Jesucristo sana a los enfermos y bendice a los niños

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Que los niños aprendan que Jesucristo nos ama a todos y que debemos tener fe en Él para experimentar gozo en la vida.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, 3 Nefi 17. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Sal.

    3. c.

      Las láminas 4–46, Jesús sana a los nefitas enfermos (“Las bellas artes del evangelio” 317; 62541); 4–47, Jesús ora con los nefitas (62542) y 4–48, Jesús bendice a los niños nefitas.

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Pida a los niños que prueben la sal y pregúnteles cómo le explicarían su sabor a alguien que nunca la hubiera probado. Recuérdeles que no pueden decir que su sabor es “salado” porque, para la persona que nunca ha probado la sal, eso no significaría nada. Explíqueles que en ocasiones es difícil describir algo que hayan experimentado, con palabras que otras personas puedan entender. Los nefitas sintieron un gozo tan grande cuando Jesucristo se les apareció que dijeron: “…no hay lengua que pueda hablar, ni hombre alguno que pueda escribir, ni corazón de hombre que pueda concebir tan grandes y maravillosas cosas como las que vimos y oímos” (3 Nefi 17:17). Indique a los niños que si ellos tratan de imaginarse los hechos que se describen en esta lección, quizás puedan sentir y comprender con su espíritu algunas verdades que son imposibles de describir con palabras.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de Jesucristo en el que sana a los enfermos y bendice a los niños, registrado en 3 Nefi 17, utilizando las láminas en los momentos que considere apropiados. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.) Recalque que el amor que el Salvador tiene por todos es tan grande que es imposible expresarlo con palabras.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué dijo Jesús que el pueblo debía hacer para comprender lo que Él les había enseñado? (3 Nefi 17:3.) ¿Qué quiere decir meditar? (Pensar profundamente en algo.) ¿Por qué es tan importante meditar y orar acerca de lo que nos enseñan los líderes y maestros de la Iglesia?

• ¿A dónde dijo el Salvador que iría después de estar con los nefitas? (3 Nefi 17:4.) ¿En qué forma nos demuestra eso que Jesús siente amor por todos los hijos del Padre Celestial?

• ¿Qué hizo la gente cuando el Salvador les dijo que se iba? (3 Nefi 17:5.) ¿Qué hizo Él para demostrarles que les amaba? (3 Nefi 17:6–8.)

• ¿Cuál dijo Jesús era la razón por la cual la gente podía ser sanada? (3 Nefi 17:8.) ¿Cuál es la razón por la que a veces no ocurren los milagros? (Éter 12:12, 18.)

• Luego que Jesucristo hubo sanado a los enfermos, ¿cómo le demostraron su agradecimiento los nefitas? (3 Nefi 17:10.) ¿Cuándo debemos agradecer al Padre Celestial y a Jesús? ¿De qué manera pueden demostrar el agradecimiento que sienten por las bendiciones que reciben?

• Después que Jesucristo sanó a los enfermos, ¿qué le mandó al pueblo que hiciera? (3 Nefi 17:11.) ¿Qué hizo cuando le llevaron a los niños? (3 Nefi 17:13–15.) ¿Por qué no se escribieron las palabras de la oración que Él ofreció al Padre Celestial? (3 Nefi 17:16–17.)

• ¿Por qué lloró Jesús? (3 Nefi 17:20–21.) ¿En qué forma les ha brindado gozo el evangelio? ¿Cómo demostró Jesús el amor que sentía por los niños? (3 Nefi 17:21.) ¿Qué sentirían si Jesucristo los tomara en los brazos, los bendijera y orara al Padre Celestial por ustedes?

• Cuando el Salvador les dijo a los padres que miraran a sus pequeñitos, ¿qué vieron los padres? (3 Nefi 17:23–24.) ¿Qué quiere decir ministrar? (Ayudar o prestar servicio.) ¿Qué podemos hacer para prestar servicio a los demás?

Actividades complementarias

Utilice en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Lea y analice con los niños la siguiente declaración del presidente Ezra Taft Benson, decimotercer Presidente de la Iglesia:

    “Les prometo, queridos niños, que los ángeles les ministrarán a ustedes también. Puede que no los vean, pero estarán allí para ayudarles y ustedes podrán sentir su presencia… “Queridos niños, nuestro Padre Celestial les envió a la tierra en esta época porque ustedes son algunos de Sus hijos más valientes; Él sabía que habría mucha iniquidad en el mundo de hoy y Él sabía que ustedes podrían ser obedientes” (“A los niños de la Iglesia”, Liahona, julio de 1989, págs. 99–100).

  2. 2.

    Lean todos juntos 3 Nefi 17:20–21. Pida a los niños que elijan una palabra o un grupo de palabras de estos versículos que crean que son importantes y después que digan qué piensan acerca de las palabras que hayan elegido.

  3. 3.

    Pídales que piensen en los momentos más felices de su vida. Hágales las siguientes preguntas al respecto:

    • ¿Qué estaban haciendo?

    • ¿Qué les hizo sentirse tan felices?

    • ¿Por qué somos más felices cuando vivimos como Jesús enseñó?

    • ¿Por qué somos más felices junto a algunos de nuestros familiares y amigos?

    Explíqueles que es natural desear estar junto a las personas que amamos y que a la vez nos aman; y si obedecemos los mandamientos, podremos vivir con nuestro Padre Celestial, Jesús y nuestra familia para siempre. Eso nos brindará la felicidad más grande que podamos experimentar.

  4. 4.

    Debido a que el pueblo nefita que se reunió en Abundancia no se encontraba lo suficientemente preparado, el Salvador no pudo decirles todo lo que el Padre Celestial deseaba que supieran. ¿Qué le dijo Jesús al pueblo que hiciera? (Pida a los niños que llenen los espacios en blanco utilizando 3 Nefi 17:3.)

    “Por tanto, __id__ __a__ __vuestras__ __casas__ , __y__ __meditad__ __las__ cosas__ __que__ __os__ __he__ __dicho__ , y pedid __al__ __Padre__ __en__ __mi__ __nombre__ que podáis entender” (3 Nefi 17:3).

    ¿Después de terminada una conferencia, una reunión sacramental o la Primaria, qué deben hacer con el fin de comprender mejor lo que han oído?

  5. 5.

    Canten o repitan la letra de la canción “Cuando venga Jesús” (Canciones para los niños, Nº 46).

Conclusión

Testimonio

Testifique que Jesucristo y el Padre Celestial aman a todos los niños y que si tenemos fe en Jesucristo y obedecemos los mandamientos, conoceremos el gozo de vivir nuevamente con Ellos.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa 3 Nefi 17 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.