Tengamos fe en el Señor Jesucristo

Primaria 3: Haz lo Justo B, 1994


Objetivo

Fortalecer la fe de los niños en el Señor Jesucristo.

Preparación

  1. 1.

    Con espíritu de oración, estudie Mosíah 4:21, Alma 32, Éter 2–3 y Doctrina y Convenios 29:6. Prepárese para leer Éter 2:17, 23; 3:5, y Doctrina y Convenios 29:6 durante la presentación de la lección.

  2. 2.

    Consiga algunas piedras chicas lisas, o corte círculos de cartón o papel grueso. Escriba en cada una de las piedras o círculos de cartón una de las letras de la frase: “Fe en el Señor Jesucristo”, tal como se indica a continuación.

    stone sign

    Disponga las piedras o los círculos de cartón boca abajo, en el orden de la frase, sobre una mesa o en el suelo, antes de comenzar la clase.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón y de Doctrina y Convenios para cada niño, si fuera posible.

    2. b.

      Una hoja de papel y un lápiz regular o de cera para cada niño.

    3. c.

      Obtenga un objeto interesante (si fuera posible, algo que esté relacionado con la lección), y un trozo de tela para cubrirlo.

    4. d.

      La lámina 3–55, El hermano de Jared ve el dedo del Señor (62478 002, Las bellas artes del evangelio 318).

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las Actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Si en la clase anterior les dio a los niños una asignación, verifique si la hicieron.

Podemos tener fe en Jesucristo

Actividad para despertar el interés

Cuente el siguiente relato con sus propias palabras:

Una vez, una niñita llevó el almuerzo a su papá, que estaba trabajando en el fondo de un pozo. Aunque ella no podía ver a su papá por la obscuridad del pozo, cuando ella lo llamó, él le contestó, de modo que ella supo que él estaba allí. Entonces el padre le dijo que dejara caer en el pozo el balde que contenía la comida y que él lo agarraría. Y así fue. Pero en seguida el padre llamó a la niña para decirle que la comida era demasiada para una persona sola, y la invitó a que almorzara con él. “Salta”, le dijo, “y yo te agarraré. Tú no puedes verme, pero yo sí te veo a ti, y no permitiré que te caigas”. Y así fue que la niña saltó en el obscuro pozo, donde la esperaban los fuertes brazos de su padre, y juntos disfrutaron del almuerzo.

Explique a los niños que la niñita confió en que su padre la agarraría en sus brazos, aun cuando ella no podía verlo a él. A esa confianza se le llama fe. Fe es creer en algo que no vemos, pero que esperamos que sea verdad (véase Éter 12:6).

Ayuda visual

Muestre a los niños el objeto que usted cubrió con un trozo de tela.

• ¿Creen ustedes que hay algo debajo de esta tela? ¿Por qué?

Deje que los niños traten de adivinar de qué se trata. Después descubra el objeto y destaque que aun cuando ellos no podían verlo, creían que estaba allí.

Explique que aunque no hemos visto a Jesucristo, creemos que Él vive, porque todo lo que nos rodea es una evidencia de Su existencia: el mundo que Él creó, las estrellas en el cielo, etc. Además, cuando leemos las Escrituras, sentimos que éstas testifican de Él. Diga a los niños que hoy les va a enseñar acerca de un personaje del Libro de Mormón que tenía una fe tan grande que llegó a ver a Jesucristo.

El hermano de Jared y los jareditas tenían fe

Relato de las Escrituras y análisis

Recuerde a los niños que han venido aprendiendo de los nefitas y de los lamanitas del Libro de Mormón. Explíqueles que otro grupo de gente también había ido al mismo continente, pero había llegado allí antes que la familia de Lehi. Ellos eran el pueblo jaredita, y tenían un líder que se llamaba Jared. Jared tenía un hermano que tenía mucha fe en Dios. Jesucristo contestó las oraciones del hermano de Jared y bendijo al pueblo.

