La Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada

Primaria 3: Haz lo Justo B, 1994


Objetivo

Que cada uno de los niños entienda que la Iglesia verdadera de Jesucristo ha sido restaurada.

Preparación

  1. 1.

    Estudie el pasaje de Amós 3:7.

  2. 2.

    Haga los arreglos necesarios para cantar “El sacerdocio se restauró”, (Canciones para los niños, pág. 60).

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios y una Biblia.

    2. b.

      Una lámina o un objeto atractivo, como por ejemplo una flor, un caracol, o una lámina bonita que haya en la biblioteca del centro de reuniones.

    3. c.

      Tiza, pizarra y borrador.

    4. d.

      Hojas de papel para enrollar y formar trompetas de papel.

    5. e.

      La lámina 3–10, La Primera Visión (62470 002; Las bellas artes del evangelio 403); la lámina 3–11, Juan el Bautista confiere el Sacerdocio Aarónico (62013 002, Las bellas artes del evangelio 407); la lámina 3–12, La restauración del Sacerdocio de Melquisedec (62371 002, Las bellas artes del evangelio 408); la lámina 3–13, El bautismo de un niño (62018) y la lámina 3–14, La confirmación de una niña (62020).

  4. 4.

    Haga los arreglos necesarios para las Actividades complementarias que desee llevar a cabo.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a un niño que ofrezca la primera oración.

Si en la clase anterior les dio una asignación, verifique si la hicieron.

La Iglesia verdadera fue restaurada

Actividad para despertar el interés

Lea Apocalipsis 14:6–7 a los niños y explíqueles que el ángel de este pasaje es el ángel Moroni, el que se apareció a José Smith y le dijo que el evangelio sería restaurado. Pida a los niños que hagan “trompetas” enrollando hojas de papel, y deje que cada uno tome un turno para tocar la trompeta con el fin de anunciar que la Iglesia ha sido restaurada.

Lámina y análisis

Muestre la lámina 3–13, El bautismo de un niño.

• ¿Qué sucedería si ninguna persona pudiera bautizarse? (Nadie podría unirse a la Iglesia de Jesucristo.)

Lámina y análisis

Exponga la lámina 3–10, La Primera Visión.

• ¿Quiénes están en esta lámina? (Nuestro Padre Celestial, Jesucristo y José Smith.)

• ¿Qué sucedió cuando José Smith oró para preguntar cuál era la iglesia verdadera? (Se le aparecieron el Padre Celestial y Jesucristo, quien le dijo que no se uniera a ninguna de las iglesias porque ninguna de ellas era la verdadera.)

Explique a los niños que en esa época la iglesia verdadera no estaba en la tierra. Jesús deseaba que Sus enseñanzas y Su Iglesia fueran restauradas.

Lección práctica

• ¿Qué significa la palabra restaurar? (Volver a poner algo como estaba antes.)

Dé a los niños la oportunidad de responder y, a continuación, dé el siguiente ejemplo:

Muestre el objeto o la lámina que haya llevado. Analice por qué piensan que es bonito y por qué vale la pena tenerlo, y pida a los niños que digan lo que piensan al respecto. A continuación, pida a un niño que lleve el objeto o la lámina a un lugar donde los demás niños no lo puedan ver.

• ¿Les gustaría volver a tener ese hermoso objeto o lámina donde puedan verlo?

Pida al niño que traiga el objeto a la vista de los demás y expóngalo una vez más. Destaque que el objeto ha sido restaurado y está en el mismo lugar donde estaba antes. Aclare que restaurar quiere decir hacer que algo vuelva a ser como era antes. Recuerde a los niños que aun cuando Jesús había restaurado Su Iglesia tal como Él deseaba, la gente comenzó a eliminar principios verdaderos después que Jesús y Sus discípulos murieron. Jesús deseaba que Su Iglesia y Su autoridad para bautizar fueran restaurados tal como Él los tenía cuando estuvo en la tierra.

Análisis

Explique que nuestro Padre Celestial y Jesucristo escogieron a un joven que era obediente y en el cual podían confiar para que les ayudara a restaurar la Iglesia verdadera.

• ¿Quién era ese joven? (José Smith.)

Señale la ilustración de la Primera Visión y explique que cada vez que la Iglesia verdadera ha estado sobre la tierra, el Señor ha escogido a un profeta para guiarla. Jesús escogió a José Smith para que fuera el primer Profeta de nuestros días.

