La Apostasía y la necesidad de una restauración de la Iglesia de Jesucristo

Primaria 5: Doctrina y Convenios y la Historia de la Iglesia, 1996


Objetivo

Que los niños comprendan que la Iglesia de Jesucristo fue quitada de la tierra a causa de la apostasía y que debía ser restaurada.

Preparación

  1. 1.

    Estudie, con oración, las siguientes referencias relacionadas con ciertos aspectos de la Iglesia de Jesucristo: Mateo 16:17 (revelación continua), Lucas 9:1–2 y Juan 15:16 (la autoridad del sacerdocio), Amós 3:7 y Efesios 2:20 (apóstoles y profetas vivientes), Mateo 3:16 y Hechos 2:38 (ordenanzas ejecutadas tal como Jesús enseñó) y Hechos 7:55–56 (nuestro Padre Celestial, Jesucristo y el Espíritu Santo son tres personajes distintos). También estudie Doctrina y Convenios 1:1–6, 15–23, 30 y el relato histórico que se encuentra en esta lección. Después, estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños los relatos de los acontecimientos históricos y de las Escrituras. (Véase “Cómo preparar las lecciones”, págs. VI–VIII, y “La enseñanza de los acontecimientos históricos y de las Escrituras”, págs. VIII–X.)

  2. 2.

    Lectura complementaria: Amós 8:11–12, 2 Tesalonicenses 2:1–3 y 2 Timoteo 4:3–4 (profecías acerca de la Apostasía) y Principios del Evangelio (31110 002), capítulos 16 y 17.

  3. 3.

    Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.

  4. 4.

    Prepare tiras de cartulina con las siguientes inscripciones:

    Juego Nº 1

    • Revelación continua.

    • Autoridad del sacerdocio dada por Dios.

    • Profetas y Apóstoles vivientes.

    • Ordenanzas ejecutadas como Jesús enseñó.

    • Nuestro Padre Celestial, Jesucristo y el Espíritu Santo son tres personajes distintos.

    Juego Nº 2

    • No existe la revelación.

    • El sacerdocio fue quitado.

    • No hay Profetas ni Apóstoles vivientes.

    • Se cambian las enseñanzas y las ordenanzas.

    • Se cree que nuestro Padre Celestial, Jesucristo y el Espíritu Santo son un gran espíritu.

  5. 5.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Un ejemplar de Doctrina y Convenios para cada niño.

    2. b.

      Una Biblia.

    3. c.

      Dos vasos con agua limpia, un poco de tierra o basura, y una cuchara o un palito para mezclar.

    4. d.

      Lámina 5–6, La Primera Visión (Las bellas artes del Evangelio, 403; 62470).

Sugerencias para el desarrollo de la lección

Pida a uno de los niños que ofrezca la primera oración.

Actividad para despertar el interés

Muestre la lámina de la Primera Visión. Repase los conceptos de la lección anterior utilizando las siguientes preguntas u otras similares:

  • ¿Por qué fue José Smith a orar al bosque?

  • ¿Cuál esperaba que fuera la respuesta a su oración?

  • ¿Cuál fue la respuesta que recibió?

  • ¿Qué había pasado con la Iglesia que Jesucristo organizó cuando estuvo en la tierra?

Muestre a los niños un vaso con agua limpia. Pregúnteles si creen que es adecuada para beber. Pida a un niño que ponga un poco de tierra o basura en el agua hasta que se vea turbia. Pregúnteles si ahora les gustaría beber el agua. Señale que deberán cambiar esa agua por agua limpia y pura. Explíqueles que cuando Jesucristo organizó Su Iglesia en la tierra por primera vez, lo hizo de la forma adecuada, con líderes que enseñaban la verdad. La Iglesia era como el agua limpia del vaso (muestre el segundo vaso con agua limpia). La gente cambió la Iglesia hasta que se volvió como el agua turbia. Era necesario restaurar (o traer otra vez) la Iglesia verdadera y sus enseñanzas a la tierra.

