El Señor nos ayuda a obedecer Sus mandamientos

Primaria 3: Haz lo Justo B, 1994


Objetivo

Que cada uno de los niños comprenda que nuestro Padre Celestial y Jesucristo le ayudarán a obedecer los mandamientos.

Preparación

  1. 1

    Con espíritu de oración, estudie 1 Nefi 3:7; 18:1–4. Prepárese para narrar el relato de Nefi y la construcción del barco.

  2. 2.

    Si le fuera posible, saque una copia del volante de 1 Nefi 3:7 para cada alumno.

  3. 3.

    Prepárese para cantar con los niños la primera y la segunda estrofa de la canción “El valor de Nefi” (Canciones para los niños, pág. 64), cuya letra figura al final de este manual.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un Libro de Mormón para cada niño, si le fuera posible.

    2. b.

      Un lápiz y una hoja de papel o una tarjeta para cada niño.

    3. c.

      Pizarra, tiza y borrador.

    4. d.

      La lámina 3–37, Nefi somete a sus rebeldes hermanos (62044 002; Las bellas artes del evangelio 303).

  5. 5.

    Haga los arreglos necesarios para las Actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Si en la clase anterior les dio una asignación, verifique si la hicieron.

Nefi obedeció los mandamientos

Actividad para despertar el interés

Diga a los niños que hagan lo que usted hace. En seguida, haga ciertas cosas, como por ejemplo, ponerse de pie, poner las manos en las caderas, girar, etc. Tome asiento y dé gracias a los niños por haber sido obedientes.

• ¿Qué significa obedecer?

Explique que cuando hacemos lo que se nos pide, somos obedientes.

Repaso

Diga a los niños que usted está pensando en un hombre que fue obediente y obedeció el mandamiento del Señor de marcharse de la ciudad de Jerusalén con su padre.

Ese hombre también obedeció el mandamiento de volver a Jerusalén en busca de las planchas de bronce.

• ¿Quién fue ese hombre? (Nefi.)

Destaque que cuando a Nefi se le mandó regresar a Jerusalén en busca de las planchas de bronce, aun cuando entendía que sería algo difícil de realizar y de lograr, dijo a Lehi, su padre, que obedecería los mandamientos del Señor. Repase brevemente el relato de la lección 17.

Muestre a los niños un ejemplar del Libro de Mormón y dígales que lo que Nefi le dijo a su padre se encuentra escrito en ese libro. Cerciórese de que todos los niños tengan un Libro de Mormón, y ayúdeles a buscar la referencia de 1 Nefi 3:7.

Canción

Cante o repita junto con los niños la primera estrofa de la canción “El valor de Nefi”.

Lea 1 Nefi 3:7 a los niños y explíqueles que dice lo mismo que el estribillo de la canción. Luego pida a los niños que canten o digan la letra del estribillo. Ayude a los niños a entender que el Señor les ayudará a obedecer los mandamientos.

El Señor ayudó a Nefi a construir un barco

Relato de las Escrituras

Diga que el Libro de Mormón contiene varios relatos maravillosos referentes a Nefi, y cuénteles el siguiente con sus propias palabras:

Lehi y su familia viajaron por el desierto por el espacio de ocho años; tanto viajar como vivir en el desierto fue muy difícil para ellos. Tenían que vivir en tiendas y comer la carne de los animales que cazaban, pero por fin llegaron a la orilla del mar, a una región donde había mucha fruta y miel silvestre, a la cual dieron el nombre de Abundancia. Asentaron sus tiendas en la playa, a la orilla del mar.

Después de haber estado muchos días en la tierra de Abundancia, el Señor le dijo a Nefi que construyera un barco para que su familia pudiera atravesar el gran mar y llegar así a la tierra prometida. Nefi creyó en que el Señor le ayudaría; entonces, preguntó al Señor dónde podría encontrar el metal indispensable para hacer las herramientas que necesitaba para construir el barco. Y sucedió que el Señor le dijo a dónde debía ir para encontrar el metal a fin de que pudiera hacer las herramientas.

