Creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios

Primaria 3: Haz lo Justo B, 1994


Objetivo

Que los niños entiendan que por medio de las Escrituras aprenderán y llegarán a comprender los mandamientos y cómo venir a Cristo.

Preparación

  1. 1.

    Con espíritu de oración, estudie 1 Nefi 3–4; 3 Nefi 18:19 y Mosíah 23:15. Prepárese para contar el relato de Nefi y las planchas de bronce.

  2. 2.

    Disponga los cuatro libros canónicos en una mesa de un modo agradable a la vista, y ponga otros libros, como por ejemplo un libro de cuentos, de recetas y de estudio en los rincones del salón de clase. Prepárese para analizar con los niños las distintas clases de libros que habrá puesto en exposición a fin de que entiendan la finalidad de cada uno de ellos.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Los cuatro libros canónicos.

    2. b.

      Varios libros que no sean los canónicos, tales como un libro de cuentos, de recetas y de estudio.

    3. d.

      La lámina 3–41, Lamán huye de la casa de Labán; la lámina 3–42, Nefi cerca de la casa de Labán; la lámina 3–43, Nefi y Zorám, y la lámina 3–44, Lehi y las planchas de bronce.

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las Actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Si en la clase anterior les dio una asignación, verifique si la hicieron.

Las Escrituras encierran los mandamientos del Padre Celestial

Actividad para despertar el interés

Coloque las distintas clases de libros en los rincones del salón de clase y dé a los niños unos pocos detalles acerca de ellos. A continuación hágales las preguntas que figuran más abajo u otras relacionadas con los libros que usted habrá expuesto. Una vez que los niños hayan contestado correctamente todas las preguntas, pídales que vayan al rincón del salón de clase donde se encuentre el libro en particular y que se lo muestren.

• ¿Cuál de los libros explica cómo hacer una torta (pastel)?

• ¿Cuál de los libros contiene cuentos imaginarios?

• ¿Cuál de los libros contiene enseñanzas de los profetas que nos ayudan a cumplir con los mandamientos?

Especifique que nuestro Padre Celestial desea que cumplamos con los mandamientos. Él les ha indicado a los profetas que escriban Sus palabras de manera que nosotros podamos conocer Sus enseñanzas y mandamientos.

• ¿Qué nombres damos a los sagrados libros en los que los profetas han escrito estas cosas? (Las Escrituras.)

Explique que muchos profetas escribieron las enseñanzas y los mandamientos de Dios a fin de que nosotros los conociéramos. Esos mandamientos están registrados en nuestros cuatro libros de Escritura, a los que a veces llamamos los libros canónicos.

Nefi obtiene las Escrituras

Láminas, relatos de las Escrituras y análisis

Explique que el Libro de Mormón contiene un relato que indica cuán importantes eran las Escrituras para Nefi y su familia.

Diga a los niños que Lehi dijo a sus hijos, Lamán, Lemuel, Sam y Nefi, que el Señor deseaba que ellos volvieran a Jerusalén a buscar unas planchas de bronce que un hombre llamado Labán tenía en su poder. Las planchas de bronce formaban un libro de Escritura hecho de láminas de metal (bronce). Sucedió que Lamán y Lemuel se enojaron mucho y dijeron que no querían volver a Jerusalén, Pero Nefi y Sam estuvieron dispuestos a ir.

Para que los niños sepan qué sentimientos tenía Nefi con respecto a volver a Jerusalén en busca de las planchas de bronce, lea en voz alta 1 Nefi 3:7 y analice el pasaje con los niños.

• ¿Por qué estaba Nefi dispuesto a ir? (Porque sabía que el Señor prepararía el camino para que él cumpliera con el mandato que se le había dado.)

• ¿Qué promesa hizo Nefi? (Que haría lo que el Señor le mandara.)

Explique que Nefi convenció a sus hermanos de que fueran con él.

Lamán fue el primero en ir a la casa de Labán y le pidió las planchas de bronce, pero Labán no quiso dárselas, y le amenazó con quitarle la vida. Lamán tuvo miedo y huyó hacia donde estaban sus hermanos. Muestre la lámina 3–41, Lamán huye de la casa de Labán, y diga que él deseaba volver adonde estaba su padre en el desierto.