Acontecimientos históricos y de las Escrituras

Enseñe a los niños acerca de la Apostasía y de la restauración de la Iglesia de Jesucristo, tal como se encuentra en los pasajes de las Escrituras enumerados en la sección “Preparación” y en los siguientes relatos de acontecimientos históricos.

Explique que cuando Jesucristo se encontraba en la tierra, enseñó el Evangelio, llamó a doce Apóstoles y organizó Su Iglesia. Coloque las tiras de cartulina del grupo 1 y explique que estos principios formaban una parte muy importante de la Iglesia verdadera de Jesús. Haga comentarios breves acerca de cada tira de cartulina a medida que la va colocando. (Si lo desea, puede leer algunos de los versículos que se enumeran dentro de la sección “Preparación” a medida que habla de la tira de cartulina correspondiente.)

Coloque las tiras de cartulina del grupo 2 encima de las tiras de cartulina del grupo 1 a medida que habla acerca de algunos de los cambios que se efectuaron en la Iglesia de Jesucristo: La Apostasía, es decir, el alejarse de la Iglesia verdadera de Jesucristo, tomó lugar después de la crucifixión de Jesucristo y de la muerte de Pedro y de los demás Apóstoles. Sin profetas vivientes ni Apóstoles, la Iglesia dejó de recibir revelación. Algunas enseñanzas falsas se agregaron a la Iglesia y algunas verdades que Jesucristo había enseñado fueron quitadas de ella. El sacerdocio, o sea la autoridad para actuar en nombre de Dios, se perdió. La gente comenzó a bautizarse de otras formas en lugar de sumergirse en el agua como lo hizo Jesús. Dejó de ser la Iglesia de Jesucristo, la que Él había organizado ya no estaba en la tierra y en su lugar se organizaron muchas iglesias diferentes. Algunos trataban de traer las enseñanzas de Jesucristo de nuevo a sus iglesias, sin embargo, al leer las Escrituras podían darse cuenta de que algunas de las enseñanzas de sus iglesias eran incorrectas y a pesar de que deseaban cambiarlas, no podían porque no tenían la autoridad del sacerdocio de Jesús para hacerlo. Muchas de estas personas fueron perseguidas y hasta murieron a causa de sus creencias.

Explique que después de que la Iglesia verdadera de Jesucristo había entrado en la Apostasía, nuestro Padre Celestial y Jesucristo hicieron los preparativos para restaurar la Iglesia verdadera. Narre los relatos siguientes de tres reformadores. Explique que los reformadores eran gente honrada que reconocía que las iglesias a las que pertenecían habían cambiado las enseñanzas de Jesús. Los hombres que se describen a continuación fueron personas que ayudaron a preparar al mundo para la restauración de la Iglesia verdadera (véase la actividad complementaria Nº 2).

John Wycliffe

John Wycliffe, que nació en Inglaterra en 1320 y era profesor y sacerdote de su iglesia, se dio cuenta de que algunas de las enseñanzas de su iglesia eran diferentes de las que se mencionaban en la Biblia. La iglesia a la que pertenecía no permitía que la gente leyera las Escrituras, sino que los sacerdotes las leían y las interpretaban a su manera. Wycliffe ayudó a traducir la Biblia al inglés para que más personas pudieran leerla, también mandó misioneros para que vivieran con la gente y le ayudaran a entender las enseñanzas de la Biblia. Los líderes de la iglesia a la que Wycliffe pertenecía trataron de que no siguiera adelante con su obra, pero él continuó ayudando a la gente a comprender cómo Jesucristo quería que fuera Su iglesia.