Cuando Lamán y Lemuel, hermanos de Nefi, vieron que éste estaba a punto de comenzar a construir un barco, empezaron a quejarse. Ellos creían que Nefi no tenía el conocimiento necesario para construir un barco y no quisieron ayudarle; no creían que el Señor instruiría a Nefi diciéndole cómo había de construir la embarcación.

Pero Nefi sabía que si el Señor le mandaba hacer algo, le ayudaría a cumplir con el mandamiento y obedeció al Señor y siguió Sus instrucciones.

Nefi dijo a Lamán y a Lemuel que si obedecían los mandamientos y hacían lo que el Señor les pedía, el Señor también les ayudaría a ellos, pero Lamán y Lemuel no querían que Nefi les dijera lo que habían de hacer. Se enojaron con él tanto que estuvieron a punto de lanzarlo al mar, pero Nefi estaba lleno del poder de Dios, y mandó a sus hermanos que no le tocaran. Lamán y Lemuel se llenaron de miedo, y Nefi les dijo que se arrepintieran y obedecieran al Señor y a sus padres.

Entonces Nefi tocó a sus hermanos y los sacudió para que supieran que el Señor le estaba ayudando.

Lámina y análisis

Muestre la lámina 3–37, Nefi somete a sus rebeldes hermanos.

• ¿Qué creen ustedes que sintieron Lamán y Lemuel?

Explique que Lamán y Lemuel se arrepintieron y ayudaron a Nefi a construir el barco.

• ¿De qué manera ayudó el Señor a Nefi? (Le dijo a dónde debía ir para sacar el metal que necesitaba para hacer las herramientas; le enseñó a hacer un barco; le protegió de sus hermanos.)

Haga notar que aun cuando Nefi no sabía cómo construir un barco, creyó en que el Señor le ayudaría si obedecía Sus mandamientos.

Cante o repita junto con los niños la segunda estrofa de la canción “El valor de Nefi”.

Análisis en la pizarra

Dibuje en la pizarra dos caras sencillas: una sonriente y la otra con el ceño fruncido. Hable con los niños acerca de las cosas que los hacen felices, y ayúdeles a comprender que nuestro Padre Celestial y Jesucristo desean que seamos felices. Es por esa razón que nos han dado los mandamientos para obedecer. Haga preguntas como las que figuran a continuación acerca de cómo el cumplir con los mandamientos nos hace ser felices.

• ¿Cuál de estas dos caras indica la forma en que se sintió Nefi cuando obedeció el mandamiento de construir un barco?

• ¿Por qué nos da felicidad el asistir a la Iglesia?

• ¿Por qué manera el amar y prestar servicio a los miembros de nuestra familia nos hace felices?

El Señor nos ayudará a obedecer los mandamientos

Relato

Explique que así como el Señor ayudó a Nefi, del mismo modo nos ayudará a cada uno de nosotros si tenemos fe en Él y estamos dispuestos a obedecer Sus mandamientos. Pida a los niños que presten atención mientras usted les cuenta el siguiente relato que trata de cómo nuestro Padre Celestial ayudó a una joven para que ella cumpliera con el mandamiento de santificar el día de reposo.

En la calle que estaba junto al río, una joven llamada Ma-ling tenía un puesto (caseta). Todos los días vendía arroz y pescado al público, y todas las noches, cuando regresaba a su casa flotante, contaba el dinero que había ganado. La pobre Ma-ling sacudía la cabeza decepcionada, porque apenas había sacado suficiente para comprar arroz para su familia y pescado para vender al día siguiente.