Pero Nefi dijo que debían obedecer el mandato y conseguir las planchas de bronce. Entonces Nefi y sus hermanos fueron a la casa donde habían vivido en Jerusalén a buscar su oro y su plata, a fin de intercambiar sus riquezas por las planchas de bronce.

Sucedió que Labán se apoderó del oro y de la plata de ellos y no les entregó las planchas. Además, envió a sus siervos para que los mataran. Entonces Nefi y sus hermanos huyeron y se escondieron.

Lamán y Lemuel se enojaron y golpearon a Nefi y a Sam con una vara. Mientras lo hacían, apareció un ángel del Señor y les mandó que cesaran de golpear a sus hermanos. Les dijo que el Señor les ayudaría a obtener las planchas de bronce, y les dijo que obedecieran a Nefi.

Muestre la lámina 3–42, Nefi cerca de la casa de Labán.

La próxima vez Nefi fue en busca de las planchas y sus hermanos se quedaron esperándole fuera de los muros de la ciudad, mientras él entraba furtivamente en la casa de Labán. Entonces Nefi vio a Labán en el suelo, ebrio. El Espíritu Santo indicó a Nefi que matara a Labán, pero Nefi vaciló porque no quería matar a nadie.

Nefi recordó cuán importantes eran esos escritos y entendió que no podría obtenerlos a menos que matara a Labán, e hizo lo que el Espíritu Santo le dijo. Mató a Labán y se vistió con sus ropas.

Entonces se hizo pasar por Labán.

Muestre la lámina 3–43, Nefi y Zorám.

Nefi le dijo a Zoram, siervo de Labán, que llevase las planchas de bronce y le siguiese. Zoram, creyendo que Nefi era Labán, le obedeció. Después, Nefi le explicó a Zoram que el Señor le había mandado a él y a sus hermanos ir en busca de las planchas. Zoram le creyó; él también quiso obedecer, y sucedió que fue con Nefi y los hermanos de éste al desierto, hacia la tienda de Lehi.

Muestre la lámina 3–44, Lehi y las planchas de bronce.

Lehi leyó las planchas de bronce y vio que contenían los escritos de Moisés y de otros profetas y que también contenían la genealogía de la familia de Lehi. El Señor le dijo a Lehi que llevara consigo las planchas a la tierra de promisión.

• ¿Quiénes escribieron en las planchas de bronce?

• ¿Qué estaba escrito en las planchas de bronce?

• ¿Por qué creen ustedes que el Señor deseaba que Lehi y su familia tuvieran en su poder las planchas de bronce?

Actividad

Diga a los niños que le gustaría realizar un juego que les sirva para comprender más claramente la razón por la cual era tan importante que la familia de Lehi llevara consigo a la tierra prometida las planchas de bronce que contenían los mandamientos.

El objeto de este juego es demostrar de qué modo se puede confundir la palabra de Dios si no está escrita.

Indique a los niños que se preparen para el juego sentándose en un círculo. Diga en voz baja (de manera que nadie más pueda oír) al niño que esté a su derecha: “Obedeceré los mandamientos de nuestro Padre Celestial”. Entonces, dé a ese niño instrucciones de repetir la frase al oído y en voz baja a quien le siga en el asiento de la derecha. Continúe el juego de la misma manera hasta que todos los del círculo hayan oído el mensaje. Al llegar a ese punto, pida al último niño que se ponga de pie y repita las palabras que haya oído. Probablemente, no repetirá el mensaje como es, sino cambiado. (Si el mensaje fuera el mismo, podría elogiar a los niños por lo bien que actuaron y probar con otro mensaje de dos o tres frases.) Diga a los niños el mensaje tal como usted lo dio.

Explique que es fácil olvidar o confundir los relatos o los mensajes que no están escritos. Los profetas escribieron las enseñanzas de nuestro Padre Celestial y Jesucristo para que no se olvidaran. Esas enseñanzas son las Escrituras.

La familia de Lehi necesitaba llevar consigo las planchas de bronce a fin de que recordaran los mandamientos y los obedecieran.