Martín Lutero

Martín Lutero nació en Alemania en 1483 y fue sacerdote de la Iglesia Católica y maestro de religión. Al estudiar las Escrituras, comenzó a darse cuenta de que la iglesia no enseñaba lo mismo que decían las Escrituras y escribió noventa y cinco declaraciones sobre la forma en que ésta había cambiado las enseñanzas de la Iglesia de Jesucristo. Los líderes de la iglesia se enojaron con Martín Lutero y decidieron llevar a cabo un tribunal y pedirle que se retractara, pero él siguió sosteniendo que sus declaraciones eran verdaderas. Él dijo: “A menos que se me convenza por medio de las Escrituras o del razonamiento… no puedo ni quiero retractarme de nada, puesto que no me parece correcto ni seguro actuar en contra de mi conciencia. Que Dios me bendiga, Amén”. (Citado por Roland H. Bainton en Here I Stand: A Life of Martin Luther, pág. 185.) Se le dijo a Lutero que no podía seguir siendo miembro de la Iglesia Católica y se lo declaró un criminal. Lutero, protegido por sus amigos, continuó traduciendo la Biblia al alemán. La imprenta, que se acababa de inventar, hizo posible que la traducción de Lutero de la Biblia llegara a manos de muchas personas.

Roger Williams

En 1620, un grupo de personas que se conocía con el nombre de peregrinos o puritanos deseaba tener libertad de adorar de la manera que desearon. Para obtenerla, fueron a lo que hoy es Estados Unidos de Norteamérica y fundaron un pueblo que se llamó Plymouth. Allí construyeron casas e iglesias y lograron obtener la libertad de adorar a Dios. Roger Williams llegó a ese lugar en 1631 en busca de un lugar en el que pudiera adorar a Dios libremente, pero como enseñaba que la gente debía tener libertad de religión, los puritanos lo expulsaron de su pueblo. Por lo tanto, Roger Williams y algunos de sus seguidores construyeron una colonia nueva. El señor Williams determinó que la Iglesia de Jesucristo ya no estaba en la tierra y que la autoridad para obrar en Su nombre tampoco. Él pensaba que eso no cambiaría hasta que Jesucristo llamara nuevos Apóstoles con autoridad para llevar a cabo ordenanzas como el bautismo y la bendición de la Santa Cena.

Ayude a los niños a comprender que Wycliffe, Lutero y Williams no tenían la autoridad de Jesucristo para corregir los problemas que encontraban en sus respectivas iglesias. Sin embargo, al llamar la atención de las personas a tales problemas, ayudaron a preparar al mundo para la restauración de la Iglesia de Jesús.

Explique que, dado que la iglesia verdadera ya no estaba en la tierra, era necesario que Jesucristo la volviera a poner sobre la tierra; a esto se conoce como la Restauración. Cuando llegó el momento de restaurar la Iglesia de Jesucristo a la tierra, Jesucristo escogió a José Smith para que fuera quien recibiera la autoridad para establecer la Iglesia de Jesucristo nuevamente sobre la tierra.

Preguntas para analizar y aplicar

Al preparar la lección, estudie las preguntas y los pasajes de las Escrituras que se encuentran a continuación. Después utilice las preguntas que usted considere que mejor ayudarán a los niños a comprender las Escrituras y a aplicar los principios a su vida. El leer los pasajes con los niños en la clase les ayudará a que entiendan mejor las Escrituras.

• ¿Qué quiere decir apostasía? ¿Qué pasó con la Iglesia de Jesucristo después de Su crucifixión y de la muerte de los primeros Apóstoles?

• ¿Por qué era necesario que hubiera una restauración? (D. y C. 1:15–16.) ¿Por qué razón habló Jesucristo con José Smith? (D. y C. 1:17.) Explique que José Smith fue el profeta de la Restauración.

• ¿Qué error encontraron John Wycliffe, Martín Lutero y Roger Williams en las iglesias a las que pertenecían? ¿Qué hicieron para tratar de corregir esos errores? ¿Por qué no pudieron restaurar la Iglesia de Jesucristo sobre la tierra?

