canciones para los niños, pág. 20) o “El plan de Dios puedo seguir” (Canciones para los niños, pág. 86). La letra de “Mandó a Su Hijo” se encuentra al final del manual.

    El plan de Dios puedo seguir

    Mi vida es un don, un plan se le dio,
    allá en el cielo fue donde empezó.
    Opté por venir a este mundo terrenal,
    y procurar siempre la luz celestial.
    Puedo el plan de Dios seguir,
    confiar en el amor que me da.
    Y obrar y orar, en Sus sendas caminar.
    Y aquí podré ser feliz y con Dios más allá.