Los zoramitas y el Rameúmptom

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Que los niños aprendan a adorar al Padre Celestial con humildad y sinceridad.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Alma 31; 34:1–30, 38–41 y 35:1–9. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Dos juegos de cubiertos (platos, tenedores, cuchillos y vasos).

    3. c.

      La lámina 4–36, Los zoramitas y el Rameúmptom.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Prepare una cena simulada. Ponga dos platos, dos vasos, dos cuchillos y dos tenedores, pero ningún alimento. Finja comer y muéstrese encantado con la deliciosa comida. Pida a un niño que lo acompañe a comer. Este hecho, el de fingir comer una comida que no existe, se podría comparar con lo vacía que era la falsa e hipócrita adoración de los zoramitas que se describe en esta lección. Esa clase de adoración no nos fortalece espiritualmente, al igual que el ingerir una comida que no existe tampoco nos fortalece físicamente. En esta lección los niños aprenderán maneras apropiadas y sinceras de adorar a Dios.

Relato de las Escrituras

Narre el relato de los zoramitas y de sus creencias falsas, que se encuentra en el capítulo 31 de Alma. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.) Utilice la lámina en el momento que lo considere apropiado.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Quiénes eran los zoramitas? (Alma 31:1–3, 8.) ¿Cómo se habían alejado de las enseñanzas de la Iglesia? (Alma 31:8–11.)

• ¿Cómo, cuándo y dónde adoraban los zoramitas? (Alma 31:13–18, 21–23.) ¿Cómo debemos adorar a nuestro Padre Celestial y a Jesús?

• ¿Cuáles eran algunas de las creencias falsas de los zoramitas? (Alma 31:15–17, 20.) ¿Por qué es importante saber quiénes y cómo son en realidad nuestro Padre Celestial y Jesucristo?

• ¿Cómo sabemos que las oraciones de los zoramitas no eran sinceras? (Alma 31:23, 27.) ¿Qué podemos hacer para que nuestras oraciones sean más sinceras?

• ¿Por qué pensaban los zoramitas que eran mejor que los demás? (Alma 31:24–25, 27–28.) ¿En qué forma quizás sintamos que somos mejores que los demás? ¿Por qué es el orgullo un grave pecado? (Porque nos aleja de Dios.)

• ¿Cómo se sintieron Alma y los demás líderes cuando vieron que el pueblo se había alejado de la verdad? (Alma 31:19, 24, 30–31.) ¿Qué podemos hacer por quienes no conocen la verdad? ¿Qué podemos hacer por los miembros menos activos?

• ¿En qué estaban puestos los corazones de los zoramitas? (Alma 31:28.) ¿Cuáles son algunas de las cosas mundanas en las que algunos de los niños de su edad tienen puesto el corazón? ¿Por qué no está bien poner el corazón en las cosas mundanas?

• Al orar, ¿qué pidió Alma para él y para sus compañeros? (Alma 31:31–35.) ¿Por qué el orar por cosas específicas hace que nuestras oraciones sean más sinceras? ¿De qué manera los ha ayudado la oración a resolver algún problema?

• ¿Qué testificó Amulek de Jesucristo? (Alma 34:8.) ¿Cómo podrían obtener los zoramitas un testimonio de Jesucristo? (Alma 34:17.)

• ¿Cómo y cuándo debemos orar? ¿Para qué debemos orar? (Alma 34:18–27.) ¿De qué manera podemos adorar a nuestro Padre Celestial todos los días de la semana?

• ¿Qué debemos hacer después de orar para que nuestras oraciones tengan eficacia? (Alma 34:28.)

• ¿De qué manera trató el pueblo de Ammón (los anti-nefi-lehitas) a los zoramitas que se unieron a ellos? (Alma 35:9.) ¿Cómo debemos tratar al extranjero y a los pobres que haya entre nosotros? ¿En qué forma demuestra esto nuestro amor por el Padre Celestial? (Mateo 25:40; Mosíah 2:17.)

Actividades complementarias

Utilice en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Escriba en la pizarra las referencias de las Escrituras que se encuentran a continuación. Pida a los niños que hagan coincidir los versículos que describen las creencias erróneas de los zoramitas con los versículos que contienen las enseñanzas correctas de Alma y Amulek:

    • Alma 31:16 (Los zoramitas creían que no habría un Cristo.)

    • Alma 31:20–23 (Todos los zoramitas ofrecían la misma oración y no volvían a adorar durante el resto de la semana.)

    • Alma 31:24 (El corazón de los zoramitas estaba puesto en las riquezas.)

    • Alma 34:8 (Amulek testificó de Cristo.)

    • Alma 34:19–27 (Amulek enseñó que debemos orar siempre y por todo.)

    • Alma 34:28–29 (Amulek enseñó que debemos dar de nuestros bienes a los pobres.)

  2. 2.

    Pregunte a los niños cómo se sentirían si alguien se burlara de ellos. Analice con ellos algunas de las formas en las cuales la gente se muestra arrogante. Recuerde a la clase que el grande y espacioso edificio del sueño de Lehi representaba el orgullo del mundo. Explíqueles que el ser humilde es lo opuesto a ser orgulloso. Dígales que anoten en una hoja de papel una forma en la cual tratarán de ser más humildes.

  3. 3.

    Pida a los niños que lean y marquen los versículos que se encuentran a continuación o cualquier otro versículo importante de la lección de hoy (si lo desean, los niños pueden aprender de memoria todo o parte de un versículo que tenga una importancia especial para ellos):

    • Alma 31:34–35.

    • Alma 34:8.

    • Alma 34:26–28.

    • Alma 34:38.

  4. 4.

    Canten o repitan la letra de las canciones “Oración de un niño” (Canciones para los niños, Nº 6) o “Dios vive” (Canciones para los niños, Nº 8).

Conclusión

Testimonio

Testifique que nuestro Padre Celestial nos bendecirá si somos humildes y le adoramos con sinceridad, y que recibiremos contestación a nuestras oraciones.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Alma 31:8–25 y 34:17–29 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.