Explique que Jesucristo les dijo a los jareditas que reunieran a todas sus familias y posesiones, incluso sus rebaños y semillas de toda especie; les indicó que cuando hubieran hecho todo eso, Él los guiaría hacia una tierra escogida.

Los jareditas fueron fieles y obedecieron a Jesús. Él habló con el hermano de Jared desde una nube y guió a los jareditas por el desierto. Atravesaron muchas aguas y viajaron hasta llegar al gran mar.

Recuerde a los niños que el hermano de Jared fue bendecido por motivo de la gran fe que tenía. Él demostró su fe pidiéndole al Padre Celestial que ayudara a su pueblo y haciendo lo que el Padre le mandaba.

Continúe con el relato del hermano de Jared:

Jesús le indicó al hermano de Jared que construyera ocho barcos para llevar a los jareditas a través del océano hacia la tierra de promisión. Los jareditas siguieron Sus instrucciones y construyeron los barcos.

El Salvador le dijo al hermano de Jared que los barcos estarían bajo el agua por algún tiempo, de modo que debían construirse de manera tal que el agua no penetrara en ellos.

Lectura de pasajes de las Escrituras

Ayude a los niños que sepan leer a buscar el pasaje de Éter 2:17 en sus respectivos ejemplares del Libro de Mormón y lean todos juntos el versículo 17, que describe los barcos de los jareditas.

Pida a los niños que junten las manos como un barco y que las muevan de un lado para el otro, como si fuera un plato puesto herméticamente sobre otro plato.

Actividad artística

Dé a cada uno de los niños un lápiz y una hoja de papel. Pídales que hagan un dibujo de cómo se figura cada cual que era la apariencia de los barcos, guiándose por la descripción de las Escrituras, mientras usted les lee el versículo. Vuelva a leerlo mientras los niños hacen los dibujos.

Dígales a los niños que muestren sus dibujos al resto de la clase. A continuación, recoja los dibujos y los ejemplares del Libro de Mormón. Acláreles que usted les devolverá los dibujos cuando terminen las reuniones de la Primaria. Dígales que no se sabe con exactitud qué aspecto tenían los barcos.

El hermano de Jared ve al Señor

Explique que los barcos habían sido construidos tan ajustados, o sea, herméticamente cerrados, que no había luz dentro de ellos y tampoco podía entrar el aire que tanto las personas como los animales necesitarían para subsistir. Por eso se preguntaban cómo podrían respirar y ver durante la travesía del océano. Entonces Jesucristo les mandó que hicieran una abertura en la cubierta y otra en el fondo de cada uno de los barcos, las cuales también se podían cerrar herméticamente. De ese modo, cuando los barcos estuvieran en la superficie de las aguas, los jareditas podrían destapar la abertura superior para que les entrara aire fresco, y si les empezaba a entrar agua, podrían volver a cerrarla.

El hermano de Jared, preocupado porque no tenían luz dentro de los barcos, oró nuevamente al Señor y le preguntó qué podían hacer.

Análisis de pasajes de las Escrituras

Lea Éter 2:23 en voz alta y explique lo que Jesucristo le dijo al hermano de Jared. Explique que Jesús no le dio una respuesta al hermano de Jared, sino que le preguntó qué ayuda necesitaba.

• ¿En qué soluciones hubieran pensado ustedes de haber sido el hermano de Jared?

Relato de las Escrituras y lección práctica

Explique que el hermano de Jared subió a un monte y fundió dieciséis piedras pequeñas, las cuales eran como cristal transparente.

Señale las piedras (o círculos de cartón) que usted dispuso previamente y explique que las piedras eran blancas y diáfanas, como cristal transparente.

Entonces el hermano de Jared llevó las piedras a la cima de un monte y oró. En su oración, dijo que sabía que si el Señor tocaba las piedras, éstas brillarían y así darían luz en los barcos mientras atravesaban el mar. Una vez que terminó su oración, sucedió algo maravilloso.

Lectura de pasajes de las Escrituras

Lea a la clase Éter 3:6 (lea hasta la palabra dedo).

• ¿Qué les hizo Jesús a las piedras? (Las tocó con el dedo.)