• ¿Qué le reveló Jesucristo a José Smith acerca de la iglesia verdadera? A medida que los niños respondan, vaya quitando las tiras de cartulina, dejando solamente las originales en su lugar.

• ¿Quiénes desea Jesucristo que reciban Su Evangelio restaurado? (D. y C. 1:1, 4.) ¿Cómo podemos compartir el Evangelio restaurado de Jesucristo con los demás?

Actividades complementarias

En cualquier momento de la lección o como repaso, resumen o cometido, utilice una o más de las siguientes actividades:

  1. 1.

    Escriba en un trozo de papel La palabra de Dios. Antes de comenzar la clase, esconda el papel en algún lugar donde los niños no puedan encontrarlo, podría ser dentro de su zapato o en su bolsillo. Diga a los niños que hay algo escrito en un trozo de papel dentro del cuarto y que a usted le gustaría que trataran de encontrarlo. Pídales que lo hagan en silencio. Una vez que hayan buscado por todas partes, saque el trozo de papel.

    • ¿Qué era lo que buscaban y no pudieron encontrar?

    Pida a los niños que lean en voz alta lo que dice el papel.

    • ¿A dónde se encontraba la palabra de Dios durante la Apostasía? (Parte de ella se encontraba en la Biblia, pero muchas enseñanzas habían sido quitadas de la tierra.) ¿A dónde pueden encontrar la palabra de Dios en la actualidad? (En la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, La Perla de Gran Precio y en los mensajes de los Profetas y Apóstoles modernos.) Explique que la palabra de Dios es revelación.

    Pida a un niño que lea en voz alta el pasaje de Amós 8:11–12.

    • ¿Qué dijo Amós que sucedería?

    • ¿Qué significa hambre?

    • ¿Qué quiso decir Amós cuando dijo “hambre … de oír la palabra de Jehová”?

    Explique que antes de que la Iglesia fuera restaurada por Jesucristo, por medio del profeta José Smith, muchas personas buscaron la verdadera palabra de Dios pero no la encontraron. No había líderes en la iglesia que tuvieran la autoridad para recibir la revelación del Señor. Cuando se restauró la Iglesia, el Señor comenzó otra vez a dar revelaciones a Sus líderes escogidos.

  2. 2.

    Pida a los niños con una semana de anticipación que presenten información acerca de John Wycliffe, Martín Lutero y Roger Williams. Dé a cada uno una copia de la información correspondiente que se encuentra en esta lección.

  3. 3.

    Ayude a los niños a aprender de memoria el noveno Artículo de Fe.

  4. 4.

    Explique a los niños que antes del nacimiento del profeta José Smith, Asael Smith, el abuelo de José, tuvo un fuerte sentimiento de que uno de sus descendientes sería “un gran beneficio a la humanidad” (La historia de la Iglesia en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, capítulo 2). Hable con los niños acerca de la forma en que José, el nieto de Asael, benefició al mundo al ayudar a Jesucristo a restaurar Su iglesia sobre la tierra.

  5. 5.

    Cante con los niños o repita la letra de la primera estrofa de “Te damos, Señor, nuestras gracias” (Himnos, Nº 10).

Conclusión

Testimonio

Testifique de la realidad de la Apostasía de la Iglesia original de Jesucristo y de la restauración de la Iglesia de Cristo en los últimos días. Dé su testimonio de que por medio del profeta José Smith la Iglesia verdadera de Jesucristo fue restaurada sobre la tierra. Exprese su agradecimiento porque Jesucristo restauró Su iglesia para nuestro propio beneficio.

Sugerencia de lectura

Sugiera a los niños que estudien en casa Doctrina y Convenios 1:17–23 como repaso de la lección de hoy.

Sugerencias para que los niños hablen con la familia

Inste a los niños a que hablen con la familia sobre una parte específica de la lección, tal como un relato, una pregunta o actividad, o que lean con ella la “Sugerencia de lectura” que tienen para estudiar en casa.

Pida a uno de los niños que ofrezca la última oración.