Análisis

¿Qué es un profeta?

Explique que un profeta es la persona a quien Jesús da instrucciones para guiar Su Iglesia.

Análisis de pasajes de las Escrituras

Ayude a uno de los niños mayores a leer en voz alta Amós 3:7, o hágalo usted. Indíqueles que “sin que revele su secreto” en este caso quiere decir dar a Su profeta instrucciones por medio de visiones, sueños y otro tipo de revelación.

• ¿A quién da el Señor Sus instrucciones? (Al profeta viviente.)

Explique que el Profeta comunica a la gente lo que Jesús desea que hagan. El Profeta nos muestra el camino para que escojamos hacer lo correcto de manera que podamos volver a vivir con nuestro Padre Celestial y Jesús.

Muestre a los niños el ejemplar de Doctrina y Convenios.

Dígales que en ese libro se encuentran escritas muchas instrucciones que Jesús dio a conocer a José Smith; que algunas de ellas son las instrucciones que José Smith recibió para restaurar la Iglesia verdadera de Jesús. Cuando leemos esos preceptos de las Escrituras, nos damos cuenta de que José Smith trabajó bajo la dirección de Jesús para traer nuevamente a la tierra la Iglesia verdadera.

José Smith recibió el sacerdocio

Análisis

Haga comprender a los niños que para que José Smith pudiera restaurar la Iglesia, tenía que recibir un poder especial: el de actuar en el nombre de Jesús.

• ¿Saben cómo se llama ese poder? (El sacerdocio.)

Lámina y relato

Narre el siguiente relato de cómo recibió José Smith el sacerdocio:

Cuando José Smith y su amigo Oliver Cowdery trabajaban en la traducción del Libro de Mormón, leyeron con respecto al bautismo y se preguntaron qué debían hacer. Decidieron arrodillarse y orar a nuestro Padre Celestial, y sucedió que mientras oraban, se les apareció un mensajero celestial.

Enseñe la lámina 3–11, Juan el Bautista confiere el Sacerdocio Aarónico.

Explique que el mensajero era Juan el Bautista, la misma persona que bautizó a Jesús. Cuando Juan el Bautista apareció a José y a Oliver, les habló del bautismo y les dio el poder para bautizar. Dicho poder se llama el Sacerdocio Aarónico. En seguida, Juan el Bautista les indicó que se bautizaran el uno al otro de la misma forma en que él había bautizado a Jesús. Entonces, José bautizó a Oliver en un río cercano, y luego, Oliver bautizó a José.

El verdadero modo de bautizar había sido restaurado a la tierra, exactamente como Jesús lo enseñó.

Láminas y análisis

Muestre la lámina 3–12, La restauración del Sacerdocio de Melquisedec.

Explique que unas semanas después de la restauración del Sacerdocio Aarónico por Juan el Bautista, otros tres mensajeros celestiales se aparecieron a José y a Oliver. Esos personajes eran tres Apóstoles de Jesús cuando ellos estaban en la tierra y sus nombres eran Pedro, Santiago y Juan. Ellos pusieron las manos sobre la cabeza de José y de Oliver y les confirieron el Sacerdocio de Melquisedec. Este sacerdocio es mayor que el Sacerdocio Aarónico y da a los hombres la autoridad de hacer muchas cosas maravillosas en el nombre de Jesucristo, tales como bendecir a los enfermos, dar bendiciones de padre a los hijos y realizar las ordenanzas del templo.

Ese poder del sacerdocio se emplea para bautizar y confirmar a los miembros de la Iglesia y para otorgar el don del Espíritu Santo. Vuelva a mostrar la lámina 3–13, El bautismo de un niño, y la lámina 3–14, La confirmación de una niña, y aclare que ese gran poder también se puede usar para sanar a las personas que estén enfermas y para sellar a las familias en el templo, a fin de que permanezcan eternamente unidas si viven una vida justa.

Canción

Canten o reciten la letra de la canción “El sacerdocio se restauró”.

Exprese su testimonio a los niños de que el sacerdocio está nuevamente en la tierra, sí, el poder para actuar en el nombre de Jesús fue restaurado por medio de José Smith, quien usó ese poder para organizar la Iglesia de Jesucristo. Testifique también que desde que fue restaurado, el sacerdocio ha permanecido en la Iglesia verdadera.