Lámina y relato de las Escrituras

Exponga la lámina 3–55, El hermano de Jared ve el dedo del Señor.

Cuando el hermano de Jared vio el dedo de Jesucristo tocar las piedras, fue tan grande su sorpresa que cayó a tierra. Cuando el Señor le preguntó por qué había caído al suelo, él le contestó que tuvo miedo porque no sabía que el Señor tuviese dedos como el hombre. Jesús le preguntó si creía todas las palabras que Él le había dicho, y cuando el hermano de Jared dijo que sí, el Señor le dijo que por causa de la gran fe que tenía, se le mostraría. Entonces el Señor se manifestó, o sea se mostró, al hermano de Jared y le dijo que nunca ningún hombre había mostrado tanta fe como él lo había hecho.

• ¿Por qué se mostró Jesucristo al hermano de Jared? (Porque el hermano de Jared tenía una gran fe.)

Explique que el hermano de Jared sabía que si Jesús tocaba las piedras, éstas darían luz para iluminar los barcos, y efectivamente, así fue.

Los jareditas también tenían una gran fe en Jesucristo y, poco después, subieron a los barcos y se hicieron a la mar; por motivo de la fe que tenían en Él, fueron guiados sanos y salvos hasta la tierra prometida.

Nosotros también podemos tener fe como el hermano de Jared

Presentación por el maestro

Ponga de relieve que las personas de la actualidad también pueden tener fe como el hermano de Jared. La fe es creer y confiar en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo. Ponemos de manifiesto nuestra fe siendo obedientes y orando siempre. Se nos ha prometido que nuestras oraciones serán contestadas si pedimos con fe lo que sea justo (véase Mosíah 4:21).

Artículo de Fe

Ayude a los niños a decir todo lo que puedan del Artículo de Fe 4.

Análisis de pasajes de las Escrituras

Lea a la clase el pasaje de Doctrina y Convenios 29:6.

Destaque que cuando oramos a nuestro Padre Celestial, debemos tener fe. Nuestro Padre Celestial nos ha prometido contestar nuestras oraciones si le pedimos con fe. No basta que sólo digamos nuestras oraciones, pues es preciso que tengamos fe para que Él nos conteste de la manera que sea mejor para nosotros.

Ejemplos y análisis

Lea a los niños los ejemplos que se mencionan a continuación y pídales que le digan en qué forma el personaje principal de cada ejemplo demostró su fe.

  1. 1.

    Benjamín perdió su anillo HLJ en el patio del colegio, y Santiago, su mejor amigo, le dijo que perdiera todas las esperanzas de encontrarlo, ya que era imposible hallarlo entre la arena y la grava. Pero era tan grande el anhelo que tenía Benjamín de encontrar su anillo que, sabiendo que necesitaba ayuda especial, esa noche oró al Padre Celestial y le pidió que le ayudara a encontrar su anillo. Cuando terminó de orar, experimentó un sentimiento agradable dentro de su pecho, y tuvo la certeza de que nuestro Padre Celestial, Jesucristo y el Espíritu Santo le ayudarían a encontrar el anillo. Al día siguiente lo encontró.

    • ¿Qué hizo Benjamín para demostrar su fe en Jesucristo?

    • ¿En qué forma fue recompensada su fe?

  2. 2.

    A Sara se le pidió que diera un breve discurso en la Primaria el domingo siguiente. Como nunca lo había hecho antes, se sentía muy nerviosa.

    Durante la semana, Sara preparó su discurso y se esforzó por hacerlo lo mejor que pudo. Cuando llegó el domingo, todavía se sentía muy nerviosa y no estaba muy segura de que pudiera darlo. Entonces, antes de salir de su casa, se arrodilló al lado de su cama y le pidió al Padre Celestial que le ayudara a sentirse tranquila. Tenía la seguridad de haberse esforzado preparando su discurso de la mejor manera, y sintió la certeza de que nuestro Padre Celestial le iba a ayudar.

    • ¿Qué hizo Sara para demostrar su fe?