Pero un día, Ma-ling conoció a los misioneros quienes le enseñaron el evangelio y le explicaron los mandamientos de nuestro Padre Celestial, incluso el de santificar el día de reposo. Entonces Ma-ling se dirigió a nuestro Padre Celestial por medio de la oración y le prometió que no volvería a trabajar los domingos, porque deseaba santificar el día de reposo.

De ahí en adelante, cuando Ma-ling contaba el dinero de las ganancias del día se encontraba con que había ganado mucho más que antes. Así pudo comprar más alimentos para su familia y más cantidad de pescado para vender. Nuestro Padre Celestial bendijo a Ma-ling porque ella guardó el día de reposo, y Ma-ling era feliz porque obedecía los mandamientos.

Análisis

• ¿Cuál fue el mandamiento que Ma-ling obedeció?

• ¿Cómo la ayudó nuestro Padre Celestial?

Diga a los niños que así como nuestro Padre Celestial ayudó a Nefi y a Ma-ling, del mismo modo los ayudará a cada uno de ellos a obedecer Sus mandamientos.

Resumen

Testimonio del maestro

Si fuera apropiado, relate a los niños alguna situación en la que nuestro Padre Celestial le haya ayudado a cumplir con un mandamiento en particular. Exprese su testimonio de que nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos aman y nos ayudarán a cumplir con los mandamientos.

Entregue a cada uno de los niños una hoja de papel o una tarjeta y un lápiz, y pídales que dibujen una cara sonriente. Pídales que escojan un mandamiento que deseen cumplir durante la próxima semana, como por ejemplo ser pacificador, ayudar al padre y a la madre, ser bondadoso con un hermano o hermana, o ser generoso con un amigo. Pídales que escriban en la hoja de papel o en la tarjeta el mandamiento que hayan escogido (ayude a los que no puedan hacerlo por sí mismos), y déles la asignación de prepararse para dar un informe el próximo domingo de lo que sintieron al ser obedientes.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades que se ajusten mejor a sus niños. Puede realizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para ayuda adicional, vea “Período de clases”, en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Hable con los niños acerca de algunos mandamientos, tales como ser reverente, orar, ser bondadoso, ser honesto, cumplir con la Palabra de Sabiduría, etc. Explique que a algunas personas les es más fácil obedecer un determinado mandamiento que a otras. Haga hincapié en que nuestro Padre Celestial nos ayudará a cada uno a cumplir con los mandamientos si tratamos de hacerlo con verdadera intención y si le pedimos que nos ayude.

  2. 2.

    Cante o repita con los niños la letra de la canción “Escojamos lo correcto” (Canciones para los niños, pág. 82), y otras canciones acerca de los mandamientos, como “Amad a otros” (Canciones para los niños, pág. 74) y “Cuando ayudamos” (Canciones para los niños, pág. 108), cuya letra viene al final de este manual.

  3. 3.

    Arroje una bolsita de semillas o un animal de felpa pequeño a un niño y hágale una pregunta relacionada con la lección, como por ejemplo:

    • ¿Qué le dijo el Señor a Nefi que construyera?

    • ¿Cómo reaccionaron Lamán y Lemuel cuando Nefi les dijo que iba a construir un barco?

    • ¿Podrías decirnos un mandamiento que puedes obedecer ahora?

    • ¿Qué podemos hacer si necesitamos ayuda de nuestro Padre Celestial? (Orar.)

    • ¿Qué le dijo el Señor a Nefi que hiciera que era difícil de hacer?

    • ¿Cómo obtuvo Nefi las herramientas que necesitaba para construir el barco?

  4. 4.

    Pida a los niños que hagan de cuenta que están excavando para buscar metal, haciendo herramientas y construyendo un barco, tal como Nefi lo hizo.

  5. 5.

    Para los niños mayores: Saque una copia de la referencia de 1 Nefi 3:7 para cada niño. Corte las copias en tiras, línea por línea. Pida a los niños que las peguen en el orden correspondiente en una hoja de papel. Anímelos a que memoricen este pasaje de las Escrituras.