Sherem confronta al profeta Jacob

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Fortalecer el testimonio de los niños sobre Jesucristo para que ellos tengan el poder de resistir las malas influencias.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Jacob 7:1–23. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: 1 Nefi 18:7, 2 Nefi 2:1–4, 11:2–3, Jacob 1:17–19 y la Guía para el Estudio de las Escrituras: Jacob, hijo de Lehi.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Un trozo de hilo fácil de romper de 60 cm de largo y un trozo de cordel o cuerda fuerte del mismo largo.

    3. c.

      Una hoja de papel y un lápiz para cada niño.

    4. d.

      La lámina 4–9, Jesús el Cristo (“Las bellas artes del evangelio” 240; 62572).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Dé el trozo de hilo a un niño y pídale que lo rompa. Luego, pídale que trate de romper la cuerda o el cordel. Permita que algunos de los niños traten de romperlo. Explique que nuestro testimonio comienza como trozos de hilo pero que después ellos se pueden fortalecer hasta volverse inquebrantables. Todos podemos desarrollar fuertes testimonios que nos protejan cuando otras personas tratan de poner en duda nuestras creencias o intentan engañarnos. Explíqueles que esta lección es acerca de Jacob, cuyo testimonio era inquebrantable.

Relato de las Escrituras

Narre el relato de Jacob y Sherem, que se encuentra en Jacob 7:1–23, y utilice la lámina en el momento apropiado. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Quién era Jacob? (Uno de los hermanos menores de Nefi.) Aproximadamente, ¿cuántos años antes del nacimiento de Cristo vivieron Jacob y Sherem? (Véase al pie de la página de Jacob 7.)

• ¿Cómo sabía Jacob de Jesucristo si Él todavía no había nacido? (Jacob 7:5, 10–12.)

• ¿Qué hizo Sherem para tratar de convencer al pueblo que Jesús no vendría? (Jacob 7:2–4.) ¿Qué significa lisonjear? (Alabar demasiado o falsamente, una forma de deshonestidad.)

• ¿Quién influyó en Sherem? (Jacob 7:4, 18.) ¿En qué forma trata Satanás de influir en nosotros?

• ¿Cuáles fueron algunas de las mentiras de Sherem? (Jacob 7:7, 9–10, 19.)

• ¿Por qué pudo resistir Jacob la mala influencia de Sherem? (Jacob 7:5, 8, 10–12.) A pesar de que lo más probable es que nosotros no veamos ángeles ni escuchemos la voz de Dios, ¿qué podemos hacer para ser fuertes cuando la gente trate de tentarnos a hacer algo que no está bien? Hable sobre alguna experiencia que usted haya tenido, o pida a uno de los niños que lo haga, en la cual tuvo que resistir la mala influencia de alguien.

• ¿Por qué no quiso Jacob mostrar una señal a Sherem? (Jacob 7: 13–14.) ¿Por qué no es bueno buscar señales para obtener un testimonio de Cristo? (D. y C. 63:7–12.) Explique que quizás recibamos señales después de demostrar nuestra fe y obediencia, pero que no debemos buscarlas. De las lecciones anteriores, repase la falta de fe que demostraron Lamán y Lemuel a pesar de haber visto señales. (Repaso para el maestro: 1 Nefi 3:29–31; 16:39; 17:45; 18:20.)

• ¿Qué consecuencias tuvo en el pueblo la confesión y la muerte de Sherem? (Jacob 7:21–23.)

• ¿Por qué es necesario que tengamos un fuerte testimonio de Jesucristo? ¿Cómo podemos obtener y fortalecer nuestro testimonio del Salvador? (Véase la actividad complementaria 2.) ¿En qué forma podemos expresar nuestro testimonio a los demás? ¿Por qué se fortalece nuestro testimonio cuando lo damos a conocer a otras personas?

Actividades complementarias

Utilice en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Escriba en tiras de papel situaciones en las cuales alguien trata de convencer a un niño a hacer algo indebido y la correspondiente referencia del mandamiento en las Escrituras. Por ejemplo, vas con tus amigos a la tienda y éstos te instan a robar dulces o alguna otra cosa pequeña (Éxodo 20:15 o Mosíah 13:22); alguien te ofrece probar una bebida alcohólica (D. y C. 89:7); o eres tentado a quedarte en casa y no asistir a la Iglesia (D. y C. 59:9). Haga que los niños busquen y lean los pasajes de las Escrituras. Analice con ellos cómo el saber lo que las Escrituras enseñan fortalece nuestro testimonio de Jesucristo y nos ayuda a resistir las malas influencias.

    Si lo considera conveniente, pida a algunos niños que hagan pantomimas (expresen o representen por medio de gestos) de esas situaciones y que los demás niños traten de descubrir de qué se trata la pantomima.

  2. 2.

    Divida la clase en dos grupos. Asigne Alma 5:46 a uno de los grupos y Alma 37:35 al otro. Pida a los niños que traten de encontrar en esos pasajes de las Escrituras las formas en las cuales podemos fortalecer nuestro testimonio de Jesucristo. Anote en la pizarra un resumen de lo que encuentren los niños.

  3. 3.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Voy a ser valiente” (Canciones para los niños, Nº 85) o “Muestra valor” (Canciones para los niños, Nº 80).

Conclusión

Testimonio

Diga a los niños cuán importante es obtener y fortalecer nuestro testimonio de Jesucristo para de esa forma poder resistir las malas influencias que nos rodean. Expréseles su testimonio de la divinidad del Salvador. Déles el cometido de elegir una forma de fortalecer su testimonio y que la anoten en una hoja de papel para llevar a casa con el fin de recordarla y ponerla en práctica durante la semana.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Jacob 7:1–23 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.