• ¿Cómo se llama la Iglesia verdadera de Jesucristo? (La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.)

Pida a los niños que repitan el nombre de la Iglesia, y explíqueles que se llama La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días porque es la Iglesia verdadera que Jesús restauró en los últimos días. Los últimos días quiere decir ahora, en nuestra época.

Resumen

Artículo de Fe

Destaque que tenemos el privilegio de hacernos miembros de la misma Iglesia que Jesús organizó cuando estuvo en la tierra. A veces nos referimos a la Iglesia que Jesús organizó como la “Iglesia primitiva” (véase Artículos de Fe 1:6).

Recite en voz alta el Artículo de Fe 6 y pida a los niños que lo repitan con usted. Inste a los niños mayores a memorizar todo o parte del Artículo.

Análisis en la pizarra

Pida a los niños que piensen en alguna razón especial por la que desean ser miembros de la única Iglesia verdadera sobre la faz de la tierra. Anote en la pizarra las respuestas, tales como:

  1. 1.

    Obedecer a nuestro Padre Celestial.

  2. 2.

    Tener la guía de las enseñanzas de Jesús.

  3. 3.

    Recibir el perdón de nuestros pecados.

  4. 4.

    Recibir el don del Espíritu Santo.

  5. 5.

    Volver a vivir con nuestro Padre Celestial y Jesús.

  6. 6.

    Ser miembro del Reino de Dios sobre la tierra.

Testimonio

Exprese a los niños su testimonio con respecto al privilegio que es ser miembro de la Iglesia verdadera de Jesús. Hágales saber la felicidad que la Iglesia le ha proporcionado en su vida y cuán agradecido se siente usted de pertenecer a ella.

Pida a un niño que ofrezca la última oración.

Actividades complementarias

Elija algunas de las siguientes actividades que se ajusten mejor a sus niños. Puede realizarlas durante la lección o como repaso o resumen. Para ayuda adicional, vea “Período de clases”, en “Ayudas para el maestro”.

  1. 1.

    Diga a los niños que gracias a que la Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada en la tierra, nosotros podemos aprender lo mismo que Jesús enseñó durante Su ministerio terrenal. Todos tenemos el privilegio de ser miembros de Su Iglesia.

    Cuente a los niños el siguiente relato en sus propias palabras o pídales que lo representen:

    “Me llamo Ila Marie Goodey; tengo catorce años de edad y hace once años que sufro poliomielitis … En estos momentos estoy en el Hospital de Niños de la Primaria, en la ciudad de Salt Lake … “Desde que tengo uso de razón, mis padres siempre me han enseñado que lo más importante en mi vida son la Iglesia y mi Padre Celestial … He llegado a querer a la Iglesia con toda mi alma …

    “Mis padres me enseñaron la importancia del bautismo, de modo que esperaba ansiosa el día de mi bautismo. Cuando por fin cumplí los ocho años, estaba internada en el hospital y el doctor dijo que no podía salir de allí, ni siquiera el tiempo necesario para bautizarme. Yo estaba muy triste y le pedí a papá que me dejara bautizar a los ocho años. Pero todo parecía indicar que debía esperar a que me mejorara lo suficiente para salir del hospital, y nadie tenía idea de cuándo podría hacerlo.

    “Pero un día (antes de cumplir los nueve años), mis padres … algunos miembros de mi familia y amigos fueron al hospital y fui bautizada … en el tanque de agua del cuarto donde hacía la fisioterapia. Y fui confirmada miembro de la Iglesia que tanto amaba …

    “Ahora, seis años después, me han pedido que escriba esa experiencia para que otras personas sepan cuán importante era para mí el ser bautizada.

    “ … Me gustaría … decir a todos ustedes cuán agradecida estoy por ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” (Ila Marie Goodey, “I Was Baptized in a Hubbard Tank”, Children’s Friend, enero de 1963, pág. 30).

  2. 2.

    Dé a los niños la oportunidad de decir algo acerca de un bautismo que hayan presenciado, por ejemplo, el de un hermano o hermana mayor.

  3. 3.

    Dé a los niños la oportunidad de dibujar e iluminar algo que les recuerde la restauración de la Iglesia, como por ejemplo, una trompeta para anunciar la Restauración o a José Smith orando en la Arboleda Sagrada.