Los jareditas son conducidos a la tierra prometida

Primaria 4: El Libro de Mormón, 1995


Objetivo

Que los niños sientan el deseo de buscar la guía del Espíritu Santo a lo largo de la vida.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con la ayuda de la oración, Éter 1:1–4, 33–43; 2; 3; 6:1–13 y Génesis 11:1–9. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

  2. 2.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que promuevan la participación de los niños y que mejor los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  3. 3.

    Escriba en una hoja de papel: “Ponte de pie, date una vuelta y siéntate en silencio”. Después, copie en hojas de papel separadas la misma frase en varios idiomas, suficientes para que todos los niños tengan una.

    • Alemán: Steh auf, dreh dich um, und sitz still.

    • Italiano: Alzati, girati, siediti, e stai tranquillo.

    • Danés: Rejs dig op, vend dig omkring, sæt dig stille ned.

    • Sueco: Ställa upp, vänd dig omkring, sätt dig stilla ned.

    • Francés: Lève-toi, tourne-toi, et assieds-toi tranquillement.

    • Portugués: Levante-se, vire-se, e sente-se silenciosamente.

    • Inglés: Stand up, turn around, and sit quietly.

  4. 4.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar del Libro de Mormón para cada niño.

    2. b.

      Un ejemplar de la Biblia.

    3. c.

      Las láminas 4–44, Mapa del mundo; 4–52, El hermano de Jared ve el dedo del Señor (“Las bellas artes del evangelio” 318; 62478); 4–53, Los barcos jareditas; y 4–9, Jesús el Cristo (“Las bellas artes del evangelio” 240; 62572).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar la atención

Entregue a cada niño una de las hojas de papel con la frase “Ponte de pie, date un vuelta y siéntate en silencio” escrita en uno de los diferentes idiomas. Después, pídales que sigan las instrucciones que tienen escritas en su hoja de papel.

• ¿Por qué no les es posible seguir las instrucciones?

Narre brevemente el relato de la torre de Babel, que se encuentra en Génesis 11:1–9.

• ¿Qué pasaría si no pudieran entender a las personas que los rodean? Explíqueles que hoy van a aprender sobre una familia que vivió en la época en que se construyó la torre de Babel.

Relato de las Escrituras

Enseñe a los niños el relato de cómo los jareditas fueron conducidos a la tierra prometida, que se encuentra en Éter 1–3 y 6:1–13, utilizando las láminas en los momentos adecuados. (Para sugerencias de cómo enseñar el relato de las Escrituras, véase “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII.)

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después, utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes en clase con los niños hará que éstos entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Quiénes eran los jareditas? (Éter 1:33.) ¿Por qué no confundió el Señor su lenguaje? (Éter 1:34–37.)

• ¿Qué le pidió el hermano de Jared al Padre Celestial? (Éter 1:38.)

• ¿Cómo se prepararon los jareditas para hacer el viaje? (Éter 1:41; 2:2–3; 6:4.)

• ¿Qué significa la palabra deseret? (Éter 2:3.)

• ¿Cómo guiaron el Padre Celestial y Jesucristo a los jareditas en su viaje por el mar? (Éter 2:4–6.) ¿Cómo podemos recibir guía divina en nuestra vida? (Por medio de las respuestas a nuestras oraciones, por medio del Espíritu Santo, de los profetas y los demás líderes, y por medio de las Escrituras.)

• ¿Por qué fueron conducidos los jareditas a una tierra escogida? (Éter 1:42–43.)

• ¿Por qué reprendió el Señor al hermano de Jared? (Éter 2:14.) ¿Qué hizo el hermano de Jared después de que el Señor lo reprendió? (Éter 2:15.) Si los niños no saben lo que quiere decir reprender, explíqueles que significa decirle a una persona que no se está comportando como es debido, para que de esa forma sepa lo que es correcto.

• Después que los barcos estuvieron casi terminados, surgieron dos problemas y el hermano de Jared pidió ayuda al Señor para resolverlos. ¿Cuáles eran esos dos problemas? (Éter 2:19.) Antes de darle instrucciones, ¿qué esperaba el Señor que el hermano de Jared hiciera para resolver el problema de la luz en los barcos? (Éter 2:23, 25; 3:1.) ¿Qué podemos aprender de la experiencia que tuvo el hermano de Jared acerca de la forma en que debemos resolver nuestros problemas?