    • ¿Cómo creen que fue recompensada su fe?

Recuerde a los niños que ellos también pueden recibir respuestas a sus oraciones si piden con fe. A veces nuestras oraciones no son contestadas de la manera que nos gustaría, pero si tenemos fe en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo, sabremos que nuestras oraciones serán contestadas de la manera que será para nuestro bien.

Resumen

Juego

Lleve a cabo el siguiente juego utilizando las piedras o los círculos de cartón que puso a la vista durante la lección. Pída a los niños que mencionen una letra del alfabeto, y si mencionan la que está escrita en una de las piedras, vuelva ésta hacia arriba de manera que la letra se vea. Si mencionan una letra que aparece más de una vez, como la A, vuelva hacia arriba todas las piedritas que tengan esa letra. Al seguir ellos nombrando las letras, dígales que traten de adivinar las palabras allí escritas. Continúe con el juego hasta que haya puesto a la vista la frase completa “Fe en el Señor Jesucristo”. Lea la frase junto con los niños, y pregunte:

• ¿De qué maneras podemos demostrar la fe en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo?

Testimonio del maestro

Concluya la lección expresando su testimonio de que nuestro Padre Celestial oirá y contestará nuestras oraciones si las hacemos con fe. Podría contarles una experiencia personal acerca de una oración que le haya sido contestada. Inste a los niños a fortalecer su fe.

• ¿De qué manera fortaleció el hermano de Jared su fe? (Algunas respuestas podrían ser: oró pidiendo ayuda, prestó atención a Jesucristo, creyó y obedeció los mandamientos que le fueron dados.)

Una vez que haya terminado la Primaria, devuelva a los niños los dibujos para que los lleven a casa.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Escoja de entre las siguientes actividades las que sean más apropiadas para los niños de su clase. Puede realizarlas durante la lección, como repaso o resumen. Para más información, véase “El período de clases”, en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Entregue a cada niño una de las piedras que utilizó en la lección como recordatorio de que ellos pueden tener la fe del hermano de Jared. Si lo desea, podría pedir a los niños que escriban la palabra fe en su propia piedra.

  2. 2.

    Pida a los niños que repitan la primera parte del Artículo de Fe 4: “Creemos que los primeros principios y ordenanzas del evangelio son, primero: Fe en el Señor Jesucristo …”

  3. 3.

    Pónganse todos de pie para cantar o repetir la letra de la canción “La fe” (Canciones para los niños, pág. 50), con las siguientes acciones:

    La fe es saber que saldrá el sol (formar un semicírculo sobre la cabeza),
    y alumbrará mi faz (bajar los brazos lentamente al nivel de los hombros).
    La fe es saber que Dios oirá (ahuecar las manos y ponerlas detrás de las orejas)
    mi oración veraz (poner las manos juntas, en señal de oración).
    Cual semillita es la fe (ahuecar la mano izquierda y hacer como que se está sembrando una semilla con la mano derecha):
    Sembrada crecerá (la mano derecha imita el crecimiento de una planta que crece de la mano izquierda).
    Tranquilidad en mi corazón (poner la mano derecha sobre el corazón)
    si es justa mi decisión (tocar la cabeza con el dedo índice).
  4. 4.

    Muestre una semilla a los niños y pregúnteles qué sucedería si se plantara y se le cuidara debidamente. Podría ayudar a cada niño a plantar una semilla en un vaso de papel, lleno de tierra. Dé a los niños el cometido de cuidar la semilla durante las dos siguientes semanas mientras germina la semilla.

    • ¿Qué debemos hacer para que las semillas germinen?

    Explique que tenemos fe en que la semilla germine cuando la cuidamos debidamente. Del mismo modo, tenemos fe en que nuestro Padre Celestial contestará nuestras oraciones si cumplimos con Sus mandamientos y si oramos con fe.

    Explique que así como tenemos fe en que las semillas germinarán si las cuidamos debidamente, del mismo modo tenemos fe en que nuestro Padre Celestial contestará nuestras oraciones si cumplimos con Sus mandamientos y oramos con fe.