Las Escrituras nos ayudan a obedecer

Actividad con pasajes de las Escrituras

Destaque que nosotros necesitamos conocer los mandamientos tanto como la familia de Lehi. El Libro de Mormón puede servirnos de ayuda para obedecer a nuestro Padre Celestial y Jesucristo porque contiene los mandamientos.

Pida a los niños que presten atención mientras usted les lee dos pasajes de las Escrituras, y que levanten la mano cuando se den cuenta del mandamiento que enseña el pasaje. En seguida, lea 3 Nefi 18:19 y Mosíah 23:15 y analícelos con los niños.

Recuerde a los niños que si no tuviéramos las Escrituras es muy posible que se nos olvidaran los mandamientos de Dios y no los obedeciéramos. De ser así, no recibiríamos las bendiciones que se derivan del cumplimiento de los mandamientos.

Artículo de Fe

Pida a los niños que repitan el Artículo de Fe 8, y explíqueles que éste nos dice que la Biblia y el Libro de Mormón contienen la palabra de Dios, lo que quiere decir que estos libros contienen enseñanzas verdaderas. Nuestro Padre Celestial y Jesucristo dieron el mandato a los profetas de escribir esas enseñanzas para que estuvieran al alcance de las generaciones futuras.

Pida a los niños que vuelvan a repetir el Artículo de Fe 8. Si lo desea, podría ayudar a los niños mayores a memorizarlo. Recuérdeles que tenemos las Escrituras para aprender los mandamientos que nos ayudarán a escoger lo justo y ser fieles al convenio bautismal.

Resumen

Análisis

Pida a los alumnos que contesten y analicen las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué cosas debemos dar gracias a nuestro Padre Celestial en nuestras oraciones? (Acepte todas las respuestas, pero haga hincapié en las Escrituras.)

  • ¿Qué debemos pedirle en nuestras oraciones? (Que nos ayude a cumplir con los mandamientos.)

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades que se ajusten mejor a sus niños. Puede realizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para ayuda adicional, vea “Período de clases”, en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Comience contando el relato de Nefi y sus hermanos cuando regresaron a Jerusalén para obtener las planchas de bronce que estaban en poder de Labán, y pida que cada uno de los niños agregue una frase, diciendo lo que sucedió después. Anímelos a decir todo lo que recuerden. Utilice las láminas para ayudarles a recordar el relato. (Si los niños agregaran cosas que no sucedieron o dijeran eventos en un orden equivocado, ayúdelos, con tacto, a ponerlos en el orden cronológico correspondiente lo mejor que pueda, pero acepte todos sus comentarios.)

  2. 2.

    Pida a un niño que haga en la pizarra o en una hoja de papel un dibujo que represente algo que él vaya a hacer durante la semana para cumplir con los mandamientos y que lo explique a los demás. Por ejemplo, podrían hacer un dibujo de asistir a la Iglesia, orar, ayudar a los miembros de la familia, compartir los juguetes, etc. Pida a los niños que tomen turnos a fin de que todos tengan la oportunidad de hacer un dibujo y de explicarlo.

  3. 3.

    Pida a los niños que canten la canción “El valor de Nefi” (Canciones para los niños, pág. 64), cuya letra aparece al final de este manual. Si lo desea, podrían acompañar la canción con movimientos o haciendo la dramatización de los hechos.

  4. 4.

    Para los niños mayores, saque copias del volante “Mi convenio bautismal”, que figura al final de la lección 13. Córtelo en cuatro pedazos: por debajo de donde dice “Yo, ______________________ , prometo”, por debajo de las palabras “obedecer los mandamientos de mi Padre Celestial” y por debajo de “mi Padre Celestial me promete:” Coloque las partes boca arriba y pida a los niños que las coloquen en el orden apropiado. Una vez que los niños hayan armado el volante, lea junto con ellos el convenio bautismal. Explique que nuestro Padre Celestial desea que cumplamos con el convenio que hicimos cuando fuimos bautizados de obedecer los mandamientos. Él les dijo a los profetas que escribieran Su palabra a fin de que nosotros aprendiéramos Sus enseñanzas y mandamientos.