• Debido a la gran fe que tenía en Jesucristo, ¿qué hizo el hermano de Jared para tener luz en los barcos? (Éter 3:1, 4–5.) ¿Qué hizo Jesucristo para ayudarle? (Éter 3:6.) ¿Cómo ejercemos nuestra fe en Jesucristo?

• ¿Qué vio el hermano de Jared al iluminarse las piedras? (Éter 3:6–8.) ¿Por qué le fue posible al hermano de Jared ver a Jesucristo? (Éter 3:9–15.) ¿Qué fue lo que aprendió acerca del cuerpo de Jesucristo? (Éter 3:6, 15–17.) Ayude a los niños a comprender que el hermano de Jared vio el cuerpo espiritual de Jesucristo, el cual se parecía mucho al cuerpo físico que Jesús recibió cuando vino al mundo.

• ¿Qué problemas enfrentaron los jareditas al cruzar el mar? ¿Cómo los ayudó el Señor? ¿Qué hicieron los jareditas? (Éter 6:5–9.)

• ¿Qué hicieron los jareditas tan pronto como desembarcaron en las playas de la tierra prometida? (Éter 6:12–13.) ¿Por cuáles bendiciones se sienten ustedes agradecidos? ¿Cómo podemos demostrarle al Padre Celestial que estamos agradecidos por nuestras bendiciones?

Actividades complementarias

Utilice en cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Ponga a la vista varios objetos, o fotografías o láminas de los mismos, tales como un mapa, una brújula, una linterna, etc. Pida a los niños que analicen cómo nos sirve de guía cada uno de esos objetos. Ponga ahora a la vista la lámina de Jesucristo y analice la forma en que recibimos guía espiritual en nuestra vida.

  2. 2.

    Repase y analice el cuarto Artículo de Fe. Ponga a la vista la lámina de Jesucristo y pregunte a los niños por qué creen que la fe en el Señor Jesucristo es el primer principio del evangelio. Analice por qué debemos tener fe antes de poder arrepentirnos, bautizarnos y recibir el don del Espíritu Santo. Pídales que den algunos ejemplos sobre cómo la fe en Jesucristo mejora nuestra forma de actuar y nuestro comportamiento. Haga hincapié en el gran poder que podemos adquirir a medida que desarrollemos fe en el Salvador.

  3. 3.

    Haga en la pizarra o en un cartel un tablero de “Ta-te-ti” (tablero cuadrado dividido en nueve cuadrados iguales). Separe la clase en dos grupos y asígneles la X a uno y la O al otro. Si la pregunta que usted les hace la contestan correctamente, el grupo al cual haya hecho la pregunta tiene el derecho de ir y colocar su letra en el cuadrado que elija. El objetivo es lograr colocar tres X o tres O en línea, ya sea horizontal, vertical o diagonalmente. Cuando uno de los grupos no sepa la respuesta o se equivoque, el otro tiene la oportunidad de contestarla. (Véase la lección 18 para más indicaciones.) Las siguientes son algunas de las preguntas que se pueden hacer acerca de los jareditas (usted deberá agregar algunas otras):

    • ¿Cuántas piedras se colocaron en cada barco? (Dos.)

    • ¿Cuánto tiempo les llevó cruzar el océano a Jared, a su hermano y a sus familiares y amigos? (Casi un año.)

    • ¿Cómo se llamaba la torre alta que el pueblo inicuo había comenzado a levantar? (La torre de Babel.)

    • ¿Por qué el hermano de Jared preparó dieciséis piedras? (Para iluminar los barcos durante el viaje.)

    • ¿Qué hizo Jesucristo para que las piedras brillaran en la obscuridad? (Tocó las piedras con el dedo y las hizo brillar por medio de Su poder.)

  4. 4.

    Canten o repitan la letra de la canción “Soy un hijo de Dios” (Canciones para los niños, Nº 2).

Conclusión

Testimonio

Testifique a los niños que ellos pueden recibir la guía del Espíritu Santo si viven dignos de tenerlo en su vida.

Sugerencias de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Éter 3:6–16 como repaso de la lección de hoy.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.